Connect with us

Mundo

El fin de Pitchfork es un mal presagio para el futuro del periodismo musical

Publicada

el

Pitchfork se había ganado un prestigio por sus reseñas de lanzamientos musicales y la cobertura de la industria

La salvaje mutación de 28 años de Pitchfork –de bocón advenedizo a peleador creador de gustos matón, a constructor de agenda crítica a pieza de la cartera de marcas de la editorial Condé Nast y autoproclamada “voz más fiable en la música”– dio un giro sombrío esta semana cuando nada menos que Anna Wintour emitió un memorándum anunciando que la publicación musical más influyente de este siglo se fusionará con GQ. La comunicación de Wintour vino salpicada de palabras alegres sobre “nuevas posibilidades”, pero los despidos que se produjeron en las horas siguientes -incluida la destitución de la redactora jefe Puja Patel– dejaron claro que una era estaba llegando a su fin.

He odiado y amado Pitchfork durante más de la mitad de mi vida, pero mi dolor no tiene complicaciones. Estoy furioso de ver que se va así. La fusión de un medio musical antaño provocador e independiente con una revista masculina heredada es, en el peor de los casos, una desconsideración y, en el mejor, un mal presagio para todo el periodismo musical. Si la crítica musical se ha convertido en una práctica en peligro de extinción en publicaciones con una influencia masiva, una historia profunda y un amplio número de lectores. ¿Dónde puede esperar sobrevivir?

The September Issue Anna Wintour
La histórica editora Anna Wintour, responsable de los contenidos de Condé Nast, fue quien comunicó las malas noticias

Y me refiero a la crítica musical, algo que Pitchfork ha producido constantemente a través de sus muchos cambios de tono y forma en la última década, poblando continuamente su página de inicio con el trabajo de escritores que no tienen miedo de decirnos lo mediocre que es el nuevo álbum de 21 Savage. Este tipo de reseñas no generarán mucho tráfico digital en 2024, pero realizan una labor esencial de la crítica musical: escuchar, dar testimonio, decir la verdad. ¿Cómo es posible que esta práctica continúe en GQ, una publicación que se esfuerza tanto por evitar insultar a sus temas? No lo creo. Lo que significa que el mundo del periodismo musical seguirá fundiéndose en la forma ambigua de la publicidad, perpetuando la espiral de muerte de la adulación que resulta de que las grandes publicaciones necesiten acceder a las grandes estrellas, más que al revés. Una escena brutal.

Al principio de la trayectoria de Pitchfork, el sitio parecía atraído por un tipo de brutalidad totalmente diferente. Centrada en grupos de rock indie, Pitchfork criticaba a muchos de ellos sin piedad, y si viviste aquellos años, puede que estés atándote los zapatos de baile de camino a la tumba. A menudo, los críticos del sitio parecían caprichosos, desinteresados y, en ocasiones, rencorosos, y asignaban puntuaciones bajas en su característica escala de 10 puntos con celo punitivo. A medida que Pitchfork crecía en número de lectores e influencia, el sitio parecía disfrutar de la relación antagónica que estaba cultivando con la comunidad underground que cubría, y para algunos la mala sangre todavía fluye.

American dream: the 21 savage story | Official Trailer
La banda 21 Savage. A Pitchfork no se le ha movido un pelo a la hora de reseñar su nuevo álbum, como también otros que han recibido valoraciones negativas.

Pero a finales de la primera década del siglo XXI, las críticas favorables de Pitchfork la convirtieron en un centro neurálgico del buen gusto, ayudando a convertir a Arcade Fire y Bon Iver en el tipo de bandas nominadas a los Grammy. Pitchfork lanzó su propio festival anual de música en Chicago en 2006, y en 2015 la marca había alcanzado tal éxito que su fundador, Ryan Schreiber, y su copropietario, Chris Kaskie, la vendieron a Condé Nast.

