Noticias de Bariloche
Inicio » Tendencias » Básicos impregnados de una actitud rebelde: qué es el estilo preppy y por qué gana terreno

Básicos impregnados de una actitud rebelde: qué es el estilo preppy y por qué gana terreno

Las celebridades abrazan la tendencia preppy que está siendo recuperada y recreada por las casas de moda en magníficas propuestas (Getty Images)

Las pasarelas, las grandes influencers de Instagram, las celebridades, las tiendas de ropa e incluso los miembros de la realeza ya nos han avisado: el estilo preppy ha regresado. Este look que protagonizó las colecciones de las firmas más prestigiosas y se adueñó del vestuario de las series y películas más taquilleras de los 2000 ha vuelto para quedarse como una de las tendencias para este año. No obstante, para entender por qué está de vuelta, hay que conocer sus orígenes.

Hace aproximadamente un siglo, en los años 20 del siglo pasado, surgió una subcultura vinculada a la llamada Ivy League, conferencia formada por ocho universidades de la costa este de Estados Unidos consideradas, entonces y hoy, como la superélite: Harvard, Brown, Yale, Princeton, Universidad de Pensilvania, Cornell, Columbia y Darmouth.

Sus estudiantes no eran precisamente entonces hijos de clase baja o media, sino que provenían, en general, de familias adineradas. Para acceder a dichas universidades, debían formarse previamente en los denominados cursos preparatorios, concepto en el que se inspira el término preppy, que además de ser la etiqueta que se refiere a aquella generación de jóvenes de clase alta estudiantes de la Ivy League con el tiempo se extendió su uso hasta llegar a ser un término fashionista.

De aquella subcultura quedó por encima de todo su forma de vestir tan característica, pero el preppy original era un estilo de vida global, no solo definía el armario de quienes formaban parte de él. En 1965, el japonés Teruyoshi Hayashida llegó con su cámara a estas universidades y comenzó a fotografiar todos sus looks, los cuales reunió en uno de los libros más icónicos del mundo preppy, Take Ivy y por el que recordamos ahora toda esa estética.

Preppy
Para la generación millenial, el estilo -conocido también como estética college o universitaria-, es aquel camino por el que los indujo Blair Waldorf, una de las protagonistas de la serie Gossip Girl, allá por 2007 (Getty Images) (Jose Perez/Bauer-Griffin/)

¿Qué define a este estilo? Al querer desmarcarse del estilo de vestir de sus padres, estos estudiantes comenzaron a combinar estampados de cuadros con bordados y colores pastel, dando lugar a una forma de vestir caracterizada por conformarse de prendas clásicas y crear marcadas y estructuradas siluetas. Su espíritu es la elegancia de vestir con comodidad pero también denotar pertenencia a una clase social distinguida que se preocupa por la buena apariencia. El preppy es pulcro y conservador.

Para la generación millenial, el estilo -conocido también como estética college o universitaria-, es aquel camino por el que los indujo Blair Waldorf, una de las protagonistas de la serie Gossip Girl, allá por 2007: de repente, las vinchas con moños se convertían en un accesorio imprescindible, junto a los blazers de colores potentes, los oxford abotinados, las capas y las medias en tonos tan imposibles.

En 2022, la estética sigue apostando en términos seriéfilos por recurrir al pasado, pero con una mirada renovada: menos lazo y falda, más pantalón y chaleco. Bajo el concepto “Old Money”, también se ha hecho un hueco en TikTok con una estética retro que toma como referencia desde Waldorf al vestuario de El increíble talento de Mr. Ripley, pasando por las ilustraciones de J.C Leyendecker. Sobre la pasarela, las firmas han escrito sus propios códigos sobre la manera de entender esta temporada una de las tendencias (e inspiraciones) clave.

Preppy
Firmas como Ralph Lauren, Tommy Hilfiger, Gant, Brooks Brothers o la más reciente Kent & Curwen han creado su imagen de marca y han cultivado el preppy desde su fundación (Instagram)

Parte del éxito longevo del preppy, que nunca termina de irse más allá de que tome protagonismo entre las tendencias de forma cíclica, es su sencillez. Pocos estilos de moda se definen por un grupo tan escaso de prendas que encima son versátiles. Desde los jerseys y blazers estructurados con escudos e iniciales, hasta los chalecos con estampado a rombos y faldas tableadas, son solo algunas de las prendas que más distinguen esta tendencia clásica que cada vez suma más adeptos.

