Connect with us

Política y Economía

Dólar: una consultora alertó que se utilizan USD 8 de cada USD 10 del superávit comercial para contener la brecha

Publicada

el

EFE/Sebastiao Moreira/Archivo

A pesar de que con el nuevo Gobierno el Banco Central no interviene directamente sobre la brecha cambiaria, se articuló un esquema a partir del cual volcarían a los mercados paralelos un monto significativo de dólares, mayor que en el gobierno anterior, según expresó un informe privado.

Este reporte alertó que la cantidad de divisas que el Gobierno destina a contener la brecha equivaldría al 80% del superávit comercial proyectado para este año. Según la consultora Centro Periferia, por dicha vía se mantuvieron estables las cotizaciones de los dólares paralelos y “se construyó la baja de la brecha”.

Esto se dio sobre la base de los excedentes de divisas tanto de la cosecha gruesa, con la reversión del saldo energético y la recesión que reduce la demanda de importaciones e incrementa saldos exportables.

Los mecanismos utilizados fueron fundamentalmente el Programa de Incremento Exportador (PIE), el cual habilitó la liquidación del 20% de las exportaciones en el mercado financiero y el 80% al oficial, también conocido como “dólar blend”; y el sostenimiento de la liquidación de dólares provenientes de gastos de turismo y con tarjeta de extranjeros en el país en el mercado financiero.

Respecto al primer punto, el informe señaló: “Tras el cambio de gestión, el esquema se transformó, dada su envergadura, más en un mecanismo de contención de la brecha cambiaria que de premio a los exportadores. Así, con exportaciones que promediaron entre diciembre y febrero los USD 5.400 millones, se volcaron a los mercados financieros alrededor de USD 1.080 millones por mes.

A su vez, las autoridades sostuvieron la vigencia de la Comunicación “A” 7630 de noviembre de 2022 que exceptúa de la obligación de liquidar en el mercado de cambios oficial los ingresos de divisas por gastos turísticos y con tarjeta de no residentes.

Esta medida implica que los dólares que genera el turismo receptivo (a través de paquetes turísticos, pasajes y pagos con tarjeta de bancos extranjeros) se liquiden en el mercado de dólar financiero (favoreciendo la formalización de operaciones), y aportando en los últimos meses un promedio mensual de USD 212 millones que se vuelcan a la contención del dólar financiero.

“La combinación de estos dos mecanismos (PIE + dólar turista) abastece con una oferta de dólares de alrededor de USD 1.300 millones mensuales los mercados de dólar paralelo. Se estima que, dado el sostenimiento de las restricciones de operación de la Comisión Nacional de Valores (CNV), dichos mercados solían canalizar una demanda de entre USD 900 y USD 1200 millones de dólares mensuales”, señaló la consultora del economista Pablo Moldovan.

“Así, la oferta que vuelca el gobierno más que supera la demanda normal del mercado. Estas circunstancias explican la ‘sobreoferta’ y dan cuenta de por qué, aún ante situaciones que podrían haber significado un revés para las autoridades (retiro de ley ómnibus o rechazo del DNU en el senado), la cotización del dólar financiero se mantuvo en calma”, agregó.

Anuncio

Entonces, la cantidad de dólares que el gobierno vuelca al mercado financiero supera a las intervenciones directas de los ex ministros de Economía Martín Guzmán y Sergio Massa.

brecha grafico cp
Dólares orientados a la contención de la brecha (Centro y Periferia)

En la era Guzmán, las ventas de dólares directos del BCRA representaron un promedio de USD 192 millones mensuales (con picos de USD 400 millones entre 2020 y 2021) y en la de Massa, la consultora estimó un promedio de USD 667 millones mensuales (con picos en el período electoral de 2023 de USD 1.800 millones). El promedio actual se estima en USD 1.190 millones, muy por encima de los anteriores.

