Connect with us

Mundo

A sus 75 años, el Ballet de Nueva York envejece pero su público es cada vez más joven

Publicada

el

El director artístico del Ballet de la Ciudad de Nueva York, Jonathan Stafford, a la derecha, y la directora artística asociada, Wendy Whelan (Bebeto Matthews/)

Alice McDermott se acomodó en su asiento del New York City Ballet un reciente viernes por la noche, emocionada por ver su primera actuación de ballet. Esta manhattanita de 31 años, que trabaja en selección de personal, estaba en una divertida noche de chicas con tres amigas que había conocido en el trabajo y que empezó con una cena.

“Me dijeron que me encantaría el ballet”, dice McDermott, que también se emocionó al darse cuenta de que ya estaba familiarizada con uno de los artistas de la noche, Tiler Peck, a través del popular Instagram de la bailarina. “Me dijeron que puedes ponerte un vestido bonito y simplemente sumergirte en otro mundo, mientras te maravillas de lo que el cuerpo humano puede lograr”.

Parece que tenían razón: al final de la velada, McDermott, una nueva fan, se fue a casa y vio un documental de ballet.

¿Quizá podría llamarse Ballet y la ciudad? Cualquiera que sea el término para la velada de ballet de McDermott con sus amigos, el escenario sería sin duda música para los oídos de la compañía –que este año celebra su 75 cumpleaños con fanfarria– y especialmente de sus directores artísticos de los últimos cinco años, Jonathan Stafford y Wendy Whelan.

Ballet, New York City, 1938
Ballet de, New York City, en 1938 (André Kertész)

Los dos, antiguos bailarines de la célebre compañía fundada por George Balanchine, se han fijado como objetivo principal atraer a un público más joven para garantizar la salud de la compañía a largo plazo y, más en general, preservar la vitalidad de una forma de arte centenaria.

Y parece que funciona. Aunque algunas iniciativas llevan más tiempo en marcha, en los últimos cinco años se ha producido un cambio notable, según cifras facilitadas a Associated Press: en 2023, el 53% de los compradores de entradas tenían menos de 50 años, y los treintañeros constituían el mayor segmento de edad por década. Cinco años antes, en 2018, el 41% de los compradores de entradas eran menores de 50 años, y las personas de 60 años constituían el segmento de edad más numeroso.

Ahora, los seguidores del ballet de toda la vida señalan que en una bulliciosa noche de viernes se puede mirar desde el primer anillo del Teatro David H. Koch del Lincoln Center y no ver simplemente, bueno, un mar de grises.

Una generación de jóvenes profesionales

Un factor importante para atraer a los jóvenes, sobre todo a los menores de 30 años, ha sido el precio asequible. También se organizan veladas para jóvenes profesionales, con recepciones después de los espectáculos. Y se han producido colaboraciones con artistas visuales o musicales con seguidores jóvenes, como el músico Solange, que en 2022 recibió el encargo de componer un ballet de la coreógrafa Gianna Reisen, de 23 años.

Ballet de Nueva York
Tiler Peck, artista popular del NYCB, es seguida en Instagram por medio millón de usuarios (Andy Kropa/)

En una entrevista reciente, Whelan y Stafford comentaron que la colaboración con Solange fue un momento importante, y repasaron los últimos cinco años mientras el golpeteo de los pies de los bailarines resonaba en el techo de la oficina de Stafford.

“Se agotaron las entradas para todos los espectáculos”, señaló Whelan. “Fue una pequeña pepita, pero memorable”.

Anuncio

Tal vez aún más importante fue el hecho, dice Stafford, de que alrededor del 70% de esos compradores de entradas eran nuevos en la compañía –lo que contribuyó a “una generación de jóvenes profesionales de la ciudad que están en nuestro teatro cada noche ahora”–.

Katherine Brown, directora ejecutiva del ballet, dijo que la compañía había echado un vistazo al teatro y reducido enormemente el precio de ciertas localidades, y vio cómo se llenaban. También destacó el programa 30 por 30, por el que los socios menores de 30 años pueden comprar cualquier asiento por 30 dólares. “El número de socios se ha disparado”, afirma Brown, que ha pasado de 1.800 en la última temporada completa antes del cierre forzado por la pandemia a unos 14.000 en la actualidad.

