Noticias de Bariloche
Inicio » Coronavirus » Contagios masivos: “El turismo estudiantil está medido y por eso nos toca ser noticia”

Contagios masivos: “El turismo estudiantil está medido y por eso nos toca ser noticia”

Los recientes casos de coronavirus entre los contingentes de egresados pusieron en tela de juicio a las burbujas sanitarias a las que se someten más de 300 estudiantes cada semana. Antes de emprender cada viaje, los padres firman declaraciones juradas que comprometen a sus hijos a un aislamiento preventivo de 10 días y a la presentación de un test PCR para confirmar que no son portadores del virus. Sin embargo, a pesar del protocolo que es motivo de orgullo de empresarios y autoridades púbicas por igual, en la última semana se informó de 100 nuevos casos activos que partieron desde Bariloche hacia la provincia de Buenos Aires.

La temporada de verano transcurre en plena pandemia y cada destino se las rebusca para ofrecer las mejores condiciones a sus potenciales visitantes. Solo en la última semana Bariloche recibió 27.500 pasajeros, pero los estudiantes no dejan de acaparar espacio en las portadas de los diarios nacionales y de países limítrofes.

“El turismo estudiantil está medido y por eso nos toca ser noticia”, analiza Mauro Simón, licenciado en Administración de Empresas y director de Surland Viajes, la firma que estuvo a cargo de los contingentes que llegaron desde Bahía Blanca y Pigüé, contrajeron la COVID-19 en la cordillera y volvieron a sus hogares en medio de un operativo sanitario.

Para Simón, la clave pasa por el sistema de burbuja del turismo estudiantil. Trasladar grupos identificados previamente, y cuyos movimientos son conocidos de antemano, aparece entre los puntos fuertes. En conversación con Radio Seis, opinó que todos aquellos que deciden vacacionar saben que se enfrentan al riesgo de contraer el coronavirus.

“Todos los que llenan los restaurantes o bares saben que tienen algún tipo de riesgo”, opinó acerca de una localidad en la que el virus mantiene circulación comunitaria. “Nadie sabe cuántos contagiados llegaron a Bariloche en el avión de esta tarde”, puso como ejemplo frente a la actividad que desarrolla hace 30 años.

El pleno conocimiento de la situación epidemiológica en las distintas provincias no escapa a ninguno de los actores. En el 2020 un 20% de los clientes que habían contratado el viaje de egresados para sus hijos pidió la devolución del dinero, otro 20% solicitó postergarlo pero el 50% prefirió avanzar con las fechas estipuladas. “Los padres saben que es un riesgo”, reconoció pero dijo que en los últimos días algo cambió: muchos de los que solicitaron el dinero consultaron por la reprogramación de sus viajes.

“Volvimos a reactivar el turismo estudiantil en Bariloche y lo hicimos de manera responsable”

A pesar de los casos recientes, el empresario insistió en que la burbuja sanitaria “es un éxito” porque, desde el comienzo, fue pensada para tener una “infección controlada” y lejos está de garantizar que nadie se contagie. “Tanto la Secretaría de Salud de Bahía Blanca como los padres de Pigüé nos felicitan por el trabajo que llevamos adelante”, confió.

Pero Simón no pasó por alto el impacto del coronavirus en los viajes que promueven. La empresa contrató a una infectóloga que analizará lo sucedido para ajustar los protocolos. Es que, en una misma semana, se dieron dos contagios masivos mientras que los últimos 350 pasajeros volvieron a sus casas sin reportar casos.

“Nos imaginamos a priori que pudo haber sido un testeo que arrojó un falso negativo”, se atrevió a deslizar como una posible conclusión mientras anticipa que los viajes continuarán durante febrero. “Nos están pidiendo venir”, aseguró respecto a los grupos estudiantiles que habían decidido cerrar el ciclo secundario en Camboriú (Brasil) pero que, restricciones mediante, volvieron a mirar a Bariloche como destino.

Viajar en pandemia

La empresa trabaja con reservas que se piden dos años antes de subirse al colectivo que los trae a Bariloche. La emergencia sanitaria detuvo a la maquinaria del turismo estudiantil en forma intempestiva y surgieron algunas opciones: posponer los traslados hasta enero, julio o septiembre del 2021 o la devolución del dinero.

“A las empresas de turismo estudiantil nos es mucho mejor negocio devolver el dinero devaluado a nuestros cliente que traerlos a Bariloche”, aseguró pero, capacitación de por medio, decidió cumplir con el compromiso contraído con sus clientes “que nos pedían que hagamos algo para devolverle la alegría a sus hijos”, dijo acerca de una cadena que también incluye a los proveedores locales.

Simón dijo que es importante ser profesionales y prestar el servicio por la confianza que pusieron los viajantes en el destino. El empresario tomó distancia de otras firmas que prefirieron demorar los traslados pautados o devolver el dinero pagado porque, según entendió, “la que va a perder es Bariloche porque va a dejar de ser creíble”.

El empresario vaticinó que este 2021 los chicos de 17 años no serán contemplados en la campaña de vacunación del gobierno nacional. “Los egresados van a seguir siendo pasibles a recibir la enfermedad”, afirmó respecto a ese grupo que inyecta millones de pesos a la economía local. Para el 2020 ese sector preveía el desembarco de unos 120.000 estudiantes.

“Hay que dejar de estigmatizar a los jóvenes”, evaluó Simón, quien reconoció que son un vehículo importante del coronavirus y por eso apuntaló el sistema de actividades protocolizadas, donde puedan tener un lugar de esparcimiento, pero con el aliciente de que la consecuencia sea una “infección controlada”.

Categorías

Hora actual en
San Carlos de Bariloche, Argentina