Connect with us

Mundo

Fui, vi y escribí: Fracasar mejor

Publicada

el

¿Cómo se va de un fracaso rotundo a un éxito que dura varios años? Eso pasó con “Un buen día”, una película de Enrique Torres que tiene una cofradía de fans obsesionados con el film.

Hola, ahí.

“Prueba otra vez. Fracasa otra vez. Fracasa mejor”.

Seguramente la conocés: la cita pertenece a Worstward Ho, un relato de Samuel Beckett de 1983 —seis años antes de su muerte— traducido al español penosamente como Rumbo a peor y, en rigor, es solo el final de aquella frase lo que el mundo emprendedor tomó como consigna fetiche, en su voluntad de mostrar que el fracaso es apenas una etapa del camino al éxito.

La cita completa dice así: “Ever tried. Ever failed. No matter. Try again. Fail again. Fail better” (Lo intentaste siempre. Siempre fracasaste. No importa. Prueba otra vez. Fracasa otra vez. Fracasa mejor). Lo extraño es que esa imagen pertenece a un relato muy complejo (como toda la obra del Nobel irlandés, dominada por la angustia existencial y el absurdo) y para nada optimista. Es decir que forma parte de un texto literario y hasta filosófico, si se quiere, cuyo destino no era en absoluto el de estimular a nadie sino, más bien, lo contrario.

Sin embargo, los apasionados por llegar a la cima que eligen pensar que todo es una cuestión de esfuerzo y de saber eludir la desesperación en la ruta hacia el triunfo alteraron el sentido original y acuñaron una frase inspiradora, de esas que leemos en un poster, en las tazas de regalo de fin de año de las empresas o en el tatuaje presuntuoso de algún deportista. Seguramente el oscuro Beckett jamás imaginó que una frase suya podría terminar como mantra en Silicon Valley.

Samuel Beckett, autor de "Esperando a Godot" y de una frase de raigambre pesimista que terminó siento el mantra de los emprendedores.
Samuel Beckett, autor de “Esperando a Godot” y de una frase de raigambre pesimista que terminó siento el mantra de los emprendedores.

Algo más, que pocos saben: esa idea de perfeccionar el fracaso vuelve a leerse en el relato de Beckett aún más extendido en su estallido pesimista, pero ningún vitalista se atrevió hasta ahora a reversionar esta forma de la frase.

Dice así (o más o menos así, Beckett es intraducible por definición): “Fracasa otra vez. Otra vez mejor. O mejor, peor. Fracasa peor otra vez. Aún peor. Hasta enfermar del todo. Vomita del todo”.

Noticias sobre el iceberg de Heker - Fui, vi y escribí
En “Noticias sobre el iceberg”, de Liliana Heker, una escritora que conoció el éxito y la fama lleva décadas sin poder concretar una novela.

La mujer, la novela y el iceberg

Greta tiene 77 años y es una conocida escritora que vive retirada, acompañada de su gata Prascovia. Hace veintidós años que no da entrevistas; fue una decisión, aunque al comienzo de la historia no sabemos cuáles fueron las razones de este retiro de la palabra pública. Sí sabemos, en cambio, que le fue muy bien al comienzo de su carrera, cuando siendo muy joven una de sus novelas le hizo conocer el éxito y la fama. Hubo una segunda novela que terminó de consagrarla entre críticos y lectores y, cuando se proponía escribir la tercera, apareció el bloqueo, el gran terror de los escritores, el fantasma de la página en blanco.

Un bloqueo creativo es una crisis y una crisis puede resolverse o no. Si no se resuelve, deriva en la parálisis, es decir, en un fracaso.

En el presente de Noticias sobre el iceberg, la nueva novela de Liliana Heker, Greta acaba de volver de la Patagonia y por una cuestión práctica (precisa que alguien la ayude a deshacerse de un mueble) decide aceptar una entrevista que quiere hacerle Marcos, un joven aspirante a periodista, quien llegará a la casa de la autora acompañado de Albertina, una muchacha que parece llevarse el mundo por delante y que, de alguna manera, es una suerte de espejo retrovisor para Greta.

