Conéctate con nosotros

Sociedad

La aventura de una joven argentina que dio un giro en su vida tras ser voluntaria en África: “Aprendí y cambié mucho”

Publicada

el

El primer voluntariado de Valentina en África fue en Kenia, donde ayudó en una escuela de niños rescatados de la calle. (Créditos: Valentina Hansen)

“Desde muy chica la ayuda social me interesó”, cuenta Valentina Hansen, a quien su familia siempre le inculcó la empatía y la solidaridad como pilares fundamentales de la vida.

Años atrás, había comenzado a estudiar Gestión de Negocios en el reconocido Instituto Tecnológico de Buenos Aires (ITBA), pero sin dudas su pasión estaba en otro lado. Durante tres años, participó como voluntaria en un hogar de niños, era el momento más esperado de su semana. “Nada de lo que hacía en ese momento, que no eran pocas cosas porque siempre fui muy activa, me llenaba tanto como aquello”, admite la joven de 24 años. Sin embargo, nunca se le pasó por la mente otra actividad más allá de eso, mucho menos un viaje a África.

Era 2022, Valentina cursaba su último cuatrimestre de la facultad en un intercambio en Lisboa. Había conocido nuevos sitios y personas, probado comidas atípicas y acumulado nuevas experiencias. Sin embargo, había algo en ella que quería ir por más: “me dí cuenta de que no quería volver, que tenía ganas de seguir explorando, descubriendo y aprendiendo de otras culturas y lugares. Viajar sola me abrió la mente de una manera increíble y quería seguir haciéndolo, pero quedarme en Portugal no era opción”.

Después de mucha introspección a lo largo de su viaje, la vocación por el servicio social y la comunicación no tardaron en salir a la luz. En medio de muchas idas y vueltas, recordó una conversación que había tenido con un conocido que había hecho un voluntariado en Barcelona. No tardó en escribirle y preguntarle sobre alguna ONG donde voluntariar, a lo que él le recomendó una plataforma web para buscar de acuerdo a sus intereses. Todos los caminos llevaron a África.

“Al principio lo creí imposible y un poco lo descarté, pero después me empezó a emocionar la posibilidad de ir cuando me dí cuenta de la flor de experiencia que podía ser”, revela la joven argentina. Con mucha seguridad mandó su solicitud, pero los miedos y la incertidumbre estuvieron también presentes. Al poco tiempo, quedó seleccionada. Así que sacó la visa, compró el pasaje y avisó a su familia. “Puede sonar un tanto impulsivo e inconsciente y, de hecho, un poco lo fue, pero sabía que si hubiera hablado de esto con mi familia antes, probablemente me habrían hecho dudar y no sé si habría terminado yéndome”, confiesa.

Valentina Hansen voluntaria argentina en África
Valentina Hansen tiene 24 años y desde muy chica le interesó la ayuda social. (Créditos: Valentina Hansen)

Llegó el 1ero de Agosto, una nueva aventura estaba por comenzar. Con pasaporte, pasaje y corazón en mano, Valentina se estaba por subir al avión hacia un nuevo destino: Kenia.

“Empieza a caminar una nueva Valentina. Una que siente tanto todo hasta que se le revienta el corazón de emociones. Una que por primera vez en su vida decide al 100% por ella misma sin perder un segundo más en pensar en el qué dirán. Una que quiere aportar su granito de arena para que este mundo sea un lugar mejor. Una que se despertó para no volver a estar dormida nunca, pero nunca más. Una que por primera vez en su vida dejó de intentar ser un 10 en la facultad, para intentar ser un 10 de persona”, escribió emocionada en una publicación de su Instagram.

Alrededor de las 6 de la mañana arribó al aeropuerto de Nairobi, Kenia. Hacía frío, mucho más de lo esperado y lloviznaba. Una señora llamada Lizzy la pasó a buscar para llevarla al centro donde se iba a hospedar. Durante el trayecto, la mujer le advertía, “no dejes tus cosas solas, no hables con nadie a menos que te autorice, no mires acá”.

