Conéctate con nosotros

Cultura y Educación

¿Cómo se escribe sabelotodo en plural?

Publicada

el

Conoce las recomendaciones que hace la Fundéu RAE para mejorar la escritura. (Infobae/Jovani Pérez)

En un mundo regido por la inmediatez parecería que la ortografía ha dejado de tener importancia, sin embargo, el escribir textos con coherencia y sin erratas siempre traerá beneficios en todos los ámbitos.

En lo laboral, el escribir de forma correcta deja ver a los demás las habilidades y conocimientos que se poseen; además, ayuda a construir una imagen óptima a través de la cual puedes parecer más serio y confiable. El tener errores de ortografía y sintaxis pueden, por el contrario, dar un pensamiento negativo que te haría parecer descuidado o poco preparado.

Por otro lado, el tener la capacidad de hacer un texto bien redactado habla también de la personalidad, al mostrar interés por siempre construir un buen puente de comunicación con los interlocutores.

Aunque escribir bien no es una tarea sencilla, requiere de mucha práctica y de conocer las estructuras de la lengua, por lo que leer puede ser un gran apoyo para la riqueza del léxico.

Diccionario RAE

En este sentido, la Real Academia Española (RAE) se ha convertido en la institución más relevante para la regularización lingüística, mediante la promulgación de normas para fomentar la unidad idiomática del mundo hispanohablante.

La Fundación del Español Urgente (Fundéu), una institución sin ánimo de lucro que tiene como objetivo el impulsar el buen uso del español en los medios de comunicación, se ha aliado con la RAE y emite a través de su página web y de manera constante diversos tips para que los ciudadanos puedan resolver sus dudas sobre cómo se escribe correctamente cierta palabra, cómo se usa una expresión o tips de temáticas varias.

Uso correcto

La voz sabelotodo tiende a mantenerse invariable en plural ( los sabelotodo ), aunque también es válido usar sabelotodos .

Es habitual encontrar en los medios de comunicación frases como estas: «En días pasados hablamos sobre los sabelotodo», «Aunque no lo creas, a veces los sabelotodos saben que lo son» o «Casi todos hemos coincidido con alguno de estos “sabelotodo” en el trabajo».

Anuncio
Máquina de escribir sobre borradores de texto, manuscritos, literatura, periodismo, difusión, entrevistas, escritura, escribir, redacción (Imagen ilustrativa Infobae)
Aunque escribir bien no es una tarea sencilla, requiere de práctica y de conocer las estructuras de la lengua (Imagen ilustrativa Infobae)

Tal como señala la gramática académica, los términos compuestos que terminan en -⁠todo , como sabelotodo , curalotodo o metomentodo , suelen quedar invariables en plural : los sabelotodo , los metomentodo. No obstante, el Diccionario panhispánico de dudas añade que, en el caso de sabelotodo , también es adecuado hacer el plural sabelotodos , aunque no es la opción mayoritaria.

Por otro lado, se recuerda que no es necesario destacar esta palabra con comillas o cursiva.

Así pues, todos los ejemplos iniciales son válidos, aunque en el último caso habría sido posible prescindir de las comillas.

¿Qué hace la RAE?

La RAE vela por el idioma español. (RAE)
La RAE vela por el idioma español. (RAE)

Fundada en Madrid en 1713 por iniciativa del octavo marqués de Villena, Juan Manuel Fernández Pacheco y Zúñiga, la RAE es la institución que busca preservar el buen uso y la unidad de una lengua en permanente evolución y expansión.

Sus más recientes estatutos (actualizados en 1993), establecen que la función principal de la Real Academia es “velar por que la lengua española, en su continua adaptación a las necesidades de los hablantes, no quiebre su esencial unidad”.

Este compromiso se ha plasmado en la denominada política lingüística panhispánica, compartida con las otras 22 corporaciones que forman parte de la Asociación de Academias de la Lengua Española (ASALE), creada en México en 1951.

