Connect with us

Política y Economía

El oficialismo, encerrado en su círculo: reaparece la alarmante idea de la “resistencia”, con eje en Buenos Aires

Publicada

el

Sergio Massa y Máximo Kirchner, en China. Foto política a la distancia

Cristina Fernández de Kirchner busca mostrar que maneja todo en el oficialismo. El juego con los tiempos para decidir candidaturas no es una cuestión de calendario, sino más bien otra exposición de poder interno. El anuncio sería en dos o tres semanas, tal vez en el umbral del cierre de los plazos legales, es decir, poco antes del 24 de junio. Mientras tanto, por los canales kirchneristas se hace circular un posible esquema de listas, junto a operaciones para desalentar a competidores en las PASO. Y el punto vuelve a ser Buenos Aires. No asoma sólo como una apuesta a la provincia para correr con chances en la elección nacional: reaparece la peligrosa idea de la “resistencia” para el caso de derrota.

No sería la primera vez en que el concepto de “resistencia” es extrapolado. Y eso mismo constituye un dato político fuerte. Es una definición asociada a los años de dictadura y especialmente a la etapa con Perón en el exilio, algo que tampoco presentó a un peronismo monocolor detrás de su líder. Las luchas fueron varias, cruzadas, algunas oscuras, dramáticas. Pero la utilización en tiempos democráticos es alarmante. Resume un sentido del poder y, en rigor, de la reacción ante la pérdida de poder, sin importar las circunstancias.

Buenos Aires y en particular el GBA son considerados por el kirchnerismo territorio propio, base de grandes triunfos electorales o última línea de sostén, según el caso. Y eso domina el tablero para CFK. La candidatura presidencial está atada a una movida que contempla antes que nada el armado bonaerense, en el marco de la ratificada sociedad de la ex presidente con Sergio Massa. Aislado Alberto Fernández, o al menos con capacidad muy reducida, la negociación siguiente es con los jefes provinciales, que se reunirán la semana que viene en la sede porteña del CFI.

Desde el viernes pasado, después del acto en Plaza de Mayo con CFK como única oradora, y sobre todo en las últimas 48 horas, se deja trascender el esquema básico del kirchnerismo. La hipótesis de Eduardo “Wado” de Pedro como posible candidato a presidente iría de la mano con la intención de colocar a Massa como cabeza de lista de senadores -habida cuenta de la carga como ministro de Economía-, acompañado por Máximo Kirchner en el primer renglón de diputados y Axel Kicillof jugado a la reelección.

Es una forma de darle sentido a la foto cuidadosamente montada en el escenario de Plaza de Mayo, aunque no resulta la única alternativa. Kicillof, de un lado, y Máximo Kirchner, Wado de Pedro y Massa, del otro, flanquearon a la ex presidente. La foto tiene una traducción clara, que es la gravitación de CFK. Y antes que la confección de las listas, quiénes son los principales actores en este rearmado del Frente de Todos, con la gestión de Alberto Fernández deteriorada, en tono de despedida.

Son las primeras cartas sobre el paño después de que la ex presidente ratificara que no competirá en este turno electoral. Y, junto al intento de manejar la incertidumbre, expresan la necesidad de consolidar antes que el mensaje del 25 de Mayo, el significado de la carta sobre la disputa de “tercios” con Javier Milei como elegido para la confrontación. Polarizar, de manera original con un supuesto “tercio”, para lo cual es gravitante el discurso: para asegurar el “núcleo duro” de lo que consideran electorado propio y para imponer las líneas centrales de campaña.

nicolas maduro alberto fernandez
Alberto Fernández con Nicolás Maduro. Un gesto a pesar de la situación sobre derechos humanos (MARIA EUGENIA CERUTTI/)

En esa dirección, el discurso de CFK gira en torno de dos puntos, ineludibles: la ofensiva sobre la Corte, siempre con alusiones a una connivencia con los medios y la oposición, y el foco colocado en el FMI y la promesa de un nuevo capítulo redistributivo. La ajenidad respecto de la actual gestión nacional corre en paralelo con la reivindicación exclusiva de la etapa de Néstor Kirchner y las suyas como presidente.

La última carta difundida por las redes sociales reiteró su carga en el frente judicial. Fue a raíz del pedido del fiscal Carlos Rívolo cerrar y darle camino hacia el juicio oral a la causa por el atentado sufrido en septiembre del año pasado, sin atender los reclamos destinados a involucrar en el ataque a la oposición. Se declaró ignorada como víctima en este caso y perseguida en causas por corrupción.