Para Centro y Periferia, la importante oferta de dólares que se vuelcan a los mercados financieros abre dos interrogantes hacia adelante. En primer lugar, su magnitud pone en duda su sostenimiento más allá del período en el que el abultado excedente de dólares se encuentra garantizado por el impulso al endeudamiento comercial forzoso.

“Sacrificar mensualmente alrededor de USD 1.200 millones para la contención de la brecha erosionaría el proceso de acumulación cuando ya no se cuente con los aportes de los casi USD 2.750 millones promedio que viene aportando la deuda comercial, a pesar de la aparición de la liquidación de dólares del agro”, sostienen.

En segundo lugar, al anualizar los registros de dólares que se volcarían a los mercados paralelos la cifra asciende a USD 16.422 millones. Este valor representa el 80% del superávit comercial proyectado para 2024. En este sentido, el Banco Central proyecta que este año terminará con un saldo a favor de USD 22.400 millones.

Al mismo tiempo, dicho valor es mayor a la Formación de Activos Externos promedio del período 2003-2011 y 2016-2019, años en los cuales no había cepo.

En este marco, Moldovan consideró: “Se está gastando en abastecer demanda de dólares privada más o menos lo mismo que se gastaría si levantara el cepo. La cuestión es que el esquema actual le da la ventaja al gobierno de que es muy discrecional y puede retirarlo cuando quiera sin afectar el tipo de cambio oficial. En cambio si simplemente liberara el cepo esa es una decisión muy difícil de retrotraer y que de cara a un año electoral como es 2025 le podría demandar muchos más dólares que no hay”.

Juan Truffa, economista de Outlier, sostuvo: “Con cepo es muy difícil acumular reservas. Entonces, el gobierno tiene que hacer equilibrio entre qué quiere. ¿Quiere una brecha que se le vuela, acumular reservas, o las dos? Entonces, va haciendo equilibrio y va gestionando de esta manera, poniendo un blend, que no sé si el día de mañana lo cambiará, si la brecha se estabiliza o se sigue ampliando. Hoy no parecería. Pero así funciona. Tiene que hacer un poco de equilibrio, lo que se llama en inglés un trade-off”.

Federico Glustein sostuvo que “los mecanismos que utliza el Gobierno como el dolar blend y el impuesto PAIS lo que están logrando es por un lado, una mayor recaudación impositiva y a la vez, permiten evitar una nueva depreciación del dólar oficial fuerte, que podría traer un mayor coletazo inflacionario si eso sucediera, generando a la par una mayor demanda de divisas”.

“Estas medidas que no reflejan un mercado capitalista como espera el Gobierno le están dando maniobrabilidad en temas como inflación, tipo de cambio y recaudación. Lo que se observó desde que asumió Milei es que el BCRA compró 17 mil millones de dólares, pasando las reservas netas de 11 mil millones de dólares negativas a positivas y eso, principalmente, se debe a la existencia del cepo cambiario y a su vez, a la recesión”.

“Si hoy se abriera el cepo sin resolver los pases remunerados, las deudas en dólares comerciales y la canalización de la balanza externa, habría una inestabilidad vía salto cambiario que haría muy fragil lo conseguido en terminos macro”, concluyó.

Anuncio

Política y Economía

Rusia criticó a Javier Milei y consideró como “acto hostil” el apoyo del Gobierno a Ucrania

Publicada

el

El gobierno de Rusia cuestionó la decisión de “máximo apoyo” a Volodimir Zelsnki, que este domingo expresó el presidente Javier Milei durante su presentación en la Cumbre de Paz en Suiza. La gestión del Vladimir Putin alertó sobre el posible envío de armamentos en ayuda a Kiev, al que calificó como “acto hostil”.

A través del embajador en Buenos Aires, Dmitry Feoktistov, Putin advirtió que su administración siente una “profunda decepción” con las relaciones con Milei.

Rusia criticó el apoyo de Javier Milei a Ucrania

“Las informaciones sobre el posible envío de tanques argentinos a través de Alemania, similar al acuerdo de los aviones con Francia, también son preocupantes. Hemos comunicado claramente y con firmeza a Argentina que tales acciones serán consideradas acciones hostiles contra Rusia“, resaltó el diplomático ante medios rusos, según la agencia china Xinhua.

