Noticias de Bariloche
Inicio » Turismo » Armenia, un destino turístico que combina historia milenaria, aventura y naturaleza

Armenia, un destino turístico que combina historia milenaria, aventura y naturaleza

Armenia, pura naturaleza, con el mítico monte Ararat de fondo.

Armenia, pura naturaleza, con el mítico monte Ararat de fondo.

Enclavada en región del sur del Cáucaso de Eurasia, Armenia ofrece al turismo una combinación única de historia, aventura y naturaleza, con montañas. bosques, ríos, y el gran lago Sevan, en un territorio de 29.800 kilómetros cuadrados salpicado de monasterios, fortalezas y una capital, Ereván, considerada una de las ciudades habitadas de forma permanente más antiguas del mundo

Estas características del territorio armenio permiten actividades tales como senderismo, vuelos en parapente, rafting, turismo espeleológico, tirolesa, la antigua disciplina del barranquismo, y por supuesto, las visitas a los diferentes edificios históricos rodeados de paisajes de montaña y valles sorprendentes.

Los deportes invernales son una alternativa para los visitantes.

Los deportes invernales son una alternativa para los visitantes.

El perfil montañoso de Armenia, cuya superficie tiene una altitud media de 900 metros sobre el nivel del mar, tiene su pico culminante en el monte Aragats Lerr (4.095 msnm), mientras que su gemelo, el monte Ararat (más de 5000 msnm), a pesar de encontrarse en el lado turco de la frontera, domina la capital del país, Ereván.

El país viene incrementando su apertura al turismo, tal como lo muestra el desarrollo de negocios hoteleros, con el establecimiento de cadenas internacionales (Marriott, Hyatt, Radisson y Blu), hosterías y alojamientos de formato bed & breakfast.

Además, al moderno aeropuerto internacional de Ereván, denominado Zvartnóts, y construido con la inversión argentina de Corporación América, arriban vuelos de las grandes compañías aéreas y de empresas bajo costo, desde diversas ciudades de la región y de Europa.

Fundada en el año 782 a de C, Ereván, construida a orillas del río Hrazdan, es una ciudad de líneas modernas y neoclásicas del período soviético, con amplias avenidas, plazas y parques, e intensa vida cultural, donde se aprecian antiquísimos edificios, como la Fortaleza militar Erebuni, del tiempo en que era capital de Urartu, antiguo reino de Armenia. Esa Fortaleza, fundada en el año 782 a. de C. tiene un homónimo museo donde se pueden admirar algunos de los hallazgos arqueológicos más importantes de Armenia, como una inscripción cuneiforme que atestigua el nacimiento de la ciudad.

Otros sitios de Ereván son, la Mezquita Azul -la única de la ciudad-; el Complejo La Cascada, con sus 572 enormes escalones de piedra que llevan al Centro de Arte Contemporáneo Cafesjian, y al Parque de la Victoria (Haghtanak Park), en su cima; y el Museo de Manuscritos Matenadarán, con más de 17.000 obras que datan de los siglos V a XVIII.

También son imperdibles el Museo de Historia de Armenia, el más importante desde que abriera sus puertas en 1920; la Catedral de San Gregorio el Iluminador, ,de piedra volcánica naranja (tufa) que celebra los 1.700 años de cristianismo en el país; el Memorial y Museo del Genocidio; y las plazas de la República y la de los Enamorados, entre muchos otros.

Respecto del turismo aventura o activo, el senderismo de distintas dificultades es muy prometedor en el mosaico de paisajes que ofrece el territorio armenio, desde el Monte Aragats hasta Forrestial, y parques nacionales como el que se encuentra en el pintoresco Dilijan, y hasta caminatas por las fortalezas.

Los puentes colgantes, una atracción para los que aman del turismo aventura.

Los puentes colgantes, una atracción para los que aman del turismo aventura.

Otra de las actividades de gran popularidad en los últimos años es el rafting, que se practica en el río Debet, en la región de Lori, situado al norte del país, mientras que el parapente y el paravelismo remontan su historia a la década de los 90, aprovechando las alturas de las montañas que se diseminan por el territorio.

