Noticias de Bariloche
Inicio » Nacionales » Espectáculos » Harry Styles en River: el regreso más esperado del año, la locura de las fans y el aliento a la Selección

Harry Styles en River: el regreso más esperado del año, la locura de las fans y el aliento a la Selección

El público argentino pudo disfrutar de un show de Harry Styles en El Monumental luego de cuatro años

Los baby boomers tuvieron a los Beatles, la Generación X a Madonna y los millennials a las Spice Girls, pero hoy el corazón de las mujeres jóvenes le pertenece a Harry Styles. Así quedó probado este sábado durante el primero de sus dos shows en El Monumental, una noche con casi 20 éxitos que causaron gritos, suspiros y emocionaron hasta el llanto.

Y es que la espera fue larga para las fans. La última vez que Styles había pisado suelo argento había sido en 2018, para la presentación de su primer álbum solista. Cuatro años más tarde el panorama se ve distinto: el sueño de dos River Plate sold out, más de 120 mil entradas vendidas en tiempo récord e incluso la necesidad de ampliar la platea para satisfacer la demanda.

Para la ocasión, Núñez se vistió con glamour. Las fans eran muy fáciles de reconocer en las calles: boas de plumas, remeras tejidas a crochet, lentes de corazón, collares de perlas, banderas LGBT+ al hombro, pantalones anchos y mucho rosa; a modo de homenaje al estilo tan distintivo de su ídolo.

Alguna que otra futbolera lograba combinar la explosión de colores y brillos con la camiseta de la Selección para fusionarse con la ocasión. Y es que los gritos de los goles se mezclaban en la ciudad con la emoción de los grupos de amigas que viajaron hacia Buenos Aires desde todos los puntos del país.

DF Entertainment-InHouse
Algunas de las fans estaban acampando en Avenida Figueroa Alcorta desde hacía seis meses

Incluso Styles festejó el triunfo de Argentina contra Australia en el Mundial antes de que comenzara el show, saliendo -sin previo aviso- al escenario de River para saltar, festejar con los brazos en alto y enloquecer al público que debía verlo recién tres horas más tarde.

Con apertura de puertas a las 15 horas, en la Avenida Figueroa Alcorta por fin se pudo ver las carpas vacías de las jóvenes que venían acampando desde principios de año para lograr estar lo más cerca posible de su ídolo; quizás la pasión por Harry solo podría compararse con el éxito de su exbanda One Direction, considerada por muchos como una de las boybands más taquilleras de la historia.

Con Anita B Queen y Koffee como teloneras y luego de generar suspenso con Bohemian Rhapsody, Harry salió al escenario poco después de las 21 con Music for a Sushi Restaurant -de su último álbum-. Vestido con un jardinero, una musculosa blanca y sus clásicos anillos en casi todos los dedos, no pudo evitar ser recibido con gritos y lágrimas de emoción.

DF Entertainment-InHouse
El británico se ganó a sus fans bailando, corriendo de lado a lado por el escenario e incluso lanzando besos

Para Golden, 208 millones de reproducciones solo en Youtube, sacó su guitarra. El británico es reconocido por “comerse” los shows: baila con los hombros, salta, corre de lado a lado por el escenario e incluso lanza besos a algunas afortunadas; sabe el efecto que tiene en los demás y no duda en aprovecharlo.

En la lista de éxitos, le siguió Adore You. El público enloqueció con la melodía que tiene uno de los estribillos más pegadizos del segundo álbum: “Oh, honey. I’d walk through fire for you, just let me adore you”. Lo acompañaron otros seis músicos, cada uno de ellos con su propia cuota de fans también.

Luego de agitar la bandera argentina y saludar “¡Buenas noches, Buenos Airessss!”, dio sus primeras palabras: “Nuestro trabajo va a ser entretenerlos, prometemos que vamos a hacer lo mejor posible. Su trabajo, que tengo la sensación de que no van a tener problemas en hacer, es dar lo mejor de ustedes para cantar y bailar”.

