Conéctate con nosotros

Mundo

Alan Moore: cuando la mafia usó las revistas de cómics para traficar bebidas alcohólicas y las hizo florecer

Publicada

el

Alan Moore y sus personajes

Alan Moore es un hombre extraño. Y no solo porque en 1993, cuando cumplió 40 años, se declaró poseedor del don de alterar la realidad con la fuerza de las palabras, lo cual lo convertiría, al menos entre aquellos dispuestos a creerle, en un auténtico “mago”. La extrañeza de Moore se define por otra cosa. Se trata de algo que es menos evidente que la barba colosal, más particular que sus anillos y más consistente que el reciente bastón de madera con una sugestiva cabeza de serpiente.

Cumplidos ya los 70, el célebre guionista de cómics y escritor todavía vive parcialmente recluido en su Northampton natal, en el centro geográfico de Inglaterra. Y desde ahí reniega aún de lo que la industria editorial y cinematográfica de los superhéroes, interesada siempre en maximizar ganancias antes que en explorar nuevos horizontes creativos, ha hecho con el reconocido y multipremiado fruto de su trabajo.

En consecuencia, más allá de éxitos como Watchmen, V de Vendetta, From Hell, La cosa del pantano, La broma asesina o La Liga de Caballeros Extraordinarios, auténticos hitos del cómic contemporáneo que se leen, se traducen, se reeditan, se admiran, se coleccionan y también se adaptan a películas y series hasta el día de hoy, lo que hace verdaderamente extraño a Moore es una insólita y duradera revuelta moral, estética y política. ¿Contra qué? Contra un sistema que transformó en un mercado aburrido y complaciente al mismo arte del cómic que nació entre las imágenes y las palabras para “hacer gala de un sano escepticismo con respecto a gobernantes, dioses e instituciones”, escribe Moore.

Alan Moore y sus personajes
Alan Moore: “Cuadernos de humo sagrado”

Cuadernos de humo sagrado (o tres ensayos bestiales), el libro que reúne sus ideas sobre el origen y la crisis imaginativa del cómic, la inestable historia de la ciencia ficción o los devenires de la pornografía, es otra prueba de que Moore, aunque en 2022 aseguró haberse retirado “por hartazgo” de sus labores como guionista, tiene bastante que decir. Y a pesar de que se trata de un hombre que desprecia las malogradas adaptaciones al cine y la televisión de sus historias y que execra a los ejecutivos que lo han rapiñado, en estas páginas retrata su obsesión por transformar “el medio del cómic” en algo donde valga la pena “volcar tu corazón, tu mente y a ti mismo en tantas pequeñas viñetas como sea necesario para realizar tus declaraciones”.

La peligrosa mafia complaciente de Superman y Batman

“Buster Brown en las barricadas”, el ensayo inaugural acerca del origen, la evolución y la actual decadencia del cómic, tiene como premisa un detalle de vital importancia para el encono personal de Alan Moore contra la industria editorial: según la historia, fue durante la vigencia de la Ley Seca en los Estados Unidos (ley que prohibió la producción y la venta de alcohol entre 1920 y 1933 en ese país) cuando las mafias que ganaban millones traficando bebidas alcohólicas desde Canadá descubrieron que podían esconder sus cargamentos entre cajas de revistas para el gran público. Por esa razón, la mafia comenzó a invertir en la impresión acelerada de lo que se llamarían “revistas pulp”, unas publicaciones cuyo papel barato y de baja calidad se convertiría en el sello distintivo de un floreciente mercado editorial en el que pronto proliferaron tanto los primeros cómics como las historias de ciencia ficción escritas por autores extraordinarios como H. P. Lovecraft.

