Noticias de Bariloche
Inicio » +Política » Elisa Carrió: “Cristina Kirchner va terminar presa, cualquier cosa que se haga ahora es reversible”

Elisa Carrió: “Cristina Kirchner va terminar presa, cualquier cosa que se haga ahora es reversible”

Elisa Carrió, en su casa de Exaltación de la Cruz. (Foto Gastón Taylor)

Imposible. Elisa Carrió quiere hablar de los 20 años de la fundación de la Coalición Cívica, el partido que tuvo su momento fundacional en el pueblito bonaerense de La Emilia, pero la actualidad agitada de la política argentina se lo impide. Se refiere al gobierno de Alberto Fernández, a las internas de Juntos por el Cambio y a la necesidad de que la oposición apoye un acuerdo con el FMI, pero el tema Cristina Kirchner y su situación judicial domina la charla: “Cristina Kirchner va ir presa, va a ser condenada, todo lo que pase ahora es reversible”.

El diálogo con Infobae ocurre poco antes de que se difunda la polémica decisión de los jueces Adrián Grünberg y Daniel Obligado del Tribunal Oral Federal 5 de Comodoro Py de dictar el sobreseimiento de la Vicepresidenta, sus hijos y otros acusados en la causa Hotesur-Los Sauces, que investigaba maniobras de lavado de dinero. “El juicio por Hotesur se va a hacer. Habrá apelaciones y, sino, se planteará la “cosa juzgada fraudulenta”. Ella va a seguir teniendo poder sobre algunos jueces y fiscales, sobre algunos tribunales, pero cualquier cosa que se haga ahora es reversible. Acá lo importante es la causa por corrupción en la obra pública y esa está intacta. Es la original nuestra de 2008 y el juez Julián Ercolini se decidió a investigar. Es una pena que se haya perdido tiempo porque si los hubiera citado antes todo estaría más avanzado, pero Cristina va a terminar presa”.

Luego, en declaraciones públicas, afirmó: “Esto es parte de la capacidad de daño que va a tener la Vicepresidente hasta diciembre. Hay dolo en la conducta de los jueces e iremos por su juicio político cuando llegue el momento. Hay que tener paciencia, Cristina Kirchner y sus socios van a pagar por estos delitos”.

Más allá de esa definición de alto impacto y vinculada a la coyuntura, Carrió habla del origen y del legado de la Coalición Cívica. Condena la interna y los cruces -algunos públicos- entre Mauricio Macri y Horacio Rodríguez Larreta por el liderazgo de la coalición opositora y el 20213, y llama a la oposición a apoyar un acuerdo con el Fondo Monetario para evitar que la Argentina caiga. No evita opinar sobre la prohibición de la compra en cuotas de pasajes -”es una venganza contra la clase media”- y de su futuro político.

La Coalición Cívica realizará este sábado un congreso en el que celebrará los 20 años desde su fundación en La Emilia en 2001. Participarán dirigentes y militantes del partido, además de invitados, y el cierre estará a cargo de Lilita Carrió, junto al presidente de la CC, Maximiliano Ferraro, y a la titular del Congreso Federal, la diputada provincial Maricel Etchecoin.

Entre quienes confirmaron su presencia se encuentran el ex presidente de la Nación Mauricio Macri; el Jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta, el presidente del interbloque de diputados nacionales Mario Negri; la presidente del PRO Patricia Bullrich; los diputados nacionales electos Diego Santilli; María Eugenia Vidal; Mario Barletta; el intendente de Lanús Néstor Grindetti; el jefe comunal de Vicente López Jorge Macri; los legisladores nacionales Facundo Suárez Lastra; Álvaro González; Silvia Lospennato; Carmen Polledo; Martín Maquieyra; Atilio Benedetti; Karina Banfi; Graciela Ocaña; el diputado provincial Maximiliano Abad y los legisladores porteños Agustín Forchieri y Diego García Vila, entre otros. El presidente de la UCR no podrá asistir por estar de viaje, pero enviará un video para saludar los veinte años de la CC, al igual que el gobernador de la provincia de Jujuy Gerardo Morales y el presidente del bloque de senadores de JxC, Luis Naidenoff.

¿Qué significa para usted y para la política en general los 20 años de la Coalición Cívica?

