Noticias de Bariloche
Inicio » Política » El radicalismo también salió al cruce de la intervención del gobierno nacional por Jones Huala

El radicalismo también salió al cruce de la intervención del gobierno nacional por Jones Huala

Una sociedad donde cada uno toma por la fuerza, aquello que pretende conseguir, se asemeja al estado de naturaleza planteado por Hobbes en 1642, “El hombre es el lobo del hombre”, según el cual, todo hombre tiene derecho a toda acción para garantizar su propia existencia. Desde la recuperación de la democracia en 1983, se ha buscado la pacificación del estado y hacer la vista gorda a esta escalada de violencia que se viene sucediendo ya hace varios años, no va a llevar a nada bueno a nuestra comunidad, es por ello que queremos manifestar nuestro total repudio a los hechos vandálicos llevados a cabo por este sector de células antagónicas de corte anarquista, escudándose inescrupulosa e insolentemente detrás de menores de edad para agitar estos actos delictivos, que atentan contra el orden público y la paz social.

Todo reclamo a las autoridades, para ser legítimo, debe tener como base el respeto a la ley y a los derechos de los demás ciudadanos. Todo reclamo que se realice por fuera de este marco, debe ser considerado ilegal y por lo tanto las autoridades deberán arbitrar todos los medios necesarios para restaurar el orden y aplicar todo el peso de la ley a aquellas personas que, por medios violentos, pretenden avasallar los derechos de los demás ciudadanos, reivindicándose territorios y utilizando como fundamento reclamos legítimos de las comunidades ancestrales, que sin duda deben ser reconocidos a estos, por encontrarse dentro del ordenamiento legal.

Ante este estado de cosas, el pueblo debe exigir a nuestros gobernantes la adopción de medidas urgentes tendientes a sofocar la violencia, antes de que esta situación se torne insostenible para los ciudadanos. Es obligación primordial de los gobernantes asegurar la vigencia de la paz social, esto incluye acudir a la justicia para hacer cesar la comisión de todos los delitos que este grupo de insurrectos vienen cometiendo contra nuestra sociedad toda, mientras ellos permanecen inmóviles y miran para otro lado, pasándose la responsabilidad unos a otros, sin tomar ningún tipo de medida al respecto.

Resulta necesario también, poner de manifiesto la clara demostración de complicidad entre este sector y el “gobierno nacional y popular”, prueba de ello, es el apoyo brindado días atrás por el embajador Rafael Bielsa al líder de la RAM, ante los Tribunales de Chile. Sin lugar a dudas una aberrante doble moral, una ignominia falaz y atroz, y la próspera claudicación que los identifica en su ideología, ante los ojos del Estado y a la luz de Constitución Nacional.

¿Qué es el terrorismo más allá del caos, sin justicia y sin orden republicano? Sin estas demandas, todo lo que sume y venga, será terror y desorden.

¿Resulta eficaz hoy por hoy, repudiar sin avance y respaldo de los derechos y garantías de los ciudadano, que se encuentran avasalladas? ¿Qué es el repudio sin el sustento de la libertad y el orden que deberían emanar de la justicia Argentina?

Terrorismo, terror, repudio, rechazo. Cuantos juicios, cuantas declaraciones, cuanta demanda tiene esta causa? ¿Cuántos oídos sordos y miradas esquivas seguirán existiendo en el país de los argentinos? ¿Cuánto podremos soportar sin el rol del Estado en una nación que se suponía constituida? Muchas preguntas ninguna respuesta.

Este clima de inseguridad e incertidumbre es propio de las hegemonías de corte totalitario y de una izquierda apócrifa de embuste, tal como la que preside hoy y que trae consigo estas ideologías separatistas, destruyendo los fuertes postulados que constituyen al hombre en sociedad, fundados en la ética y la moral de la carta magna y los principios estoicos de la divina providencia, donde se asientan las instituciones democráticas y pone al individuo como garantía de libertad.

La única propuesta que puede aceptar nuestro partido es la de exigir la intervención del gobierno nacional, provincial y municipal de forma inmediata, cumpliendo el rol que le compete de restablecer el orden dañado peligrosamente ante los derechos soberanos de la nación.

Toda violencia genera violencia, por ello, es necesario que la justicia responda de forma eficaz, segura y urgente.

Es por ello, que exigimos acciones serias y contundentes que pongan fin, con carácter definitivo a esta situación de inestabilidad, haciéndolos responsables personalmente civil y penalmente de todos los daños y todas las víctimas que estos actos puedan causar.

Calificamos a estos actos de “terrorismo”, por ser una forma violenta de lucha política a través de la cual se persigue la destrucción del orden establecido, mediante la creación de un clima de terror e inseguridad, susceptible de intimidar a la población en general.

El Comanejo como mentira populista es apenas un poco de ruido para la distracción y opinión pública, de que algo se está haciendo, mientras, por detrás, se siguen avasallando derechos fundamentales de todos los argentinos. Aquí, señores gobernantes, jueces y fiscales hay que acatar con derechos la implosiva anárquica que nos deteriora y nos divide como pueblo.

Los radicales de Río Negro defendemos el estado de derecho, un estado donde los ciudadanos, instituciones y poderes del estado se encuentren sometidos a la ley, constituciones y tratados internacionales.

Unión Cívica Radical Río Negro
María de los Ángeles Dalceggio, Presidente de la UCR Río Negro
Virgilio Gentile
Juan Manuel Pinto
Eduardo Malagamba
Ricardo Almonacid
Sandra Liberatore
Mario Isla
Mirta Lavayén

 

*Imagen de archivo

Categorías

Hora actual en
San Carlos de Bariloche, Argentina