Así, lo que empezó como una coartada para engañar a las autoridades aduaneras en la frontera entre los Estados Unidos y Canadá terminó, de la mano de quienes habían sido antes traficantes de alcohol al servicio de la mafia, como el editor Harry Donenfeld, en el origen de sellos editoriales como Detective Comics (conocido como D.C.), la empresa hoy subsidiaria de la multinacional Warner Bros. Discovery y propietaria de superhéroes como Superman, Batman, Flash o la Mujer Maravilla. Por supuesto, insiste Moore, la semilla mafiosa enclavada en la industria del cómic arrastraría consigo varias costumbres. Entre ellas, la de quedarse a veces por la fuerza (pero ya no de matones, sino de tropas de abogados) con el dinero de otros.

Superman 1938
Superman, el superhéroe más poderoso. (Heritage Auctions via AP) (Heritage Auctions/)

Los primeros en sufrir esta codicia en ocasiones insalubre fueron Jerry Siegel y Joe Shuster, dos adolescentes que en 1938, poco antes de ser reclutados para la Segunda Guerra Mundial, crearon nada menos que al más poderoso de los superhéroes del siglo XX: Superman. A pesar de haber definido el concepto general que daría forma al cómic moderno, los viejos hábitos mafiosos de la incipiente industria de los superhéroes despojaron a Siegel y Shuster de sus derechos. Al desconocer a los padres de Superman e impedir que gozaran de sus ganancias, el “medio del cómic” inauguraría una tradición, aún vigente, de agotadoras batallas legales contra sus propios dibujantes y guionistas por cuestiones como la propiedad intelectual o las regalías de sus personajes. Un asunto que, con idas y vueltas, Moore conocería en persona medio siglo más tarde tras el éxito de Watchmen (1986-1987), también publicado por D.C.

La rapiña de los ejecutivos, sin embargo, es solo una parte colorida de otro problema: a los fines de adaptar sus productos a los estándares comerciales, los superhéroes originarios (con reglas, valores y éticas a veces muy distintas a los del buen ciudadano) perdieron en poco tiempo cualquier vestigio de insolencia, rebeldía o cuestionamiento al poder y transmutaron “en unos bastiones de autoridad, cuidadosamente extirpados de cualquier actitud espinosa o inconformista”. ¿Las consecuencias de este paso en falso? Por un lado, la infantilización plena y premeditada del lector, al que los superhéroes solo le repiten que la sociedad marcha siempre como debería hacerlo, y por otro, la insípida aridez de relatos atrapados una y otra vez en la aburrida monotonía de la corrección política, lo cual afecta hoy al alicaído cine de superhéroes de Marvel Studios.

¿Qué es la ciencia ficción cuando todo se parece a la ciencia ficción?

Entre los últimos trabajos como guionista de Alan Moore, uno de los más significativos fue la saga Providence (2015-2017), en la que explora con una brújula personal el universo de símbolos, monstruos y traumas en la literatura de Lovecraft, autor al que ya había sobrevolado unos años antes en Neonomicon (2010). Creador del subgénero de la ciencia ficción llamado “horror cósmico”, las ideas sobre Lovecraft probablemente fueron el elemento germinal de El Cadillac de Frankenstein, el segundo ensayo de Cuadernos de humo sagrado, en el que Moore reconstruye la historia de la ciencia ficción contemporánea a partir de la hipótesis de que este género “representa la vida soñada por los Estados Unidos”.

Anuncio

Analizada a ambos lados del Atlántico, la evolución de la ciencia ficción a lo largo del siglo XX incluye un salto obligatorio al Frankenstein de Mary Shelley (“el descubrimiento del género se debe a esta obra de ficción que admitía a la Ciencia en su seno”). Pero Moore alcanza su punto más alto cuando ata los períodos mundiales de mayor incandescencia militar (comenzando por las bombas atómicas estadounidenses lanzadas sobre Hiroshima y Nagasaki y terminando por el terrorismo global de Osama Bin Laden, “conocido por su afición a la lectura de libros”) con las mutaciones narrativas del género. De esta manera, a través de Ray Bradbury, Robert Heinlein, Philip K. Dick o J. G. Ballard, Moore rastrea las huellas de distintos períodos de optimismo y pesimismo en el futuro de la humanidad.

