Conéctate con nosotros

Mundo

Ecuador y México: moralejas de una crisis diplomática

Publicada

el

Integrantes de un cuerpo élite de la Policía ecuatoriana irrumpen en la Embajada de México para detener al exvicepresidente Jorge Glas, condenado por corrupción, y a quien se le fue negado el asilo político en Quito (Ecuador). Imagen de archivo. EFE/ José Jácome
Integrantes de un cuerpo élite de la Policía ecuatoriana irrumpen en la Embajada de México para detener al exvicepresidente Jorge Glas, condenado por corrupción, y a quien se le fue negado el asilo político en Quito (Ecuador). Imagen de archivo. EFE/ José Jácome
(Jose Jacome/)

Las embajadas y otras delegaciones diplomáticas son inviolables sin excepción alguna. Así dice la Convención de Viena de 1963, pues se trata de territorio del país allí representado. Violentar esa sede constituye por tanto una vulneración de soberanía, anula en los hechos el principio cardinal que sustenta las relaciones amistosas entre Estados.

Es que la diplomacia es un antídoto contra la guerra. Por ello el episodio de Quito trató de “una violación flagrante al derecho internacional y a la soberanía de México”. Con esas palabras lo expresó López Obrador y tiene razón. El video muestra, además, agresiones de la policía contra personal diplomático, ilegal desde luego. Dispuso la inmediata suspensión de relaciones diplomáticas con Ecuador.

El marco legal vigente también estipula que las personas que se hallen procesadas o condenadas por tribunales competentes por delitos comunes no son susceptibles de recibir el beneficio en cuestión. Los hechos invocados para justificar la solicitud de asilo deben ser de carácter político. Así lo reglamenta la Convención sobre Asilo Diplomático de 1954 en su artículo III.

En el caso en cuestión, el peticionante es el ex-vicepresidente Jorge Glas, condenado por corrupción. Con lo cual tiene sentido que la presidencia de Ecuador dijera que el gobierno de México había abusado de “inmunidades y privilegios otorgados a la misión diplomática” y que dicho asilo diplomático era “contrario al marco legal convencional”.

Sin embargo, en su artículo IV, la Convención de 1954 también determina que “corresponde al Estado asilante la calificación de la naturaleza del delito o de los motivos de la persecución”. Dicha normativa no ha resuelto la controversia ni satisfecho al gobierno de Ecuador. Ello deja algunas cuestiones sin respuesta.

O sea, la culpabilidad o la inocencia terminan definiéndose por preferencias ideológicas, siempre subjetivas. Si Glas es un perseguido político o un delincuente se determina por las alianzas políticas regionales. En ausencia de una normatividad jurídica objetiva, neutral, ecuánime e impersonal, la propia idea de Estado de Derecho y, por ende, de democracia, resulta en un contrasentido. América Latina en una frase.

El episodio en cuestión captura este déficit. Vicepresidente de Rafael Correa, Glas fue condenado en 2017 por corrupción en el caso Odebrecht, un sistema que permeó toda la región. Eran años del boom de precios internacionales, extraordinarios recursos fiscales, opulentos contratos de obra pública, financiamiento ilícito de campañas electorales y una tendencia a la perpetuación en el poder. Correa fue presidente entre 2007 y 2017.

Para tener una idea de la magnitud del caso, en diciembre de 2016 Odebrecht se declaró culpable y acordó con autoridades judiciales en Estados Unidos y Suiza multas por 3.500 millones de dólares. Ello por sobornos cercanos a los 800 millones de dólares en varios países de la región, incluido Ecuador. En la cifra más alta de la historia de los arrepentimientos judiciales, contó con la cooperación de 77 ejecutivos de la compañía.

Este es el retrato de la tríada corrupción-crimen organizado-poder político. La corrupción alcanza cifras colosales, ya no es la clásica, casi innocua mordida. Las platas del narcotráfico, la minería ilegal, los negocios de la obra pública, y hasta el terrorismo, ahora se lavan en el mismo sitio. Los montos crecen exponencialmente.

Es decir, la corrupción, que origina en la burocracia estatal, es gasolina para el crimen organizado. Una vez que este controla el territorio, se convierte en una suerte de ejército de ocupación. De ahí en más su objetivo será la captura del Estado. Lo que comenzó con recursos para el Estado despedaza la integridad del propio Estado.

Anuncio

Es la realidad de Ecuador, entre varios países de la región. De eso trata la “Operación Metástasis”, vasta investigación judicial sobre la colusión del narcotráfico con las instituciones públicas. He allí la “narco”—política. Hasta se vio por televisión.

