Conéctate con nosotros

Salud

Cuáles son los países con mayor expectativa de vida

Publicada

el

Yo, en este momento, estoy haciendo una serie de conferencias que se llaman “¿Por qué 104?” ¿Es un número caprichoso? No. 104 es porque yo calculo que mi hijo entre la salita, la primaria, la secundaria y una carrera de cuatro años, porque dentro de un tiempo las carreras van a ser de cuatro años, voy a poder entregarle un diploma.

Yo no sé si eso se logrará, o no, pero mucha gente dice: “¿Para qué querés vivir tantos años?”. Bueno, yo quiero vivir la mayor cantidad de años posible si es en buen estado, como dice todo el mundo. Pero eso depende mucho de uno, y sobre esto vamos a hablar en otro momento. Hoy, me voy a centrar en la situación general. Es decir en aquello que tiene lugar dentro de un territorio.

En nuestro país, Argentina, la expectativa de vida es de 75 años, estamos igual que Uruguay. Menos que Chile, que tiene 78, pero más que Brasil que tiene 70 o 73. En el mundo, la expectativa de vida promedio es de 73 años, pero hay 10 países que se han publicado como los que tienen mayor expectativa de vida: Mónaco, Hong Kong, Macao, Japón, Liechtenstein, Suiza, Singapur, Italia, Corea del Sur y España.

En general, son países chicos, países que tienen mucho acceso a la salud, que tienen mucha alfabetización, que tienen un alto grado de bienestar y que disfrutan mucho de la vida. En todos esos países la gente vive de un día a la vez, disfruta del día que están viviendo. Recuerde, hay que disfrutar del helado mientras uno lo tiene en la mano.

La expectativa de vida en la Argentina es de 75 años, por lo cual se posiciona por debajo de Chile y supera a Brasil / (Getty Images)

Le recuerdo que, hace algunas entregas, hablamos sobre las expectativas de vida, esto fue como consecuencia de un artículo que apareció en Infobae, el cual estaba referido a cómo se puede hacer para vivir 100 años. En ese encuentro, le mencioné que esa publicación estuvo acompañada por una catarata de respuestas en Instagram. “¿Para qué vivir 100 años?”, decían algunos de los que se sumaron en los comentarios.

Con esta frases en la memoria, le advierto que cuántos años tengo de expectativa de vida, va a influir decisivamente en cómo me voy a cuidar, o no. Es que si yo creo que me queda un mes de vida, para qué me voy a cuidar. Incluso, si creo que me quedan muchos años de vida, para qué me voy a cuidar. Tan solo en estos dos aspectos tenemos dos para qué.

Es por eso que le quiero recordar que las expectativas de vida son, en resumidas cuentas, las esperanzas que uno tiene con respecto a los años que va a vivir. ¿De qué dependen los años que uno va a vivir? Entre muchos aspectos, depende del lugar que naciste, la situación económica que tenés y los genes.

ADULTOS MAYORES + VEJEZ
En las naciones donde la expectativa de vida es más alta, sus habitantes viven el momento. Es decir, se centran en cada día / Getty

Algunas de esas cosas pueden ser gobernables y otras no. Pero la alimentación, la actividad física, el alcohol y el tabaco son cosas que sí tienen lugar y se relacionan con tu conducta. El cómo te relacionas con los demás, el cómo generas una vida con algún o con alguna planificación, esas son cosas que, también, tienen que ver.

Después se suman otros aspectos que tienen que ver con una buena asistencia médica. Es decir que, todo eso, tiene que ver con la expectativa de vida y ahí es donde viene el tema de las inequidades. Pero, ahora, yo de lo que estoy hablando acá es de cuáles son las cosas que usted puede hacer.

Finalmente, esta la suerte, que es un imponderable. Pero la mayoría de las personas no se mueren de mala suerte, ni tienen problemas de envejecimiento precoz por mala suerte, sino por cosas que en su mayor parte están a cargo de uno. Por eso, le recuerdo la frase que le dije en ese momento: usted puede decir bueno, hay muchas cosas que uno puede hacer pero cuestan plata, es cierto. Pero hay que recordar que no siempre se pueden mejorar las cosas, pero siempre se las puede empeorar.

