Conéctate con nosotros

Actualidad

Boca acusa a la oposición de no dejar votar y pide que se respete la voluntad de los socios

Publicada

el

El Club Atlético Boca Juniors emitió un fuerte comunicado tras la suspensión de las elecciones debido a una denuncia presentada por el candidato opositor Andrés Ibarra. En el comunicado, titulado “No los quieren dejar votar”, el club acusa a la fórmula respaldada por Mauricio Macri de impedir que los socios ejerzan su derecho al voto.

En el comunicado, Boca afirma que la denuncia de Ibarra busca evitar la realización de las elecciones. “Desde el Club Atlético Boca Juniors queremos que a los socios, socias e hinchas los dejen votar. Porque lo que quiere justamente Ibarra es que no se realicen los comicios el domingo porque sabe que pierden”, señala el comunicado.

La suspensión de las elecciones fue decidida por la Jueza Alejandra Débora Abrevaya del juzgado civil Nº 1, quien hizo lugar a la denuncia de Ibarra y argumentó que era necesario resolver las irregularidades detectadas en el padrón electoral antes de llevar a cabo los comicios. Ante esta situación, Boca espera llegar a un acuerdo en la audiencia de conciliación convocada para el jueves, en la que participarán ambas listas.

La oposición propone que se realicen las elecciones pero se excluya del padrón a los socios considerados “irregulares”, unos 13.000 según Ibarra y Mauricio Macri. Hasta el momento, el club no ha emitido un comunicado oficial al respecto, pero Juan Román Riquelme, actual vice segundo y candidato a presidente por el oficialismo, brindará una conferencia de prensa en la Bombonera.

Boca espera que se respete la voluntad de los socios y que se pueda llevar a cabo el proceso electoral de manera transparente y democrática. La situación actual genera incertidumbre y tensión en el club, ya que hasta que no se resuelva la suspensión de las elecciones, el futuro de la institución y su dirección quedan en suspenso.

Actualidad

Más de 1.000 millones de personas en el mundo viven con obesidad, según un estudio

Publicada

el

El trabajo analizó datos de más de 220 millones de personas en más de 190 países y destaca un aumento cuádruple en las tasas de obesidad entre niños y adolescentes desde 1990 hasta 2022. Entre los adultos, las cifras se han más que duplicado.

Más de 1.000 millones de personas en el mundo viven actualmente con obesidad, marcando un hito preocupante en la lucha contra la desnutrición, según un estudio financiado por el Consejo de Investigación Médica del Reino Unido y la Comisión Europea.

El estudio publicado en la revista The Lancet fue realizado por la Colaboración sobre Factores de Riesgo de ENT (NCD-RisC), una red global que incluye a más de 1.500 investigadores y profesionales, enfocada en proporcionar datos precisos y actualizados sobre los factores de riesgo para enfermedades no transmisibles (ENT) a nivel mundial, coordinada por el Centro Colaborador de la OMS en el Imperial College de Londres.

Este estudio, que analizó datos de más de 220 millones de personas en más de 190 países, destaca un aumento cuádruple en las tasas de obesidad entre niños y adolescentes desde 1990 hasta 2022, mientras que entre los adultos las cifras se han más que duplicado, afectando a 159 millones de jóvenes y a 879 millones de adultos en total.

Paralelamente, la prevalencia de personas con insuficiencia ponderal disminuyó significativamente en este período, lo que lleva a un cambio paradigmático en el cual la obesidad se convirtió en la forma más común de desnutrición en muchos países.

Este cambio sugiere que un número creciente de personas en todo el mundo está consumiendo dietas que son energéticamente densas (altas en calorías) pero pobres en nutrientes esenciales, lo que lleva a un aumento de peso y a la obesidad, mientras que su cuerpo sigue estando desnutrido de vitaminas, minerales y otros nutrientes importantes.

Este fenómeno se observa con mayor incidencia en naciones insulares del Pacífico y el Caribe, así como en países del Medio Oriente y Norte de África.

El profesor Majid Ezzati, del Imperial College de Londres y autor principal del estudio, expresó su preocupación al señalar que «es muy preocupante que la epidemia de obesidad que fue evidente entre los adultos en gran parte del mundo en 1990 se refleje ahora en niños y adolescentes en edad escolar».

Además, destacó la importancia de mejorar la disponibilidad y asequibilidad de alimentos saludables y nutritivos para combatir eficazmente ambas formas de desnutrición.

«Es muy preocupante que la epidemia de obesidad que fue evidente entre los adultos en gran parte del mundo en 1990 se refleje ahora en niños y adolescentes en edad escolar»Majid Ezzati

Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General de la OMS, enfatizó la necesidad de prevenir y controlar la obesidad desde la infancia hasta la adultez, promoviendo dietas saludables, actividad física y atención adecuada.

