Connect with us

Lifestyle

Cómo controlar el enojo y mejorar las relaciones personales: 4 ejercicios de la neurociencia para lograr el bienestar

Publicada

el

Un punto frustrante del enojo radica en que muchas veces puede ocurrir que aunque actuemos de ese modo, no podamos conseguir lo que queremos ni que tampoco nos escuchen

En la vida cotidiana, solemos hablar de la tristeza y de la alegría, dos emociones opuestas de gran relevancia que están involucradas en nuestro día a día. Sin embargo, el enojo también tiene su protagonismo, es el compañero que muchas veces deseamos que no se haga presente y nos preguntamos para qué existe y cómo podemos quitarlo.

“Los factores que más nos molestan del enojo son lo que decimos o hacemos durante ese momento de molestia, y el daño que podemos llegar a ejercer. Cuando hablamos de daño, no nos referimos únicamente a un daño físico e irreparable, sino que también puede convertirse en un desgaste hacia nuestros vínculos, valores y metas personales. Un punto frustrante del enojo radica en que muchas veces puede ocurrir que aunque actuemos de ese modo, no podamos conseguir lo que queremos ni que tampoco nos escuchen, como consecuencia de nuestra forma de expresarnos”, explica el Licenciado Ignacio Enríquez, integrante del Departamento de Psicoterapia Cognitiva de INECO.

En la película “Locos de Ira”, se refleja justamente cómo se manifiesta esta emoción. El actor Adam Sandler interpreta a un personaje que tiene que enfrentar una serie de obstáculos y problemas en su vida, lo cual lo lleva a sentirse frustrado. En una escena, luego de haber transitado varias situaciones en las cuales se contuvo, el personaje recibe un comentario que lo detona y se vuelve impulsivo. De ese modo, tiene una serie de comentarios y de conductas que transmiten sus necesidades postergadas ante los malos tratos injustificados que ya había estado recibiendo anteriormente.

¿Cómo saber si una persona sufre de estrés?
“Es necesario transitar el enojo, al igual que otras emociones, para comenzar a explorarlo”, plantea el licenciado Ignacio Enriquez.
Foto: Mejor con salud

Este ejemplo, nos lleva a preguntarnos si fue injusta o no la manera en la que respondió el protagonista, y si debemos dejar pasar algunas situaciones en nuestra vida para poder manejar el enojo y no reaccionar ante los acontecimientos que nos generen molestia. Esa, probablemente, tampoco sería una buena idea, dado que en ese caso estaríamos eligiendo tolerar, lo cual, en un tiempo, es posible que termine ocasionando conductas indeseadas.

“Es necesario transitar el enojo, al igual que otras emociones, para comenzar a explorarlo. Así se podrá arribar a una idea que nos ayude a abordar nuestras necesidades de la mejor manera posible, dentro de un contexto real y a resolver aquello que precisemos”, plantea el licenciado Ignacio Enríquez.

A continuación, el profesional transmite una serie de ejercicios para intervenir sobre el enojo, el momento más álgido y problemático, y que podrán ser de ayuda para encauzarlo en un objetivo, personal, en el que nos sintamos autores de los resultados, de los cuales podremos disfrutar, en caso de que sean positivos, o aprender, si son negativos.

Ineco ejercicios enojoIneco ejercicios enojoIneco ejercicios enojoIneco ejercicios enojoIneco ejercicios enojoIneco ejercicios enojoIneco ejercicios enojoIneco ejercicios enojoIneco ejercicios enojoIneco ejercicios enojoIneco ejercicios enojoIneco ejercicios enojo

Estos ejercicios están tomados, en esencia, del modelo cognitivo conductual orientado a la construcción de valores y la modulación emocional, la terapia dialéctico comportamental. Es importante tener en cuenta que, aunque puedan parecer sencillos, muchas veces puede que no tengan el efecto esperado, dado que ello requiere de un trabajo privado, constante, y guiado por un terapeuta especializado.

Seguir leyendo:

Cómo generar emociones positivas: 3 ejercicios que propone la neurociencia

Aprender a gestionar las emociones personales: la neurociencia propone 4 ejercicios para lograrlo

Siete conductas saludables para lograr con éxito el bienestar, según la neurociencia

Lifestyle

Bajas temperaturas: los 5 trucos para descongelar el parabrisas y la luneta del auto

Publicada

el

20 de julio 2024 – 08:00

Las heladas de la mañana pueden afectar a los autos que se encuentran en la calle. Descubrí cómo descongelar el auto.

Las bajas temperaturas generan escarcha en los parabrisas.

Llegó el frio y para aquellas personas que comienzan el día manejando se pueden encontrar con escarcha en los vidrios del auto. Quienes no están acostumbrados a esto, pueden pensar en rápidas soluciones que pueden ser peligrosas llegando a romper el parabrisas.

En este sentido, existen ciertos consejos para quitar el hielo de manera rápida y eficiente, especialmente por la mañana, y lo más importante: sin romper el auto. Además, existen acciones que se pueden tomar en los días previos a las bajas temperaturas, que incluso pueden impedir que el vidrio se congele.

auto congelado

Cómo descongelar el parabrisas y la luneta del auto

1. Calentar el auto

Es importante tomarse un tiempo antes para arrancar el motor, conectar la calefacción con el ventilador al máximo y dirigir el flujo del aire hacia el parabrisas para que cambien de temperatura gradualmente.

2. Rociar el parabrisas con alcohol

El alcohol es una buena opción para las capas de hielo no muy gruesas ya que tiene un punto de congelación inferior al agua. Sin embargo, se recomienda no llenar el depósito de líquido del parabrisas con alcohol, porque puede estropearlo.

