Conéctate con nosotros

Salud

Epidemia de obesidad: proponen 15 medidas urgentes para frenar su avance y mejorar la salud

Publicada

el

Hoy, en Argentina, prácticamente dos tercios de los adultos tienen sobrepeso u obesidad, es decir 6 de cada 10 personas (Gettyimages)

Según la Organización Mundial de la Salud, desde 1975, la obesidad se ha casi triplicado en todo el mundo. En 2016, más de 1900 millones de adultos de 18 o más años tenían sobrepeso, de los cuales, más de 650 millones eran obesos. Un reciente estudio de Unicef, reveló que la Argentina está entre los 5 países de América Latina con niveles más altos de sobrepeso en los niñas y niños menores de 5 años. El sobrepeso alcanza al 12,6% de las personas de esa edad. En el informe, el país también sobresalió por el alto porcentaje de niños y adolescentes de entre 5 y 19 años con obesidad, que alcanzó el 16,9%, según una nota reciente de Infobae.

Con el objetivo de generar conciencia de esta amenazante situación, una alianza de referentes de prestigiosas organizaciones civiles vinculadas al sector de la salud, difundieron un documento conjunto que explica la complejidad del abordaje de la obesidad, promoviendo dejar atrás estigmas, preconceptos y subestimaciones sobre qué la causa y lo que representa su tratamiento.

Conformada -entre otros- por la Asociación Civil Sostén, la Asociación Civil para el Enfermo de Psoriasis (AEPSO), la Federación Argentina de Diabetes, la Sociedad Argentina de Cirugía de la Obesidad, Enfermedad Metabólica y otras Relacionadas con la Obesidad (SACO) y el Instituto de Política, Economía y Gestión en Salud (IPEGSA), la alianza elaboró y presentó un documento de posición denominado Sobrepeso y obesidad: un desafío para la salud y el desarrollo que requiere la participación de la sociedad civil.

Obesidad
Educación nutricional desde la infancia, impuestos y subsidios para mejorar la alimentación, acceso a actividad física, combatir el estigma social de la obesidad y tratamiento farmacológico y quirúrgico, se encuentran entre las medidas que pueden ayudar a mejorar el abordaje de esta problemática (Freepik)

Este posicionamiento evaluó las causas que explican el desarrollo del sobrepeso y la obesidad, y exploró 15 posibles caminos para frenar y revertir su desarrollo. El documento, que propone abordar a la obesidad como un problema social, para lo que se requiere un abordaje desde múltiples perspectivas, es el resultado de un ciclo de diálogos entre expertos bajo la consigna “Obesidad, la necesidad de una política integral”, una iniciativa que se comenzó en 2022.

“Estamos convencidos de que la obesidad es una enfermedad y que debe ser reconocida como tal, pero inclusive es una problemática más compleja, que requiere otro tipo de discusiones y una mirada social, más amplia que la perspectiva estrictamente médica. Por eso, nos propusimos trabajar colaborativamente para identificar sus causas y explorar aquellas posibles medidas para contribuir a contrarrestarla”, explicaron los autores del documento.

El doctor Rubén Torres, médico sanitarista, presidente y director de Políticas Sanitarias y Salud Pública de IPEGSA, estuvo involucrado en esta iniciativa y sostuvo que “en el mundo, la prevalencia de obesidad se ha duplicado en los últimos 25 años (sobrepeso y obesidad casi se han triplicado en los últimos 40, afectando ahora al 44% de la población mundial). Hoy, en Argentina, prácticamente dos tercios de los adultos tienen sobrepeso u obesidad, es decir 6 de cada 10 personas. Eso nos muestra que no estamos siendo exitosos con las medidas que hemos tomado hasta ahora y precisamos una mirada más completa del problema”.

BALANZA OBESIDAD DIETA
Está demostrado que los hombres con obesidad tienen casi 7 veces más probabilidades y las mujeres más de 12 de tener diabetes que los adultos con peso normal (Gettyimages)

La evidencia del impacto de la obesidad en la salud general es abrumadora: incrementa el riesgo de desarrollar diabetes y otros problemas de salud física y mental como hipertensión arterial, enfermedades respiratorias crónicas, enfermedad renal, cardiovascular, hepática y algunos tipos de cáncer, ansiedad, depresión, además de tensión en las articulaciones, disminución de la capacidad de movimiento y trastornos del sueño, incluyendo apneas, entre otras, sumadas a la estigmatización, discriminación y bullying. Pero también tiene un impacto significativo en la economía de un país y en el desarrollo de su capital humano.