También ha ayudado a su supervivencia la fiebre por lo vintage, que garantiza el éxito de estilos que beben del pasado como demuestra la recuperación para la causa (una vez más) del cárdigan, y su vinculación con la ropa deportiva propia de disciplinas tradicionalmente elitistas como el golf, el polo o la vela. Firmas como Ralph Lauren, Tommy Hilfiger, Gant, Brooks Brothers o la más reciente Kent & Curwen han creado su imagen de marca y han cultivado el preppy desde su fundación.

En Wimbledon, el estilo preppy siempre gana

A lo largo del torneo, que comenzó en 1877, ha sido una tradición que los miembros de la realeza asistan, y muchos de ellos han lucido algunos de los conjuntos más espectaculares (AFP)
A lo largo del torneo, que comenzó en 1877, ha sido una tradición que los miembros de la realeza asistan, y muchos de ellos han lucido algunos de los conjuntos más espectaculares (AFP)

El tenis en Wimbledon, el torneo más antiguo del mundo, todas las miradas se dirigen a la pista donde han jugado atletas profesionales como Roger Federer, Martina Navratilova y Serena Williams. Pero en las gradas del público también hay mucho para ver. Los espectadores más famosos, son conocidos por vestirse impecablemente con looks de color blanco para los juegos, llevando sus trajes más sobrios y elegantes para la ocasión.

A lo largo del torneo, que comenzó en 1877, ha sido una tradición que los miembros de la realeza asistan, y muchos de ellos han lucido algunos de los conjuntos más espectaculares. Por ejemplo, la Princesa Diana a principios de los 90, que a menudo acudía a los juegos con sus característicos vestidos de verano de grandes hombros.

En años más recientes, Kate Middleton ha llevado elegantes conjuntos en esta serie de partidos; algunos de sus looks más memorables incluyen el llamativo vestido verde de Emilia Wickstead que llevó en 2019. Ese mismo año, Middleton asistió con Meghan Markle, que lució una clásica camisa blanca de Givenchy y una falda estampada y plisada de Boss.

Según la icónica Vogue, “este año, es probable que veamos un gran regreso de los clásicos vestidos de verano aprobados en Wimbledon" (REUTER)
Según la icónica Vogue, “este año, es probable que veamos un gran regreso de los clásicos vestidos de verano aprobados en Wimbledon” (REUTER) (MATTHEW CHILDS/)

Aparte de la realeza, las estrellas de Hollywood también han aparecido en los partidos de Wimbledon, y también con fabulosos looks igual de elegantes. Sienna Miller ha sido una asistente habitual del torneo, con el mono de rayas de Ralph Lauren que lució el año pasado y que sin duda encaja con el ambiente fácil y veraniego que se suele adoptar en Wimbledon. Las celebridades también han puesto su propio sello en la vestimenta preppy de maneras más inesperadas. En 2019, Kendall Jenner optó por el minimalismo y colegial, con un look de Polo Ralph Lauren que incluía una chaqueta abotonada azul y unos mini shorts blancos.

Según la icónica Vogue, “este año, es probable que veamos un gran regreso de los clásicos vestidos de verano aprobados en Wimbledon o de los elegantes trajes sastre en color crema, y simplemente no podemos esperar a ver con qué saldrán las estrellas. Después de todo, está claro que el evento se ha convertido en algo tan importante para el estilo de los espectadores como para los partidos”.

SEGUIR LEYENDO:

Desde colores neones hasta rubor en exceso: 7 estilos de maquillaje globales que marcarán el 2022

Qué es la logomanía, el recurso de moda que lucieron Tini Stoessel y Rodrigo De Paul

De Anne Hathaway a Kate Middleton: las famosas que dejan atrás las supersticiones y se visten de amarillo

Categorías

Hora actual en
San Carlos de Bariloche, Argentina