Anuncio
Liliana Heker
Liliana Heker, una de las grandes autoras de la literatura argentina (Franco Fafasuli).

A partir de entonces, dos generaciones comienzan a dialogar con más o menos gracia y asperezas y será en ese encuentro que la historia de Greta, la que no conocemos los lectores, comienza a destrabarse. Greta nunca más habló con periodistas y, todo indica, tampoco habló mucho con ella misma durante todos esos años de eremita.

Dos generaciones dialogan, dos jóvenes discuten entre ellos delante de una escritora desconocida y retirada, una mujer mayor que conoció el éxito pero que desde hace años no puede terminar de darle forma a nada. Además de hablar con ellos y de escucharlos, en un monólogo interior por momentos desopilante Greta habla consigo misma para preguntarse qué pasó con ella y cómo hacer para disparar hacia adelante y construir obra una vez más.

Hay un diario. Greta lleva un diario en el que está todo o, al menos, todo lo que la escritora consideró digno de señalar a lo largo de su vida. “Todo escritor que lleva un diario está convencido de que un día ese diario va a ser leído como parte de su obra”, dice, aunque también advierte que los diarios son engañosos porque son engañosas las desdichas registradas ya que “una tiene más propensión a contarse a sí misma cuando está sufriendo”.

“En los diarios, siempre gana el dolor”, concluye.

No quiero adelantarte mucho más, solo decirte que en esta novela, en la que Heker volcó elementos de su propia vida, además de un viaje al trauma que dejó a Greta sin poder concluir nuevos proyectos hay un recorrido minucioso al interior de la imaginación y de la escritura, que le muestra al lector las infinitas condiciones que deben darse para que una idea afortunada termine convirtiéndose en una obra.

Ricardo Piglia de Tarcus - Fui, vi y escribí
“Introducción general a la crítica de mí mismo”, libro de conversaciones de Ricardo Piglia con Horacio Tarcus, fue publicado por Siglo XXI.

Piglia y la crisis de Walsh

En estos días leí un libro buenísimo, que recupera unas charlas que a comienzos de los 2000 mantuvieron Ricardo Piglia y Horacio Tarcus en la sede de entonces del Cedinci, el Centro de Documentación e Investigación de la Cultura de Izquierdas, que se había inaugurado un par de años antes. Cuenta Tarcus que Piglia se apareció un día para visitar el espacio, con curiosidad y entusiasmo, y que una vez ahí, empezó a revisar documentos y revistas y era tanta la información que tenía sobre esos materiales que Tarcus le propuso grabarlo.

Piglia aceptó, pero pidió que no se difundiera hasta que él terminara de publicar Los diarios de Emilio Renzi, su autobiografía estilizada, por llamarla de algún modo.

El libro fue publicado recientemente por editorial Siglo XXI, se llama Introducción general a la crítica de mí mismo y, a la vez que reconstruye de manera sensible y emocionante, diría, la voz oral de Piglia, ofrece una mirada del campo intelectual de los 60, los 70 y los 80 insuperable, ya que quien la ofrece fue, sigue siendo, una de las figuras más extraordinarias de ese tiempo.

Hay mucho para comentar sobre este libro —por ejemplo, el hermoso prólogo de María Moreno—, pero en este envío voy a detenerme en algo que dice Piglia sobre Rodolfo Walsh, a quien veía como uno de los grandes ejes de la literatura argentina posterior a Borges, junto con Saer y con Puig. Lo que me interesa contarte ahora tiene que ver con una hipótesis estremecedora, que podría resumirse así: según Piglia, fue el fracaso literario lo que llevó a Walsh —también a Paco Urondo, dice— a tomar el camino de la acción política.

Fue la imposibilidad de concretar la famosa novela que se había propuesto escribir (y por la que el editor Jorge Álvarez le pasaba dinero regularmente) y la idea que circulaba entonces acerca de la “inutilidad que produce la literatura”, lo que finalmente lo decide por la praxis revolucionaria. “Es una cosa que surge de la propia práctica, la sensación de que lo que estás haciendo es un fracaso, y no sabés qué va a pasar después. Entonces, en él hay esa generalización; pero, al mismo tiempo, mi opinión es que él, como muchos otros, encuentra en la política una verificación inmediata, de una eficacia visible”, explica Piglia.