“Este informe intenta ser un llamado de atención, porque los niños y niñas de hoy tal vez sean la primera generación, en un siglo, que tenga una expectativa de vida inferior a la anterior y -en buena medida- eso se debe al desarrollo de enfermedades crónicas, muchas de las cuales son disparadas por el sobrepeso y la obesidad. Hoy se sabe que la obesidad genera o empeora muchas otras enfermedades, en algunos casos inclusive dificulta su tratamiento”, sostuvo Silvia Fernández Barrio, presidente de AEPSO, organización que también acompaña a personas con obesidad.

En la misma línea, la profesora Judit Laufer, presidente de la Federación Argentina de Diabetes, describió que “cuanto mayor es el exceso de peso y mayor el tiempo que la persona vive con él, mayor es el riesgo de desarrollar enfermedades crónicas: está demostrado que los hombres con obesidad tienen casi 7 veces más probabilidades y las mujeres más de 12 de tener diabetes que los adultos con peso normal″.

En la región, la obesidad infantil afecta al 33.6% de los niños, niñas y adolescentes de 5 a 19 años, según la Organización Panamericana de la Salud (OPS). (Getty).
Un reciente estudio de Unicef, reveló que la Argentina está entre los 5 países de América Latina con niveles más altos de sobrepeso en los niñas y niños menores de 5 años (Getty).

Entre las conclusiones del trabajo, se destaca la necesidad de describir, de una vez por todas, el recorrido de la persona con obesidad, desde el desarrollo de su enfermedad y sus causas; los hábitos de ingesta; los patrones socioculturales; el acceso a la comida saludable, la actividad física y los estímulos externos que la promueven o no; los aspectos metabólicos involucrados; las emociones; el estigma del entorno; las dificultades en los vínculos; los intentos fallidos de descenso de peso; la consulta médica; los tratamientos conductuales y farmacológicos, y la cirugía, entre otros aspectos, para identificar oportunidades de intervenciones que puedan cambiar el curso de la enfermedad.

Múltiples causas y consecuencias

Persiste la percepción social, e inclusive entre algunos profesionales de la salud, de que la obesidad es meramente el resultado de las elecciones individuales relacionadas con la dieta y el ejercicio. Los autores del documento remarcaron que tratar la obesidad como una elección de estilo de vida no ha logrado detener su avance en Argentina y en el mundo; la ciencia de la obesidad es más compleja que eso y hoy se conoce que su desarrollo implica una combinación de factores ambientales, sociales, culturales, biológicos, psicológicos y genéticos.

Anuncio

La Organización Mundial de la Salud estima que el consumo promedio diario de alimentos per cápita en el mundo en desarrollo ha aumentado en 400 calorías, pasando de 2405 kcal en 1985 a 2850 kcal en 2015.

En niños y adolescentes, las cifras crecen de manera alarmante: más del 40% tiene sobrepeso y obesidad en Argentina. Además, la obesidad dejó de estar asociada a países y personas de ingresos altos. Por el contrario, es cada vez más un problema de las poblaciones más vulnerables.

Obesidad infantil
En la región, la obesidad infantil afecta al 33.6% de los niños, niñas y adolescentes de 5 a 19 años, según la Organización Panamericana de la Salud (OPS) (Getty) (Peter Dazeley/)

“El sobrepeso y la obesidad tienen, además, un gran impacto en las economías nacionales, por la reducción de la productividad, el aumento de la discapacidad, de los costos de atención médica y la reducción de la esperanza de vida. En países que los han estimado, como Brasil, los costos de atención de la salud relacionados con la obesidad se duplicarán, de US$ 5.800 millones en 2010 a US$ 10.100 millones en 2050″, puntualizó la doctora Marisa Aizenberg, abogada y consultora en Derecho de la Salud, directora académica del Observatorio de Salud de la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires.