En la misma línea, aseguró que espera que la gestión de Milei se abstenga de interferir en la guerra abierta entre Ucrania y Rusia, y continúe por las sendas de la neutralidad para “preservar la naturaleza amistosa de las relaciones ruso-argentinas, que históricamente han sido inmunes a tendencias políticas”.

milei y zelenzki.jpg

Por su parte, Feoktistov hizo eco de la solicitud del Gobierno para integran la OTAN y rechazó la participación del ministro de Defensa, Luis Petri, en la reunión del Grupo de Contacto para la Defensa de Ucrania en Bruselas, conocido como el “formato Ramstein”.

“En cuanto a la participación del ministro argentino de Defensa, Luis Petri, en la reunión de Bruselas, dentro del marco de la coalición Ramstein, todavía no hay comentarios oficiales desde la parte argentina. El hecho cierto del acercamiento entre Buenos Aires y los patronos militares de Ucrania nos causa una profunda decepción”, declaró el diplomático.

Asimismo, puntualizó: “En abril, Argentina solicitó el estatus de socio global de la alianza. Francamente, no comprendemos cómo otorgar este estatus puede mejorar la seguridad de Argentina”.

Anuncio

El respaldo de Javier Milei a Zelenski

Los dichos del representante del gobierno ruso hacen referencia a las actividades de Milei de los últimos días luego de su reunión bilateral en Suiza con Zelenski, quien le entregó la Orden de la Libertad en un encuentro bilateral, y su presencia en la Cumbre Global por la Paz.

“Quiero expresar, en nombre del pueblo argentino, nuestro máximo apoyo al pueblo de Ucrania, y a nuestro amigo Volodomir Zelenski, ya que como defensores de la idea de la libertad repudiamos cualquier forma de violencia”, supo declarar el mandatario libertario.

Continuar leyendo

Política y Economía

No todas las lunas son lunas de miel

Publicada

el

A 180 días desde su inicio allá por diciembre de 2023, el gobierno mantiene su postura sobre el origen interno de los desequilibrios a corregir, aunque postergando (a veces cambiando) varios de los pilares de lo que sigue siendo un esquema de transición que puede dividirse en tres etapas bien diferenciadas.

El arranque

El esquema arrancó por una fuerte devaluación del tipo de cambio oficial, que le dio aire al gobierno a través de dos canales. Por un lado, redujo la brecha y eliminó parte de los incentivos que contribuyen a demandar reservas. Por el otro, los salarios nominales no aumentaron en la misma proporción que los precios, por lo que la caída en la demanda contribuyó a reducir el PBI, y hacerlo converger bien por debajo del producto máximo que permite el balance de pagos. Compró tiempo.

Al mismo tiempo tanto el Tesoro Nacional como el Banco Central han venido coordinando un manejo de tasas de interés negativa que, dado el cepo, ha forzado a los agentes a mirar hacia adelante. Motosierra, licuadora y bicicleta (tanto a proveedores del Estado como a importadores) le permitieron al BCRA no solo eliminar el financiamiento al Tesoro sino también reducir el peso de los pasivos remunerados respecto al PBI.

De esta forma, con menos demanda efectiva, la brecha cambiaria en mínimos, tipo de cambio real alto (lo que supuso un incentivo para liquidar exportaciones, energéticas primero, del agro después), y que se corrió parte de la demanda de divisas del mercado de cambios, la autoridad monetaria logró comprar reservas de forma acelerada, lo que contribuyó a anclar las expectativas en el corto plazo y evitar que la corrección derive en una dinámica caótica.