Alan Moore y sus personajes
El trabajo de Alan Moore.

Uno de los giros del género, sin embargo, llegó a través del cine con la “carnívora franquicia” Star Wars. Estrenada en 1977, la película de George Lucas “sirvió un caldo recalentado de lo que parecía una sopa de ciencia ficción de la vieja escuela compuesta por todo aquello de lo que había oído hablar alguna vez, y al hacerlo se aseguró de que el medio fuese devuelto al nivel simplista y triunfal de las primeras incursiones americanas en el género”. Todo esto, señala Moore, encuadraría de forma perfecta con la administración ultraconservadora del presidente Ronald Reagan, que ocuparía el poder en la Casa Blanca dos años más tarde. “El propio Reagan trataría a la pudorosamente adolescente Star Wars como una fuente sin fin de metáforas e inspiración, casi hasta el punto de que alguien podría sospechar que se hubiese dormido a mitad de la cinta y se hubiese despertado para asumir que ya estaba lo suficientemente informado como para poder gobernar”.

El presente de la ciencia ficción, por otro lado, enfrenta una particularidad distinta: el uso azaroso de los elementos de la ciencia ficción en las más diversas narrativas ha provocado que el género se transforme “en una masa difusa, lo que hace difícil precisar qué material podría ser clasificado como ciencia ficción y cuál no”. En un período de expansión militarista, por lo tanto, el género puede tomar a veces formas de buena conciencia, como en la saga de películas Avatar, de James Cameron, o del más oscuro derrotismo ante la sustentabilidad de la vida humana, como en la novela La carretera, de Cormac McCarthy.

Lo que todavía falta en el mundo es pornografía de alta calidad

Todo empezó con la Venus de Willendorf, un testimonio de “pornografía primordial”, escribe Moore en La venus del cenagal contra los anillos de pene nazis a propósito de la pequeña estatua de más de 30.000 años de antigüedad que representa a una mujer con sus rasgos sexuales primarios exageradamente grandes. Encontrada a orillas del Danubio por un grupo de arqueólogos en 1908, la Venus de Willendorf fue considerada tradicionalmente un símbolo de fertilidad. Pero si rastreásemos la cultura hasta sus orígenes, escribe Moore, “nos encontraríamos con que su instigador fue un obsesivo y obsceno acosador y un masturbador compulsivo parecido al historietista Peter Crumb, o a mí mismo, o a ti, o si somos verdaderamente honestos, a cualquiera de nosotros”.

Museos de Viena abrieron cuenta de OnlyFans para subir arte al desnudo
La Venus de Willendorf, es una escultura paleolítica de más de 25.000 años considerada un símbolo de la fertilidad.

En tal caso, lo que le importa a Moore al analizar las derivas culturales de la pornografía tal como lo hizo en Lost Girls (1992) es que, de manera parecida a lo que ocurrió con la historia del cómic, “las culturas sexualmente abiertas y progresistas como la antigua Grecia han facilitado a Occidente casi todos los elementos de la civilización, mientras que las culturas sexualmente represoras, como la de Roma en sus últimos días, nos han dado la Edad Media”. La represión, no obstante, marcó la pauta de una serie de transgresiones que no siempre adquirieron los rasgos de una sana desobediencia moral o cultural, sino también política. Esto, recuerda Moore, lo ilustran los dibujos pornográficos popularizados durante la Revolución Francesa como propaganda contra María Antonieta para acusarla (falsamente) de participar en orgías y en relaciones incestuosas o lésbicas.