Valentina observaba con confusión lo que la rodeaba. Había una gran muchedumbre de gente, la basura decoraba cada rincón de las calles y el ruido estridente se imponía ante cualquier mínimo sonido. Todo resultaba extraño, completamente distinto a lo que alguna vez conoció.

Llegaron al centro, 12 niños la esperaban con una gran sonrisa en la cara y ojos esperanzados. Ese fue su primer destino de voluntariado, un hogar de menores rescatados de situaciones de la calle. Su día arrancaba a las 5 de la mañana, ya que allá se levantan muy temprano para ir al colegio. Les preparaba el desayuno a los chicos y, cuando se iban, hacía el resto de las tareas: cocinar, limpiar, hacer contenido en sus redes sociales para darles más visibilidad. Por la tarde, cuando llegaban del colegio, ayudaba a los niños con sus tareas y el estudio. Llegada la noche, tocaba cursar las clases de la facultad debido a la diferencia horaria (seguía con su carrera en el ITBA, ya que le permitieron hacer materias virtualmente a distancia).

Anuncio
Valentina Hansen voluntaria argentina en África
“Conocer y aprender de culturas diferentes siempre me encantó, y eso me facilitó bastante la adaptación”, contó Valentina sobre su viaje (Créditos: Valentina Hansen)

A principios de septiembre, llegó el fin de su estancia en Kenia. Las lágrimas no faltaron al despedirse de aquellos niños y niñas que habían conquistado su corazón, los iba a recordar para siempre.

Volvió de sorpresa a Cañuelas, su lugar de origen, siete meses habían transcurrido desde la última vez que vió a su familia y amistades. Los abrazos y gritos de emoción fueron los protagonistas del encuentro.

En octubre del 2022, decidió embarcarse en otra andanza, pero esta vez en Abuya, Nigeria. Se hospedó en la casa de una familia de diplomáticos de Naciones Unidas que tenían dos hijas. Ahí participó principalmente de reuniones sociales donde trabajaban proyectos educativos de la zona. Ayudaba en una escuelita ubicada en un centro de refugiados y traducía libros para una asociación que enseñaba a niños a hablar en suahili.

No obstante, debido a las reiteradas amenazas de ataques terroristas, la joven tuvo que dejar Nigeria, ya que no pudo llevar adelante muchas de las actividades planificadas. Sólo logró salir de su hospedaje seis veces desde que llegó y estuvo dos semanas encerrada.

Su tercer voluntariado la llevó a Estcourt, Sudáfrica, en una granja que hacían cabalgatas para turistas por la montaña. “Sí, ya sé. Nada que ver”, explica y agrega, “yo era una de las guías, pero fue una experiencia que también me encantó porque amo los caballos y la naturaleza desde que tengo uso de razón”.

Valentina Hansen voluntaria argentina en África
El viaje marcó un antes y un después para la joven argentina (Crédito: Valentina Hansen)

Luego de casi medio año como voluntaria, era hora de retornar a casa. Valentina volvió renovada y con infinitas anécdotas y reflexiones para compartir.

“Tuve muchos sentimientos encontrados. Por un lado, me encontré con situaciones que me impactaron un montón a nivel cultural considerando el estilo de vida occidental del que yo venía”, cuenta con mucha sinceridad. Una de las cosas a la que nunca se acostumbró fue la comida, debido a que nunca terminaron de caerle bien y el agua que tomaban en el centro tampoco, por eso tuvo que empezar a comprar la comida aparte y sólo consumir agua de bidón.

Otra situación muy difícil para ella fue la violencia. “Estuve en varias situaciones peligrosas como terrorismo, amenazas y enfermedades. No fueron pocas las situaciones que en ese momento no conté y me animé a contar después de haber llegado, porque no quería preocupar a mi familia estando tan lejos y sin la posibilidad de ayudarme. Pero sí, pasé por situaciones muy difíciles, y más al transitarlas sola”, revela la joven.