Wendy Perron, escritora de danza y antigua editora de Dance Magazine, afirma que no se puede descartar la “economía pura” de una velada de ballet, especialmente para los jóvenes. “Cuando vivía en Nueva York, en los años 70 y 80, no podía permitirme ir al ballet”, dice.

Conocerse mejor

Tampoco hay que descartar el efecto de las redes sociales en la promoción de los bailarines como personas con personalidad.

“Tenemos esta cosecha de bailarines realmente apasionantes, pero también cercanos y accesibles, y a través de las redes sociales, el público puede conectar con ellos de una manera que no podía cuando nosotros bailábamos”, dice Stafford, que se retiró como bailarina en 2014.

Pensemos en Peck, una de las bailarinas más populares de la compañía (y coreógrafa en ascenso), cuyo feed de Instagram había llegado a McDermott antes de verla bailar. Peck ofrece a su medio millón de seguidores vídeos cortos y contundentes sobre todo tipo de temas, desde sus 10 papeles de danza favoritos hasta cómo se maquilla en el escenario. En sus vídeos suele aparecer su pareja dentro y fuera del escenario, el prometedor bailarín principal Roman Mejia.

Ballet de Nueva York
La diversidad es una prioridad para Stafford y Whelan en el NYCB, incluyendo a nuevas bailarinas de color (Bebeto Matthews/)

Todo es muy diferente de la época en que, como Odette en El lago de los cisnes, las bailarinas solían ser misteriosas y, sobre todo, silenciosas.

Las redes sociales, ya sean utilizadas por la compañía o por los propios bailarines, también pueden responder a preguntas. Si asistió a una representación de El Cascanueces hace unas temporadas, se habrá preguntado por qué la bailarina Mira Nadon, en el papel del Hada de Azúcar, desapareció de repente del escenario en un momento clave. La respuesta apareció más tarde en su Instagram: Se le había salido la zapatilla de punta.

“Ahora puedes encontrar todas las respuestas en Instagram”, bromea Whelan, que también tiene una cuenta activa.

Establecer una asociación

Anuncio

Hace unos meses, Whelan, una ex directora muy querida del NYCB que también se jubiló en 2014, recibió un mensaje de felicitación de Stafford por la mañana: habían pasado exactamente cinco años desde que las dos habían tomado el timón tras un período turbulento en el que las acusaciones del #MeToo provocaron un escándalo.

Históricamente, la compañía había estado dirigida por un solo hombre: Balanchine hasta 1983, y después Peter Martins. Esta vez, la junta intentó algo nuevo: un dúo. Stafford ya era director interino, y Whelan había solicitado el puesto.

“Nos metieron en una habitación y cerraron la puerta, y nos quedamos en plan: “¿Hola?””. cuenta Whelan. Y nos dijeron: “¡Descubridlo! Y lo hicimos”. Stafford, director artístico, sirve de puente entre la parte creativa y la empresarial. Whelan, directora artística asociada, se centra en la delicada tarea de programar.

Los conocedores de la empresa describen un ambiente distinto al de los días en que una personalidad desmesurada y todopoderosa gobernaba desde arriba. Por un lado, la pareja afirma que han instituido conversaciones anuales con cada bailarín para hacer balance.

La diversidad –el ballet está cambiando poco a poco, pero sigue siendo abrumadoramente blanco– es también una prioridad, dicen, y eso incluye diversificar “la tubería”, es decir, los estudiantes de la afiliada Escuela de Ballet Americano.

Recientemente, la compañía anunció que sus dos primeras bailarinas negras interpretarían el papel de Dewdrop, el segundo papel femenino más importante del Cascanueces: India Bradley y la artista invitada Alexandra Hutchinson, del Dance Theater of Harlem. Aún está por llegar un Hada de Azúcar negra. La compañía afirma que el 26% de sus bailarines se identifican como personas de color, mientras que hace 10 años esa cifra era del 13%. Stafford y Whelan han encargado 12 ballets a coreógrafos de color en los últimos seis años.