“El sobrepeso, la obesidad y las enfermedades crónicas que derivan de estos son una amenaza para la adquisición de capital humano y el crecimiento económico sostenido, porque afectan directamente la supervivencia de los adultos, la productividad de la fuerza laboral y exacerban cada vez más las desigualdades en salud, lo que contribuye a la brecha en capital humano entre ricos y pobres. Prevenir y controlar el sobrepeso y la obesidad puede impulsar aún más el progreso hacia los objetivos de poner fin a la pobreza”, advirtió el doctor Rubén Torres.

Cómo enfrentar los desafíos

Hay países que están tomando cartas en el asunto a través de políticas como impuestos a alimentos poco saludables y etiquetado frontal, cuya ley se sancionó y reglamentó en Argentina el año pasado. Los gobiernos, con un apoyo multisectorial que incluya la voz de la sociedad civil, pueden tener un papel clave en el abordaje de este desafío para la formulación e intervención de políticas en sectores de agricultura, medioambiente, transporte, educación, fiscal y salud, considerando las siguientes propuestas:

1. Fortalecer la educación y la información nutricional en todos los ámbitos, desde la edad escolar.

Imagen de una mujer plus size ejercitándose en el gimnasio, enfocada en su salud y bienestar. La actividad física es esencial para sentirse fuerte y saludable. (Imagen ilustrativa Infobae)
El sobrepeso y la obesidad tienen un gran impacto en las economías nacionales, por la reducción de la productividad, el aumento de la discapacidad, de los costos de atención médica y la reducción de la esperanza de vida, Una forma de combatirlo es mediante la actividad física regular (Imagen ilustrativa Infobae)

2. Modificar la enseñanza en el pregrado de las carreras asociadas a la salud en las universidades, dándole mayor lugar a la obesidad y su abordaje. Esto debería incluir el uso apropiado del lenguaje y las imágenes para que no resulten estigmatizantes.

3. Ofrecer educación terapéutica: para que pacientes, familias y entornos tengan información acerca de la obesidad, sus consecuencias, formas de prevención, alimentación saludable y actividad física. Para lograrlo, como ya existe en la diabetes, se necesitarán educadores capacitados y reconocidos en el ámbito prestacional

4. Monitoreo de programas: contar con sistemas de información unificados que permitan conocer y monitorear los distintos programas que se llevan a cabo a nivel local en todo el país. Además, se debe facilitar a la población el acceso a información clara y de calidad sobre alimentación saludable y factores de riesgo, entre otros.

5. Acceso a productos saludables: trabajar en medidas y formas para que la población pueda obtener productos saludables, ya que las frutas y verduras son proporcionalmente más costosas que la comida industrializada.

6. Acceso a actividad física: asegurar los mecanismos e incentivar a los ciudadanos para que puedan ejercitarse en lugares públicos y trasladarse activamente sin riesgos.

Anuncio
Obesidad dieta balanza
Una de las propuestas del documento es incentivar a las personas para que puedan ejercitarse en lugares públicos y trasladarse activamente sin riesgos (vgajic/)

7. Impuestos y subsidios: gravado impositivo de los alimentos poco saludables y subsidio a los saludables.

8. Limitar la publicidad de alimentos no saludables a través de una serie de regulaciones y políticas.

9. Considerar el urbanismo: realizar una mejora y rediseño urbanos mediante la promoción del transporte activo y el diseño y disponibilidad de espacios para favorecer la actividad física.

10. Combatir la estigmatización social.

11. Considerar la obesidad como enfermedad y tratarla como tal. Diseñar políticas de prevención y programas integrales de cuidado y desarrollar equipos preparados.

12. Adaptar la atención y las tecnologías en función de las necesidades de los pacientes con obesidad.

13. Abordar la obesidad de manera interdisciplinaria, integral y escalable.

14. Mejorar la clasificación a través de otros parámetros que vayan más allá del índice de masa corporal (IMC), como el sistema de estadificación de la obesidad de Edmonton (EOSS).