Aunque, por otro lado, hubo aspectos a los que se acostumbró mucho más rápido de lo que hubiera pensado como las tradiciones, costumbres religiosas y estilos de vida: “conocer y aprender de culturas diferentes siempre me encantó, y eso me facilitó bastante la adaptación. Estaba fascinada con el intercambio cultural. Creo que ir con esa mentalidad abierta ayuda a no juzgar esas diferencias y considerarlas como una oportunidad de observación y aprendizaje profundo”.

Al mirar hacia atrás y repasar todo lo vivido, Valentina considera que la enseñanza más importante que se llevó del viaje fue que la humanidad puede ir más allá de todo. “Es muy difícil de explicar la sensación de mirar a los ojos a una persona que ni siquiera habla tu mismo idioma y entenderte con la mirada. Son esos momentos en los que no entendés el cómo, ni el por qué”, trata de poner en palabras.

Valentina Hansen voluntaria argentina en África
En muchas ocasiones, Valentina tenía que entenderse con la mirada (Gentileza: Valentina Hansen)

Si bien viajó completamente sola, sus casi 14 mil seguidores de Instagram la acompañaron desde lejos. “Antes de irme de voluntariado yo sabía que lo iba a querer documentar y subir porque me parecía una experiencia sumamente interesante y diferente para que otras personas conozcan”, expresa desde un lugar de genuinidad. Uno de sus principales objetivos que busca a través de su red social, es dejar un impacto positivo en todas las personas que la leen e inspirarlas a buscar su mejor versión.

Además de los voluntariados en África, Valentina luego formó parte de otras iniciativas como TECHO, Expedición Sonrisa y Fundación Sí. “Lo que más me gusta, aparte de sentir que puedo aportar mi granito de arena para cambiar aunque sea un poco la realidad de alguien que lo necesita, es la sensación que me queda dentro en el cuerpo. Creo que los actos de servicio enaltecen el alma de cualquier persona que los haga, siempre que se hagan desde un lugar real, empático y con amor”, declara.

Su principal consejo para aquellas personas que desean ser voluntarios pero no se animan a dar el primer paso, es informarse para derribar miedos y prejuicios: “es una experiencia tan única e increíble que no hay forma que no te marque por el resto de tu vida”.

Anuncio

Caracterizada por ser alguien soñadora y curiosa, Valentina siempre busca ir por más y superarse a sí misma. Ya recibida como Licenciada en Gestión de Negocios, ansía seguir adelante en la comunicación con impacto y propósito. “Quiero seguir aprendiendo al trabajar en proyectos que me desafíen y que me hagan pensar y crear por fuera de la caja. Seguir aportando mi granito de arena desde la comunicación creativa y con sentido”, dice con mucha convicción.

Lo que empezó como un viaje impensado al continente africano casi dos años atrás, reforzó aún más su compromiso y pasión por contribuir a un mundo mejor: “yo creo que la Valentina que se tomó el avión a África y la que se lo tomó de vuelta son dos personas muy diferentes. Si bien mi esencia sigue siendo la misma, aprendí y cambié muchísimo. Fue una experiencia alquímica, transmutadora”.

Sociedad

Se celebró el 213 aniversario del Ejército Argentino

Publicada

el

miércoles 29 de mayo de 2024

Este lunes por la mañana el Municipio de San Carlos de Bariloche, representados por la Asesora Letrada, Yanina Sanchez, y el secretario Protección Ciudadana, participó del acto del 213º aniversario del Ejército Argentino en la Escuela Militar de Montaña.

El Ejército Argentino nació el 29 de mayo de 1810 por decisión del Primer Gobierno Patrio, que a través de una proclama reconoció el trabajo de las tropas militares durante el proceso revolucionario, elevó a Regimientos a los batallones existentes y reorganizó las unidades dispuestas en todo el territorio, reconociendo la actuación que las tropas habían tenido en esa semana de mayo tan trascendental para la historia argentina. La conformación del Ejército fue un paso fundamental en el camino hacia la futura independencia.