La estremecedora hipótesis de Piglia es que fue una crisis con su literatura lo que llevó a Walsh a optar por la acción política en todas sus dimensiones.
La estremecedora hipótesis de Piglia es que fue una crisis con su literatura lo que llevó a Walsh a optar por la acción política en todas sus dimensiones.

De esto habla cuando da los argumentos de por qué él mismo no se fue “a la política práctica” y sostiene que aunque el suyo todavía era un lugar pequeño, ya comenzaba a tener un espacio en el ambiente literario luego de ganar el Premio Casa de las Américas con el libro de cuentos La invasión, con la publicación de la colección Serie Negra y con ciertas intervenciones públicas. Había proyecto, no había crisis ni bloqueo.

Pero no todos pensaban así sobre ellos mismos. “Estos tipos —Walsh, Urondo— encuentran en la política revolucionaria una alternativa de vida porque están en crisis. Una crisis que los escritores resuelven a su manera, siempre, ¿no? Mucha gente resuelve la crisis yéndose a la política. Hay que decirlo como es: al revés de lo que se puede pensar. Yo creo que muchas crisis literarias se resolvieron con el paso a la política como un lugar donde el sentido era visible, mientras que en la literatura es indeciso siempre. Entonces la política revolucionaria funcionó también como una alternativa, como irse a cazar leones al África, qué se yo. Pero hay un momento en que un tipo puede agarrar por ese lado porque no sabe qué hacer con lo que está escribiendo, aunque parezca mentira… Y si uno lee con cuidado el diario de Walsh, creo que puede percibir eso que digo”.

Anuncio

En estas charlas, Piglia dirá también que Walsh escribió novelas políticas (Operación masacre, Quién mató a Rosendo) y dice algo más, cuando habla de la enorme exigencia que tenía Walsh para con su propia literatura y para la literatura en general. Piglia deja entender que Walsh escribió una novela aunque no lo supo entonces. Lo argumenta así: “…lo más extraordinario que él escribe es ‘Cartas’, que es un milagro, que él puede como condensar en cuarenta páginas una novela que cualquier otro escritor habría escrito en trescientas páginas”.

Tal vez te den ganas de leer “Cartas”, uno de los relatos más importantes de la literatura argentina, entretejido —por temática, personajes y recursos técnicos— con “Fotos”, otro cuento espectacular de Walsh. “Cartas” se lee en el libro Un kilo de oro y “Fotos”, en Los oficios terrestres.

Perder el Nobel de Laura Wolfson - Fui ,vi y escribí
Laura Wolfson cuenta en este libro cómo se perdió la posibilidad de ser la traductora de Svetlana Alexievich al español.

La traductora que perdió el Nobel

Laura Esther Wolfson tenía 14 años cuando leyó en inglés Anna Karenina, de Tolstoi, y decidió que iba a aprender ruso para leer esa misma novela en lengua original. Había nacido en 1965 en California, Estados Unidos, y fue esa lectura apasionada la que determinó sus estudios universitarios y, de alguna manera, su futuro como experta en la lengua rusa, como intérprete y traductora.

Llevaba varios años como intérprete y también procurando escribir su propia literatura en 2005 cuando el Pen World Voices, un festival literario para el que trabajaba habitualmente, le comunicó que ese año iba a ser la responsable de darle voz y lengua inglesa a las palabras de Svetlana Alexievich, una escritora bielorrusa que por entonces no era conocida fuera de sus ambientes más familiares. Conocerla fue saber que la obra de esa mujer reunía mucho de lo que a ella le interesaba.