Ballet de Nueva York
El presupuesto del NYCB para 2024 es de aproximadamente 102 millones de dólares (Bebeto Matthews/)

“Sabemos dónde están las lagunas y nos lo tomamos en serio”, afirma Whelan.

Ella y Stafford dicen que también están prestando más atención al bienestar, ya se trate de entrenamiento físico para evitar lesiones, dietas sanas o un debate más franco sobre la salud mental.

En cuanto a la salud financiera de la empresa, es sólida, dice Brown, cuatro años después de que la pandemia costara decenas de millones en pérdidas El presupuesto para 2024 es de unos 102 millones de dólares, frente a los 88 millones de 2019. La capacidad de público ha superado los niveles anteriores a la pandemia.

En cuanto a la nueva aficionada McDermott, está planeando más visitas, junto con sus amigos.

“Creo que tenemos una nueva tradición entre las cuatro”, dice. “Definitivamente lo convertiremos en algo habitual”.

Anuncio

Fuente: AP. Fotos: AP Photo/Bebeto Matthews, Andy Kropa/Invision/AP, File.

Mundo

El dólar sigue subiendo: alcanzó su valor máximo en casi 5 meses

Publicada

el

13 de junio 2024 – 17:10

La divisa estadounidense incrementó su valor un 0,26% este jueves y mantiene su tendencia positiva en lo que va del mes.

Foto: Vecteezy

El dólar cerró en 39,279 pesos y alcanzó su valor máximo en casi 5 meses, luego de una suba diaria del 0,26% con respecto al miércoles, según la cotización del Banco Central del Uruguay (BCU), de manera que la divisa estadounidense empieza a consolidarse en la franja de los 39 pesos.

Tras la decisión de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) de mantener las tasas de interés altas por más tiempo, el billete verde acompañó esa tendencia en el mercado local y acumula una mejora de 1,26% en lo que va del mes, mientras que la apreciación del dólar es de 0,66% en comparación con el cierre de 2023.

Al alcanzar los 39,279 pesos, la divisa superó los 39,223 pesos que había marcado el 16 de abril y para alcanzar un valor superior hay que retroceder hasta comienzos de año, cuando el 18 de enero el interbancario llegó a 39,348 pesos.

En la pizarra de referencia del Banco República (BROU), el dólar billete minorista se ofreció a 38,05 pesos para la compra y 40,45 pesos para la venta. Por su parte, el valor preferencial del Dólar eBROU estuvo en 38,55 pesos para la compra y en 39,95 pesos para la venta.

La cripto Tether (USDT), de paridad 1 a 1 con el dólar, cotizó hoy en un promedio de 42,09 pesos para la compra en línea con cuenta bancaria o con tarjeta, y desde los 41,20 pesos hasta los 43, 01 pesos en el mercado peer-to-peer (P2P) de Binance.

Noticia en desarrollo…

Anuncio

Continuar leyendo

Mundo

Alerta en el sector apícola: se pierde el 30% de las colmenas cada año

Publicada

el

Uruguay pierde el 30% de sus colmenas al año, en concordancia con un fenómeno global multicausal de reducción en los nidos de abejas, el cual parece estar íntimamente ligado al aumento en la extensión de los monocultivos en todo el mundo.

De acuerdo a un informe de Telemundo, Uruguay ocupa el cuarto puesto a nivel regional en pérdida de colmenas, por detrás de Chile, Brasil y Colombia, donde el decrecimiento ronda el 55%. En Estados Unidos y la Unión Europea, se estima que desaparecen al año entre el 20% y el 40%.

Las abejas desempeñan un papel crucial en la polinización de cultivos, algo que contribuye a la producción de alimentos y al mantenimiento de la biodiversidad. No obstante, diversos factores como el cambio climático, el uso de pesticidas, la deforestación y la pérdida de hábitat están afectando gravemente a las poblaciones de estos antófilos.

Según Loreley Castelli, investigadora del Instituto de Investigaciones Biológicas Clemente Estable, la pérdida de colmenas está vinculada “principalmente a las extensiones de monocultivos”, los cuales “reducen la diversidad de polen para las abejas y general malnutrición” y que además “incrementan el uso de pesticidas”, otra de las causas, junto a “la presencia de múltiples plagas y patógenos”.