Extendida a formatos como “los libretos concupiscentes” o las “imágenes eróticas”, a mitad del siglo XIX la forma pornográfica estilizada predominante era la literaria, y su función era desestabilizar, a la vez que la enriquecía con su inevitable extensión de las fantasías y las prácticas, la moral sexual. Fue entonces cuando en Alemania y Austria, por ejemplo, se extremaron las medidas para contrarrestar cualquier principio incontrolado de placer. “Para solucionar el problema de los actos deliberados de masturbación en los niños, alguien ideó un anillo con pinchos afilados situados a lo largo de la parte interna, que podía colocarse cómodamente en el pene flácido y que lo ensartaría si a este se le ocurría excitarse por cualquier motivo”, escribe Moore, añadiendo que esta forma de sádica tortura a la infancia podría haber producido la famosa generación tan bien equilibrada de jóvenes Übermenschen que contó entre sus filas “con el notable desviado sexual Adolf Hitler”.

María Antonieta, en la película de Sofia Coppola protagonizada por Kirsten Dunst.
María Antonieta, en la película de Sofia Coppola protagonizada por Kirsten Dunst.

La pornografía de finales del siglo XX y comienzos del siglo XXI, por su parte, dejó atrás cualquier ínfula espiritual para ser asimilada por el materialismo del mercado, tal como la industria editorial moderna hizo con el cómic. “En culturas que han sido deliberadamente sexualizadas con fines comerciales es probable encontrar a algunos de sus ciudadanos sobreestimulados, buscando desfogar y por lo general recurriendo a cualquier forma de porno que puedan encontrar fácilmente disponible”, escribe Moore.

Un efecto derivado de esta sexualización comercial es que la sociedad actual, por mediación de internet y otros factores, está totalmente saturada del erotismo más básico, de la sexualidad de la clase más rudimentaria: pornografía de recluso “para una población de reclusos que nos arrastramos por el comedor de la cárcel, sin otra opción que no sea la de tragar la bazofia que nos echan”. Como los cómics, el porno está por todas partes, como lo estuvo en la antigua Grecia. Y tal como sucede con buena parte de los cómics, “en ningún sitio es arte”, concluye Moore.

Mundo

“Soy la sorete de Meloni”: la venganza de la premier italiana contra un dirigente de Nápoles que la había insultado

Publicada

el

La primera ministra italiana, Giorgia Meloni, no dejó pasar la oportunidad de responder al presidente de la región de Campania, cuya capital es Nápoles, Vicenzo de Luca, que la había insultado con anterioridad llamándola “stronza” (sorete) y, este martes, se presentó ante él con un: “Sono quella stronza della Meloni”, o “Soy la sorete de Meloni”.

Meloni acudió este martes a la inauguración del polideportivo de Caivano, en la periferia de Nápoles, donde la esperaban las autoridades, entre ellas el presidente de la región.

“Presidente De Luca, la sorete de Meloni. ¿Cómo está?”, fueron las primeras palabras con semblante serio de la mandataria cuando le estrechó la mano.

“Bienvenida, en buena salud”, respondió por su parte el presidente regional sin inmutarse.

El pasado 16 de febrero, De Luca utilizó el término “stronza” (sorete) para referirse a la primera ministra.

El controvertido rifirrafe tuvo lugar cuando De Luca, del progresista Partido Demócrata (PD), lideraba en Roma una protesta contra la reforma promovida por el Ejecutivo de la ultraderechista Meloni, que, según el presidente de Campania, “pisotea el sur” del país, por lo que pidió a la primera ministra que se disculpara.

“Si en lugar de hacer manifestaciones se pusiera a trabajar, tal vez se podría obtener algún resultado más” con los fondos de cohesión destinados a las regiones, dijo Meloni en alusión a De Luca, aunque sin mencionarle, al agradecer en un acto en Calabria (sur) la colaboración de todos los presidentes regionales “excepto uno”.

Estas declaraciones despertaron la ira de De Luca, que en un dura réplica ante los periodistas le espetó: “Trabaja tú, sorete”, desatando la polémica.