Sedentarismo niños obesidad infantil
En niños y adolescentes, las cifras crecen de manera alarmante: más del 40% tiene sobrepeso y obesidad en Argentina (Getty) (getty/)

15. Garantizar el acceso de la población al tratamiento de la obesidad, independientemente de su condición socioeconómica. Esto significa el acceso a todo medicamento y tratamiento aprobados y con evidencia científica, incluyendo los tratamientos quirúrgicos en los casos indicados.

“Estamos convencidos de que la obesidad no debe ser vista solo como una enfermedad, sino también como problema social que tiene que ser abordado desde múltiples perspectivas, confluyendo en iniciativas centradas en las personas, que faciliten y hagan posible acceder y utilizar en su totalidad las herramientas de las que el sistema dispone hoy para enfrentar esta epidemia”, concluyeron los autores del documento.

El documento ha sido elaborado en forma independiente por el Instituto de Política, Economía y Gestión en Salud, la Asociación Civil para el Enfermo de Psoriasis, la Asociación Civil Sostén y la Federación Argentina de Diabetes, con apoyo de Novo Nordisk Pharma Argentina S.A.

Anuncio

Salud

Los CDC advierten sobre una posible escasez de la vacuna contra el tétanos

Publicada

el

JUEVES, 29 de febrero de 2024 (HealthDay News) — Después de que un fabricante de un tipo de vacuna contra el tétanos dejara de producirse, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. aconsejan a los médicos que conserven las inyecciones en vista de una posible escasez.

La vacuna en cuestión es la vacuna Td, que protege tanto contra el tétanos como contra la difteria.

En una actualización, la agencia dijo que “MassBiologics ha descontinuado la producción de su vacuna Td, TdVax”. El distribuidor del producto solo espera tener la vacuna a mano hasta junio, agregó la actualización.

Si bien otra compañía, Sanofi, planea aumentar la producción de su propia vacuna Td, “se anticipa que el suministro de la vacuna Td en el mercado de EE. UU. se verá limitado durante 2024”, dijeron los CDC.

Los médicos tienen una alternativa: la vacuna Tdap (tétanos, difteria y tos ferina) más amplia. La tos ferina también se conoce como tos ferina.

“La vacuna Tdap está disponible en ambos fabricantes con licencia de EE. UU. sin restricciones de suministro en este momento”, por lo que los médicos deben cambiar a esa inyección cuando sea posible, aconsejaron los CDC.

Según CBS News, los médicos ya han estado migrando al uso de la vacuna Tdap.

Un portavoz de la organización sin fines de lucro MassBiologics le dijo a CBS que “vacunas similares han llevado a una reducción en la demanda”, lo que llevó a la decisión de la compañía de reducir la producción.

El tétanos es una infección de herida potencialmente grave causada por la bacteria Clostridium tetani, que a menudo se encuentra en el suelo. Un síntoma temprano es el “trismo”, en el que los músculos se tensan debido al asalto de la bacteria al cerebro y al sistema nervioso. Sobrevivir al tétanos a menudo implica meses de recuperación.

Anuncio

Si bien el tétanos estaba mucho más extendido a principios del siglo XX, ahora solo se registran unas pocas docenas de casos cada año en todo el país, según los CDC.

Las vacunas contra el tétanos a menudo se administran como refuerzos cada 10 años, aunque los médicos a menudo las administran antes si un paciente tiene una herida o quemadura grave que podría dejarlo vulnerable a la bacteria.

Más información

Obtén más información sobre la vacuna Tdap en el Departamento de Salud de Minnesota.

FUENTE: Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU., declaración, 29 de febrero de 2024; Noticias de CBS

Seguí leyendo...

Salud

Cuántas ratas hay en la Ciudad de Buenos Aires y cómo afectan a la población

Publicada

el

La rata noruega, en realidad, tiene su origen en China. Se expandió por todo el mundo, y se convirtió en plaga. Es uno de los roedores que se puede ver en ciudad de Buenos Aires./Heidi Snell, CDF /Archivo

En la ciudad de Buenos Aires, hay tres tipos de roedores, principalmente. El ratón o laucha, la rata del tejado, que pueden verse en árboles, techos y cables colgantes, y la rata noruega o “rata de la alcantarilla”, que es la más visible. Un ejemplar de esa especie sorprendió hoy al jefe de Gobierno porteño, Jorge Macri, y a los periodistas que lo estaban entrevistando tras un operativo desalojo de una feria ilegal en el Barrio 31 de Retiro. El roedor terminó siendo atrapado por dos perros.