Por su parte, la investigadora Karina Antúnez, explicó que se decidió investigar “la pérdida de colmenas anual”, dividida en dos períodos de tiempo: invierno y verano. “En Europa se evalúa solamente la pérdida invernal, porque ellos estiman que es donde encuentran mayores pérdidas de colmenas”.

“En Uruguay lo que estamos viendo, al igual que en Estados Unidos, es que muchas veces las pérdidas de verano son mayores o iguales a las de invierno, por eso nos interesa monitorear la pérdida todo el año”, aclaró.

La cantidad de apicultores uruguayos decrece año tras año

Castelli agregó que la cantidad de productores apicultores se redujo en los últimos años, y que estos deben realizar cada año mayores esfuerzos para mantener el número de colmenas totales. “Eso genera un costo no solo económico, sino también en el tiempo”, puntualizó al respecto.

Para finalizar, Antúnez expresó que “no solamente estamos evidenciando que se pierden las colmenas y que esto es un problema para el sector apícola, sino que hay una gran pérdida asociada al sector agrícola”, ya que “gran parte de los productos que consumimos en nuestra vida diaria dependen o se ven favorecidos por la polinización de abejas”, concluyó.

Anuncio
Continuar leyendo

Mundo

Las exportaciones del sector ovino bajaron un 17% interanual

Publicada

el

El Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL) presentó los datos del mes de mayo donde el sector se vio golpeado por una baja en sus exportaciones de un 17% interanual y obtuvo un ingreso total de 95 millones de dólares.

El sector que más golpeado se vio fue el de la carne, con una baja del 35% en los ingresos, por un total de ventas de 32 millones de dólares. En tanto, el volumen también se vio afectado por el 34% de descenso interanual y con 8 toneladas comercializadas a Brasil y China principalmente.

La lana, también a la baja

Dentro de los rubros del sector ovino, la lana y sus subproductos perdieron un total del 3% en exportaciones y logró un ingreso total de 63 millones de dólares donde China e Italia fueron los principales mercados.

Por su parte, la lana sucia tuvo una venta de 21 millones de dólares, provocando un aumento en el ingreso del 57%. En cuanto al volumen, se vendieron un total de 7,7 millones de kilogramos, lo que representó un aumento del 97%. China e Italia fueron sus compradores más importantes

En tanto, la lana lavada también percibió un aumento del 9% en sus ingresos por un total de 10 millones de dólares. Respecto al volumen comercializado, se vendieron 4,2 millones de kilogramos, lo que arrojó una suba interanual del 78%, siendo China e India los principales mercados.

Por su parte, lo que refiere a los tops, fue la única categoría que percibió bajas y la que arrastró al total de las exportaciones con una baja del 17%, en cuanto al volumen, por un total de 5,6 millones de kilogramos. El ingreso, por su parte, representó una baja del 23% por un total de 25 millones de dólares.

Se abre un mercado en Asia

La semana pasada el Ministerio de Ganadería Agricultura y Pesca (MGAP) comunicó un acuerdo con Malasia donde podrá exportar carne ovina y vacuna.

El Instituto Nacional de la Carne (INAC) confirmó el acuerdo entre Malasia y Uruguay. “Como resultado de esta misión y el trabajo conjunto con el ministerio de Relaciones Exteriores, se concretó la re-apertura del mercado malasio para la carne bovina y ovina halal uruguaya”, confirmó.

Por otro lado, adelantaron que muy pronto llevarán a cabo las especificaciones técnicas necesarias para que las exportaciones cumplan con los requisitos de ese país donde se consume carne halal, es decir, que respeta las leyes islámicas sobre cómo se produce y procesa el producto.

Anuncio

“En los próximos días, los servicios técnicos acordarán los detalles sanitarios y religiosos necesarios para el inicio de la corriente comercial”, aseguró el comunicado.

La visita al país asiático estuvo compuesta por el ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Fernando Mattos, el presidente de INAC, Conrado Ferber, y el gerente de Acceso a Mercados de INAC, Álvaro Pereira.

Continuar leyendo

+Vistas