Las elecciones europeas, una pugna discreta dentro de la coalición de Meloni

Anuncio
Meloni, jefa de un partido de origen posfascista, se codea ya sin problemas con el resto de líderes, en junio presidirá el G7 y exhibe buena sintonía con la presidenta saliente de la Comisión, Ursula von der Leyen (REUTERS/Guglielmo Mangiapane/File Photo) (Guglielmo Mangiapane/)

La coalición con la que Giorgia Meloni gobierna Italia desde hace año y medio, aliada con Matteo Salvini y Antonio Tajani, afronta tranquila las elecciones europeas aunque, a nivel individual, cada uno se ha fijado sus propios objetivos, compitiendo entre sí por ganar peso en la derecha nacional y continental.

Italia, un país tradicionalmente en perenne crisis política, vive una situación atípica, gobernada sin sobresaltos desde octubre de 2022 por los ultraderechistas Hermanos de Italia (HdI) de Meloni y la Liga de Salvini, junto a la conservadora Forza Italia (FI) de Tajani.

Este tridente no solo ha logrado llegar al Ejecutivo, sino también acapara gran parte del poder regional en los últimos años con una estrategia efectiva: yendo unidos a las urnas.

Sin embargo, en las elecciones al Parlamento Europeo del 8 y 9 de junio cada uno irá por su cuenta en tres familias europeas distintas: Meloni con los Reformistas y Conservadores (ECR), Salvini con los ultraderechistas Identidad y Democracia (ID) y Tajani con el Partido Popular Europeo (PPE).

La cita electoral -con unos comicios municipales paralelos en 3.700 ciudades- brindará a la tríada la ocasión para cotejar la fuerza de su alianza gubernamental y la de sus miembros por separado.

Aunque los analistas, con los sondeos en la mano, descartan turbulencias en su continuidad. “Los resultados no tendrán grandes efectos sobre el Gobierno. No habrá crisis porque el poder es un aglutinante fortísimo”, afirmó a la agencia EFE el politólogo Giovanni Orsina.

Meloni sin erosión

La primera ministra aspira al resultado electoral que le dio el poder (un 26%), algo más que factible, pero también a que su grupo europeo, el mismo que el español Vox, sea determinante en la formación de la futura Comisión.

Para ello ha asumido una “posición intermedia” entre populares y la extrema derecha de Salvini y Marine Le Pen, explica Orsina, profesor de la Universidad LUISS de Roma.

“Su objetivo, más complicado, es influir en los juegos europeos”, sostiene el politólogo Oreste Massari.

Anuncio

Meloni, jefa de un partido de origen posfascista, se codea ya sin problemas con el resto de líderes, en junio presidirá el G7 y exhibe buena sintonía con la presidenta saliente de la Comisión, Ursula von der Leyen, del PPE, que la ha bendecido para futuras negociaciones.

(Con información de EFE)

Seguí leyendo...

Mundo

La lucha por sobrevivir en el sur de Brasil: agricultores intentan rehacer su vidas tras la destrucción que dejó las inundaciones

Publicada

el

Joao Engelmann, un agricultor de 54 años, pastorea sus vacas durante las inundaciones en el asentamiento de Integracao Gaucha, en Eldorado do Sul, estado de Rio Grande do Sul, Brasil, 11 de mayo de 2024. REUTERS/Amanda Perobelli (Amanda Perobelli/)

Después de tres días de lluvias feroces, Edite de Almeida y su marido huyeron de su casa inundada a principios de mayo y soltaron su humilde rebaño lechero en terrenos más altos. Cerca de allí, las aguas subieron por encima de sus cabezas y en menos de un día rozaban los tejados de las casas.

Las inundaciones sin precedentes en el sur de Brasil, resultado de patrones meteorológicos intensificados por el cambio climático, sólo han empezado a remitir tras desplazar a medio millón de personas en el estado de Rio Grande do Sul y causar más de 160 muertos.

Aún no se conoce el alcance de las pérdidas, especialmente en las zonas rurales donde agricultores como Almeida y su familia producen gran parte del arroz, el trigo y los productos lácteos de Brasil.

De sus 60 gallinas ponedoras, sólo sobrevivieron ocho. Sus vacas no tienen dónde pastar en el paisaje inundado.