La experiencia le resultó fascinante y, evidentemente, también fue positiva para Alexievich, quien ya de regreso en Europa les dio el nombre de Wolfson a dos pequeños sellos que buscaban traductora para editar sus libros. Pero Laura Wolfson estaba pasando un mal momento, tenía una enfermedad pulmonar crónica y no tenía seguro médico, lo cual en Estados Unidos significa quedar a la intemperie en materia de salud. Entonces, ante esa perspectiva, la traductora eligió mantener un trabajo fijo y no tan atractivo pero por el cual, además de pagarle un salario, le daban seguro médico.

Y dijo que no. Dijo que no por eso (el tiempo ya no rendía del mismo modo que cuanto era free lance), dijo que no también porque el tiempo que le quedara libre quería utilizarlo para trabajar en sus propios proyectos y también porque, aunque seguía hablando ruso casi como nativa, ya no estaba rodeada de rusoparlantes y el ruso como lengua, en general, ya no era uno de los grandes ejes de su vida.

Todos estos son los argumentos que Laura Wolfson desarrolla en Perder el Nobel, que comenzó siendo un ensayo premiado y tomó la forma de libro en la delicada colección Taller Editorial del sello mexicano Gris Tormenta. Y lo hace a partir de su experiencia luego de haber perdido el billete que ganó la lotería, es decir, fue su negativa a traducirla lo que la privó de ser la traductora de Alexievich cuando le dieron el Nobel de Literatura en 2015.

Como dice en el prólogo Marta Rebón, la premiada traductora española, quien tradujo las obras de Alexievich al catalán, “el anuncio del Nobel de Literatura es uno de esos escasos momentos en el calendario cuando la atención se centra en los traductores, especialmente si el escritor galardonado no es muy conocido, como ocurrió con Svetlana Alexievich”. Me gusta el título del prólogo: “El arte de perder para ganar”.

Margaret Atwood, Salman Rushdie, Siri Hustvedt, Svetlana Alexievich, Orhan Pamuk, Olga Tokarczuk 1920
Svetlana Alexievich, la escritora bielorrusa, recibió el Nobel de Literatura en 2015 (Photo by David Levenson/Getty Images) (David Levenson/)

El libro, pequeño, sustancioso y sustantivo, es una perla para traductores e interesados en la literatura y en el trabajo de aquellos que consiguen con sus palabras darles luz a las palabras de otro en una lengua que es otra. Cuenta anécdotas, narra historias de cuando vivía en Moscú, revela situaciones algo miserables como la de traducir para otros que firman traducciones que no son propias y hace literatura con su propia vida.

Wolfson trabajaba habitualmente como intérprete cuando le llegó la propuesta para traducir a Alexievich. Ser intérprete no es lo mismo que ser traductor, explica. “Un oficio no es más difícil que el otro”, escribe, “simplemente son difíciles de diferentes maneras”.

En otro momento cuenta que había intentado hacerse un lugar como traductora literaria “en parte porque esperaba que me pudiera proporcionar alguna de las satisfacciones propias del escritor sin el riesgo del fracaso que ensombrece el intento de traducir el mundo en palabras”.

Anuncio

Traducir, estar escondido detrás de las palabras de otro. “(…) me pasaría horas esculpiendo frases y mi nombre aparecería en la página del título, quizá incluso en la cubierta del libro, pero sin la angustia de esperar, de aguardar a que la siguiente palabra saliera del vacío”.

El vacío. La hoja en blanco. El fracaso.

Después de un buen día
Andrea del Boca, en “Un buen día”.

El tiempo es todo el tiempo

La película Un buen día se estrena en 2010 y es una producción de Enrique Torres, experto en supervivencia, exfutbolista, experiodista de sociales y espectáculos, guionista de teleteatros exitosos y cuñado de Andrea del Boca. Es su primera película y es también la primera —y la última— que dirige su suegro, el famoso director de TV Nicolás del Boca (1928-2018).

Dos argentinos que viven en Estados Unidos se conocen por casualidad (o eso parece al comienzo). Manuel está escribiendo un guión de cine y vive en una lancha; la mujer se llama Fabiana, nació en Longchamps y decir que es excéntrica es quedarse corto. La historia transcurre durante un día (un buen día), en el que se la pasan hablando, acercándose e intercambiando ideas existenciales sobre la condición humana y el éxito que no llega. Durante esas horas, Fabiana amaga a cada rato con retirarse del encuentro y grita cosas que no se entienden mientras él hace caras raras, procura calmarla y mantenerla cerca.