Pero si hay una experiencia de deporte aventura que apasiona y atrae a miles de turistas, es el barranquismo, actividad antigua y multidisciplinaria que consiste en sortear diferentes obstáculos en cañones o barrancos de un río.

Desde el bosque de Khosrov, el Puente del Diablo (considerado como una de las maravillas más bellas de Armenia), hasta las cascadas en Lichk (al sur del lago Sevan), se practica este actividad con deferentes niveles de dificultad.

Con más de 10,000 cuevas en todo el país -naturales o hechas por el hombre-, Armenia atrae al explorador subterráneo, convirtiéndose en un paraíso para el turismo espeleológico.

El rafting se practica en el río Debet, en la región de Lori.

El rafting se practica en el río Debet, en la región de Lori.

Las cuevas se encuentran en todas las regiones del país, pero las más impresionantes están en el sur, donde los amantes de la naturaleza pueden acampar cerca de manantiales naturales, bajo las ramas de bosques antiguos o debajo de imponentes formaciones rocosas.

Y por supuesto, la tirolesa, que en Armenia es una actividad disponible en cualquier época el año, beneficiada por un paisaje que permite se visto desde las alturas.

Para los amantes de los deportes náuticos, el lago Sevan, considerado el más grande del Cáucaso, es el lugar ideal por su altura (1900 metros sobre el nivel del mar) y sus aguas, que son provistas por 28 ríos y arroyos.

Templos y monasterios milenarios se diseminan por todo el país

Del siglo 9 es el monasterio de Tatev, en la provincia de Syunik.

Del siglo 9 es el monasterio de Tatev, en la provincia de Syunik.

La Iglesia Apostólica Armenia, fundada en el siglo I d. C. y que más tarde, en el año 301, se convirtió en la primera religión de Estado de la que se tiene noticia, tiene una historia milenaria que dejó su huella a lo largo del país, con monasterios, templos y catedrales de singular belleza y valor arquitectónico, muchos de los cuales integran la lista de Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.

A 28 kilómetros de la capital del país, Ereván, se erige el Templo de Garni, una de las pocas edificaciones paganas que han sobrevivido, sobre todo teniendo en cuenta que Armenia fue uno de los primeros pueblos en adoptar la religión cristiana, construido en el siglo I a. de C. sobre un extenso valle.

Otra de las maravillas arquitectónicas es la ciudad arqueológica de Ani, también conocida como la ciudad de la 1.000 iglesias, que fuera antigua capital del país y donde se conservan una docena de templos cristianos, tres de ellos dedicados a San Gregorio, y una muralla de la época de los selyúcidas.

Por su parte, el cementerio de Noratus, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 2010, contiene según los especialistas la mayor cantidad de cruces -que en el arte popular armenio se las conoce como las khackras- en piedra de todo el mundo, y que forman parte de una de las manifestaciones artísticas y funerarias de su cultura.

Una de las joyas medievales, también declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, es el monasterio de Geghard, fundado en el siglo 4 por Gregorio el Iluminador, ubicado a poca distancia del templo de Garni.

Asimismo, los monasterios de Haghpat y Sanahin -integrantes de la lista de la Unesco- se consideran obras maestras que presentan el summum de la arquitectura religiosa armenia. Construido entre los siglos 10 y 13, el monasterio de Haghpat es un complejo arquitectónico medieval, ubicado en Lori, en la región norte del país, mientras que el cercano monasterio Sanahin fue fundado en el siglo 10, con su nombre que significa “este es más antiguo que ese”.

Una gran cantidad de museos encierran la rica historia armenia.

Una gran cantidad de museos encierran la rica historia armenia.

Por su parte, la catedral de Echmiadzin, la primera iglesia cristiana oficial en el mundo -también Patrimonio Mundial- es uno de los principales destinos de peregrinación de Armenia. El complejo está rodeado de museos que albergan una serie de preciosos documentos históricos y artefactos, como un pedazo de la cruz en el que Jesucristo fue crucificado, la lanza que atravesó su costado, así como un pedazo del Arca de Noé.

En tanto, del siglo 9 es el monasterio de Tatev, en la provincia de Syunik, al sureste del país, que a principios del siglo 11 albergaba alrededor de 1.000 monjes y un gran número de artesanos, y que además, en los siglos 14 y 15, fue una de las universidades medievales armenias más importantes.