Chicken stand on the roof of a house during floods at the Integracao Gaucha settlement in Eldorado do Sul, Rio Grande do Sul state, Brazil, May 14, 2024. Record-breaking floods in southern Brazil, the result of weather patterns intensified by climate change, have only started to recede after displacing half a million people in the state of Rio Grande do Sul and killing more than 160.      REUTERS/Amanda Perobelli         SEARCH "PEROBELLI BRAZIL FLOODS" FOR THIS STORY. SEARCH "WIDER IMAGE" FOR ALL STORIES.
Pollos en el techo de una casa durante las inundaciones en el asentamiento de Integracao Gaucha en Eldorado do Sul, estado de Rio Grande do Sul, Brasil, 14 de mayo de 2024. REUTERS/Amanda Perobelli (Amanda Perobelli/)

“No estoy de luto. Estoy agradecida, porque hay muchos que perdieron mucho más que nosotros”, dijo Almeida. “Doy gracias por haber sobrevivido y estoy de luto por los que perdieron a su familia”.

“Ahora la prioridad es salvar a los animales. Los terneros aún están lactando”, añadió.

Su marido, Joao Engelmann, ha hecho un viaje diario a pie, en tractor y en barco para llevar al rebaño la comida que encuentra. Todas las noches regresa empapado después de vadear sus granjas con amigos, ayudar a recoger el ganado muerto y atender a los supervivientes.

Un vecino encontró un cerdo muerto en su habitación. A su alrededor, los campos de arroz y hortalizas han sido arrasados por las aguas.

A wet horse rescued from recent floods stands in Eldorado do Sul, Rio Grande do Sul state, Brazil, May 13, 2024. Record-breaking floods in southern Brazil, the result of weather patterns intensified by climate change, have only started to recede after displacing half a million people in the state of Rio Grande do Sul and killing more than 160.      REUTERS/Amanda Perobelli         SEARCH "PEROBELLI BRAZIL FLOODS" FOR THIS STORY. SEARCH "WIDER IMAGE" FOR ALL STORIES.
Un caballo mojado rescatado de recientes inundaciones se encuentra en Eldorado do Sul, estado de Rio Grande do Sul, Brasil, 13 de mayo de 2024. REUTERS/Amanda Perobelli (Amanda Perobelli/)

La suya es una de las casi 6.500 explotaciones familiares inundadas por las lluvias torrenciales de este mes, según el análisis de datos por satélite realizado por la consultora Terra Analytics.

Las inundaciones han sacudido los mercados agrícolas al interrumpir la cosecha de soja, arrasar los silos, frenar las exportaciones agrícolas y matar a más de 400.000 pollos. El Gobierno está preparando importaciones de arroz para mitigar el impacto en las cifras nacionales de inflación.

Las granjas y carreteras arrasadas en los alrededores de Porto Alegre, la capital del estado, han contribuido a la escasez de alimentos y agua en la zona, sumándose a la crisis que perturba la vida de más de 2 millones de personas.

Anuncio
Photos smeared with mud from recent floods are scattered outside a house at the Integracao Gaucha settlement, in Eldorado do Sul, Rio Grande do Sul state, Brazil, May 18, 2024. The washed out farms and roads around the state capital Porto Alegre have contributed to food and water shortages in the area, adding to the crisis disrupting the lives of more than 2 million people.         REUTERS/Amanda Perobelli         SEARCH "PEROBELLI BRAZIL FLOODS" FOR THIS STORY. SEARCH "WIDER IMAGE" FOR ALL STORIES.
Fotos manchadas con barro de inundaciones recientes están esparcidas afuera de una casa en el asentamiento Integracao Gaucha, en Eldorado do Sul, estado de Rio Grande do Sul, Brasil, el 18 de mayo de 2024. REUTERS/Amanda Perobelli (Amanda Perobelli/)

Según el servicio meteorológico nacional INMET, en algunas zonas del estado han llovido más de 700 mm en lo que va de mes, más que el promedio anual de precipitaciones en Londres.