Enrique Torres en Después de Un buen día - Fui, vi y escribí
Enrique Torres, durante una entrevista para “Después de Un buen día”, el documental de Néstor Frenkel que se estrena en estas semanas.

Richard Linklater ya había mostrado en Antes del amanecer (1995) y Antes del atardecer (2004) que con una idea parecida (dos personas que se encuentran, se acercan, se conocen pero deben separarse) se podían filmar películas de amor hermosas, sencillas y con ambición de clásicos. Un buen día solo tiene en común con aquellas películas el paseo hacia ninguna parte y la coincidencia cronológica en el desarrollo del guion.

El film de Torres es una suerte de parodia de cine indie atravesado por los mecanismos de una publicidad o un teleteatro modesto y a orillas del mar. A la hora del estreno, la crítica la despedaza. Muy pocas reseñas intentan salvarla o, al menos, no ironizar sobre el producto. Pero en una de esas piruetas insospechadas, la película es tan mala que pega la vuelta y se convierte en un éxito por debajo del radar de los medios y se afianza como objeto de culto, sobre todo de gente joven.

Un buen día 4 - Fui, vi y escribí
La película protagonizada por Aníbal Silveyra y Lucila Polack (Lucila Solá) fue despedazada por la crítica y terminó siento objeto de culto.

Un final inesperado, dramático y bizarro, forma parte de ese culto. Es ahí donde juega un rol importante una de las más grandes estrellas de la tv argentina, Andrea del Boca, quien le dio su impronta a la película familiar.

Pasan los años. Aunque la crítica y la taquilla la destruyeron, hay personas que siguen pensando que Un buen día vale la pena y la van llevando como bandera de lo incomprendido, ahí donde van, como misioneros del cine.

De a poco se arma una congregación de fans que se apropia del film, del guion, de los diálogos y de la historia del proyecto. Producen ellos mismos un fanfilm en 2018 —y lo actúan y lo dirigen—, consiguen salas para hacer proyecciones de “apreciación” de la película original y también de la propia, celebran la obra y la asumen como un hito. Lo que llamamos “consumo irónico” expande las fronteras del gusto.

Te dejo algunas de las frases que se han convertido en contraseña de ese club exclusivo:

“El tiempo es todo el tiempo”.

“¡Qué pedazo de pelotuda!”.

Anuncio

“Yo sé lo que es el orgasmo del alma”.

“El amor es el maquillaje de la tragedia: siempre termina mal”.

“Mejor borrate y dejame en paz, estoy harta de perdedores, ¿entendés?”.

“¡Sos un loser!” (a los gritos).

Después de un buen día
Aníbal Silveyra y Lucila Polack, en el estreno de “Un buen día”.

La película fracasada y exitosa fue filmada en Long Beach, California, y los fans, entre otras cosas, cuentan la cantidad de veces que el concepto “un buen día” aparece mencionado en la película, reproducen escenas clave y celebran cada vez que se revela algo nuevo de la filmación (por ejemplo, que la voz de la protagonista la terminó doblando una locutora). Por todo esto, fue calificada como “la mejor peor película” de la historia del cine argentino.

El premiado cineasta argentino Néstor Frenkel (director entre otras de El coso, Los visionadores, Buscando a Reynols) se vio seducido por esta historia, la de la película mala y despedazada y la del culto alrededor de Un buen día. Fue así que se propuso filmar un documental que recuperara todas las historias dentro de esta historia y en el camino se encontró con, al menos, dos más: la del propio Enrique Torres (a quien entrevistó en su casa de Miami, donde vive con Anabella del Boca, su esposa, desde que sus propuestas dejaron de tener eco en el mercado argentino) y la del actor argentino Aníbal Silveyra, quien también reside en Estados Unidos.