El director digital de la nueva empresa matriz, Fred Santarpia, elogió la adquisición por aportar “una audiencia muy apasionada de hombres del milenio a nuestra lista”. A partir de ahí, Pitchfork continuó ampliando admirablemente su cobertura más allá de los grupos indie blancos y centrados en los hombres sobre los que se fundó y, extrañamente, acabó mostrando más gracia a las estrellas del pop más ricas del siglo XXI que a los desconocidos a los que se había hecho un nombre pisoteando.

Por supuesto, ese “ellos” siempre está cambiando. Tendemos a percibir las publicaciones musicales como mentes de colmena singulares y monolíticas, pero siempre están formadas por oyentes, escritores y pensadores individuales. Y aunque Pitchfork me sigue molestando por sus aires de aniquilación, es imposible negar el estilo, la inteligencia y el peso crítico de sus autores estrella más recientes: Cat Zhang, Philip Sherburne, Alphonse Pierre y otros.

Las críticas de Pitchfork han sido claves para consolidar el camino de muchos artistas, como por ejemplo Arcade Fire.
Las críticas de Pitchfork han sido claves para consolidar el camino de muchos artistas, como por ejemplo Arcade Fire.

Los escritores no son las empresas para las que trabajan. Y si el paisaje mediático actual sigue su curso, no necesitaremos que nos lo recuerden: no habrá publicaciones en las que puedan trabajar los escritores musicales. El capitalismo sigue siendo estúpido y zombi, un juego autocanibalizador de adquisiciones y abandono de cadáveres cuando los beneficios no alcanzan un nivel ridículo. Lo que suceda a continuación en Pitchfork bajo GQ me preocupa, sin duda. Pero no tanto como lo que ocurra con el resto de la crítica musical en un mundo post-Pitchfork.

Resulta demasiado fácil ser prescriptivo y rabioso, pero ¿tenemos otra opción? Es hora de que los escritores musicales se unan y creen sus propias revistas, sus propios fanzines, sus propios sitios web. Los oyentes siempre querrán compartir sus experiencias musicales, y esperemos que los que creen en la crítica como oficio encuentren formas de monetizar sus ideas para poder continuar con el trabajo. Tendrán que hacerlo. Las torres -desde la que escribo actualmente parece estable por ahora- están siendo derribadas. Es difícil ver un futuro entre los escombros. Como en cualquier tipo de crítica cultural, la imaginación será necesaria.

Mundo

El Estado pagará u$s 5.342M a las cajas paraestatales en “compensación” por la transición al régimen mixto

Publicada

el

12 de julio 2024 – 12:51

Los trabajadores que ingresan al mercado laboral deben transferir un 5% de sus aportes a las AFAP, ingresos que el Estado cubrirá hasta por 40 años.

Foto: Teledoce

El Estado uruguayo deberá transferir más 5.000 millones de dólares en las próximas décadas a las cajas paraestatales a partir de la reforma de la seguridad social y establecimiento obligatorio del sistema mixto de jubilaciones, en forma de un “financiamiento de la transición”.

Las cajas paraestatales no atraviesan buenos momentos, aunque algunas permanecen en situaciones más críticas que otras, como es el caso de la Caja de Jubilaciones y Pensiones de Profesionales Universitarios (Cjppu), por ejemplo. Por lo que, cuando la reforma de la seguridad social votada en 2023 e implementada desde agosto pasado estableció que todos los trabajadores que se incorporen al mercado laboral deben destinar el 5% de sus aportes personales a una AFAP, preocupó cómo este desvío de transferencias antes netamente destinadas a las cajas podría afectar a las instituciones en cuestión.

Ante este problema, se incluyó en el texto legal un “financiamiento de la transición” del pasaje de estos afiliados al régimen mixto, tal y como consignó el semanario Búsqueda. Éste consiste en una “compensación por la reducción de ingresos asociada a la transición” por parte de Rentas Generales, por un monto equivalente al de las transferencias realizadas por cada una de estas entidades al Banco de Previsión Social (BPS) y que tienen como destino a las cuentas de ahorro personal obligatorio de los afiliados.