Volviendo a Glas, politizar el delito de corrupción es una estrategia de defensa habitual. Para ello se abusa del término “lawfare”, el uso del sistema judicial con objetivos extrajurídicos; es decir, políticos. Con dicho argumento hoy se defiende a Glas, a Cristina Kirchner y a quien sea. El corrupto se puede convertir en un perseguido político, víctima del lawfare o guerra judicial. Es merecedor de asilo, dice, y no sabemos si tiene razón. El artículo III de la Convención sobre el Asilo Diplomático se archiva.

Politizado, el delito de corrupción ha perdido entidad como tal. Ya no hay manera de grabar en piedra una verdad jurídica; o sea, una sentencia, culpable o inocente. Y no es tan solo la democracia. Ninguna sociedad puede funcionar carente de una normatividad jurídica objetiva, neutral, ecuánime e impersonal. De nuevo, América Latina en una frase.

@hectorschamis

Mundo

La política como espectáculo

Publicada

el

Pedro Sánchez pierde con Javier Milei en cuanto a comunicar un mensaje con sustancia (REUTERS/Agustin Marcarian) (Agustin Marcarian/)

Como fenómeno de masas, la política tiene una propensión natural hacia el espectáculo. No es nuevo el tema, el problema es que con frecuencia no es más que eso. Las estrategias electorales son como las publicitarias; los expertos en mercadotecnia son jefes de campaña; las preferencias del electorado se interpretan con los mismos métodos que se analizan los gustos del consumidor.

El ciclo de noticias opera a la velocidad de la luz, no hay ocasión para el análisis. Todo es efímero, sólo queda registro del espectáculo: tweets, posts y soundbites. Los políticos ya no son formadores de opinión; o sea, líderes, son espejos que reflejan esos gustos. No hay mensaje ni sustancia, tan solo proyectar una imagen y reproducir el espectáculo. Y desde luego los medios y redes sociales, con sus inevitables fake news, magnifican el show.

Ello es un incentivo para lo impropio e inadecuado, hoy habitual en el discurso; es decir, la vulgaridad que muchos llaman “populismo”. Con frecuencia invita el insulto, pero no pasa por el lenguaje que se utiliza, ni la elegancia del interlocutor. Sea procaz o gentil el léxico, lo que importa es el carácter normativo de la deliberación pública, su ética y su estética.

El descontrol frente al micrófono y frente al teclado se ha naturalizado, es una manera habitual de hacer política. Es una suerte de plaga, capaz de intoxicar también las relaciones entre Estados. Improcedente e inaceptable, es normal que el mandatario de un país emita opiniones, juicios e insultos acerca de un gobierno extranjero, aún al precio de una crisis diplomática.

Tal como acaba de ocurrir entre los gobiernos de Argentina y de España. Claro que comenzó mucho antes del reciente chicaneo entre Pedro Sánchez y Javier Milei. Y, de hecho, fue el presidente del gobierno español quien lo inició al tomar posición pública en las elecciones argentinas de 2023 en favor de Sergio Massa, el rival de Milei.

Desde entonces, él y varios miembros de su gobierno se han referido a Milei—a la postre elegido e investido presidente—con un aluvión incesante de insultos: fascista, facha, misógino, populista irresponsable y otros. Sánchez mismo le acusó de menospreciar a los enfermos de cáncer, y de liderar “la internacional ultraderechista”.

La prensa adepta ha recogido y reproducido estos insultos disciplinadamente. Para muestra alcanza con el diario El País, convertido en órgano de difusión de Pedro Sánchez desde su llegada al gobierno en 2018, el cual acostumbra a referirse al “ultraderechista Javier Milei”. El más reciente insulto fue del ministro de transporte español, quien acusó a Milei de “ingerir sustancias”.

Cabe decir que Milei esperó y devolvió donde más duele por medio de un comunicado. En el mismo repudia las calumnias y destaca que los problemas del Ejecutivo español son “las acusaciones de corrupción que caen sobre su esposa, asunto que lo llevó incluso a evaluar su renuncia”.

Milei puso el dedo en la llaga, a propósito de la política como espectáculo. Nadie en España creyó que pensara en renunciar, habría sido completamente anómalo en quien no dudó en asumir el gobierno siendo segundo con el 30 por ciento de los votos y por medio de alianzas espurias. Yo mismo analicé aquí “El populismo fallido de Pedro Sánchez”, a raíz del melodrama que protagonizó.

Anuncio

Pero el inconveniente de Pedro Sánchez no es sólo la investigación de su esposa, también lo es su déficit de legitimidad, lo cual lo hace débil. En su debilidad, lo único que le queda es el espectáculo, como en la famosa “carta de casi-renuncia”, el descontrol frente al micrófono, los soundbites de alguien que cree ser conocedor de todos los temas.

Es grotesco Sánchez, capaz de pontificar sobre todos los temas con naturalidad y destreza: política exterior de la Unión Europea, Israel y Palestina, Ucrania y Rusia, por supuesto Estados Unidos y, por qué no, también Argentina. El problema es que Sánchez habla de todo porque no sabe mucho de nada, exhibe las clásicas certezas del ignorante. A propósito, si Milei es un “ultra”, en todo caso sería un “ultraliberal”, persuasión filosófica e ideológica incompatible con el fascismo.