Cuando veo toda la Coalición Cívica, un partido que se armó, desde la orfandad y de la crisis de 2001, veo toda la senda política que marcó, porque fue la única oposición real que existió en contra del kirchnerismo desde el principio, caído el radicalismo y caído el Frepaso. Además, la Coalición Cívica demostró la capacidad de generar alianzas y acuerdos, tanto con la UCR como con el Socialismo y otros partidos para competir en elecciones. Finalmente, Juntos por el Cambio es una construcción política que se generó también desde la Coalición Cívica, que fue el partido contra la corrupción, que durante todo el año puso el cuerpo y sigue comprometida con esa lucha. Creo que si dejara de existir la coalición dejaría de existir la lucha contra la corrupción.

¿La lucha contra el corrupción es el principal valor que sostiene la Coalición Cívica?

Sí, pero también la lucha por la República. De hecho, yo me fui del radicalismo cuando el partido decidió el voto de los plenos poderes a Domingo Cavallo. El sostenimiento del ideal republicano, que en principio de siglo pasado fue de Leandro N. Alem y que, en esta parte, considero que corresponde a la Coalición Cívica. Sostenemos una matriz moral, la lucha contra la corrupción, impulsamos la política de ingresos universales, la baja de impuestos, la promoción del campo y la industria y somos los que más apoyamos a las Pymes.

¿Cuál es su principal legado y el activo que deja, ahora que está corrida un poco de la escena y decidió no competir en las elecciones?

Dejamos una senda muy fuerte. A diferencia de otros partidos, donde los líderes quieren posiciones de poder, yo dejé todo. Ahora la Coalición Cívica tiene su propia organización. En el bloque, la elección del nuevo presidente y vicepresidente se hizo de manera muy democrática, yo no decido más para uno o para otro lado. Además, es un partido que no se financió con poderes empresariales y que contó siempre apenas con el dinero para la campaña. Nos caracterizamos por no hacer alianzas ni pactos espurios ni recibir dinero de empresarios. Quizás por eso nunca fui presidente.

¿Cuál es la batalla pendiente o el desafío que tiene por delante usted y el partido?

La última batalla que me queda y que nos queda a la Coalición Cívica y a los argentinos en general es una batalla esencial: sin contrato moral Argentina no tiene salida. El contrato moral no es un papel que se firma, no es una foto de dirigentes que ponen cada uno su firma, es un estado de conciencia que incluye, sobre todo, tres principios: no robar, no mentir y no usar a los pobres. Esto viene desde La Emilia y, 20 años después, lo seguimos sosteniendo. Claro que ese estado de conciencia es colectivo, es de cada argentino, pero tiene que ir acompañado y sostenido por la clase dirigente. Eso es lo que genera la confianza y, en días como los actuales es importante destacar que somos un país que no tiene problemas de deuda, sino de crédito. Somos un país al que no le prestan por la falta de confianza. Esa es la verdadera y principal causa de la debacle económica, la debacle de la sociedad.

El gobierno de Alberto Fernández están planteando una convocatoria al diálogo con la oposición, aunque todavía no se sabe cómo ni cuándo…

En Argentina falta un diálogo franco, un diálogo que no implique recibir dinero ni negociar por abajo de la mesa. Esta es una batalla pendiente que me quedó, porque tenía que hacer una estrategia para garantizar la alternancia, la victoria de Juntos por el Cambio y la alternancia democrática en la República. Es una batalla que también se tiene que dar dentro de Juntos por el Cambio. Aclaro que yo no estoy en política, sino que estoy en otra política.

En el acto de mañana van a estar todos los que se llevan bien. Independiente de las diferencias que puedan tener entre ellos.

Van a estar todos los que quería que estuvieran. A los que nunca saludé no. A esos no los invité ni van a estar.

¿Nombres?

No. ¿Para qué?

¿Y qué piensa cuando Mauricio Macri y Horacio Rodríguez Larreta parecen disputar, a veces públicamente, el liderazgo de Juntos por el Cambio?

Eso no es un problema de la Coalición Cívica. Esos son problemas de los otros partidos. El gran problema es la sociedad que mira que algunos dirigentes están discutiendo qué cuota de poder tengo y que discuten cómo se ubican hasta que venga la próxima elección y no en qué hacer si ganan la presidencia, con qué programa económico van a afrontar esas responsabilidades. Nosotros tenemos un programa que sirve para refundar la república, a los que quieren ser presidentes, le diría si tiene un programa, la formación necesaria. Yo eso lo desconozco.

Ahora pregunto sin hacer nombres propios ¿Qué piensa de los opositores que se pelean por la candidatura para el 2023?