Cuando las aguas empezaron a retirarse en las últimas semanas, Almeida vio por primera vez su casa destrozada, con las paredes manchadas, los electrodomésticos arruinados y las pertenencias cubiertas de barro.

“No puedo pensar en el futuro. Eso pertenece a Dios”, dijo Almeida. “No espero volver a tener lo que tenía antes. Estamos empezando de nuevo”, añadió, haciendo una mueca entre lágrimas.

Edite de Almeida, a 51-year-old farmer, stands in her dining room after floods at the Integracao Gaucha settlement in Eldorado do Sul, Rio Grande do Sul state, Brazil, May 11, 2024. Record-breaking floods in southern Brazil, the result of weather patterns intensified by climate change, have only started to recede after displacing half a million people in the state of Rio Grande do Sul and killing more than 160. As the floodwaters began to retreat in recent weeks, Almeida got a first glimpse of her ravaged home, with the walls stained, appliances wrecked and belongings coated in mud. "I can't think about the future. That belongs to God," Almeida said. "I don't expect to have again what I had before. We're starting over," she added, grimacing through tears.          REUTERS/Amanda Perobelli         SEARCH "PEROBELLI BRAZIL FLOODS" FOR THIS STORY. SEARCH "WIDER IMAGE" FOR ALL STORIES.
Edite de Almeida, una agricultora de 51 años, en su comedor después de las inundaciones en el asentamiento Integracao Gaucha en Eldorado do Sul, estado de Rio Grande do Sul, Brasil, el 11 de mayo de 2024. REUTERS/Amanda Perobelli (Amanda Perobelli/)

Volver a empezar

Almeida y Engelmann saben lo que es empezar de cero.

Se conocieron en la década de 1980 en uno de los primeros campamentos del Movimiento de los Sin Tierra en el centro de Rio Grande do Sul, donde el movimiento —el mayor de su tipo en América Latina— se inició, ocupando propiedades rurales para exigir la reforma agraria.

Se casaron y tuvieron sus primeros hijos en ese campamento, llamado Cruz Alta, antes de que el gobierno estatal les diera permiso para asentarse en Eldorado do Sul, a unos 70 km al oeste de Porto Alegre.

A drone view shows vehicles partially underwater in a courtyard of the State Traffic Department during floods in Eldorado do Sul, Rio Grande do Sul state, Brazil, May 13, 2024. Record-breaking floods in southern Brazil, the result of weather patterns intensified by climate change, have only started to recede after displacing half a million people in the state of Rio Grande do Sul and killing more than 160.      REUTERS/Amanda Perobelli         SEARCH "PEROBELLI BRAZIL FLOODS" FOR THIS STORY. SEARCH "WIDER IMAGE" FOR ALL STORIES.
Una vista de un dron muestra vehículos parcialmente bajo el agua en un patio del Departamento de Tráfico del Estado durante las inundaciones en Eldorado do Sul, estado de Rio Grande do Sul, Brasil, el 13 de mayo de 2024. REUTERS/Amanda Perobelli (Amanda Perobelli/)

Forman parte de las 30 familias del asentamiento que producían suficiente arroz, verduras, leche, huevos y carne de cerdo para ganarse la vida, construir y amueblar casas y enviar a sus hijos a la universidad.

Las inundaciones han dejado todo eso pendiendo de un hilo.

Almeida, Engelmann y su hija duermen en la cama de un camión en el almacén de un vecino, improvisando una rutina doméstica mientras recomponen sus vidas.

“He pasado por todo esto en los campamentos: las dificultades para cocinar, para dormir. Aprendí a vivir así. Pero no pensé que volvería a hacerlo”, dijo Almeida.