Anuncio

*El doctor Alberto Cormillot (MN 24.518) es un reconocido médico argentino especialista en obesidad, educador para la salud, escritor y conferencista. Fundó y dirige la Clínica de Nutrición y Salud que lleva su nombre, Dieta Club, la Fundación ALCO (Anónimos Luchadores Contra la Obesidad) y el Instituto Argentino de Nutrición, desde donde asesora a industrias para la elaboración de productos dietéticos y saludables.

* Realización: Gastón Taylor / Edición: Rosario Benítez Chiarelli / Producción: Dolores Ferrer Novotný

Seguir leyendo

¿Es importante mantener el orden en la casa para tener la cabeza ordenada?

Qué tener en cuenta para poder vivir 100 años

Expectativa de vida: cómo se puede hacer para vivir 100 años

Salud

¿Con qué frecuencia hay que hacerse análisis de sangre?

Publicada

el

¿Con qué frecuencia se debe realizar los análisis de sangre? En principio usted tiene que hacer una consulta con el médico, él se lo va a indicar. Pero dicho esto, le señalo que el análisis de sangre es bueno hacerlo una vez por año o lo que el médico indique.

¿Qué son los análisis de rutina? Son los , el colesterol total, el colesterol LDL y el colesterol HDL. El LDL es la lipoproteína de baja densidad, es el que se llama, habitualmente, malo. Y está el HDL, que es una lipoproteína de alta densidad, que habitualmente se lo conoce como colesterol bueno.

También en el análisis de sangre se conoce el nivel de triglicéridos, los electrolitos en sangre, los niveles de sodio y potasio. Mire lo que un análisis de rutina nos puede dar. También el examen de orina nos da mucha información.

Imagen que simboliza el enfoque en la salud cardiovascular, resaltando la importancia de la prevención y el tratamiento para un corazón saludable. (Imagen ilustrativa Infobae)
Se recomienda un ayuno de ocho a doce horas antes de someterse a un análisis de sangre, dependiendo de los requisitos específicos del estudio (Imagen ilustrativa Infobae)

Suelo decir que a los médicos nos gusta atender a pacientes sanos, porque podemos hacer mucho para que prolonguen esa condición de salud. Por eso los chequeos frecuentes son fundamentales, para conocer cuál es el estado de su salud.

¿Cuántas horas de ayuno hay que hacer antes del análisis de sangre?

¿A qué horario se hace el análisis? Habitualmente usted tiene que tener ocho horas de ayuno, con ese lapso alcanza. Excepto que el médico le solicite lípidos en sangre para evaluar su nivel de colesterol y triglicéridos. En ese caso, deben ser 12 horas de ayuno.

Además, también pueden solicitarle análisis hormonales que siempre se piden para hacer la extracción de sangre a las 8 de la mañana, porque muchas hormonas varían durante el día y se toma ese horario para unificar la medición.

Una última sugerencia, vaya siempre con ropa cómoda para poder remangarse y que le hagan la extracción sin problemas.

* El doctor Daniel López Rosetti es médico (MN 62540) de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires (UBA). Presidente de la Sección de Estrés de la World Federation for Mental Health (WFMH). Y es autor de libros como: “Emoción y sentimientos” (Ed. Planeta, 2017), “Equilibrio. Cómo pensamos, cómo sentimos, cómo decidimos. Manual del usuario.” (Ed. Planeta, 2019), entre otros.

Anuncio

Seguí leyendo...

Salud

Brote histórico de dengue en Argentina: cuál es el rol del clima ante el leve descenso en los casos de dengue, según los expertos

Publicada

el

269,678 casos de dengue notificados en Argentina desde julio de 2023 hasta abril de 2024, según el Ministerio de Salud. A partir de las últimas mediciones, informaron que hubo un descenso en el número de casos semanales (Imagen ilustrativa Infobae)

El Ministerio de Salud de la Nación informó recientemente los datos sobre la incidencia del dengue en Argentina. Según el Boletín Epidemiológico, desde la semana 31 de 2023 -fines de julio y comienzos de agosto- hasta la semana 14 de 2024 -principios de abril-, se han notificado un total de 269.678 casos, con un predominio del 90% de casos autóctonos, un 7% en investigación y un 3% importados. De estos, 252.566 casos corresponden exclusivamente al año 2024.