En la actualidad, el componente terrestre de las Fuerzas Armadas se ocupa de contribuir a la defensa nacional para proteger nuestra independencia y soberanía. Además, quienes lo integran están a cargo de la protección de los recursos naturales, el medio ambiente y la integridad territorial, así como de contribuir con el desarrollo científico, tecnológico, económico y social, cooperar para el logro del bienestar general de las comunidades, y participar en misiones de paz y asistencia humanitaria.

Luego del acto las autoridades compartieron un desayuno dentro del cuartel junto a al personal militar en actividad y en retiro, junto a sus familias.

Anuncio
Seguí leyendo...

Sociedad

Comunidad Buenuleo: condenan a 5 de los 8 acusados por usurpación

Publicada

el

El Tribunal de Juicio de Bariloche condenó a 5 integrantes de la comunidad Buenuleo por el delito de usurpación y le impuso la pena de un año y 3 meses de prisión en suspenso. Por el mismo delito absolvió a otras tres personas.

También condenó a dos personas por “perturbación del ejercicio de funciones pública”, ya que se probó que hicieron una amenaza de bomba en el edificio de Tribunales para suspender una audiencia en la causa. En este punto, el Tribunal desestimó la acusación de intimidación pública.

Impuso por este ítem una pena de tres meses en suspenso y una reparación económica que será destinada a la Biblioteca del Poder Judicial, para la compra de material de estudio.

Además, ordenó el “desalojo inmediato de la finca conocida como Pampa de Buenuleo”, aunque la “medida que se podrá efectivizar desde el momento en que a la presente cautelar le sea garantizado el derecho al “recurso” o “doble conforme judicial”.

Se arribó a la sentencia luego de siete jornadas de debate, donde brindaron declaración numerosos testigos de la acusación y de la defensa.

No está en juego la propiedad sino la posesión

Para el Tribunal, se probó que “aprovechando la ausencia de los cuidadores de la vivienda existente en el interior del inmueble, ingresaron en un caso por un camino principal y el resto por caminos y senderos internos no destinados a ser normalmente utilizados para el tránsito habitual a un inmueble, despojando de la posesión de la finca a quienes hasta ese momento la usufructuaban”.

La sentencia recordó que para configurar este delito “será indistinto que la persona posea o no título” de la propiedad, “ya que lo fundamental será que se halle efectivamente detentando la posesión”.

En efecto, “el orden penal no protege el nudo derecho de propiedad, sino a quien lleve adelante un efectivo ejercicio de las facultades que emergen de la posesión (en este caso) y luego se vea privado de ella”.

Anuncio

Para que se configure el delito debe haber “clandestinidad”, es decir “actos ocultos llevados a cabo en ausencia del poseedor”. Esto se probó.

En el proceso testificaron varias personas que le en la década del 70 y del 80 le compraron lotes a Antonio Buenuleo. Dieron cuenta entonces no existía ninguna comunidad de pueblos originarios, que se conformó después.

La defensa

El defensor afirmó que la “posesión indígena o tradicional resulta diferente a la posesión del código civil”, que “estos derechos no son reales sino autónomos y de raigambre constitucional”. Argumentó que los acusados no podrían usurpar “algo” del que hace años que se encuentran en posesión (posesión tradicional o ancestral).

Recordó que “en nuestro ordenamiento jurídico vigente están receptadas las dos posesiones: la posesión del Código Civil se tiene que proteger, pero también la posesión indígena que protege la Constitución Nacional”.

El fallo

La sentencia recepta algunos argumentos de al Defensa: “Resulta incuestionable que para la comunidad indígena, el término territorio tiene una connotación especial, ya que es una expresión simbólica de su etnicidad, de su historia y de su cultura”. Asimismo, es “evidente que la propiedad comunitaria indígena implica un concepto nuevo de propiedad”.