Esa línea de campaña encaja naturalmente con Wado de Pedro más que con Massa. Pero la cuestión de fondo va más allá. El giro mostrado hasta ahora por la ex presidente dejaría de lado cualquier similitud con la fórmula que terminó coronado a Alberto Fernández. El supuesto plus de moderación, o de diferenciación respecto del kirchnerismo duro, no sería ahora un objetivo. Ella misma, sin dudas, y el candidato que finalmente sea consagrado deberían trabajar en esa dirección.

De manera descoordinada, Alberto Fernández le agregó en estas horas un gesto que consolita en política exterior el sello que pretende el kirchnerismo. Mantuvo un encuentro amable con Nicolás Maduro, en el marco de la reunión de países sudamericanos promovida por Lula da Silva, que aludió a la situación venezolana como “narrativa”, para descalificar de hecho las críticas y reclamos internacionales por la violación de derechos humanos.

Las investigaciones sobre el régimen de Caracas son impactantes: presos políticos, represión ilegal, torturas, grupos paraestatales, además de un cuadro económico y social que expulsa a miles de venezolanos desde hace años. El eco local, por las huellas de la dictadura del 76, hace más penosa la falta de condena efectiva. Hace rato que se viene deteriorando el liderazgo en derechos humanos que había ganado la Argentina.

El gesto de Alberto Fernández resulta más significativo en contraposición con los cuestionamientos a Lula por parte de presidentes que exponen diferente matriz ideológica: Luis Lacalle Pou y Gabriel Boric. Pero para el kirchnerismo, el aporte de Olivos sería considerado insuficiente, poco sostenido, como le reprochan frente a las batallas con la Justicia. No sería, con todo, un dato extraño para el discurso de campaña que viene.

Seguir leyendo:

CFK juega al límite del cronograma electoral: condiciona las candidaturas y sectariza el discurso del oficialismo

El acto del 25 de Mayo sella el aislamiento presidencial, en medio de la crisis y la tensión por las candidaturas

Política y Economía

Para el FMI, el PIB de Argentina caerá 3,5% este año

Publicada

el

16 julio de 2024

Este martes el Fondo Monetario Internacional dio conocer una actualización de las Perspectivas de la economía mundial que mostraron pocas variaciones con relación a las de abril. 

El Fondo empeoró su proyección para la economía argentina en 2024, al estimar que el PBI caerá 3,5%, en una nueva actualización del informe de Perspectivas Económicas Mundiales (WEO, por sus siglas en inglés).

El panorama previsto por el organismo para la actividad económica del país este año evidencia una profundización de la recesión al pasar de una contracción del 2,8% pronosticada en abril a una actual del 3,5%. En cuanto a la proyección para el 2025, el reporte mantuvo el crecimiento esperado en torno al 5%.

En materia inflacionaria, el informe no dio nuevas precisiones pero en la conferencia donde se presentaron los nuevos datos, los funcionarios del Fondo destacaron la desaceleración del IPC en la Argentina y estimaron una mejora en la variación de precios anual al ubicarla en 140% para 2024, frente a la prevista en abril que marcaba 149,4%.

La economía mundial crecería 3,2% en 2024

Se mantuvo la estimación de crecimiento global en 3,2% para este año y en 3,3% en 2025. 

Las economías avanzadas crecerían 1,7% en 2024 lideradas por Estados Unidos con una expansión de 2,6% mientras que en el caso de la zona euro será de 0,9%.  Pero esa brecha sería menor en 2025. A su vez, ahora se estima que China crecerá 5%, mientras que en las proyecciones de abril o se esperaba un 4,6%. En América Latina el crecimiento llegará a 1,9% este año. Para Brasil se espera una suba del PIB de 2,1% mientras que en Argentina la contracción sería de 3,5%, una caída superior a la 2,8% estimada en abril, pero en  2025 crecería 5%.   

Al presentar el informe las autoridades del FMI señalaron que el nivel de inflación en el sector de servicios demora la normalización de la política monetaria. Y la persistencia de altas tasa de interés  hace más lenta la recuperación de la actividad. 