Actualmente, la institución está constituida por 46 académicos, entre ellos el director y los demás cargos de la Junta de Gobierno, elegidos para mandatos temporales.

Una de las críticas que se le han hecho a la RAE es su negativa a reconocer palabras o expresiones que han surgido entre las generaciones más jóvenes, sobre todo a raíz de la aparición de las redes sociales. Una de las polémicas más recientes es el reconocimiento del lenguaje inclusivo.

Sin embargo, en el 2020 optó por lanzar el Observatorio de Palabras, un repositorio digital que ofrece información sobre palabras o acepciones de palabras y expresiones que no aparecen en el Diccionario de la Lengua Española (DLE), pero que han generado dudas en cuanto a su uso, tales como neologismos, extranjerismos, tecnicismos, regionalismos, entre otros.

La información contenida en el Observatorio es provisional al no estar contemplada en las obras académicas, por lo que puede verse modificada y cambiar con el paso del tiempo, pero ello no implica que se acepte su uso.

Anuncio

Cultura y Educación

Ajuste en educación: el Gobierno recortó hasta 80% los fondos destinados a las provincias

Publicada

el

Una manifestante sostiene un cartel con consignas durante la huelga general de educadores, en la Plaza del Congreso, este jueves, en Buenos Aires (Argentina). EFE/ Juan Ignacio Roncoroni
Una manifestante sostiene un cartel con consignas durante la huelga general de educadores, en la Plaza del Congreso, este jueves, en Buenos Aires (Argentina). EFE/ Juan Ignacio Roncoroni
(Juan Ignacio Roncoroni/)

El superávit fiscal anunciado por el presidente Javier Milei y el ministro de Economía, Luis “Toto” Caputo, cerró con un fuerte impacto en las partidas destinadas a educación pública. Según los cálculos de la Oficina del Presupuesto del Congreso (OPC), los fondos destinados a financiar el funcionamiento del sistema cayeron hasta un 80% en términos interanuales en el primer cuatrimestre.

El programa más afectado por los recortes es el Fondo Nacional de Incentivo Docente (FONID), del que se pagó apenas $3.683 millones (de un total de $46.611 millones) únicamente en enero. Esta partida representa una baja de 80,7% en términos interanuales.

El FONID se creó en 1998 por la Ley 25.053 con carácter de emergencia, en medio de la icónica protesta de la “carpa blanca” tras los 1.003 días de conflicto, y se fue prorrogando en diferentes ocasiones. La última prórroga había sido sancionada el 22 de febrero de 2022, retroactivo al 1 de enero de ese año y por dos años; esto es, hasta el 31 de diciembre de 2023, que es a lo que se atiene el gobierno, aunque partidas para ese destino estaban contempladas en el proyecto de presupuesto que había enviado el gobierno de Alberto Fernández y que no fue tratado por el Congreso.

En los hechos, el FONID permitía compensar la desigualdad de los salarios del personal educativo en todo el país, con montos mínimos acordados periódicamente entre los sindicatos docentes y el Consejo Federal de Educación. Como consecuencia de la prórroga del presupuesto, el crédito inicial del FONID al comenzar el ejercicio 2024 totalizó $347.351 millones. El DNU 280 del 27 de marzo firmado por Milei redujo el presupuesto a $276.262 millones, por lo que los recursos ascendían al mes de abril a $71.088 millones.

Sin embargo, los fondos devengados se redujeron a una mínima expresión a comienzos de año. La decisión se tomó en el marco de la tensión y enfrentamiento con las autoridades provinciales por las negociaciones de la ley “Ómnibus” o “Bases”, y como parte del ajuste de las transferencias a los gobernadores.

El ministro Luis Caputo explicó oportunamente los motivos de la supresión del FONID: “Caducó. No se va a transferir más y tiene una lógica detrás: no hay docentes nacionales, los docentes son provinciales”.

De las sumas que se alcanzó a pagar, las provincias que percibieron algún tipo de erogación son Santiago del Estero ($1.525 millones), Misiones ($1.476 millones), La Rioja ($397 millones), Catamarca ($227 millones), Corrientes ($47 millones) y Chubut ($12 millones).