El período previsto para este financiamiento es de 30 años que pueden ser extendidos por otros 10, según la situación financiera de cada caja paraestatal. Si se consideran los 40 años en total, el “flujo de aportes hacia las cuentas de ahorro individual” totalizaría unos 5.342 millones de dólares, según estimaciones que el Poder Ejecutivo entregó al Parlamento en el marco de la discusión de la reforma. En este cálculo también está incluida la Caja Notarial, a pesar de que quedó por fuera de la obligatoriedad de aportes a la AFAP, aunque su incidencia en el costo final “no es significativa”.

Asimismo, el flujo de los aportes va en aumento desde las transferencias en 2024, por 2,2 millones de dólares, hasta las de 2063 por 269 millones de dólares, según estos cálculos.

Las críticas a las transferencias del Estado

Desde la Asociación de Trabajadores de la Seguridad Social (ATSS), en tanto, criticaron fuertemente este artículo “profundamente regresivo” de la reforma de la seguridad social. Según Adolfo Bertoni, histórico dirigente sindical de la ATSS y partidario del plebiscito del PIT-CNT que se votará en octubre, la ciudadanía estará financiando a las AFAP a través de sus impuestos.

“Es regresivo, porque Rentas Generales (es decir, todo el pueblo uruguayo) va a ‘subsidiar’ o ‘compensar’ el fortalecimiento de la AFAP en el régimen jubilatorio de las cajas paraestatales, y a darle sostenibilidad financiera a las propias cajas. Es decir, es una transferencia de los que tienen menos a los que les va mejor o bastante mejor”, opinó el sindicalista.

Continuar leyendo

Mundo

Luis Lacalle Pou refuerza el eje conservador de la región con encuentros con Javier Milei y Santiago Peña

Publicada

el

El presidente Luis Lacalle Pou reforzará, las próximas semanas, la buena sintonía con dos gobiernos clave de la región, el del libertario Javier Milei en Argentina, y el del conservador Santiago Peña en Paraguay, con varios encuentros con sus pares.

Más allá de la dura consideración que el presidente de la República tuvo con Milei por su faltazo a la cumbre del Mercosur el lunes en Asunción, las relaciones entre el Ejecutivo y Buenos Aires son las mejores en muchos años.

A dos grandes triunfos para la administración de Lacalle Pou –el dragado a 14 metros en el Puerto de Montevideo y el acuerdo de cielos abiertos- se suma la afinidad en varios puntos ideológicos entre el mandatario y su par argentino.

Esa comodidad es la que ha permitido también que el Presidente nutra aún más su relación con el empresariado argentino -siempre admirador de la institucionalidad uruguaya- con sendas participaciones este año en foros como el de Llao Llao, organizado por el llamado Círculo Rojo, y la cena anual de Fundación Libertad, el think tank liberal vinculado al macrismo.

Los cruces del Río de La Plata se están volviendo frecuentes de la mano del entendimiento entre los dos gobiernos. Lacalle Pou regresará a Buenos Aires el miércoles para la conmemoración del 30 aniversario del atentado a la mutual judía de la AMIA y once días después lo hará para la inauguración de la tradicional Exposición Rural en Palermo, donde estará acompañado por el ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Fernando Mattos.

En ambo casos, coincidirá con Milei y con el mandatario paraguayo, Santiago Peña, con quien el presidente de la República ha construido buenos lazos personales y bilaterales también será de la partida.

Se espera, además, que los tres presidentes, cercanos por sus ideas sobre la actividad privada y el libre mercado, aunque con disensos sobre el rol del Estado, coincidan en París con motivo de la inauguración de los Juegos Olímpicos.

Los encuentros de Lacalle Pou con Milei, no obstante, siguen manteniéndose informales, puesto que aún no se ha logrado concentrar un encuentro bilateral entre ambos mandatarios. El libertario argentino realizó esta semana su primer viaje a un país de la región, eligiendo a Brasil como destino para una reunión con el expresidente Jair Bolsonaro.