La incidencia acumulada hasta la fecha para esta temporada se sitúa en 573 casos por cada cien mil habitantes. Además, se clasificó un total de 643 casos como dengue grave, representando un porcentaje del 0,2%, y se registraron 197 fallecimientos relacionados con esta enfermedad viral transmitida por el mosquito Aedes aegypti, con una letalidad actual del 0,07%.

De acuerdo a lo precisado en el documento, “en el análisis de la curva epidémica de dengue a nivel país se registra un descenso en el número de casos semanales en la penúltima semana analizada respecto de la anterior (para la semana 13 se registraron hasta el momento 29.840 casos, casi un 32% inferior a lo registrado para la semana 12). Si bien hay que tomar con prudencia los casos de las últimas semanas, porque pueden modificarse de acuerdo a la sucesiva integración de información por parte de los notificadores, este fenómeno no ocurría desde la semana 50 de 2023 -mediados de diciembre- desde la cual se había verificado una tendencia ininterrumpida al aumento de casos hasta la semana 12 de 2024″.

Al analizar esta situación, los expertos han considerado diversos factores que podrían influir en el aparente descenso del número de casos semanales. Uno de los puntos es la incidencia del clima -precisamente de las temperaturas más bajas registradas en los últimos días- en la reducción de la población de mosquitos transmisores, lo que podría contribuir a la disminución de los casos de dengue.

Una horda de mosquitos volando - (Imagen Ilustrativa Infobae)
Historicamente, el momento de mayor registro de casos de dengue en Argentina fue entre marzo y abril según Orduna (Imagen Ilustrativa Infobae)

Consultado por Infobae, el infectólogo Tomás Orduna, ex jefe del Servicio de Medicina Tropical y Medicina del Viajero en Hospital de Infecciosas F. J. Muñiz y miembro del comité científico de la Fundación Mundo Sano, analizó: “La disminución de los casos que se verifica -a pesar de que quizás aún no están del todo cargados los casos de la semana 13- es en consonancia con lo que históricamente ha ocurrido en Argentina: el momento de mayor capacidad de registro de casos se ha dado entre la segunda semana de marzo y mediados de abril. Por lo tanto, ahora estaríamos transitando la disminución de casos y de la incidencia que históricamente se ha dado en las diferentes curvas epidémicas a lo largo y ancho del país”.

“Empiezan a mezclarse momentos de facilidad para la transmisión por temperaturas o lugares donde aún hay una importante actividad del mosquito y otros donde esa actividad va disminuyendo con la llegada y la instalación del otoño, que va cambiando las condiciones eco-epidemiológicas. Esto va mermando la cantidad de mosquitos y por ende disminuye la posibilidad de adquirir el virus del dengue. De hecho, en algunas regiones como el nordeste, el máximo de la incidencia se dio entre noviembre y principios de febrero. O sea, hay regiones del país en las que esta curva en descenso tiene una anticipación respecto de lo que ocurre en la curva del país”, continuó el experto.

Según Orduna, suele haber “un cese de la actividad y de la transmisión del dengue entre fines de mayo y principios de junio, y vamos camino lentamente -no de manera rápida y rampante-hacia abajo en la curva. Esto tiene que ver con las cuestiones meteorológicas. Las temperaturas, cuando van bajando, generan condiciones adversas para la reproducción del mosquito vector. Lo que resta ahora es esperar a ver si esta curva descendente continúa manifestándose de esta manera. La gran pregunta es si este año se reproducirá lo mismo que en el 2023, con regiones del país como el nordeste en las que durante los 12 meses hubo transmisión del dengue, generando una facilidad para la iniciación de una nueva epidemia como la que estamos viviendo”.

dengue
La temperatura influye en la transmisión del dengue /Marcelo Regalado

En tanto, Adrián Díaz, investigador del CONICET en el Instituto de Investigaciones Biológicas y Tecnológicas (IIByT, CONICET-UNC) y profesor adjunto en el Instituto de Virología “Dr. J. M. Vanella” de la Universidad Nacional de Córdoba, precisó en diálogo con Infobae: “La disminución de la temperatura se podría ver reflejada en los casos dentro de aproximadamente dos semanas. ¿Por qué? Porque impacta en la transmisión del mosquito; en el período de incubación extrínseco. Hay dos períodos de incubación extrínseca: el período de incubación del virus en las personas y el del virus en el mosquito. Entonces, con este frío, va a disminuir y se va a generar un aletargamiento en la actividad del mosquito. Entonces, toda la transmisión se hace más lenta porque el mosquito se alimenta menos y está menos activo”.

