Noticias de Bariloche

Fotos satelitales desmienten al régimen chino: revelaron que construyó casi 400 campos de confinamiento para la minoría uigur en Xinjiang

Imágenes de satélite de una nueva instalación cerca de Kashgar en enero de 2020 (Fuente: Maxar a través de Google Earth)

China ha construido casi 400 campos de internamiento en la región de Xinjiang a través de una red que es mucho más grande de lo que se pensaba, y la construcción de decenas ha continuado durante los últimos dos años, incluso cuando las autoridades chinas dijeron que su sistema de “reeducación” estaba siendo desmantelado, según una investigación presentada el jueves por un grupo de expertos australianos.

El Instituto Australiano de Política Estratégica (ASPI) dijo que había identificado más de 380 “presuntos centros de detención” en Xinjiang, donde se cree que China tiene más de un millón de la minoría de los uigures y otros residentes de habla turca, en su mayoría musulmanes. La minoría uigur constituye el principal grupo étnico de la región, que tiene fronteras comunes con Afganistán y Pakistán.

La cantidad de instalaciones es alrededor de un 40 por ciento mayor que las estimaciones anteriores, según la investigación, y ha estado creciendo a pesar de las afirmaciones de China de que se han liberado muchos uigures.

Utilizando imágenes satelitales, relatos de testigos presenciales, informes de los medios y documentos oficiales de licitación de construcción, el instituto dijo que “al menos 61 sitios de detención han visto obras de nueva construcción y expansión entre julio de 2019 y julio de 2020”.

Campos internación uigures Xinjiang
Un nuevo campo en Xinjiang

Catorce instalaciones más estaban en construcción en 2020 y en alrededor de 70 se han retirado vallas o muros perimetrales, lo que indica que su uso ha cambiado o se han cerrado.

“La evidencia en esta base de datos muestra que, a pesar de las afirmaciones de los funcionarios chinos sobre los detenidos que se gradúan de los campos, la inversión significativa en la construcción de nuevos centros de detención ha continuado durante 2019 y 2020”, dijo el investigador de ASPI Nathan Ruser.

ASPI ha dividido los campamentos en cuatro categorías diferentes, lo que refleja diferentes niveles de fortificación y controles de los presos. Aproximadamente la mitad de las 60 instalaciones que se han ampliado recientemente son de máxima seguridad, lo que sugiere un endurecimiento de la campaña del Gobierno central contra las minorías en Xinjiang, dijo el informe.

Modelo en 3D de un campo de máxima seguridad en el condado de Markit, prefectura de Kashgar

La información se ha hecho pública, incluidas las coordenadas de los campamentos, en una base de datos a la que se puede acceder en línea, el Proyecto de Datos de Xinjiang.

Los datos recolectados también muestran que en muchos casos los campos están cerca de parques industriales. Según organizaciones de derechos humanos, más de un millón de personas han sido internadas en “campos” y varias de ellas han sido utilizados en trabajos forzados.

“Los campamentos también suelen estar ubicados junto con los complejos de fábricas, lo que puede sugerir la naturaleza de una instalación y resaltar la línea directa entre la detención arbitraria en Xinjiang y el trabajo forzoso”, dice el informe.

El campo más grande documentado en la región, Dabancheng, se encuentra a las afueras de la capital regional de Urumqi. Las nuevas construcciones allí durante el transcurso de 2019 se extendieron por más de un kilómetro, y en total ahora tiene casi 100 edificios.

Campos internación uigures Xinjiang
Los nuevos edificios agregados en 2019 al campamento más grande de Xinjiang, en Dabancheng, cerca de Urumqi, se extienden a lo largo de un kilómetro, y la nueva construcción finalizó en noviembre de 2019

Beijing volvió a negar el jueves la existencia de campos de detención. El régimen afirma que se trata de “centros de formación profesional”, destinados a ayudar a la población a encontrar un empleo y así alejarlos del extremismo religioso.

El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Wang Wenbin, calificó a ASPI como “la vanguardia de las fuerzas anti-China cuya credibilidad académica es seriamente cuestionable”.

Los legisladores estadounidenses votaron recientemente para prohibir las importaciones de Xinjiang, citando el presunto uso de trabajo forzoso sistemático.

Beijing publicó recientemente un libro blanco defendiendo sus políticas en Xinjiang, donde dice que los programas de capacitación, los esquemas de trabajo y una mejor educación significan que la vida ha mejorado. Beijing haber impartido “sesiones de formación” a una media de 1,29 millones de trabajadores cada año entre 2014 y 2019.

Sin embargo, investigaciones independientes de distintas organizaciones internacionales hallaron que en los campos las minorías son brutalmente perseguidas con métodos que incluyen arrestos arbitrarios, torturas, esterilizaciones y abortos forzados.

China no ha permitido a periodistas, grupos de derechos humanos o diplomáticos el acceso independiente a los campamentos, y los visitantes de la región enfrentan una fuerte vigilancia.

Tras la publicación del informe de la ASPI, el tabloide nacionalista Global Times, controlado por el Gobierno chino, citó a “fuentes” que dijeron que los colaboradores de ASPI Clive Hamilton y Alex Joske tenían prohibido ingresar a China.

Wang no confirmó si los dos académicos habían sido prohibidos el jueves, pero dijo que el asunto estaba “totalmente dentro del alcance de la soberanía de China”.

El informe completo (en inglés):

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

El régimen chino expande sus campos de concentración para “eliminar a los perezosos”: ahora en el Tíbet

China reconoció la existencia de “campos de internación y reeducación” en Xinjiang

Cómo son los campos de concentración del régimen chino donde se somete a trabajos forzosos a minorías religiosas

Arrestos, esterilizaciones y abortos forzados: el brutal control de natalidad del régimen chino a las familias musulmanas en Xinjiang

Categorías

Hora actual en
San Carlos de Bariloche, Argentina