La especie noruega es una de las ratas más comunes en el mundo. Originariamente habitaba en China, pero fue introducida en otras regiones y se volvió plaga. Cada hembra puede dar lugar a unas 18 crías. Se la llamó “rata noruega” porque el médico y naturalista inglés John Berkenhout pensó en el siglo XVIII que ese roedor había llegado a su país en barcos desde Noruega.

En abril del año pasado, un alumno de la escuela técnica N°9 Ingeniero Luis Huergo, ubicada en el barrio porteño de Caballito, fue mordido por una rata.

– ¿Cuál es la población estimada de ratas en Ciudad de Buenos Aires?

Plagas
Se calcula que hay 12 individuos de rata noruega por cada habitante de la ciudad de Buenos Aires (Harold M. Lambert/Hulton Archive/Getty Images) (Harold M. Lambert/)

En diálogo con Infobae, Guillermo Tarelli, ingeniero zootecnista y magister en control de plagas y su impacto Ambiental y profesor entomología de la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora, señaló que se estima hay 12 roedores por cada habitante de la ciudad de Buenos Aires, “aunque realmente faltan investigaciones rigurosas para poder calcular su población con más precisión”, afirmó.

En general, las ratas no se ven durante el día. Son de hábitos crepusculares y nocturnas. “Llama la atención que se haya producido el avistaje hoy de una rata en Retiro por la mañana. Puede ser por alta densidad de roedores, frente a la competencia por el espacio y alimento, el animal podría haberse movilizado en horarios no habituales. Otra causa podría ser que el roedor, grande en edad, no disponga ya de sus sentidos en estado óptimo. Otra posibilidad es que podría haber influido el movimiento producido durante el desalojo, cuando se suelen revolverse sitios de anidamiento”, comentó Tarelli.

Adrián Petta, jefe del servicio de medicina de animales exóticos y silvestres de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Buenos Aires, también lo consideró que el episodio fue “raro” y estimó que el animal “pudo haber comido algún veneno y estar medio atontado o pueden haberle tocado justo el lugar donde estaba durmiendo y salió corriendo y escapó por donde pudo”.

En las alcantarillas, “las ratas se hacen un festín, pero Buenos Aires aún no tiene invasiones tan altas como las ciudades de Nueva York y París. Este nivel de población aún “limitado”, se debe al manejo de la basura en contenedores cerrados. En Nueva York la basura está en bolsas y las ratas pueden abrirlas y conseguir alimento fácilmente”, consideró Tarelli.

– ¿Cómo afectan las ratas a los humanos?

This scanning electron microscopic (SEM) image reveals some of the ultrastructural features exhibited by two, spiral-shaped, Leptospira interrogans, strain-RGA bacteria. These two spirochetes were bound to a 0.2 µm filter. Strain RGA was isolated in 1915, by Uhlenhuth and Fromme, from the blood of a soldier in Belgium.
High Resolution:	Click here for hi-resolution image (10.87 MB)
Content Providers(s):	CDC/ Rob Weyant, PhD, MS
Los roedores pueden transmitir la bacteria de la leptospirosis (CDC/ Rob Weyant, PhD, MS)

Las ratas son animales que consumen mucha materia orgánica. Es decir, recolectan y transforman la basura. Pero son también animales que pueden transmitir patógenos a los seres humanos, como la leptospirosis.

Otras enfermedades que esa especie puede transmitir al ser humano o al ganado son salmonelosis, teniasis, triquinosis, cólera, hepatitis, tuberculosis y fiebre hemorrágica.

Anuncio

Petta destacó que las ratas son contagiadas por pulgas que pueden transmitir patógenos como el tifus, que es también bastante grave, o la rabia. Si la rata es mordida por un animal que tiene rabia podría contraerla.

ciencia
Al estar en contacto con ratas, los perros también pueden adquirir infecciones (PLOS One)

También “los perros que tienen contacto con los roedores, como ocurrió esta mañana cuando una rata corrió entre los periodistas que entrevistaban el jefe de gobierno porteño, Jorge Macri, pueden contraer alguna enfermedad que, a la vez, es posible que transmitan a sus dueños”, sostuvo el experto en diálogo con Radio Mitre.