De acuerdo a Díaz, con el frío, “el ciclo de reproducción del mosquito también es menor, entonces la abundancia del mosquito va a ir disminuyendo o, por lo menos, la tasa de crecimiento de las poblaciones. Por otro lado, el período de incubación extrínseca del virus en el mosquito aumenta. Entonces, eso hace que los casos se transmitan o se produzcan con una tasa menor. Así, por un lado tenemos una disminución de casos porque se enlentece la transmisión por el período de incubación extrínseco más prolongado y porque no hay tantos contactos del mosquito infectado con el humano”.

“Algo que también sucede cuando hay temperaturas más bajas -amplió Díaz- es que las personas se cubren más. Entonces, al estar más cubiertas, el contacto del mosquito con el humano disminuye, porque el mosquito no va a picar sobre superficie vestida”.

Especie Aedes albifasciatus- (Imagen Ilustrativa Infobae)
Es fundamental sostener las medidas de cuidado como el uso de repelente (Imagen Ilustrativa Infobae)

De todos modos, el investigador del CONICET advirtió: “En Córdoba, por ejemplo, la semana que viene va a haber temperaturas por encima de los 20 grados. El mosquito no murió; en los próximos días va a volver a aumentar su actividad metabólica y su dinámica de picado; de alimentación. Por lo tanto, también se va a incrementar la probabilidad de transmisión vectorial. La caída real de los casos va a ser paulatina, salvo que venga un frío polar que genere temperaturas bajo cero o por debajo de los 15 grados durante una semana. Esas bajas temperaturas deben ser sostenidas para que de a poco vayan muriéndose los mosquitos adultos y en estados larvarios”.

Por su parte, en una nota reciente a Infobae, la bióloga Laura Harburguer, investigadora del CONICET en la Unidad de Investigación y Desarrollo Estratégico para la Defensa (UNIDEF), aportó ante al consulta de Infobae: “Es posible que los días sostenidos de frío bajen los casos y, para eso, debería pasar que haya varios días con temperaturas menores a 15°C de forma consecutiva”.

Anuncio

La especialista explicó que “en este momento es necesario eliminar a los adultos de los mosquitos que están circulando; a las hembras, que son las que se alimentan de sangre. Entonces, si hay un solo día de baja temperatura, esto no ocurriría. Pero con días sostenidos de baja temperatura puede descender la población de hembras adultas, que son las que pican y transmiten la enfermedad”.

Se espera que la caída real de los casos sea paulatina de acuerdo a Adrián Díaz (Getty)
Se espera que la caída real de los casos sea paulatina de acuerdo a Adrián Díaz (Getty) (Getty Images/iStockphoto/)

“Las larvas que son acuáticas -siguió Harburguer- pueden tolerar temperaturas diferentes porque recordemos que, en general, el agua está a una temperatura menor que la temperatura ambiente. ¿Entonces, qué es lo que puede pasar? Que el período de tiempo que tarda esa larva en convertirse en adulto se alargue. El período que dura la larva desde que nace hasta que se convierte en adulto es de entre 5 a 10 días, dependiendo de las condiciones ambientales y de la latitud de nuestro país en la que nos encontremos. Si estamos bajo temperaturas no óptimas, como 15 grados o hasta 10 grados, ese período se va a alargar. Entonces ese período en vez de durar hasta diez días, puede durar 20 días y hasta un mes”.

De acuerdo a la bióloga, “esto puede traer como consecuencia que las larvas queden latentes y que cuando se produzcan días calurosos haya nuevos adultos. ¿Entonces podemos esperar que bajen los casos de dengue? Probablemente sí, por temperaturas bajas sostenidas, porque van a eliminar al mosquito adulto, pero no necesariamente a las larvas y mucho menos el tema de los huevos. Los huevos de este mosquito pueden resistir temperaturas realmente bajas y atravesar todo el invierno”.