Anuncio

«Volver a encaminarse hacia el cumplimiento de los objetivos mundiales para frenar la obesidad requerirá el trabajo de los gobiernos y las comunidades, respaldados por políticas basadas en evidencia de la OMS», afirmó.

El estudio también aborda los desafíos planteados por el cambio climático, la pandemia de COVID-19 y conflictos globales como la guerra en Ucrania, que podrían exacerbarse debido al aumento de la pobreza y el costo de los alimentos nutritivos, empeorando las tasas de obesidad y bajo peso.

En ese sentido, Guha Pradeepa, coautor del estudio, advierte sobre la necesidad de políticas integrales que aborden estos desafíos para garantizar un futuro más saludable.

«Volver a encaminarse hacia el cumplimiento de los objetivos mundiales para frenar la obesidad requerirá el trabajo de los gobiernos y las comunidades, respaldados por políticas basadas en evidencia de la OMS»Tedros Adhanom Ghebreyesus

La investigación concluye que la doble carga de desnutrición se incrementó en países de ingresos bajos y medios, con tasas de obesidad que superan incluso a las de muchos países industrializados.

Este análisis subraya la urgencia de implementar cambios significativos en las medidas para combatir la obesidad y mejorar las políticas de nutrición globalmente, especialmente en las zonas más pobres del mundo. (Telam)

Seguí leyendo...

Actualidad

Un estudio encuentra microplásticos en todas las placentas humanas analizadas

Publicada

el

Investigadores de la Universidad de Nuevo México han desarrollado un método para cuantificar la presencia de microplásticos en la placenta humana, hallando partículas en las 62 muestras estudiadas.

Una avalancha de estudios recientes ha descubierto que los microplásticos están presentes en prácticamente todo lo que consumimos, desde el agua embotellada hasta la carne y los alimentos de origen vegetal. Ahora, investigadores de Ciencias de la Salud de la Universidad de Nuevo México (UNM), en EE.UU., han utilizado una nueva herramienta analítica para medir los microplásticos presentes en placentas humanas.

En un estudio recientemente publicado en la revista Toxicological Sciences, un equipo dirigido por el doctor Matthew Campen, catedrático del Departamento de Ciencias Farmacéuticas de la UNM, informó de la presencia de microplásticos en las 62 muestras de placenta analizadas, y con concentraciones que oscilaban entre 6,5 y 790 microgramos por gramo de tejido.

Aunque esas cifras puedan parecer pequeñas (un microgramo es la millonésima parte de un gramo), Campen está preocupado por los efectos sobre la salud de un volumen de microplásticos en constante aumento en el medio ambiente.

Para los toxicólogos, «la dosis hace el veneno». «Si la dosis sigue aumentando, empezamos a preocuparnos. Si vemos efectos en las placentas, entonces toda la vida mamífera del planeta podría verse afectada. Eso no es bueno», afirma.

En el estudio, Campen y su equipo, en colaboración con colegas de la Facultad de Medicina Baylor y la Universidad Estatal de Oklahoma, analizaron tejido de placenta donado. En un proceso llamado saponificación, trataron químicamente las muestras para «digerir» la grasa y las proteínas y convertirlas en una especie de jabón.

A continuación, centrifugaron cada muestra en una ultracentrífuga, lo que dejó una pequeña pepita de plástico en el fondo de un tubo. A continuación, mediante una técnica llamada pirólisis, colocaron el gránulo de plástico en un vaso metálico y lo calentaron a 600 grados centígrados, para después capturar las emisiones de gas a medida que los distintos tipos de plástico ardían a temperaturas específicas. «La emisión de gases se introduce en un espectrómetro de masas y se obtiene una huella dactilar específica», explica Campen.

MÁS DE LA MITAD ES POLIETILENO

Los investigadores descubrieron que el polímero más prevalente en el tejido placentario era el polietileno, que se utiliza para fabricar bolsas y botellas de plástico. Representaba el 54% del total de plásticos. El cloruro de polivinilo (más conocido como PVC) y el nailon representaban cada uno alrededor del 10% del total, y el resto consistía en otros nueve polímeros.

Marcus García, farmacéutico y becario postdoctoral del laboratorio de Campen que realizó muchos de los experimentos, dijo que hasta ahora había sido difícil cuantificar la cantidad de microplásticos presentes en los tejidos humanos. Normalmente, los investigadores se limitaban a contar el número de partículas visibles al microscopio, aunque algunas son demasiado pequeñas para verse.