3. Rascar el hielo

Lo ideal es hacerlo con una rasqueta de plástico, pero en caso de no disponer de una, se puede utilizar la caja de un CD o cualquier tarjeta o carné de plástico. Bajo ningún concepto se debe utilizar instrumentos metálicos ni de materiales que puedan arañar el cristal.

4. Utilizar líquido anticongelante

Si bien es la solución más cara de todas, rellenar el depósito de agua del limpiaparabrisas con un producto de estas características puede evitar que se congele.

5. Utilizar el limpiaparabrisas

Activar el limpiaparabrisas y junto a los dosificadores de líquido con producto anticongelante puede dejar la luneta perfectamente limpia después de haber eliminado el hielo y haber despegado las escobillas del vidrio.

Continuar leyendo

Lifestyle

Mejora la digestión y ayuda a bajar de peso: cómo preparar caldo de huevo

Publicada

el

20 de julio 2024 – 07:00

Si te gusta tomar sopa en invierno y querés mantener una buena ingesta de proteínas, esta receta de caldo de huevo es ideal para que la incorpores.

El huevo es uno de esos alimentos que siempre vivió en el debate de cuán saludable es. Por su alto contenido en grasas, muchas veces se cuestionó su verdadero aporte de proteína en nuestra alimentación y fue expulsado de las preparaciones fit.

Si bien ahora se popularizaron muchas recetas bajas en calorías para bajar de peso o con ingredientes livianos, existe la forma de cocinar los huevos sin agregar grasas y poner incorporar todos sus beneficios para nuestra salud.

sopa

Receta de caldo de huevo

Consumir el huevo en forma de caldo es muy beneficioso para la digestión, es una fuente alta en proteínas con poca grasa y ayuda a la hidratación diaria.

Ingredientes

  • 4 huevos.
  • 1 cebolla grande, cortada en trozos
  • Un puñado de cilantro fresco picado
  • Sal al gusto
  • Agua

Preparación

  1. En una olla grande, cargar agua hasta cubrir los huevos y la cebolla.
  2. Poner la olla a fuego medio y llevar a ebullición.
  3. Una vez que el agua hierva, agregar los huevos enteros y la cebolla cortada en trozos.
  4. Dejá que hiervan durante unos 10 minutos o hasta que los huevos estén cocidos.
  5. Retirar la olla del fuego y, con la ayuda de una espumadera, sacar los huevos y la cebolla del agua hirviendo.
  6. Pelar los huevos y cortarlos en trozos.
  7. Colocar los pedacitos de huevo y la cebolla en un tazón grande.
  8. Agregar el cilantro picado y sazonar a gusto.
  9. Volver a colocar los trozos de huevo y la cebolla en la olla con el agua caliente.
  10. Dejar que se cocinen a fuego lento durante unos 5 minutos más para que los sabores se fundan.
  11. Servir el caldo caliente en tazones individuales y disfrutar.

Continuar leyendo

Lifestyle

Dormir poco o mucho puede causar demencia

Publicada

el

20 de julio 2024 – 00:00

El sueño deficiente puede ser un síntoma de problemas de salud como la obesidad, diabetes y enfermedades cardiovasculares, que están relacionados con un mayor riesgo de alzheimer.

Dormir muy poco o demasiado en la vejez se relaciona con un mayor riesgo de demencia, especialmente, alzheimer. La falta de sueño puede provocar acumulación de la proteína amiloide, asociada con esta patología. La apnea del sueño también puede promoverla. Por otra parte, dormir en exceso puede ser señal de problemas físicos o mentales subyacentes que, también, incrementan el riesgo de demencia. Por lo tanto, un sueño regular de 7 a 9 horas podría ayudar a prevenir esta enfermedad.

Dormir poco incrementa el riesgo de padecer alzheimer por varias razones. Durante el sueño, el cerebro elimina desechos celulares, incluida la proteína amiloide, asociada con el alzheimer. Si se duerme poco, se reduce el tiempo que el cerebro tiene para eliminar esta sustancia, lo cual puede conducir a la formación de placas amiloides. Además, la falta de sueño puede provocar cambios que promueven la acumulación de amiloide y de otros desechos moleculares. La apnea del sueño, que interrumpe el descanso, también puede aumentar el riesgo de alzheimer al limitar el oxígeno que llega al cerebro y causar inflamación cerebral.

El sueño deficiente puede ser un síntoma de problemas de salud como la obesidad, diabetes y enfermedades cardiovasculares, que están relacionados con un mayor riesgo de alzheimer. Además, cambios en los patrones de sueño pueden ser un signo temprano de demencia ya que las áreas del cerebro que regulan el sueño son afectadas en las etapas iniciales de la enfermedad. Por eso, dormir entre 7 y 9 horas por noche es clave para mantener la salud cerebral y reducir el riesgo de desarrollar alzheimer.

Dormir en exceso puede ser señal de problemas físicos o mentales subyacentes que también incrementan el riesgo de demencia por varias razones. Por un lado, la necesidad de dormir más de lo habitual puede indicar la presencia de condiciones de salud como depresión, diabetes o enfermedades cardiovasculares, las cuales están asociadas con un mayor riesgo de demencia. Además, la inactividad física, la soledad y el aislamiento, que a menudo acompañan a estos problemas de salud, también pueden contribuir al desarrollo de demencia.

En muchos casos, dormir demasiado no es la causa directa de la demencia, sino un síntoma de estos problemas subyacentes que afectan la salud cerebral. Por ello, es importante estar atento a los cambios en los patrones de sueño y consultar con un médico si se notan alteraciones significativas.

Médico neurólogo, director del Instituto de Neurología Buenos Aires, INBA.

Continuar leyendo

+Vistas