Noticias de Bariloche
Inicio » Regionales » Neuquén » Cómo armar un cantero para que quede armonioso, colorido y variado

Cómo armar un cantero para que quede armonioso, colorido y variado

La magia del otoño comenzó a despedirse desde hace varios días, mientras el frío invierno asoma a paso firme registrando las primeras heladas en nuestra zona. Pero eso no es excusa para desatender nuestro jardín o incluso renovar cualquier espacio en el patio o el frente de casa. Para ello existen muchas especies que pintan de color la estación invernal y regalan su encanto, a pesar del frío que nos envuelve. Estas especies son ideales para plantarlas ahora y disfrutarlas desde la primavera hasta finalizar el otoño venidero.

A mucha gente le suele pasar que cada vez que visitan un vivero, se quieren llevar todo. Por eso, antes de comprar es importante tener en cuenta las características de cada especie elegida y saber si le vamos a poder brindar el lugar y espacio adecuado que tengamos para ofrecerle. Por esta razón, antes de comprar debemos saber elegir, y para ello es necesario considerar varios puntos de vista, según la planificación a realizar.

En esta ocasión, RÍO NEGRO buscó la palabra experta de Agustina Kreff, paisajista de “Mercado de Plantas”, de Regina. Kreff nos aconsejó cómo hacer un cantero y cómo combinar diferentes especies que nos regalen color desde la primavera hasta el otoño, ideales para plantar en estos meses de frío.

Si la idea es armar un nuevo espacio, es importante conocer cómo combinar ciertas especies, ya que se puede lograr tener un jardín lindo y vistoso todo el año. Según la experta, “el primer paso, sin dudas, es definir en dónde estará ubicado nuestro cantero; se trate de una parte del jardín, del frente de la casa o contra una ventana”.

Kreff aclaró que “este primer paso es clave para que nuestra tarea sea exitosa, porque en base a las características del espacio podremos elegir las plantas adecuadas”. Por lo tanto, debemos tener en cuenta el lugar que queremos destinar, cuántas horas recibe de sol por día y la forma que le queremos dar a nuestro proyecto de cantero. Todos estos son puntos necesarios y fundamentales.

Por otro lado, la profesional aconseja tener en claro en qué época queremos que el jardín se encuentre en su mayor esplendor. Y además, cuánto tiempo le queremos destinar para su mantenimiento. Una vez decidido estos puntos básicos, se puede comenzar a ver qué especies son combinables.

Para esta época del año, el uso de salvias, gauras y gramíneas entre otras, todavía le dan al jardín un encanto de primavera. “En el otoño, además de tener flores casi todo el año, las gramíneas están en plena floración” explicó la profesional.

Otro punto importante a tener en cuenta es la altura de cada especie al momento de plantar. Por eso, siempre es recomendable averiguar en el vivero o lugar que se las adquiera la altura final de cada una. “De esta manera, las especies más altas siempre las plantamos al fondo, mientras que las medianas al medio del diseño y las bajas como las tapizantes, en la parte de adelante”, explicó Kreff; y agregó que “un ejemplo de especies mencionadas sería colocando Muhlenbergia en el fondo, Salvias en el centro y Gauras blancas en la parte de adelante”.

También es importante, a la hora de combinar, tener siempre en cuenta la paleta de colores. Según la experta, la incorporación de gramíneas en los canteros extienden su encanto un tiempo más. Todas las especies que destacamos tienen una prolongada floración, desde la primavera al otoño; y por esa razón es bueno averiguar y combinar distintas especies que tengan su atractivo en distintos tiempos.

Lo primero es preparar la tierra. En otoño y en invierno es la época ideal para organizar el jardín, hacer limpieza, preparar la tierra y dejar todo listo para la llegada de la primavera.

Hay que pensar en qué época queremos que el cantero se vea bien y si queremos flores, y asegura que una de las opciones más acertadas es la combinación de gramíneas con distintas variedades de salvias. Así también podemos incorporar algunas especies perennes de follaje verde.

Debemos tener en cuenta y averiguar siempre que altura final tiene cada especie. De esta manera sabemos que las más altas siempre se destinan al fondo, medianas al medio y bajas como las tapizantes, en la parte de adelante.

También es importante tener en cuenta el crecimiento porque depende de cada una la distancia que tendrán entre sí a la hora de plantarlas. “Por lo menos 1 metro de distancia entre planta y planta”, especificó.

Además, hay que dar una terminación a los canteros. Una vez definida la forma, se le puede poner una malla a todo el cantero (este paso no es obligatorio, pero en jardines donde crece mucho la gramilla nos ayuda muchísimo). Luego cortar con una tijera los sectores que van las especies.

Una vez plantadas todas las especies, empezamos a definir los bordes. Estos pueden ser con piedras grandes, adoquines, ladrillos, o un limitador de césped, que se vende en los Viveros o mercados de jardinería. El limitador de césped es de un material altamente resistente, y su flexibilidad permite delimitar y contornar diversas formas.

Para decorar la parte interior del cantero, según Kreff, lo ideal es poner corteza de pino. No solo decora, también le da vista a nuestro diseño y hace que tenga contraste con el césped, además tiene múltiples beneficios. “Es un material natural que evita que el suelo se caliente demasiado y se mantenga la humedad, además de evitar el desarrollo de las malas hierbas”, afirmó.

Gaura: Arbusto de 1 metro de altura. Su larga floración empieza en primavera y termina en otoño, con las primeras heladas. Prefiere pleno sol, pero se adapta a semisombra. Es una herbácea perenne, con flores blancas y rosas. Se podan a baja altura, en invierno.

Salvia Greggii: Nombre vulgar de la “Salvia Rosa”. Arbusto de tallos débiles semi herbáceos, que forma una mata redondeada. Su altura llega a 75 cm. Hojas pequeñas, ovaladas, con aroma a menta. Es de pleno sol, resistente a las heladas.

Salvia Guaranítica: Planta subleñosa perenne, de hasta 1 metro de altura. Florece desde la primavera hasta el otoño. Su adaptación es buena, rústica y de fácil cultivo. Se adapta al pleno sol y media sombra. Pasadas las heladas se realiza una poda de limpieza.

Salvia Leucantha: Arbusto muy florífero. Prefiere suelos ligeros, bien drenados, y con materia orgánica. Tiene resistencia a la sequía. Para mantenerlas siempre jóvenes, conviene podarlas dos veces al año: cuando terminaron las heladas y a mediados del verano. Se puede cortar hasta la mitad, nunca hasta la base. Limpiar las ramas desprolijas, débiles y viejas.

Lavándula Angustifolia: Conocida como lavanda. Es un arbusto de casi 1 metro de altura. Florece en verano, llenándose de pequeñas y aromáticas flores de color celeste/lila. Esta planta necesita un gran sol para crecer bien y florecer abundante. En terrenos muy húmedos su crecimiento es débil. Se la poda a finales de agosto, luego de la floración.

Muhlenbergia Capillaris: Es una gramínea que llega a medir hasta 2 metros de altura, cuando está en flor. Prefiere el sol y es muy resistente a las heladas. En jardinería se usa para macizos y borduras. Su mejor época es en otoño, cuando la floración es radiante y rosada.

Temas

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Categorías

Hora actual en
San Carlos de Bariloche, Argentina