Con el nuevo método analítico, «podemos dar el siguiente paso para poder cuantificarlo adecuadamente y decir: ‘Esto son tantos microgramos o miligramos’, dependiendo de los plásticos que tengamos», dice García.

Anuncio

MICROPLÁSTICOS CON 40 O 50 AÑOS

El uso de plástico en todo el mundo ha crecido exponencialmente desde principios de los años 50, produciendo una tonelada métrica de residuos plásticos por cada habitante del planeta. Aproximadamente un tercio del plástico que se ha producido sigue utilizándose, pero la mayor parte del resto se ha desechado o enviado a vertederos, donde empieza a descomponerse por la exposición a la radiación ultravioleta presente en la luz solar.

«Eso acaba en las aguas subterráneas, y a veces se aerosoliza y acaba en nuestro medio ambiente», dice García. «No sólo nos llega por ingestión, sino también por inhalación. No sólo nos afecta a nosotros, los humanos, sino también a todos nuestros animales -pollos, ganado- y a todas nuestras plantas. Lo vemos en todo».

Campen señala que muchos plásticos tienen una vida media larga. «Así, la vida media de algunas cosas es de 300 años y la de otras es de 50 años, pero entre ahora y los 300 años parte de ese plástico se degrada», afirma. «Esos microplásticos que estamos viendo en el medio ambiente tienen probablemente 40 o 50 años».

EFECTOS SOBRE LA SALUD

Aunque los microplásticos ya están presentes en nuestro organismo, no está claro qué efectos pueden tener sobre la salud, si es que tienen alguno. Tradicionalmente, se ha supuesto que los plásticos son biológicamente inertes, pero algunos microplásticos son tan pequeños que se miden en nanómetros -la milmillonésima parte de un metro- y son capaces de atravesar las membranas celulares, señaló.

Según Campen, la creciente concentración de microplásticos en los tejidos humanos podría explicar el desconcertante aumento de algunos tipos de problemas de salud, como la enfermedad inflamatoria intestinal y el cáncer de colon en personas menores de 50 años, así como el descenso del recuento de espermatozoides.

La concentración de microplásticos en la placenta es especialmente preocupante, porque el tejido sólo lleva ocho meses creciendo (empieza a formarse al mes de embarazo). «En otros órganos del cuerpo se acumulan durante periodos de tiempo mucho más largos», insiste Campen.

Él y sus colegas están planeando nuevas investigaciones para responder a algunas de estas preguntas, pero mientras tanto está profundamente preocupado por la creciente producción de plásticos en todo el mundo.

«No hace más que empeorar, y la trayectoria es que se duplicará cada 10 o 15 años», afirma. «Así que, aunque lo detuviéramos hoy, en 2050 habrá tres veces más plástico en el ambiente que ahora. Y no vamos a pararlo hoy», concluye. (ResiduosProfesional)

Anuncio
Seguí leyendo...

Actualidad

Salud RN adhiere al Día Internacional de las Enfermedades Poco Frecuentes

Publicada

el

El Ministerio de Salud adhiere al Día Internacional de las Enfermedades Poco Frecuentes (EPF) o denominadas raras. El objetivo de este día es crear conciencia y visibilizar esta temática en la sociedad.

¿Qué son las EPF?

Estas enfermedades son un grupo heterogéneo de patologías cuya definición está dada por la prevalencia. Se considera “poco frecuente” a aquellas entidades cuya prevalencia es menor de uno entre dos mil personas.

En la actualidad, se han descripto aproximadamente más de 6000 entidades que se incluyen dentro de EPF, lo que plantea una situación paradojal, es decir son pocas las personas afectadas por cada enfermedad, que en su totalidad son miles, y en su conjunto millones. Se estima que hay 300 millones de personas en el mundo con alguna EPF, es decir entre el 6 y el 8% de la población mundial. En nuestro país, según el listado nacional publicado por el Ministerio de Salud de la Nación, se identificaron a la fecha 5888 EPF, y se estima que hay más de 3 millones de personas afectadas por alguna EPF en Argentina. En Rio Negro, aproximadamente serian alrededor de 50 mil las personas afectadas.

El 80% son de base genética. Aparecen fundamentalmente en la niñez, y suelen ser enfermedades crónicas que acompañan a la persona a lo largo de toda su vida. Tienden a ser enfermedades complejas, y discapacitantes en gran medida, por lo que requieren de mucha dedicación por parte de las familias y cuidadores.

En Río Negro, desde el sector salud se considera el abordaje integral de las personas y sus familias con diagnostico de Enfermedades Poco Frecuentes, trabajando en el diagnóstico, tratamiento y difusión de conocimientos necesarios para acompañarlos esta problemática.

Seguí leyendo...
Anuncio

+Vistas