Levantamiento de policías en Misiones
Docentes participan de las protestas salariales en Misiones (Blas Martínez)

Conectar Igualdad y los programas educativos, en baja

Otra de las partidas castigadas que percibían las provincias son los fondos por el concepto “Políticas Socioeducativas”, que tienen como función universalizar la jornada completa o extendida en la educación primaria. Este rubro se pagó en $28.325 millones, lo que representa una caída de 51,3% interanual en términos reales.

La extensión de la jornada escolar fue un convenio firmado entre el Estado nacional y los gobernadores con la gestión de Alberto Fernández, que quedó en suspenso los últimos meses. Axel Kicillof fue uno de los que suspendió la medida ante la discontinuidad de los fondos.

Según la OPC, la merma del rubro de los “gastos de capital” que destina el Estado nacional también alcanzó a insumos vinculados a la educación, como el programa Conectar Igualdad. En esa área, la disminución de la inversión en la Secretaría de Educación se desplomó 98,7% interanual en el primer cuatrimestre, por la falta de ejecución en la adquisición de computadoras.

Anuncio
Se interrumpió la compra de computadoras del programa "Conectar Igualdad"
Se interrumpió la compra de computadoras del programa “Conectar Igualdad”

El jueves pasado, se realizó un paro nacional docente de 24 horas en protesta a sus demandas salariales y laborales, del que participó la Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (CTERA), los gremios universitarios y los sindicatos nucleados dentro de la CGT.

En algunos distritos, como Santa Fe y Misiones, se replicaron duros conflictos entre los maestros y las autoridades locales. Los santafesinos ya aceptaron, en disconformidad, un aumento de 18% para el segundo trimestre. Pero en el litoral, la situación está lejos de apaciguarse.

Antes de que estallara la protesta, un docente misionero cobraba menos de 300 mil pesos. La provincia atraviesa un contexto de gobernabilidad de alta inestabilidad, ya que al reclamo se sumaron los policías y otros gremios estatales. Solo en el distrito que gobierna Hugo Passalacqua, mandatario del Frente Renovador de la Concordia, las transferencias discrecionales de la Nación a esa provincia cayeron 85% en el primer cuatrimestre.

En el corto plazo el ajuste educativo deteriora los salarios y la continuidad escolar, pero en el largo plazo lo esperable es que se posterguen obras de infraestructura escolar y otros servicios como la provisión de almuerzos y meriendas.

Por el momento, el Gobierno nacional se mantiene prescindente frente a los focos de tensión provinciales.

“Los docentes dependen del Gobierno provincial, por lo tanto el Gobierno nacional no puede interferir ni en esa negociación ni en ese conflicto, que es entre partes y el Estado (nacional) no es una de ellas”, alertó el vocero presidencial, Manuel Adorni.

Seguí leyendo...

Cultura y Educación

Proponen al Papa Francisco impulsar un “movimiento por la educación” en la región

Publicada

el

El Encuentro Internacional del Sentido fue organizado por Scholas Occurrentes y el Banco de Desarrollo de América Latina y el Caribe (CAF). Foto: Prensa Encuentro Internacional del Sentido

Líderes educativos presentaron al Papa Francisco una propuesta para impulsar un “Movimiento por la Educación Latinoamericana”, con el objetivo de fortalecer la alfabetización en la región. La iniciativa se lanzó en el cierre del Encuentro Internacional del Sentido, que tuvo lugar en Roma y Ciudad del Vaticano entre el 21 y el 23 de mayo, organizado por Scholas Occurrentes y el Banco de Desarrollo de América Latina y el Caribe (CAF).

El encuentro respondió al llamado del Papa Francisco para abordar la crisis educativa contemporánea mediante la creación de la Universidad del Sentido, que busca centrar la educación en la persona humana en su singularidad e integridad. El evento reunió a rectores de las universidades más prestigiosas del mundo, personalidades influyentes de la cultura, la política y la tecnología, jóvenes líderes comunitarios, youtubers y destacados artistas, con el objetivo de buscar soluciones concretas a los desafíos que enfrenta el mundo.