“¡Estoy muy feliz de estar aquí en Buenos Aires con ustedes!”, agregó en su mejor español para darle inicio al dulzor pop de Daylight. El artista siguió luego con más hits del disco Harry’s House: Cinema, Keep Driving y Satellite, para cada uno de ellos intentaba acercarse lo máximo posible a sus fans para sonreirles, guiñarles un ojo y sacarles una sonrisa.

DF Entertainment-InHouse
“La siguiente canción que voy a cantar para ustedes es increíblemente especial para mí”, aseguró Styles antes de tocar Matilda

Cuando Styles se colgó la guitarra y las luces del escenario se volvieron rojas, ya todos sabían que era el turno de She: una canción difícil de categorizar, con dejos de rock y un solo de guitarra de Mitch Rowland de cerca de dos minutos.

“La siguiente canción que voy a cantar para ustedes es increíblemente especial para mí, espero que un día se vuelva especial para ustedes también”, aseguró el artista antes de tocar la balada favorita de todos, Matilda, con un público más calmo y atento a sus vocales; seguido por Lights Up.

Al terminar, tres fans distintos sostenían carteles avisando que era su cumpleaños; por lo que luego de desearles un feliz cumpleaños le dejó saber al público que coincidía también con el de su hermana Gemma. “Me preguntaban si podrían ayudarme a cantarle el feliz cumpleaños. Ella está en su casa en Londres y si cantamos lo suficientemente alto, creo que quizás -probablemente no- pero quizás también lo escuche”, bromeó antes de pedirle al público que lo ayudara cantando en español.

Le siguieron Canyon Moon y Treat People With Kindness, el clásico con el que inició el mantra que lo identifica de siempre “tratar a las personas con amabilidad”.

DF Entertainment-InHouse
Palpitando el final del show, las fans más nostálgicas pudieron cantar What Makes You Beautiful, el éxito de la boyband One Direction

Palpitando el final del show, las más nostálgicas que siguen a Harry desde sus inicios en 2010 pudieron cantar el sencillo que lo hizo reconocido en todo el mundo: What Makes You Beautiful, pero ahora en una reversión con nuevos retoques y gran protagonismo de la batería y guitarra.

Además, el cariño de las fans se lo terminó de ganar con varios gestos. Primero, cuando notó a lo lejos que una fan se estaba descomponiendo y no dudó en parar el recital para asegurarse de que se encontrara bien. “¿Estás bien? ¿Podemos continuar?”, le preguntó a la joven, para luego recalcar la importancia de tratarse con amabilidad y cuidarse entre sí. Al mismo tiempo, pidió muchos aplausos y ovaciones para Lionel Messi y la Selección Argentina por su desempeño.

Hacia lo último el artista interpretó Late Night Talking, Watermelon Sugar y Love of My Life. “Las amo con toda mi corazón, Buenos Aires”, dijo antes de que se apagaran todas las luces del escenario; generando suspenso sobre si se trataba del final del espectáculo o no.

Así fue como, sin previo aviso, comenzó a sonar Sign of The Times. Styles generó uno de los momentos más emotivos de la noche, permitiéndole a su público cantar por sí solo “We never learn, we been here before, why are we always stuck and running from the bullets?” mientras extendía los brazos al cielo en señal de agradecimiento.

harry styles inhouse
Fueron más de 120 mil las entradas vendidas para los shows, sin contar las nuevas localidades por ampliación de la platea

A gran pedido del público, también tocó Medicine. Esta canción nunca llegó a lanzarse oficialmente con una versión en estudio, por lo que sus letras anormalmente explícitas para el estilo de Harry solo se escuchan en algunos conciertos en vivo afortunados.

Las últimas canciones con las que cerró El Monumental a las 23 horas fueron dos de las más exitosas hasta el momento: As It Was –que batió el récord de la canción más escuchada en Spotify el día de su estreno este año- y Kiwi, el éxito rockero con el que dejó su imagen de chico boyband y se consagró como solista por 2017.

Patadas al aire, banderas argentinas flameando en el escenario y el challenge que hace en todos sus shows de expulsar agua hacia el cielo con la boca. El multiartista de la voz rasgada y los hoyuelos volvió a la Argentina después de cuatro años para emocionar a sus fans con lo que esperaban y mucho más.

Categorías

Hora actual en
San Carlos de Bariloche, Argentina