Completa este circuito la Catedral de Zvartnots, Incluido en la Lista del Patrimonio Mundial, que fue construida de 643 a 652 y que que fue considerado como una obra maestra de la arquitectura religiosa armenia, que permaneció en pie durante 320 años, hasta su colapso en el siglo 10.

Por último, el Museo Matenadaran, también conocido como el Instituto Mesrop Mashtots de Manuscritos Antiguos, ubicado en Ereván, alberga más de 17 mil manuscritos antiguos y más de 100 mil documentos de archivo antiguos. Considerado como uno de los repositorios más grandes del mundo y el mayor repositorio de manuscritos armenios antiguos, Matenadaran se divide en 9 exposiciones temáticas que incluyen salas de manuscritos de Artsaj, manuscritos orientales, medicina medieval, mapas antiguos, documentos de archivo, libros antiguos y más.

Los sabores de la comida armenia y vinos con seis siglos de tradición

Los dulces hojaldrados, como el gata, son un clásico de la cocina armenia.

Los dulces hojaldrados, como el gata, son un clásico de la cocina armenia.

El visitante que se aventura por los rincones de Armenia se ve atraído no sólo por sus bellezas paisajísticas y su rica cultura, sino también por la fama que precede a su gastronomía típica, que tiene influencias persas, mediterráneas, árabes y rusas, además de su cultura vitivinícola, de la que se han encontrado rastros de 6.000 años de antigüedad.

Situada en la encrucijada de Asia y Europa, la cocina armenia es un crisol de delicias culinarias con una variedad de platos: gachas de pollo (harissa); albóndigas de carne (manti); calabaza tallada rellena de arroz, frutas secas y nueces (ghapama); y una suculenta golosina dulce y mantecosa (gata), entre otros.

La Unesco ha incluido en su listado de Patrimonio Cultural de la Humanidad, en 2014, al Lavash, un delgado pan plano que es un elemento básico de la cocina armenia.

En vísperas de Año Nuevo, los armenios ofrecen un plato esencial: el Relleno, que son básicamente hojas de uva delicadamente envueltas, o repollo relleno, con una deliciosa combinación de arroz y carne picada.

El Pasuts, que se traduce como cuaresma en inglés, es una variedad de granos llenos de proteínas, desde frijoles rojos hasta lentejas, garbanzos, bulgur, lo que sea, rellenas en repollo. Y para hacerlo aún más completo, por lo general se incluye una pieza de fruta seca (albaricoque, ciruela) para agregar una nota dulce.

El país es conocido por sus albaricoques, que no solo son abundantes, sino que también tienen un sabor jugoso y excepcionalmente delicioso, y que se consideran como la fruta de Armenia, e incluso el nombre científico de la fruta es Prunus armeniaca, que significa ciruela armenia. Además de consumirse cruda, aquí puede encontrar la fruta en varias formas, como albaricoques secos, mermeladas de albaricoque, envolturas de cuero de albaricoque e incluso vodka de albaricoque.

Y en cuanto a sus vinos, Armenia ya los producía hace 6.000 años, como lo atestiguan las vasijas de arcilla para pisotear, fermentar y conservar la uva, las copas y las semillas de uva, encontradas en la región.

Los amantes del vino pueden pasar un día visitando por la mañana la gruta Arení, en la provincia de Vaióts Dzor, donde se han descubierto las evidencias más antiguas de la producción de vino, para luego recorrer una de las bodegas y por la noche disfrutar del vino en Ereván, en uno de los muchos locales de la calle Saryan.

Sin olvidar sus deliciosos y aromáticos cafés, además del brandy, cuya primera fábrica fue abierta en 1877, conocido por su alta calidad y por ser uno de los favoritos de Winston Churchill, Armenia ofrece una sinfín de sabores para disfrutar de un país inolvidable y de gente receptiva.

En ese sentido, es de destacar que Armenia tiene alrededor de 2700 horas de sol al año, y se puede visitar durante las 4 estaciones: en los inviernos nevados; los veranos cálidos y soleados; la primaveras agradables y florecientes; y los otoños acogedores y coloridos.

Categorías

Hora actual en
San Carlos de Bariloche, Argentina