Al concluir el evento, el Papa Francisco reflexionó sobre el peligro de “confundir la educación con mera instrucción”. En esta línea, planteó: “La Universidad del Sentido invita a trabajar con tres lenguajes: el de la mente, las manos y el corazón. Que un educando piense lo que siente y lo que hace, sienta lo que piensa y lo que hace, haga lo que siente y lo que piensa. Si uno no se mueve en los tres lenguajes, queda a mitad de camino. Los tres sentidos dan el sentido”.

Durante el encuentro hubo debates sobre temáticas como medio ambiente, educación, salud mental, digitalización y consensos. En el eje de educación, Ignacio Ibarzábal, director ejecutivo de Argentinos por la Educación, facilitó un espacio sobre “Alfabetización, Narrativa y Sentido”. Allí se discutieron datos de un estudio sobre “pobreza de aprendizaje” que muestran que en América Latina y el Caribe, 8 de cada 10 niños de 10 años no alcanzan los conocimientos básicos de lengua.

Encuentro Internacional del Sentido
El Papa Francisco e Ignacio Ibarzábal, director ejecutivo de Argentinos por la Educación.

“Si bien la cobertura educativa a nivel global alcanza hoy índices históricos, los datos muestran que tenemos una deuda pendiente en términos de aprendizaje. La alfabetización inicial tiene que ser una prioridad fundamental a nivel regional. En educación, el sentido no puede ser otro que lograr que todos los chicos puedan aprender y entender. Y, desde ahí, que puedan imaginar, crear y compartir sus historias”, sostuvo Ibarzábal.

Por su parte, Mariali Cárdenas, cofundadora de Vía Educación (México) y miembro de The Leading Change Network, planteó: “Una educación dignificante comienza con los aprendizajes fundamentales, entre ellos lectoescritura y matemáticas. Tenemos que promover una educación que sirva para que las personas reconozcan su razón de ser y puedan desarrollarse plenamente, lo que implica también el desarrollo de capacidades de organización comunitaria, para construir juntos una cultura humanizante”.

“La educación tiene que comenzar muy temprano. Debemos prestar mucha atención a la educación en la primera infancia. En nuestros países esto no es fácil. Es necesario que invirtamos esfuerzos y recursos en esta etapa”, señaló José Antonio Guzmán, rector de la Universidad de los Andes de Chile.

Uno de los antecedentes de la propuesta de este movimiento regional es la Campaña Nacional por la Alfabetización, una iniciativa de Argentinos por la Educación junto con otras 180 ONG de Argentina. Bajo la consigna #QueEntiendanLoQueLean, la campaña logró en 2023 que los principales candidatos presidenciales –entre ellos, el actual presidente Javier Milei– se comprometieran a priorizar la alfabetización durante su gestión de gobierno.

Además, 16 gobiernos provinciales asumieron el compromiso de mejorar la alfabetización. En abril de este año, la campaña fue relanzada y logró gran visibilidad en medios y redes, con el apoyo de figuras como Manu Ginóbili, Ricardo Darín y Gabriela Sabatini, entre otros.

Anuncio

Seguí leyendo...

Cultura y Educación

Efemérides en la escuela: ¿sirven para aprender Historia?

Publicada

el

En las escuelas de todo el país, desde el jardín de infantes hasta la secundaria, el 25 de Mayo marca un hito en el calendario educativo.

En algunas escuelas sucedió el viernes, en otras será este lunes. El ritual se repite sin demasiadas variantes desde hace más de un siglo: hay un primer momento ceremonial, con el himno y la bandera; luego un docente da un discurso que repasa lo sucedido en el pasado; finalmente, los alumnos actúan o bailan. Hay colegios que proponen esquemas más innovadores: convocan a actuar a las familias, o confían la organización del acto a los estudiantes más grandes. En todo el país, del Norte a la Patagonia y desde nivel inicial hasta secundaria, el 25 de Mayo marca un hito en el calendario escolar.