Pero, además, Sánchez tiene una dificultad adicional con Milei. Pierde con él cuando se trata de la política como espectáculo, pues Milei sube a un escenario, canta rock y lo hace bien. Y pierde en cuanto a comunicar un mensaje con sustancia. Sánchez habla de woke y de lo que no sabe, Milei habla de cómo hacer funcionar el capitalismo para generar prosperidad. En la Argentina post-kirchnerista, una verdadera heterodoxia.

Es decir, Milei habla de un sistema económico cuyo éxito se basa en estabilidad de los derechos de propiedad, apertura comercial y hospitalidad hacia la inversión extranjera. Algo así como lo que tiene España, de hecho, y que fue construido por un lúcido líder socialista entre 1982 y 1996. No era Pedro Sánchez.

@hectorschamis

Seguí leyendo...

Mundo

Corea del Sur y Japón sancionaron a los involucrados en el envío ilegal de armas de Kim Jong-un a Vladimir Putin

Publicada

el

Corea del Sur y Japón sancionaron a empresas e individuos involucrados en el envío ilegal de armas de Kim Jong-un a Vladimir Putin (REUTERS) (Sputnik/)

Los Gobiernos de Corea del Sur y Japón anunciaron este viernes una ronda de sanciones contra más de una decena de empresas e individuos involucrados en la trama de envío ilegal de armamento de Corea del Norte a Rusia. Dichas acciones suponen una violación de las resoluciones emitidas por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y exponen el rol clave que tomó Pyongyang luego de que Occidente cortara prácticamente todos sus lazos con Moscú.

En el caso de Japón, el portavoz del Gobierno, Yoshimasa Hayashi, apuntó que sus medidas alcanzan a nueve entidades y un ciudadano ruso, además de dos empresas de Chipre. Todos ellos estuvieron “implicados en la asistencia militar a Rusia y Corea del Norte para apoyar la invasión de Ucrania”, por medio de la entrega de armamento. Desde ahora, ninguno de estos 12 podrá disponer de sus activos en el país, que quedarán congelados.

Hayashi también destacó que es crucial que los aliados no pasen por alto estos hechos y hagan cumplir las disposiciones de la ONU. “A medida que continúa la invasión de Ucrania es extremadamente importante tomar medidas coordinadas con la comunidad internacional”, dijo.

En tanto, Seúl impuso sus sanciones sobre siete ciudadanos norcoreanos y dos barcos rusos, responsables de “transportar numerosos contenedores entre Rusia y Corea del Norte con suministros militares” y de recaudar fondos para apoyar el programa nuclear de Kim. También, uno de ellos habría movilizado gasolina desde Pyongyang a Moscú y, otro, entablado conversaciones entre 2022 y 2023 con el grupo paramilitar Wagner.

Putin y Kim Jong-un niegan estar cooperando militarmente pero piezas recuperadas de un ataque en Ucranio expusieron lo contrario (REUTERS)
Putin y Kim Jong-un niegan estar cooperando militarmente pero piezas recuperadas de un ataque en Ucranio expusieron lo contrario (REUTERS) (STRINGER/)

A principios de mayo, a pesar de las reiteradas negativas de ambos actores de estar cooperando en el marco de la guerra de Ucrania, expertos de la ONU analizaron las piezas de un misil balístico que había caído en la ciudad de Kharkiv y concluyeron que se trataba de un arma norcoreana. El proyectil había sido lanzado por las Fuerzas Armadas de Rusia el 2 de enero e impactó contra un edificio residencial.

“Los restos recuperados proceden de un misil de la serie Hwasong-11 de la RPDC” (República Popular Democrática de Corea, el nombre oficial de Corea del Norte)”, se lee en el informe de 32 páginas, encabezado por la inspectora Khrystyna Kimachuk.

Algunas de las evidencias que exponían su irrefutable procedencia eran los pequeños chips informáticos de última tecnología que contenía, el pequeño carácter del alfabeto coreano que presentaba en una parte y el número 112 estampado en algunas partes del armazón, que en el calendario norcoreano corresponde al año 2023.

“A pesar de estar sometida a severas sanciones durante casi dos décadas, Corea del Norte sigue consiguiendo hacerse con todo lo que necesita para fabricar sus armas, y con una rapidez extraordinaria”, apuntó el director adjunto del Conflict Armament Research (CAR), Damien Spleeters.

Kim Jong-un visita una fábricas de armas de Corea del Norte
Speelers advirtió que Corea del Norte sigue consiguiendo todo lo que necesita para fabricar sus armas, con una rapidez extraordinaria (REUTERS)

Se estima que sólo desde el pasado septiembre, Kim envió a Putin cerca de 7.000 contenedores cargados con más de un millón de proyectiles y cohetes de gran calibre.