Todo tiene un final

Uno de los pilares de la transición fue el fijar un crawling peg entorno del 2% mensual, el que se mantuvo independientemente del nivel inicial y la dinámica posterior de la inflación. Dado el componente exógeno de los bienes y servicios regulados, esto generó una fuerte apreciación cambiaria que ha restado incentivos para liquidar en el corto plazo. Esto, combinado con una serie de bajas en las tasas de interés, fue generando una serie de tensiones que dio lugar finalmente a un salto en los dólares financieros y a un fuerte aumento en la brecha, que ahora se ubica bien por encima del 40%. Y es acá donde el gobierno se fue encerrando en su propio laberinto, aferrado a dos elementos de los que necesita desprenderse, no se ve el cómo y empiezan a pasarles factura: el cepo y la recesión.

Por un lado, esto fue limitando los incentivos originales para la oferta de dólares, mientras la demanda fue recuperando espacio y terminó por sacar nuevamente del mercado al BCRA, en un momento del año en donde el campo debería estar liquidando en forma más acelerada. Al mismo tiempo, el mercado parece haberle puesto un límite muy concreto a la política de tasas bajas, algo de lo que parece ya haber tomado nota el BCRA.

Con las expectativas (cambiarias primero, e inflacionarias después) descansan en última instancia en la evolución de las reservas internacionales, la marcha mismo de una transición que fue sumando tensiones hizo que la actual regla cambiaria empiece a hacer agua, limitando las posibilidades de salir del laberinto sin una nueva corrección cambiaria.

Y si bien es muy probable la menor nominalidad existente vaya mejorando las condiciones crediticias de la economía, el hecho de haber terminado el proceso de ahorro forzoso hará que la recuperación (aunque heterogénea) entre en contradicción directa con el poco espacio externo existente. Tanto renegar con que la única restricción es la presupuestaria para terminar la luna de miel buscando morigerar (vía FMI, Elon Musk o el RIGI) la tan denostada restricción externa. Cosa e mandinga.

Que la luz al final del túnel no sea un tren de frente

Sin una cuenta financiera abierta, el crecimiento del producto estuvo, está y estará siempre limitado por la disponibilidad de divisas netas que generan las exportaciones, descontando la demanda de dólares para el pago de importaciones, fletes, servicios, intereses y cancelaciones de deudas, pública y privada, comercial y financiera.

Anuncio

Y la recesión, aunque necesaria para estirar la transición, tendrá costos crecientes. Según estimaciones que hicimos en CECA el nivel de actividad (EMAE) se contrajo en abril por séptimo mes consecutivo (2,7% respecto de marzo), acumulando una caída anual que supera el 6%. Y a excepción de los sectores asociados al agro (que recupera terreno tras la sequía de 2023) e hidrocarburos, la mayor parte de las ramas se mantienen en terreno negativo, con intensidad creciente según sea la dependencia de cada actividad de la demanda proveniente del mercado interno.

Esto último es clave asimismo para dar cuenta de la dinámica del mercado de trabajo, dado el carácter procíclico que tienen tanto el empleo como los salarios. En lo que hace al primero y acorde a proyecciones propias, en abril se profundizó la caída del empleo registrado, que alcanzó un 2,9% ia. El salario real privado registrado (SIPA) por su parte, solo logró recuperar poco más de 6pp de los más de 11pp que perdió en la megadevaluación de diciembre último.

De esta forma, lo que el esquema brinda en forma de fuerte caída real del gasto (superior al 30% ia. en el acumulado anual) está volviendo en parte en menores ingresos, en el caso de los tributarios del orden de -5,4% ia. real, liderado por ganancias (-37,6%ia., derechos por importaciones (-21,7%) y aportes y contribuciones a la seguridad social (-18,8%), mientras crece la dependencia del impuesto país.

No hay magia. Dada la magnitud, duración y recurrencia de los desequilibrios macroeconómicos en Argentina no hay forma de empalmar hacia un verdadero esquema de estabilización sin recuperar y fortalecer la moneda. A mayor demanda de pesos más sencillo resultará pensar en un nuevo régimen monetario. Cierto es también que la dominancia financiera como el conflicto distributivo serán escollos importantes a la hora de pensar el salto.