“Respecto a la baja de los casos de dengue, realmente si logramos que las condiciones climáticas acompañen con periodos sostenidos de baja temperatura, va a desaparecer el mosquito y en consecuencia va a dejar de transmitir la enfermedad. Pero si luego vuelve a subir la temperatura y no fue lo suficiente para eliminar a las larvas y nosotros no continuamos con las acciones de eliminación de recipientes y las de prevención, puede ser que esas larvas se conviertan en nuevos adultos y que empiece a circular nuevamente el virus”, señaló la investigadora del CONICET.

Seguí leyendo...

Salud

Brote histórico de dengue en Argentina: ya son 197 los fallecidos y hubo más de 269 mil casos

Publicada

el

Más de 269.000 casos reportados desde julio de 2023 hasta abril de 2024, con un 90% autóctonos (Imagen ilustrativa Infobae)

El Ministerio de Salud de la Nación dio a conocer los últimos datos sobre la incidencia del dengue en Argentina. ”En términos acumulados se han notificado desde la semana 31 de 2023 -fines de julio y comienzos de agosto- hasta la semana 14 de 2024 -principios de abril-) 269.678 casos de dengue (90% autóctonos, 7% en investigación y 3% importados), de los cuales 252.566 corresponden 2024″.

“La incidencia acumulada hasta el momento para la temporada es de 573 casos cada cien mil habitantes. En el mismo período 643 casos fueron clasificados como dengue grave (0,2%) y se registraron 197 casos fallecidos (letalidad hasta el momento 0,07%)”, precisaron sobre la enfermedad viral transmitida por el mosquito Aedes aegypti.

En esa línea, desde la cartera de salud detallaron: “En el análisis de la curva epidémica de dengue a nivel país se registra un descenso en el número de casos semanales en la penúltima semana analizada respecto de la anterior (para la semana 13 se registraron hasta el momento 29.840 casos, casi un 32% inferior a lo registrado para la semana 12). Si bien hay que tomar con prudencia los casos de las últimas semanas, porque pueden modificarse de acuerdo a la sucesiva integración de información por parte de los notificadores, este fenómeno no ocurría desde la semana 50 de 2023 -mediados de diciembre- desde la cual se había verificado una tendencia ininterrumpida al aumento de casos hasta la semana 12 de 2024″.

“El mismo comportamiento de descenso en el número de casos en la semana 13 respecto a la anterior se registra en las curvas de las regiones Centro, NOA, Cuyo y Sur, mientras que en la región NEA la tendencia en descenso continua desde hace 9 semanas”, explicaron en el Boletín Epidemiológico.

Dengue
Los datos del Boletín

En segundo término, desde el Ministerio de Salud realizaron una serie de paralelismos entre la actual temporada de casos de dengue y las anteriores. “En comparación con otros años epidémicos, la actual temporada se caracteriza por mayor magnitud que temporadas epidémicas previas: los casos acumulados hasta la SE14 representan 3,35 veces más que lo registrado en el mismo período de la temporada anterior -2022/2023- y 8,7 veces más que lo registrado en el mismo período de 2019/2020; circulación viral persistente durante todo el período en la región NEA y adelantamiento del aumento estacional respecto a años epidémicos previos; y mayor número de casos por semana: con la información disponible hasta el momento, desde la SE06 se ha superado el número de casos respecto al pico registrado en la SE13 de 2023 cuando se habían contabilizado 18.211 casos”.

Cabe recordar que la vigilancia del dengue se realiza de manera estacional, abarcando desde la semana epidemiológica 31 de un año hasta la semana 30 del siguiente, coincidiendo con el pico de actividad del virus, que suele darse durante los meses de verano. Si bien aún restan varias semanas para concluir la medición de este año, ya se superó el umbral de casos récord registrado en la temporada anterior, que era de poco más de 130 mil.

“La región Centro concentra hasta el momento el 58% seguida por las regiones NEA y NOA, las que aportan el 21% y 20% de los casos respectivamente mientras que las regiones Cuyo y Sur aportan menos del 1%. En cuanto a la incidencia acumulada, la mayor corresponde a la región del NEA con 1315 casos cada 100.000 habitantes, seguida de la región NOA con 888, Centro con 514, Cuyo con 100 y Sur con 26″, ampliaron en el documento.