“Se pueden contagiar varias enfermedades que pueden pasar por saliva y, si los perros se comen la rata y tiene alguna bacteria gastroentérica, podrían contraerla”, dijo, y esto “es una cadena trófica”, ya que por ejemplo se puede transmitir la leptospirosis.

– ¿Cómo denunciar una plaga de ratas?

Si hay presencia de roedores en un edificio privado, llamar a una empresa de control de plagas registradas. Si se detecta un animal en la vía pública o en escuelas se puede contactar al Gobierno de CABA por la web.

– ¿Qué pasa si hay ratas en una escuela?

alumno escribiendo en un cuaderno
En las escuelas, las ratas pueden contaminar con sus heces y orina los pupitres y bancos y así los alumnos están en mayor riesgo de adquirir infecciones (Getty Images) (PeopleImages/)

“La presencia de roedores en las escuelas o en los jardines de infantes es de alto riesgo. Porque no se puede conocer con certeza por dónde el animal deambuló antes. El animal puede haberse movido sobre los bancos o los asientos para buscar alimento”, explicó Tarelli.

“El roedor no ve muy bien. Usa su orina para dejar su senda. Demarca la fuente de alimento con orina y heces y así los bancos y las mesas que usan los escolares pueden estar contaminadas. Por eso, cualquier persona que se ponga en contacto con esa orina podría contraer leptospirosis si la rata estaba infectada”, comentó.

¿Qué se debe hacer para evitar las ratas en los hogares?

Se debe colocar la basura en contenedores para evitar que aparezcan ratas en las ciudades (Gustavo Gavotti)
Se debe colocar la basura en contenedores para evitar que aparezcan ratas en las ciudades (Gustavo Gavotti)

Según Tarelli, hay que realizar un buen tratamiento de la basura. No se deben dejar bolsas de basura en las veredas o en los patios sino en los contenedores. Si no hay contenedor, hay que sacar la basura en el momento en que pasa el camión recolector

Otras medidas son:

  • hay que darle comida a las mascotas como gatos o perros en un horario preciso y no dejar comida en su plato
  • no deben dejar abiertas las ventanas sino que hay que colocar mosquiteros.
  • se debe colocar rejillas con tornillos y telas mosquiteras
  • la tapa del inodoro del baño siempre debe estar baja cuando no se la usa (las ratas pueden bucear en el agua y entrar por allí).
  • para el control, se pueden usar diferentes plaguicidas y trampas.

Cuando se le preguntó al veterinario Petta si cuánto más basura hay en un espacio significa que más roedores pueden existir, el experto lo negó. “Cuanto más mugre, más ratas no estoy tan seguro de eso, sino cuanto menos control de plagas o control sanitario de ratas, más ratas hay. A veces las ratas no están en lugares sucios y a veces sí”, afirmó.

El especialista admitió que es algo muy difícil el control de la plaga. “Es un problema de todas las grandes urbes tanto de la Argentina como del mundo”, expresó. Para disminuir la población “es necesario hacer un saneo regular de todo lo que son cloacas, desagües, canaletas, porque el animal vive ahí adentro, también sótanos y galpones. Es complicado controlarlas por algo existen en todo el mundo”.

Anuncio

Seguí leyendo...

Salud

Los alimentos ‘ultraprocesados’ dañan tu salud de más de 30 maneras

Publicada

el

JUEVES, 29 de febrero de 2024 (HealthDay News) — Los alimentos ultraprocesados pueden provocar docenas de terribles problemas de salud entre las personas que los comen con demasiada frecuencia, advierte una revisión reciente.

Los investigadores vincularon las dietas ricas en alimentos ultraprocesados con un mayor riesgo de 32 enfermedades distintas. En particular, estos alimentos están fuertemente vinculados con el riesgo de muerte prematura, enfermedad cardiaca, cáncer, trastornos de salud mental, sobrepeso y obesidad, y diabetes tipo 2, señalaron los investigadores.