La película nueva es realmente buena, se llama Después de Un buen día y recupera toda esta paradoja del fracaso exitoso. Tiene varios momentos extraordinarios pero una de las cosas más interesantes que ofrece es cómo Frenkel —quien viajó a filmarlos a ambos en el país donde hoy viven— consigue contrastar las experiencias de fracaso y humillación de Torres y Silveyra.

"Después de Un Buen Día", de Néstor Frenkel
El documentalista argentino Néstor Frenkel es el director de “Después de Un buen día”.

Las personas vivimos los fracasos de manera diferente, es natural. Mientras el guionista y productor ríe todo el tiempo y disfruta esta recuperada celebridad que le otorga el nuevo tiempo de su película mala, Silveyra no consigue desprenderse del dolor y la vergüenza por lo que fueron las críticas, las burlas hirientes y los memes que florecieron con las capturas de sus gestos.

Del presente de la actriz que hizo de Fabiana, Lucila Polack, quien utilizó el seudónimo Lucila Solá para el film de Torres, no sabemos nada. O, más bien, seguimos sabiendo lo que sabíamos (que fue pareja de Al Pacino por muchos años) y un dato más: que es la madre de Camila Morrone, joven actriz en ascenso, bella como su mamá, exnovia de Leo Di Caprio y habitual protagonista de noticias en las páginas de celebridades.

Te dejo la opinión de Frenkel sobre el concepto de “película mala” porque me resulta interesante y me recordó algunas cosas que dice a veces Fernando Martín Peña: “Yo creo que las películas malas son aquellas que se olvidan, las que a nadie le dan ganas de hablar, a nadie le dan ganas de volver a ver, de recomendársela a un amigo. Esas son las películas malas”. Lo dijo recientemente en una entrevista con el diario La voz.

Fallar otra vez de Alan Pauls - Fui, vi y escribí
En “Fallar otra vez” habla de la corrección, del miedo al fracaso y de la diferencia y los problemas como aquello que puede justamente destacar una obra.

Fallar otra vez

Hay otro libro muy recomendable de la colección de Gris Tormenta que publicó el de Laura Wolfson y es, justamente, Fallar otra vez, de Alan Pauls. Originalmente fue una conferencia que Alan dio en Casa de América de Madrid, en el marco de un curso para el desarrollo de proyectos cinematográficos.

El texto es soberbio porque es interesante y entretenido. Habla sobre la creatividad, la escritura y la corrección —ese momento odiado y temido—; se detiene en ejemplos como Proust y Joyce, que vivían corrigiendo, sacando y añadiendo como un modo de no dejar de escribir y los contrapone a los de Aira y Knausgard (tan distintos, claro), que no dejan de escribir pero no corrigen nunca, en lo que Alan llama “una fuga hacia adelante”.

Anuncio

“Proust y Joyce no paraban de corregir para seguir escribiendo. Aira no corrige para no parar de escribir. Pero sus vicios no son problemas que deben ser solucionados, son piedras de toque de una poética”, dice Pauls.

Lo que más me interesa de este texto es cómo pone el acento en la diferencia, es decir, en lo inesperado de cada obra y del trabajo de cada autor. En cómo aquello que para un artista puede ser un fracaso o una falla porque no cumple con un mandato o con un precepto de época, es, finalmente, su mayor logro, lo que lo hace original, distinto.

“Lo único que nos hace originales —insiste Pauls— son los problemas que tenemos”.

Después de un buen día
Un fenómeno subterráneo: de “la peor película” a film de culto, eso ocurrió con “Un buen día”, estrenada en 2010.

Y así, entre fracaso y fracaso (que como habrás visto a veces le ve la cara al éxito), me voy despidiendo.

Las imágenes que ilustran los textos son de los libros y autores de los que escribí y de las películas Un buen día y Después de Un buen día.

Te paso unos datos. En Rosario, el jueves 30 a las 19, en el cineclub Lumière se va a poder ver la película Después de un buen día, con la presencia del director, Néstor Frenkel. En la misma ciudad, habrá funciones en el cine El Cairo el viernes 07/06, el sábado 15/06 y el viernes 21/06.