Para nosotros la salida sigue siendo con estabilización, pero sobre una agenda que contemple combinar crecimiento económico y cambio estructural. Demanda efectiva, escala, innovación tecnológica y política industrial, elementos por ahora ausentes en el discurso y el programa del gobierno.

Economista CECA, exvicepresidente BCRA

Continuar leyendo

Política y Economía

Fútbol y negocios: ¿quién ganará la Eurocopa económica?

Publicada

el

Comenzó otra edición de la Eurocopa donde 24 países compiten para destronar a la actual campeona Italia en el terreno futbolístico, pero ¿quién podría triunfar si la contienda fuera en los mercados? Los analistas del bróker global XTB intentaron responder a este interrogante comparado algunos de los datos económicos más relevantes de cada uno de los países (tomando a Inglaterra y Escocia como el Reino Unido).

Entre las variables a comparar, tomaron el crecimiento del PIB en los últimos cuatro años, así como el PIB per cápita (ajustado por poder adquisitivo); la tasa de desempleo; el salario por hora; y la deuda sobre PIB.

Para definir al potencial euro-campeón económico recurrieron al mismo sistema de puntuación que utilizan actualmente competiciones como la Fórmula 1 o el motociclismo, donde el vencedor consigue 25, el segundo 18 puntos, mientras que el tercero 15 puntos. Desde el cuarto hasta el décimo se repartirán los siguientes puntos: 12, 10, 8, 7, 4, 2 y 1.

Llegaron a la conclusión que con estos parámetros, hay un ganador indiscutible: Suiza. El país helvético obtiene la máxima puntuación en todas las categorías salvo en el crecimiento del PIB y cerraría este hipotético torneo con 101 puntos. En segundo lugar, se situaría Dinamarca, que obtiene 18 puntos en categorías como PIB per cápita, salario por hora o deuda sobre PIB y unos nada triviales siete puntos en la métrica de crecimiento de PIB, para un total de 68 puntos.

El tercer lugar sería para Países Bajos con 45 puntos, seguida de Turquía con 40 y Polonia, con 33; estos dos últimos se ven muy beneficiados por el crecimiento del PIB y la deuda sobre PIB, en caso del país otomano, mientras que Polonia tiene la segunda mejor tasa de desempleo entre los países participantes.

Para encontrar a la primera economía de la eurozona hay que ir hasta el séptimo puesto, donde Alemania se ubica con 28 puntos gracias a sus datos de desempleo y salarios por hora, así como al poder adquisitivo de su población.

El resto de las grandes economías europeas obtendrían resultados mucho peores: Francia se quedaría en decimocuarto lugar, con apenas 14 puntos, mientras que Italia se situaría en vigésima posición, con apenas 4 unidades. El peor dato de las grandes economías lo obtiene España, que no suma ningún punto según estas métricas, al igual que otros dos países: Portugal y Ucrania.

“Si bien es pura ficción, estos datos muestran el empuje que han tenido los países del este de Europa, que han conseguido un crecimiento superior al resto del continente en los últimos cuatro años, y es que naciones como Polonia, Croacia o Serbia, por nombrar algunos, están disfrutando de un fuerte incremento de su producción gracias a la inversión extranjera, el turismo y, en algunos casos, a los fondos de recuperación de la Unión Europea”, explican los analistas del bróker.

“También por la marcha de la industria de los países del sur de Europa, dado que los costos laborales son inferiores y la capacidad de crecer es mayor”, agregan.

Anuncio

Por el contrario, los países más grandes económicamente, son los que han tenido una menor tasa de crecimiento, siendo especialmente llamativo el caso germano descolgado del resto de sus pares pero afectado por la dependencia del gas y petróleo procedente de Rusia, tras el estallido del conflicto bélico a principios de 2022.

En cuanto al el PIB per cápita ajustado por poder adquisitivo, es decir al costo de vida de cada país, en este caso centro-Europa domina la clasificación, y entre ellos se destaca Suiza con una diferencia muy marcada respecto al resto.

Continuar leyendo

+Vistas