A mí me parecen lamentables esas discusiones cuando el país está en condiciones tan difíciles. Yo vengo alertando sobre lo que está haciendo Cristina que se mantiene en silencio público, pero tiene una enorme capacidad de daño hasta el 10 de diciembre. La verdad que pienso que hay que ser audaz para ser presidente en este momento, sin estar preparados, sin tener acuerdos. Nosotros, la Coalición Cívica, estamos fuera de eso. Y yo no soy candidata a presidente, estoy afuera, no quiere decir que deje de luchar y deje de desenmascarar a todos, incluso, a los que están dentro de Juntos por el Cambio.

Vamos a la actualidad más pura y dura. ¿Qué piensa de la decisión del Banco Central de prohibir la compra de pasajes en cuotas?

Esto es una venganza a las clases medias. Lo peor es que si querían resolver el tema del dólar, lo terminan agravando. ¿Cómo le va a creer algún inversor a un país si se le impide a la clase media comprar en cuotas? Es la peor señal que se le puede dar al extranjero. Es un castigo a los que no los votaron y encima no resuelvan el problema cambiario. Esto pasa después de las elecciones, donde la gran derrotada fue Cristina Kirchner y al presidente Alberto Fernández lo está usando, con desparpajo.

Después vamos a hablar de Cristina y Alberto Fernández, ahora ¿qué piensa de esa convocatoria del Gobierno al diálogo y la necesidad de tener un acuerdo con el FMI?

Le digo al Gobierno que hay que negociar con el Fondo Monetario. Se tiene que negociar y hay que aprobar el acuerdo, porque no hay más crédito para la Argentina, de afuera, pero tampoco interno. El Gobierno tiene que encontrar alguna salida y a la oposición le toca la responsabilidad de acordar, en el Parlamento, no con negociaciones en paralelo.

¿Usted propone entonces que la oposición apoye al Gobierno en la negociación con el Fondo Monetario?

Obviamente. La oposición tiene que aprobar ese acuerdo si llega al Parlamento porque sin un acuerdo con el FMI la Argentina se cae y eso va a generar empobrecimiento de la población y un daño social enorme. Pero insisto: Argentina tiene problema de crédito, nadie le presto.

Algunos en la oposición creen que el acuerdo con el Fondo es un tema del Gobierno y no están dispuestos a intervenir…

Nosotros no somos golpistas. Más allá de todo, el avance de la Argentina, con Juntos por el Cambio ha sido fenomenal, porque se le dio al país una estabilidad democrática que no tenía. Nosotros pudimos terminar el mandato y traspasar el poder al peronismo habiendo perdido por primera vez en la historia. Y con las últimas elecciones el peronismo, también por primer vez en la historia perdió el quórum en el Senado. El presidente elegido es Alberto Fernández y la derrota de Cristina le da aire. Está claro que la que está jugando a destruir el gobierno es ella, es Cristina. De hecho creo que hay que mirar, al sector de la SIDE, que en su momento estaba con Cristina y que participó en la muerte y lo que pasó después de Alberto Nisman, hay que estar viendo esto.

¿Qué cree que pasa con la cuestión judicial de la Vicepresidenta?

Más allá de lo que hagan, el juicio por Hotesur se va a hacer. Habrá apelaciones y, sino, se planteará la “cosa juzgada fraudulenta”. Ella va a seguir teniendo poder sobre algunos jueces y fiscales, sobre algunos tribunales, pero cualquier cosa que se haga ahora es reversible. De todos modos, lo importante es la causa por corrupción en la obra pública y esa está intacta. Es la original nuestra de 2008 y el juez Julián Ercolini se decidió a investigar. Es una pena que se haya perdido tiempo porque si los hubiera citado antes todo estaría más avanzado, pero Cristina va a terminar presa.

¿La Vicepresidenta presa?

Sí. Cristina va a ir presa. Quizás tenga domiciliaria o le den algún beneficio por la edad. Pero sí, va a ser condenada por corrupción.

SEGUIR LEYENDO

Causas Hotesur-Los Sauces: sobreseyeron a Cristina Elisabet Kirchner, a sus hijos y al resto de los acusados

Daniel Obligado y Adrián Grünberg: quiénes son los jueces que beneficiaron a Cristina Kirchner

La Coalición Cívica, el partido de Elisa Carrió, empieza a celebrar los 20 años de su fundación

Categorías

Hora actual en
San Carlos de Bariloche, Argentina