Por ejemplo, los alimentos ultraprocesados se asocian con un aumento del 50 por ciento en el riesgo de muerte relacionada con el corazón, un aumento del 48 a un 53 por ciento en el riesgo de ansiedad y trastornos mentales comunes, y un riesgo del 12 por ciento de diabetes tipo 2, señalaron los investigadores.

Y mientras más de estos alimentos comen las personas, mayores son sus riesgos generales para la salud, mostraron los resultados.

Los alimentos ultraprocesados incluyen bocadillos envasados, bebidas azucaradas, fideos instantáneos, cereales dulces y comidas listas para comer.

Los productos se someten a múltiples procesos industriales para hacerlos sabrosos y estables, y contienen aditivos como emulsionantes, colorantes y sabores químicos.

Desafortunadamente, los alimentos ultraprocesados ahora representan hasta un 58 por ciento de la ingesta diaria total de energía en algunos países de ingresos altos, y están proliferando en los países de ingresos bajos y medios, señalaron los investigadores en las notas de respaldo.

“En particular, en las últimas décadas, la disponibilidad y la variedad de productos ultraprocesados vendidos han aumentado sustancial y rápidamente” en países de todo el mundo, escribió el equipo de investigación dirigido por Melissa Lane, investigadora asociada del Instituto de Salud Mental y Física de la Universidad de Deaken en Victoria, Australia.

Estos alimentos altamente procesados contienen una gran cantidad de azúcar, sal y grasa, además de otros ingredientes que pueden ser dañinos para muchos sistemas del cuerpo, dijeron los investigadores. 

Anuncio

Para este análisis, los investigadores revisaron los datos agrupados de 14 artículos de revisión publicados en los últimos tres años que involucraron a casi 10 millones de participantes. Ninguno fue financiado por empresas de alimentos que producen alimentos ultraprocesados.

La evidencia también vinculó los alimentos ultraprocesados con un 21 por ciento más de riesgo de muerte por cualquier causa, un 55 por ciento más de riesgo de obesidad, un 40 por ciento más de riesgo de diabetes tipo 2, un 41 por ciento más de riesgo de problemas de sueño y un 22 por ciento más de riesgo de depresión.

Los hallazgos se publicaron en la edición del 28 de febrero de la revista BMJ.

El equipo de investigación anotó que estos malos efectos en la salud no se explican necesariamente del todo por la falta de nutrición y las grandes cargas calóricas de los productos.

Las alteraciones en los alimentos elaborados durante la fabricación “pueden afectar la digestión, la absorción de nutrientes y la sensación de saciedad”, escribieron los investigadores.

Las evidencias emergentes en humanos también han vinculado algunos aditivos usados en los alimentos (edulcorantes sin azúcar, emulsionantes, colorantes y nitratos o nitritos) con unos malos resultados de salud, señalaron los investigadores.

El procesamiento industrial intensivo de los alimentos también podría producir sustancias nocivas que contribuyen a la inflamación crónica, e incluso los materiales de envasado pueden contener contaminantes, añadieron.

Los investigadores dijeron que se puede presionar a los fabricantes para que reformulen estos productos, pero que reajustar los ingredientes no necesariamente eliminará el daño.

Además, los motivos de lucro disuaden a los fabricantes de alimentos de cambiar a productos nutritivos.

De hecho, los fabricantes promocionan sus productos utilizando estrategias de marketing que “implican envases visualmente cautivadores con diseños llamativos y afirmaciones relacionadas con la salud”, lo que promueve un “consumo excesivo”, dijeron los investigadores.

Anuncio

Debido a esto, los investigadores recomiendan que los reguladores y los legisladores tomen medidas enérgicas contra estos alimentos, lo que incluye:

Etiquetas nutricionales en la parte delantera y trasera.

Restringir la publicidad.

Prohibir las ventas en o cerca de escuelas y hospitales.

Promover la accesibilidad de alimentos frescos, no procesados o mínimamente procesados.

Más información

La Clínica Cleveland ofrece más información sobre los alimentos ultraprocesados.

FUENTE: BMJ, comunicado de prensa, 28 de febrero de 2024

Anuncio
Seguí leyendo...
Anuncio

+Vistas