En CABA, el estreno es el 8/6 a las 22 en el Centro Cultural General San Martín, con la presencia del director y también los siguientes sábados 15, 22 y 29 de junio a las 22, en el marco de una retrospectiva de Frenkel.

El documental también podrá verse todos los viernes del mes de junio a las 22, en Malba Cine. Esos mismos viernes, pero a las 20, se proyectará en 35 mm Un buen día (2010).

Te recuerdo mi dirección de email, es [email protected], por si te dan ganas de escribirme, contarme algo o darme tu opinión sobre estos correos semanales.

Espero que tengas una buena semana (empecemos por un buen día, para estar a tono con el envío) y que sigas con ganas de leer y disfrutar de buenas cosas.

Hasta la próxima.

Anuncio

*Para suscribirte a “Fui, vi y escribí” y a otros newsletters de Infobae, ingresá acá.

** Para leer los “Fui, vi y escribí” anteriores, clickeá acá.

Mundo

El dólar sigue subiendo: alcanzó su valor máximo en casi 5 meses

Publicada

el

13 de junio 2024 – 17:10

La divisa estadounidense incrementó su valor un 0,26% este jueves y mantiene su tendencia positiva en lo que va del mes.

Foto: Vecteezy

El dólar cerró en 39,279 pesos y alcanzó su valor máximo en casi 5 meses, luego de una suba diaria del 0,26% con respecto al miércoles, según la cotización del Banco Central del Uruguay (BCU), de manera que la divisa estadounidense empieza a consolidarse en la franja de los 39 pesos.

Tras la decisión de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) de mantener las tasas de interés altas por más tiempo, el billete verde acompañó esa tendencia en el mercado local y acumula una mejora de 1,26% en lo que va del mes, mientras que la apreciación del dólar es de 0,66% en comparación con el cierre de 2023.

Al alcanzar los 39,279 pesos, la divisa superó los 39,223 pesos que había marcado el 16 de abril y para alcanzar un valor superior hay que retroceder hasta comienzos de año, cuando el 18 de enero el interbancario llegó a 39,348 pesos.

En la pizarra de referencia del Banco República (BROU), el dólar billete minorista se ofreció a 38,05 pesos para la compra y 40,45 pesos para la venta. Por su parte, el valor preferencial del Dólar eBROU estuvo en 38,55 pesos para la compra y en 39,95 pesos para la venta.

La cripto Tether (USDT), de paridad 1 a 1 con el dólar, cotizó hoy en un promedio de 42,09 pesos para la compra en línea con cuenta bancaria o con tarjeta, y desde los 41,20 pesos hasta los 43, 01 pesos en el mercado peer-to-peer (P2P) de Binance.

Noticia en desarrollo…

Anuncio

Continuar leyendo

Mundo

Alerta en el sector apícola: se pierde el 30% de las colmenas cada año

Publicada

el

Uruguay pierde el 30% de sus colmenas al año, en concordancia con un fenómeno global multicausal de reducción en los nidos de abejas, el cual parece estar íntimamente ligado al aumento en la extensión de los monocultivos en todo el mundo.

De acuerdo a un informe de Telemundo, Uruguay ocupa el cuarto puesto a nivel regional en pérdida de colmenas, por detrás de Chile, Brasil y Colombia, donde el decrecimiento ronda el 55%. En Estados Unidos y la Unión Europea, se estima que desaparecen al año entre el 20% y el 40%.

Las abejas desempeñan un papel crucial en la polinización de cultivos, algo que contribuye a la producción de alimentos y al mantenimiento de la biodiversidad. No obstante, diversos factores como el cambio climático, el uso de pesticidas, la deforestación y la pérdida de hábitat están afectando gravemente a las poblaciones de estos antófilos.

Según Loreley Castelli, investigadora del Instituto de Investigaciones Biológicas Clemente Estable, la pérdida de colmenas está vinculada “principalmente a las extensiones de monocultivos”, los cuales “reducen la diversidad de polen para las abejas y general malnutrición” y que además “incrementan el uso de pesticidas”, otra de las causas, junto a “la presencia de múltiples plagas y patógenos”.