En un intento por frenar estas maniobras, la semana pasada, la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro de Estados Unidos emitió también sanciones contra dos individuos rusos y tres entidades con sede en el país, acusados de facilitar transferencias de armas con Pyongyang.

(Con información de Europa Press)

Anuncio

Seguí leyendo...

Mundo

Los Gobiernos de las islas pequeñas unen fuerzas para aliviar la deuda antes de las negociaciones sobre el clima

Publicada

el

Un niño pasa junto a un tejado que se llevó el viento, días después del ciclón Pam en Port Vila, capital de la nación insular de Vanuatu, en el Pacífico (REUTERS/Edgar Su) (Edgar Su/)

Los pequeños estados insulares del mundo planean unir fuerzas para presionar en favor del alivio de la deuda y de más inversiones en el clima antes de la cumbre climática COP29 de este año, como parte de una estrategia de 10 años para ayudar a salvar a algunos de ellos de la extinción, según la agencia Reuters.

Los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo (PEID), una agrupación de 39 Estados y 18 miembros asociados, están reconocidos por las Naciones Unidas como especialmente vulnerables a la subida del nivel de las aguas y a un clima más extremo a medida que el mundo se calienta, pero muchos soportan una pesada carga de deuda que dificulta su capacidad de respuesta.

Ahora, tras años de tensiones con los países más ricos en torno a la financiación de la lucha contra el cambio climático, las islas se disponen a establecer medidas conjuntas para aumentar su resiliencia en su cuarta reunión, que se celebra una vez cada diez años en Antigua y Barbuda la semana que viene.

Las olas chocan contra el malecón mientras el huracán Irma azota las islas del norte del Caribe, en Fajardo, Puerto Rico, en septiembre de 2017 (REUTERS/Alvin Baez)
Las olas chocan contra el malecón mientras el huracán Irma azota las islas del norte del Caribe, en Fajardo, Puerto Rico, en septiembre de 2017 (REUTERS/Alvin Baez) (Alvin Baez/)

En respuesta al apoyo poco sistemático ofrecido hasta la fecha, el nuevo plan de las islas contempla la creación de un proceso conjunto que abarcará desde la negociación de la reducción de la deuda con los acreedores hasta la atracción de inversiones y la prestación de apoyo jurídico.

Denominado Servicio Mundial de Apoyo a la Sostenibilidad de la Deuda de los PEID, ha sido diseñado conjuntamente por el Instituto Internacional para el Medio Ambiente y el Desarrollo (IIED), organismo independiente y centrado en las políticas, y por representantes de los PEID miembros, como Samoa, Antigua y Barbuda, Trinidad y Tobago, Tonga y Tuvalu.

Otros miembros de un grupo de asesoramiento estratégico fueron el Banco Mundial, el banco de Wall Street JPMorgan, el asesor y corredor de seguros Willis Towers Watson y la Secretaría de la Mancomunidad de Naciones, una asociación voluntaria de 56 países que surgió del Imperio Británico.

Mientras que un informe reciente del Instituto Grantham cifraba en 2,4 billones de dólares anuales el coste anual de la adaptación de todos los países en desarrollo a los efectos del cambio climático, un reporte que publicará el lunes el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo afirma que el coste colectivo para los PEID es inferior a 10.000 millones de dólares anuales, aunque para algunas islas equivaldría hasta a una quinta parte de su producción económica.

Dada la relativamente pequeña cantidad de dinero necesaria, el PNUD dijo que los PEID “representan un caso de prueba” para que las instituciones financieras del mundo aborden la vulnerabilidad climática “a velocidad y escala”.

El nuevo plan de cuatro pasos de los PEID implica una “superposición estratégica” de medidas de alivio de la deuda, como cláusulas de deuda contingente, para permitir a los Gobiernos invertir en mejores infraestructuras y otras formas de resiliencia climática.

Para protegerse de daños futuros, los países recibirían ayuda para acceder a seguros y otras herramientas, así como para buscar formas más diversas de financiación a través de los mercados de capitales, como bonos vinculados a la protección del medio ambiente.

Anuncio

Dado que muchas islas pequeñas dependen de una o dos personas para llevar a cabo todo el proceso de endeudamiento, el Servicio de Apoyo también les proporcionaría asistencia jurídica y en negociaciones comerciales, ayudándoles a superar sus limitaciones.

Según los análisis del IIED, más del 40% de los PEID se encuentran en una situación de endeudamiento grave o próxima a ella, lo que significa que la mayor parte de sus ingresos se destina al servicio de la deuda, y el 70% tiene una deuda que supera el nivel considerado sostenible.

(Con información de Reuters)

Seguí leyendo...
Anuncio

+Vistas