La actual temporada de dengue supera en magnitud a las anteriores (Getty)
La actual temporada de dengue supera en magnitud a las anteriores (Getty) (Getty Images/iStockphoto/)

Y con respecto a los serotipos del virus del dengue, señalaron: “En la presente temporada se han identificado hasta el momento 3 serotipos circulando en el país, con predominio de DEN-2, seguido de DEN-1 (entre ambos concentran más del 99,8% de los casos) y algunos pocos casos de DEN-3. Durante las últimas semanas epidemiológicas, se detectaron 137 casos de coinfección de serotipos DEN-1 y DEN-2, correspondientes principalmente a las regiones Centro y NEA. No se asociaron a casos fallecidos”.

“En el mismo período se registraron en total 643 casos con criterio de dengue grave en 19 jurisdicciones y 197 casos fallecidos en 17 jurisdicciones (187 casos pertenecen al año 2024)”, completaron.

La incidencia del frío en los casos de dengue

Tras una serie de jornadas con bajas temperaturas y ante la llegada del otoño: ¿los días más frescos podrían reducir la población de mosquitos vectores del dengue, que son los de la especie Aedes aegypti?

Anuncio

Sylvia Fischer, investigadora integrante del Grupo de Estudio de Mosquitos (GEM) de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA, conversó con Infobae en una nota reciente y explicó: “Con la llegada del frío, lentamente se irán reduciendo los casos de dengue, eso es correcto. Esto se debe a que los procesos biológicos de los mosquitos se vuelven más lentos con el frío, entonces tardan más entre una postura de huevos y la siguiente: pican con menos frecuencia, y el virus tarda más tiempo en reproducirse en el mosquito”.

Detalle en macrofotografía del mosquito Aedes aegypti, portador del dengue y la fiebre amarilla. Una imagen que subraya la necesidad de cuidado, prevención y salud pública. (Imagen ilustrativa Infobae)
La eliminación de criaderos de mosquitos es fundamental para prevenir la propagación del dengue en los hogares y espacios comunes (Imagen ilustrativa Infobae)

Según Fischer, “todo esto va llevando a que vaya bajando gradualmente el número de casos, aunque no va a ser instantáneo porque hay muchos mosquitos infectados en este momento, y mientras estos sigan vivos y picando, va a continuar la transmisión. La reducción de temperatura no va a matar instantáneamente a todos los mosquitos”.

Por su parte, la bióloga Laura Harburguer, investigadora del CONICET en la Unidad de Investigación y Desarrollo Estratégico para la Defensa (UNIDEF), aportó ante la consulta de Infobae en el mismo artículo: “Es posible que los días sostenidos de frío bajen los casos y, para eso, debería pasar que haya varios días con temperaturas menores a 15°C de forma consecutiva”.

La especialista explicó que “en este momento es necesario eliminar a los adultos de los mosquitos que están circulando; a las hembras, que son las que se alimentan de sangre. Entonces, si hay un solo día de baja temperatura, esto no ocurriría. Pero con días sostenidos de baja temperatura puede descender la población de hembras adultas, que son las que pican y transmiten la enfermedad”.

¿Cómo prevenir el dengue?

En cuanto a las medidas a considerar, la eliminación de los criaderos de mosquitos se realiza en domicilios y en espacios comunes. Para ello es necesario tirar, dar vuelta o higienizar con frecuencia los recipientes que acumulan agua, aunque sean pequeños, tanto dentro como fuera de las viviendas.

Especie Aedes albifasciatus- (Imagen Ilustrativa Infobae)
El uso de repelentes y la eliminación de mosquitos adultos son medidas clave para detener la transmisión del dengue (Imagen Ilustrativa Infobae)

También, tapar o cubrir con tela mosquitera los grandes contenedores como tambores o tanques elevados y limpiar canaletas. Es importante cepillar los bebederos y cambiar el agua diariamente. Las piletas de natación se deben mantener cloradas y cuando no se utilizan, cubiertas. La participación de toda comunidad y la constancia en estas tareas es fundamental. En las áreas donde hay transmisión activa del dengue se recomienda eliminar mosquitos adultos mediante insecticidas para detener y cortar la transmisión.

Esta acción requiere de personal entrenado para que las acciones sean eficaces y a la vez evitar el desarrollo de resistencia del mosquito al insecticida. Además, se aconseja el uso de repelentes según las indicaciones de los fabricantes, como medida de protección individual permanente mientras continúen los casos.

Seguí leyendo...
Anuncio

+Vistas