¿Qué aprendizajes dejan estos actos escolares? ¿Contribuyen a entender el proceso histórico en el que se inscriben los hechos de 1810? ¿Por qué, después de repetir el ritual durante unos 15 años de escolaridad, hay adolescentes que terminan la escuela sin saber bien qué fue la Revolución de Mayo? Infobae consultó a especialistas y profesores de Historia para indagar sobre esa pregunta: ¿las efemérides favorecen la comprensión del pasado, o transmiten relatos simplificados, más regidos por lo emocional que por la razón?

En Argentina las efemérides surgieron a fines del siglo XIX con una impronta nacionalista. Como en otros países, su propósito inicial fue abonar la construcción de la identidad nacional: el 25 de Mayo, el 20 de Junio, el 9 de Julio, el 17 de Agosto y el 12 de Octubre conmemoran episodios fundacionales de la argentinidad y a los grandes próceres de la nación. A estas fechas se sumaron más tarde otras vinculadas con el pasado reciente, como el 2 de Abril y el 24 de Marzo.

Los chicos descubren el 25 de Mayo en los primeros actos escolares, a los que asisten en el jardín de infantes. Años después, en el segundo ciclo de primaria y luego en secundaria, abordarán esos mismos hechos en una clase de Historia o Ciencias Sociales. Para cuando llegue un docente a querer enseñarles sobre el tema, esos estudiantes ya tendrán la huella de varios actos previos que habrán moldeado sus representaciones sobre 1810 –desde los paraguas frente al Cabildo hasta las escarapelas de French y Beruti–, y que habrán contribuido a forjar su sentido de pertenencia a la nación.

“La práctica de las efemérides en la escuela favorece la construcción primera –desde la tierna infancia– de la identidad nacional, necesaria en cualquier país porque de ahí procede, en gran parte, la cohesión y el vínculo social imprescindible para que una comunidad sea tal”, explica Mario Carretero, especialista en enseñanza de Historia, profesor de Psicología Cognitiva en la Universidad Autónoma de Madrid y en Flacso Argentina. Carretero es uno de los principales especialistas en el estudio de las efemérides y autor de varios libros, entre ellos el reciente Histórica mente (Siglo XXI), Documentos de identidad (Tilde Editora) y La construcción del conocimiento histórico (Paidós), coescrito con José Castorina y Miriam Kriger, entre otros investigadores.

En el siglo XIX, la historiografía nacional y la escuela apuntaban al mismo objetivo: formar ciudadanos nacionales.
En el siglo XIX, la historiografía nacional y la escuela apuntaban al mismo objetivo: formar ciudadanos nacionales.

¿Un apoyo o un obstáculo para la comprensión?

Desde su origen, las efemérides tienen un rol en la construcción de la identidad nacional. Ahora bien, ¿contribuyen también al aprendizaje histórico? ¿Son un punto de apoyo para la enseñanza sistemática y reflexiva de la historia, o más bien un obstáculo?

Miriam Kriger, investigadora principal del Conicet, profesora de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA y autora de varios trabajos sobre este tema, plantea que esos dos objetivos –la enseñanza histórica y la construcción de la identidad nacional– estaban íntimamente entrelazados en el siglo XIX.

“En ese primer momento, tanto la historiografía nacional como la enseñanza escolar de la historia fueron dispositivos culturales claves para lo que se llamó la ‘invención’ o ‘imaginación’ de la nación por parte del estado; de modo que la tensión entre ellos no existía porque compartían la misión: formar a los ciudadanos nacionales”, explica Kriger a Infobae.

Más tarde, con el surgimiento de miradas más críticas, esos dos objetivos se diferenciaron e incluso llegaron a oponerse. Sigue Kriger: “Podríamos marcar como hito emblemático la Primera Guerra Mundial, que mostró por primera vez los efectos destructivos de los nacionalismos y su fomento del revanchismo y belicismo. De ahí en más, la historiografía también se autonomiza cada vez más de sus anclajes nacionalistas”.