Por su parte, la investigadora Karina Antúnez, explicó que se decidió investigar “la pérdida de colmenas anual”, dividida en dos períodos de tiempo: invierno y verano. “En Europa se evalúa solamente la pérdida invernal, porque ellos estiman que es donde encuentran mayores pérdidas de colmenas”.

“En Uruguay lo que estamos viendo, al igual que en Estados Unidos, es que muchas veces las pérdidas de verano son mayores o iguales a las de invierno, por eso nos interesa monitorear la pérdida todo el año”, aclaró.

La cantidad de apicultores uruguayos decrece año tras año

Castelli agregó que la cantidad de productores apicultores se redujo en los últimos años, y que estos deben realizar cada año mayores esfuerzos para mantener el número de colmenas totales. “Eso genera un costo no solo económico, sino también en el tiempo”, puntualizó al respecto.

Para finalizar, Antúnez expresó que “no solamente estamos evidenciando que se pierden las colmenas y que esto es un problema para el sector apícola, sino que hay una gran pérdida asociada al sector agrícola”, ya que “gran parte de los productos que consumimos en nuestra vida diaria dependen o se ven favorecidos por la polinización de abejas”, concluyó.

Anuncio
Continuar leyendo

Mundo

Las exportaciones del sector ovino bajaron un 17% interanual

Publicada

el

El Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL) presentó los datos del mes de mayo donde el sector se vio golpeado por una baja en sus exportaciones de un 17% interanual y obtuvo un ingreso total de 95 millones de dólares.

El sector que más golpeado se vio fue el de la carne, con una baja del 35% en los ingresos, por un total de ventas de 32 millones de dólares. En tanto, el volumen también se vio afectado por el 34% de descenso interanual y con 8 toneladas comercializadas a Brasil y China principalmente.

La lana, también a la baja

Dentro de los rubros del sector ovino, la lana y sus subproductos perdieron un total del 3% en exportaciones y logró un ingreso total de 63 millones de dólares donde China e Italia fueron los principales mercados.

Por su parte, la lana sucia tuvo una venta de 21 millones de dólares, provocando un aumento en el ingreso del 57%. En cuanto al volumen, se vendieron un total de 7,7 millones de kilogramos, lo que representó un aumento del 97%. China e Italia fueron sus compradores más importantes

En tanto, la lana lavada también percibió un aumento del 9% en sus ingresos por un total de 10 millones de dólares. Respecto al volumen comercializado, se vendieron 4,2 millones de kilogramos, lo que arrojó una suba interanual del 78%, siendo China e India los principales mercados.

Por su parte, lo que refiere a los tops, fue la única categoría que percibió bajas y la que arrastró al total de las exportaciones con una baja del 17%, en cuanto al volumen, por un total de 5,6 millones de kilogramos. El ingreso, por su parte, representó una baja del 23% por un total de 25 millones de dólares.

Se abre un mercado en Asia

La semana pasada el Ministerio de Ganadería Agricultura y Pesca (MGAP) comunicó un acuerdo con Malasia donde podrá exportar carne ovina y vacuna.

El Instituto Nacional de la Carne (INAC) confirmó el acuerdo entre Malasia y Uruguay. “Como resultado de esta misión y el trabajo conjunto con el ministerio de Relaciones Exteriores, se concretó la re-apertura del mercado malasio para la carne bovina y ovina halal uruguaya”, confirmó.

Por otro lado, adelantaron que muy pronto llevarán a cabo las especificaciones técnicas necesarias para que las exportaciones cumplan con los requisitos de ese país donde se consume carne halal, es decir, que respeta las leyes islámicas sobre cómo se produce y procesa el producto.

Anuncio

“En los próximos días, los servicios técnicos acordarán los detalles sanitarios y religiosos necesarios para el inicio de la corriente comercial”, aseguró el comunicado.

La visita al país asiático estuvo compuesta por el ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Fernando Mattos, el presidente de INAC, Conrado Ferber, y el gerente de Acceso a Mercados de INAC, Álvaro Pereira.

Continuar leyendo

+Vistas