Joao Engelmann, a 54-year-old farmer, says goodbye to his granddaughters Marcela, 6, and Livia, 5, after seeing them for the first time since they fled recent floods, at a truck body factory warehouse in Eldorado do Sul, Rio Grande do Sul state, Brazil, May 10, 2024. The washed out farms and roads around the state capital Porto Alegre have contributed to food and water shortages in the area, adding to the crisis disrupting the lives of more than 2 million people.        REUTERS/Amanda Perobelli         SEARCH "PEROBELLI BRAZIL FLOODS" FOR THIS STORY. SEARCH "WIDER IMAGE" FOR ALL STORIES.
Joao Engelmann, un agricultor de 54 años, se despide de sus nietas Marcela, de 6 años, y Livia, de 5, después de verlas por primera vez desde que huyeron de las recientes inundaciones, en el almacén de una fábrica de carrocerías de camiones en Eldorado do Sul, Río. Estado de Grande do Sul, Brasil, 10 de mayo de 2024. REUTERS/Amanda Perobelli (Amanda Perobelli/)

Uno de sus mejores amigos, Inacio Hoffmann, de 60 años, llevaba cuatro meses jubilado cuando las inundaciones arrasaron su granja y mataron a 13 de sus 22 vacas lecheras.

“Es tan desolador llevarse y enterrar a estas criaturas que cuidábamos todos los días”, dijo Hoffmann. Está sopesando si dejarlo todo atrás e intentar una nueva vida en otro lugar.

Almeida dijo que su familia está decidida a aguantar.

Anuncio

“Venimos de la nada. Hemos vuelto a la nada. Ahora empezamos de nuevo”.

(Con información de Reuters)

Seguí leyendo...

Mundo

Christie’s reveló que un grupo pirata robó datos personales de coleccionistas de arte

Publicada

el

La casa de subastas Christie’s reportó este miércoles un ciberataque ocurrido a principios de mayo. EFE/ Paula Escalada Medrano (Paula Escalada Medrano/)

La casa de subastas Christie’s admitió este miércoles que un grupo pirata accedió a su red a principios de mayo, pero aseguró que solo perdió los datos personales de algunos clientes y dijo que ya ha avisado a los reguladores de privacidad.

La institución, con sede en Nueva York y una de las más importantes del mundo en su rubro, tuvo su web inactiva durante la importante semana de subastas de arte moderno y contemporáneo de mayo, por lo que no hubo pujas online, una medida que tomó para “proteger” su sistema.

“Nuestras investigaciones determinaron que hubo un acceso no autorizado de un tercero a partes de la red de Christie’s. También determinaron que el grupo tras el incidente se llevó una cantidad limitada de datos personales de algunos de nuestros clientes”, indicó.

Según The New York Times, el grupo pirata RansomHub se ha reivindicado como autor del ciberataque a Christie’s en un mensaje en la dark web en el que dijeron que habían intentado obtener una recompensa sin éxito y amenazaron con publicar algunos de los datos robados al final de esta semana.

Christie’s informó que su web estuvo inactiva durante una semana clave de subastas en mayo. REUTERS/Denis Balibouse
Christie’s informó que su web estuvo inactiva durante una semana clave de subastas en mayo. REUTERS/Denis Balibouse (Denis Balibouse/)

La casa, no obstante, dice no tener pruebas de que sus “registros financieros o de transacciones” resultaran afectados en la brecha, y sostuvo que está notificando actualmente a los “reguladores de privacidad, agencias gubernamentales” y a los clientes afectados.

En ese sentido, los piratas indicaron en su mensaje que si la supuesta información que tienen “es publicada, ellos (Christie’s) incurrirán en fuertes multas del GDPR (Reglamento General de Protección de Datos, una ley europea) y arruinarán su reputación ante sus clientes”.

Esa ley exige a las empresas divulgar si los ciberataques han puesto en peligro datos sensibles de sus clientes, y el incumplimiento acarrea potenciales multas que pueden alcanzar hasta 20 millones de dólares, indica el Times.

Fuente: EFE

Anuncio
Seguí leyendo...
Anuncio

+Vistas