Noticias de Bariloche
Inicio » Cultura » Claudio Vargas Ojeda presenta “La otra cara de la postal”

Claudio Vargas Ojeda presenta “La otra cara de la postal”

El libro arranca con Estados Alterados, la primera banda del género, en 1983. Además de grupos locales y visitantes, recuerda radios alternativas, fanzines, suplementos jóvenes y sobre todo, las impresiones de 80 entrevistados que fueron protagonistas.

Casi un año y medio después de que hablara de su proyecto con El Cordillerano, ya está listo “La otra cara de la postal. Punk en Bariloche”, el libro con que Claudio Varga Ojeda quiso sacar de las penumbras una década de música filosa, pendenciera y urgente. El trabajo se presentará el próximo sábado (15 de enero) durante una jornada atípica, en la que habrá otras presentaciones, plástica y ambiente festivo. En el Alto, claro…

Con los primeros ejemplares ya en su poder, el autor renovó el diálogo con este diario: “durante este año y medio creo que logré juntar un porcentaje muy alto de la historia del punk barilochense. Desde la primera banda de 1983, que fue Estados Alterados, hasta más o menos el año 2000. Eso también me llevó a escribir sobre algunos viajes que hicieron algunas bandas, dentro de la provincia o a Chubut, Neuquén e incluso, algunas cosas que sucedieron en Buenos Aires”.

Seguir las huellas del punk barilochense provocó que la investigación cruzara la cordillera: “hice un poco de historia del movimiento en Puerto Montt, porque varias bandas se ligaron”, compartió. “Además, se hizo un recuento de todas las organizaciones y grupos que se formaron a través del punk, ya fueran políticas, sociales o juveniles”, sumó Vargas Ojeda. Historia social y política, le dicen en la academia.

Su mirada se amplió: “también hablo un poco de las radios alternativas FM y de las publicaciones que salieron en Bariloche, el caso de los fanzines como Sektor 69, Desobedecer es dignidad, Molestar la oscuridad, Mentes reprimidas, Inocencia muerta o Libre albedrío, que era de (Ingeniero) Jacobacci. Además, está todo lo que sucedió en diarios, revistas y en los suplementos jóvenes”. Durante el período bajo análisis, el suplemento joven de El Cordillerano se llamó “Habrá tormenta”, con la pluma de Rubén Darío Lagrás y de quien firma. Duró un par de años.

No solo por el agite local se caracterizó la escena de los 90. “Ahondé en las visitas de las bandas punk y hardcore a San Carlos de Bariloche, porque también marcaron una época y visibilizaron desde el exterior a las bandas nuestras”, consideró Vargas Ojeda. “Por ahí, las pusieron en el tapete de lugares que nosotros nunca imaginamos, como la revista Madhouse, los suplementos Sí y No de Clarín y Página12”, respectivamente. “Lugares donde nunca pensamos que nos fueran a replicar”, concedió el investigador.

En serio, su contribución será importante y trascenderá los límites meramente musicales, porque “pude recopilar las historias de muchísima gente de Bariloche ligada a la música. Calculo que hice alrededor de 80 entrevistas a vecinos, amigos y colegas de la música y eso es bueno, porque se convirtió en un libro colectivo. Esa era una de mis ideas principales y lo pude llevar a cabo”, compartió.

Gesto pequeño que enaltece, “una de las mayores alegrías que me dio, fue recuperar la historia de la única banda punk que, hasta el momento, tuvo la Línea Sur. Era de Jacobacci y se llamaba Tranka. Nunca alcanzaron a tocar con bandas punks de Bariloche, pero gracias al aporte de las locales, quisieron mostrar esos ritmos por su zona. Eso lo veo muy importante”, valoró Vargas Ojeda.

“La otra cara de la postal” se presentará desde las 15 del sábado (15 de enero), en el Círculo Chileno Gabriela Mistral (Neuquén y Sarmiento. “Básicamente, será una charla sobre cómo se construyó este libro, con la gente que participó. Además, habrá una muestra de fotografías en pantalla gigante de cosas que quedaron afuera y también, lo que se muestra en el libro”, anticipó el autor.

No obstante, “no nos quedamos solamente con eso, porque voy a compartir con Matías Rinaldelli, que también tiene su publicación para presentar”. Se trata de “El dolor voluntario. Relatos de tatuadores y tatuados”. Por otro lado, “habrá una muestra de cuadros itinerante, a cargo de Carlos Ortuño y algún otro dibujante”. Además, habrá a la venta discos, casetes y libros, en general, relacionados con la música.

Más allá de las disertaciones puntuales, si algo no habrá el sábado será silencio: “van a encontrar mucha música de los 80 y los 90 para amenizar la velada, la música que escuchábamos en aquel momento”. En el lugar donde habitualmente suenan cuecas, “lo que elegimos para esta ocasión son básicamente, bandas latinoamericanas, nada de inglesas, estadounidenses o europeas, porque son las que siempre se escuchan”, se disculpó Vargas Ojeda. Vamos a escuchar las cosas que nos formaron en aquel momento y que pudimos entender en su totalidad”, gracias al idioma. Un pedazo de historia barilochense, visto desde el punk.

Categorías

Hora actual en
San Carlos de Bariloche, Argentina