Anuncio

¿Qué lugar ocupan en esa tensión las efemérides? Para Kriger, la respuesta es ambivalente: estas conmemoraciones pueden obstaculizar y pueden favorecer la comprensión del pasado, según cómo se implementen.

“En un sentido, como piensan los constructivistas, pueden ser un obstáculo: suponen una educación en una clave sentimental. Son prácticas rituales muy tempranas en la educación escolar, que anteceden a la enseñanza histórica y que tienen un alto componente afectivo: crean fuertes y profundas identificaciones, sentimientos de lealtad y de pertenencia a la nación. Pueden ser un obstáculo porque la comprensión histórica requiere una mirada reflexiva sobre la propia nación, poder verla como una construcción histórica, no como algo esencial que existe desde siempre”, responde Kriger.

Y continúa: “Nuestras efemérides muestran poco la dimensión política de los procesos históricos. Plantean un relato más bien mítico, donde no hay conflicto. En la historia uno ve los conflictos en la conformación del nosotros; en la efeméride tenés el nosotros ya conformado, con sus héroes y sus panteones”.

25 de mayo de 1810
Recreación del 25 de mayo de 1810, con el pueblo expectante a la espera de noticias.

La potencia de la identidad

Por otro lado, Kriger reconoce una potencia en las efemérides y su aporte a la construcción de la identidad nacional, que no opera de la misma manera en países periféricos y en países centrales. Apela, por ejemplo, a cómo “el sentimiento de pertenencia y la identificación nacional mantuvieron vivo el lazo social” durante la crisis de 2001, cuando parecía que el Estado –y con él, la nación– se desmoronaba.

En ese sentido, para Kriger “las efemérides son una herramienta potente: pueden obstruir la comprensión si solo funcionan como un elemento de fijación de un relato ritual, pero también pueden abonar una dimensión afectiva y un sentimiento de pertenencia que motive a conocer la propia historia”.

“La confianza entre la ciudadanía de una misma nación, más allá de las posibles diferencias de origen culturales, económicas o políticas, procede de esa forja identitaria, cuyos efectos se vieron por ejemplo trotando por las calles al son de un mismo cántico cuando Argentina ganó el último mundial”, señala Carretero a Infobae. En ese sentido, las efemérides tienen un rol clave en la construcción de la trama simbólica que permite delinear la identidad colectiva y sentirse parte de la nación.

La pregunta clave, para Carretero, es qué tipo de identidades surgen de las efemérides. ¿Son eventos solemnes, basados en la repetición de un relato dogmático? ¿O invitan a repensar el pasado y a hacer visible lo que antes no lo era –por ejemplo, el rol de las mujeres y las minorías–?

“Las efemérides están llenas de certezas pero también de desafíos. Hay una identidad excluyente y autoritaria pero también, por el contrario, una identidad dialogante y negociadora. Hay una identidad que se permite reírse de sí misma, versus una identidad narcisista y xenofóbica que no admite la discusión. Hay identidades variadas, que se forjan indeleblemente al calor de los primeros años”, analiza el especialista. El modo de conmemorar estas fechas y de estructurar los actos escolares puede contribuir a inclinar la balanza en una dirección u otra.

Por su parte, Daniela Leiva Seisdedos, profesora de Historia en colegios secundarios de La Plata, destaca que estas fechas siguen marcando un momento de encuentro entre familia y escuela: “Con las efemérides y actos escolares podemos generar instancias de participación reales. Es un momento en el que toda la comunidad escolar está presente”. Sin embargo, Leiva advierte sobre la “devaluación de los festejos de las fechas patrias”, y cuestiona que haya estudiantes y familias “que no cantan el himno en el acto escolar pero sí en los partidos de la selección”.