Agregó que “adhiero al argumento de que ambos derechos de propiedad gozan protección constitucional”. 
Pero luego señala: “lo que resulta claro y evidente es que la ausencia de la ley no habilita a los imputados e imputadas (aún siendo integrantes de la Comunidad Buenuleo), a hacer uso de vías de hecho y/o que le sea permitido la realización de actos materiales tendientes a hacer efectivos derechos amparados normativamente”.

En este punto, tiene en cuenta el mismo argumento sostenido por el Superior Tribunal de Justicia en el fallo sobre este mismo proceso judicial.

Para el Tribunal “está fuera de discusión que la Comunidad indígena Buenuleo ha ejercido una posesión tradicional sobre parcelas de tierra comprendidas en el denominado lote pastoril 127, pero también resulta contundente la información ventilada en Debate que acredita que el señor Antonio Buenuleo -como titular registral de ese lote- realizó mediante boleto privado la venta de esas 92 hectáreas al señor Claudio Thieck”. Este último se la vendió “al señor Friedrich en el año 2009”.

Anuncio

Aunque “la Defensa afirma que esos actos jurídicos son nulos por afectación de la voluntad del enajenante Buenuleo, este extremo escapa a la jurisdicción del Tribunal”y además “no incorporó ningún elemento de prueba que acredite dicha afirmación”.

En este orden, “lo que sí aparece como elocuente, es que estos actos jurídicos implicaron que se cediera la posesión a terceros (ajenos a la Comunidad Buenuleo) sobre esa porción de tierra, concretándose así una discontinuidad de la posesión tradicional (al menos sobre esta fracción)”.

Así, “resulta un dato incontrovertible que lo/as acusado/as conocían -por ejemplo- que el predio estaba siendo poseído por el Querellante al momento del hecho”. Por lo tanto, no se pueden convalidar cuestiones de hecho.  

Absoluciones

El fallo condena a cinco personas y a la vez absuelve a tres. Se trata de un lonko mapuche “que no pertenece a la Comunidad Buenuleo sino a otra Lof y que solo vino a acompañar una ceremonia religiosa”, de una persona que aclaró que “solo da talleres de lengua” sin pertenecer tampoco a la comunidad. Un tercero no se acreditó “por ningún medio” su participación.  

También el fallo rechaza el agravante por la participación de menores. Dijo que “no quedó probado en absoluto”. 
Finalmente, también se probó la amenaza de bomba en el Edificio de Tribunales para que se desarrolle una audiencia. Lo hicieron con testigos y también con las pericias de la OITEL, del Ministerio Público y los informes de llamadas pedidos a Movistar.

Desalojo

El fallo citó las anteriores etapas del proceso que ordenaron el desalojo. Cita el artículo 118 del Código Penal: “En las causas por infracción al artículo 181 del Código Penal, el juez, a pedido de parte o damnificado, podrá disponer provisionalmente el inmediato reintegro de la posesión o tenencia del inmueble, cuando del análisis de las condiciones fácticas, surja que, prima facie, se encuentran reunidos los requisitos típicos, el derecho invocado por el damnificado fuere verosímil, y exista peligro en la demora”.

Expresa el fallo que “el objetivo de su instrumentación de esta medida de coerción procesal es evitar la continuación y prolongación de los efectos lesivos de la usurpación, considerando que estamos frente “a un delito instantáneo de efectos permanentes”.

Concluye que “resulta evidente que el legislador (tanto el orden provincial como nacional) lo que busca o anhela es impedir que el delito siga produciendo consecuencias ulteriores, y el espíritu de las normas enunciadas resulta ser la protección inmediata de las personas damnificadas por el evento criminoso. De lo contrario estaríamos desnaturalizando la “razón de ser” de su protección legal, desdibujando la propia naturaleza preventiva o instrumental para que los efectos nocivos del despojo no prosigan”.

Anuncio

Seguí leyendo...

Sociedad

Herrero contra todos: calentó el debate en el Concejo sobre la elección de la Reina e informó ideas en curso para la Fiesta de la Nieve

Publicada

el

Seguí leyendo...
Anuncio

+Vistas