Continuar leyendo

Mundo

La reestructuración de deudas busca ser “una solución y no un parche”, aseguró Bárbara Mainzer

Publicada

el

El problema del sobreendeudamiento de los uruguayos viene estando sobre la mesa del debate desde hace meses, principalmente de la mano del plebiscito por una deuda justa que busca lograr Cabildo Abierto, ya para las elecciones departamentales. Sin embargo, la novedad más reciente y significativa fue el anuncio del lanzamiento de un programa voluntario de refinanciamiento por parte de los principales bancos, administradoras de créditos y estudios de cobranza del país. “Es una solución crediticia para 786.302 personas, una oportunidad para que puedan refinanciar en condiciones extraordinarias y recuperen el crédito”, explicó la directora de la Asociación de Bancos Privados del Uruguay (ABPU), Bárbara Mainzer.

Más de 780.000 personas no es un número para nada menor, y es la población más vulnerable, calificada en categoría 5 o como deudor irrecuperable, que desde el jueves puede acceder a un plan de refinanciamiento de su deuda —en créditos de consumo— en cuotas y sin considerar en el monto a pagar los recargos y multas aplicados por el atraso de los compromisos; es decir, solo el préstamo original. Los montos menores a 5.000 pesos, incluso, podrían ser completamente condonados.

“Este es un ejemplo de coordinación extraordinario, porque si mirás crisis anteriores, uno de los grandes problemas era la falta de coordinación entre los bancos y los deudores”, destacó Mainzer en diálogo con Radio Carve, haciendo especial énfasis en el trabajo entre el sector privado y el sector público, con la participación del Banco Central del Uruguay (BCU) y el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF).

“Buscamos una solución que atienda a la población más vulnerable, que no comprometa el orden jurídico y respete los balances de las instituciones financieras. Porque el presidente del Banco Central lo decía: resolver un problema ahora para complicar el crédito mañana no es una buena solución”, añadió.

Para Mainzer, los uruguayos tienen la oportunidad de recuperar el crédito, lo que no es un tema menor, por lo que instó a aprovechar la oportunidad de “pagar en condiciones excepcionales” que solo estará disponible por cuatro meses —hasta el 15 de noviembre—, y a la cual, durante julio, solo se podrá acceder a través de la página web soluciondeuda.com.uy.

“Hay una preocupación constante por el tema de los deudores, porque ¿de qué estamos hablando? De personas que tomaron un crédito con la vocación y la voluntad de pagarlo, y un evento inesperado hizo que no pudieran abordar esos pagos. Pero no son fáciles las soluciones. Desde el lado de la industria y con un rol clave del Banco Central y el Ministerio de Economía como coordinadores, más y más empresas de la industria se sumaron a la iniciativa, por un lado; y por otro lado, lo estamos combinando con otras iniciativas para que esto sea una solución y la gente no reincida y pueda afrontar sus compromisos”, explicó Maizer, describiendo la propuesta sobre tres ejes: “coordinación pública-privada, trabajo para focalizar esto en la población más vulnerable, y medidas adicionales para que esto sea una solución y no un parche”.

¿Se puede mejorar la calificación crediticia?

Según señaló la directora de APBU, el programa voluntario de refinanciación supone, también la posibilidad de que las personas que comiencen a pagar sus deudas mejoren, en paralelo, su calificación crediticia, para abrir así la posibilidad de volver a tomar crédito en el futuro. Así, a partir del 15% del pago de la deuda refinanciada —en cuotas y sin recargos—, ya comienza a limpiarse el historial, y “si se extingue la deuda, esa marca deja de estar”, aseguró.

Sin embargo, desde la Asociación de Empleados Bancarios del Uruguay (AEBU), insistieron en que el pago de las deudas no cambiará la situación de las personas que están en el Clearing de Informes. “Este es un registro del Banco Central y que básicamente se aplica para el sistema financiero. No implica que la gente sea cambiada de categoría en el Clearing de Informes, de hecho, este es una empresa privada que le brinda servicios a los clientes, y que califica a los uruguayos por su capacidad de pago. Estas medidas podrán cambiarle un poco la categoría, pero no lo van a sacar, porque es un historial de como se comporta el ciudadano en cuanto a sus deudas”, apuntó Pablo Andrade, consejero del sindicato, a Radio Carve.

Continuar leyendo

+Vistas