Claudio Sergio Griguol, licenciado y profesor de Historia del Instituto Joaquín V. González, coincide con que “cada vez se hace más difícil inculcarles a las fechas patrias el valor que merecen, en la escuela y en la sociedad”. Griguol defiende el componente identitario de las efemérides: “Los pueblos (y las personas) no crecen sin identidad nacional. Tanto en lo individual como en lo colectivo, uno empieza por quererse a sí mismo para lograr el reconocimiento de los otros y la proyección hacia el futuro”.

Anuncio
Cablido 25 de mayo de 1810
Las efemérides tienen una potencia afectiva, orientada a la construcción de la identidad nacional, pero también pueden promover la reflexión crítica sobre el pasado.

Cómo repensar las efemérides

Carretero plantea que las efemérides “tienen mucho que ver con las celebraciones religiosas porque el nacionalismo tomó prestados sus rituales de la liturgia cristiana. Hay mucho en ellas de fe, de mitos y de parábolas”. Sin embargo, el especialista plantea que “pueden producir aprendizaje histórico si logramos complejizar la narrativa”.

En las últimas décadas empezaron a proliferar esas nuevas versiones que logran visibilizar en los actos escolares otros matices y otras perspectivas en los relatos sobre el pasado. “Las miradas críticas de la historiografía también permearon los saberes enseñados, y las prácticas escolares mostraron versatilidad para incorporar en un formato ritualizado componentes reflexivos, afines con la comprensión histórica. Por ejemplo, cuando se apela a la ironía y la parodia, cuando se repone a los sujetos históricos silenciados o excluidos, o se cuestionan los estereotipos y se incluye el conflicto”, describe Kriger.

Por ejemplo, no es lo mismo un acto escolar con el himno en la versión de Charly García, que uno a la vieja usanza, con un formato casi prusiano. Tampoco es lo mismo reproducir una narrativa esquemática de buenos y malos, que proponer un ejercicio de discusión que visibilice a las mujeres ausentes en esos relatos. Sin renegar de su dimensión afectiva, las efemérides más reflexivas –plantea Kriger– “pueden contribuir, junto con la enseñanza y aprendizaje de la historia, a la apuesta por una comprensión activa de nuestra nación”.

“Hoy el estilo de las efemérides no debe ser solemne y protocolar. Creo que, como docentes, debemos proponer y presentar herramientas para que los alumnos relacionen pasado, presente y futuro”, señala Daniela Leiva. El desafío, agrega Leiva, es “evitar la reiteración y banalización de los contenidos”, para que estas conmemoraciones sean efectivamente “instancias de apropiación del aprendizaje histórico”.

“De nada vale si se repiten mecánicamente esos discursos aburridos a los que nadie presta atención, o hacer una lámina que no esté acompañada de un ejercicio de comprensión”, sostiene Griguol, con más de 30 años de experiencia en el aula y recién jubilado. También señala que, cuando los actos combinan “reflexión y diversión”, los estudiantes se involucran, prestan atención y aprenden.

Residente actualmente en Berlín, Carretero menciona el ejemplo de una exposición titulada “Caminos sin tomar” en el Museo Nacional de Historia de Alemania: “En vez de presentar lo que sucedió en tal fecha, provocaba al público con preguntas sobre qué hubiera pasado si los acontecimientos hubieran ido en otra dirección. ¿Otros sujetos hubieran hecho otras acciones? ¿Hay otros sujetos posibles? ¿Por qué se produjeron borramientos y negaciones a lo largo de los tiempos? ¿Habría otros relatos alternativos al tradicional?”.

Para Carretero, este tipo de preguntas y ejercicios reflexivos muestran cómo “es posible invocar al pensamiento histórico, basado en problemas e indagación, y no en las seguridades de siempre que dan los relatos clausurados y cerrados”. Y concluye: “De esta manera, relacionando de manera creativa la construcción de identidades flexibles con la reflexión compleja sobre el pasado, podemos abrir avenidas por donde pueda transitar el pensamiento histórico”.

Seguí leyendo...
Anuncio

+Vistas