Moody's advirtió sobre el riesgo de los bancos ante la migración de deuda del BCRA al Tesoro
El campo en alerta: la soja en su peor momento y anuncian la llegada de La Niña

Continuar leyendo

Política y Economía

La audaz idea de un banquero para ayudar al gobierno de Javier Milei

Publicada

el

16 julio de 2024

El banquero y empresario Gabriel Martino, ex CEO del HSBC, aseguró que no seria mala idea que los empresarios compren bonos argentinos.

“No sería mala idea que los empresarios compremos bonos argentinos así ayudamos a bajar el riesgo país. Con un EMBI de 800-1000 no solo el soberano tendría acceso a mercado sino los privados para desarrollar proyectos de inversión. Una forma de ayudar. Fin”, dijo Martino a través de su cuenta de X.

Uno de los primeros en reaccionar fue al abogado Carlos Maslatón, rechazando la idea de Martino: “Fracasan estas cosas. Como las intervenciones estatales con fondos públicos. Hay que dejar funcionar al mercado y no tergiversar sus precios naturales. No me traigan malos recuerdos”.

De inmediato, el propio Martino le respondió a Maslatón: “Esto es mercado !!!! Nada compulsivo nadie obliga a nadie”, escribió en X.

Desconfianza de los inversores: el riesgo país superó los 1.600 puntos

El Riesgo País superó los 1600 puntos este martes en medio de la incertidumbre de los inversores por el efecto de las últimas medidas anunciadas por el Gobierno nacional.

  • El indicador del JP Morgan alcanzó a 1604 puntos, producto de una nueva baja en los bonos.

Los inversores dudan de la capacidad del Gobierno para seguir acumulando dólares y pagar el resto de los compromisos que debe asumir.

Hoy las reservas caerán otros US$ 650 millones producto de un nuevo pago al FMI.

En las últimas horas la calificadora internacional de riesgo crediticio Moody’s advirtió que la migración de los pasivos remunerados del Banco Central al Tesoro Nacional que impulsa el Gobierno nacional provocará una mayor exposición de los bancos a la deuda pública y a un mayor riesgo de liquidez.

La consideración de la empresa no ayudó al clima sobre los activos argentinos.

Continuar leyendo

Política y Economía

Moody’s advirtió sobre el riesgo de los bancos ante la migración de deuda del BCRA al Tesoro

Publicada

el

16 julio de 2024

La calificadora internacional de riesgo crediticio Moody’s advirtió que la migración de los pasivos remunerados del Banco Central al Tesoro Nacional que impulsa el Gobierno nacional provocará una mayor exposición de los bancos a la deuda pública y a un mayor riesgo de liquidez.

“La nueva política hará que los bancos tengan una mayor exposición directa a la deuda pública, lo que aumentará el riesgo de liquidez, ya que los plazos de las LeFi serán más prolongados que la deuda actual del BCRA, y el riesgo crediticio, dado que la calidad crediticia de las LeFi se ve limitada por la débil calificación soberana”, señaló Moody’s en un reciente informe.

  • El 11 de julio el Central anunció que, a partir del 22 de julio, dejará de emitir sus títulos de deuda en moneda local y, en su lugar, utilizará la Letra Fiscal de Liquidez (LeFi) como  principal instrumento para regular la liquidez del sistema bancario.

Moody’s también destacó que “los bancos podrán mitigar el riesgo crediticio y de liquidez mediante la venta de las LeFi al BCRA en cualquier momento”.

“El BCRA fijará las tasas de interés que pagarán las LeFi, lo que será clave para determinar cómo afectará las utilidades de los bancos”, alertó la entidad.

Moody’s subrayó que “el cambio de política marca un giro sustancial en la política monetaria de Argentina. Durante la última década, la deuda del banco central ha sido un componente clave de los activos de los bancos, particularmente desde 2022, en un contexto de duras condiciones monetarias en Argentina”.

“La exposición directa e indirecta de los bancos al soberano a través de las tenencias de deuda del BCRA y el gobierno es significativa, pero ha ido disminuyendo desde sus picos máximos”, evaluó la entidad.

No obstante, indicó que “los bancos ahora tienen una exposición directa más alta a deuda pública de mayor riesgo, que en junio rondaba el 30% de los activos totales, frente al 25% en abril de 2024 y el 19% en noviembre de 2023, según nuestras estimaciones y los datos del BCRA”.

Continuar leyendo

+Vistas