Conéctate con nosotros

Tendencias

La hierba aromática que repele las chinches y funciona como tinte para el cabello

Publicada

el

Las plantas medicinales son una alternativa a la medicina tradicional, sin embargo, previo a su uso se debe consultar al médico (Imagen ilustrativa Infobae)

El clavo de olor es uno de los condimentos más utilizados en el mundo de la gastronomía, sin embargo, sus propiedades medicinales y los beneficios que tiene para la salud son menos conocidos.

También llamado clavero, el árbol de clavo pertenece a la familia Myrtaceae y es nativo de Indonesia. Se caracteriza por tener botones secos (flores que no se han abierto) y que son los clavos de olor o giroflores, llamados así por su similitud con las piezas de metal cuando se oxidan.

En un principio los clavos de olor crecían en las islas Molucas, también llamadas “Islas de las especias”, sin embargo, pronto fueron llevadas a Europa y Medio Oriente; incluso se tiene registro histórico de su uso para mejorar el aliento cuando alguien se dirigía a los monarcas chinos.

Sus características

clavo de olor/captura de pantalla
El clavo de olor ha sido usado desde hace milenios en la medicina tradicional. (Archivo Infobae/Captura de pantalla)

El árbol de clavo de olor es de tipo perenne (que vive más de dos años) y puede llegar a tener alturas de entre 10 y 20 metros; asimismo tiene hojas lanceoladas y racimos.

Los botones florales en un principio son de color pálido y gradualmente van cambiando a color verde; cuando comienzan a tener un color rojo brillante es un indicador de que los clavos están listos para ser recolectados.

Su sabor se caracteriza por ser picante, astringente, ardiente, pero con un toque amargo.

Nutrientes y beneficios

De acuerdo con el sitio web de El Poder del Consumidor, el clavo de olor ha sido usado por miles de años para aliviar diversos problemas de salud como lo son los síntomas de la gripe, el resfriado común, el dolor de cabeza, los escalofríos, la fiebre, pues funciona como antiséptico, antipirético y analgésico.

Este famoso condimento es conocido por aliviar la fatiga y por tener un efecto tonificante en el cuerpo; pero también se recurre a él para mantener la salud bucal, tratar llagas, combatir el mal aliento y reducir el dolor de muelas gracias a sus propiedades como desinfectante.

Anuncio

Otra de las cualidades del clavo de olor es que ayuda a mejorar el sistema digestivo debido a sus propiedades antiespasmódicas: disminuye las náuseas y reduce la producción de gases intestinales. Para las mujeres es un gran aliado para combatir los cólicos.

Mal Aliento
El clavo de olor es un excelente auxiliar para eliminar el mal aliento. (Getty Images) (tamani chithambo
/)

El clavo es una rica fuente de vitaminas (A,C,D,E,K) y minerales como el calcio, el magnesio y el potasio; además contiene ácidos grasos, omega-3, taninos, mucílagos, sitosterol, cromonas, estigmaterol, resinas, celulosa y ácido oleanólico.

La semilla del árbol clavero es al mismo tiempo un buen aliado para las personas que padecen diabetes, pues ayuda a reducir los niveles del azúcar en la sangre por su presencia de flavonoides.

Son buenas para las personas con problemas cardiovasculares al actuar como antiinflamatorio, antibiótico y anticoagulante.

Además es un excelente antioxidante que ayuda a combatir los radicales libres y ayuda a evitar daños en la piel, elimina marcas de acné, disminuye arrugas, líneas de expresión y la flacidez.

Otros usos

Cabello con canas - 12-01-22
El clavo de olor puede convertirse en tinte para cubrir las canas. (Getty Images) (Neziha Kalı Ertuğrul/)

El clavo de olor es altamente recomendado para las personas que quieren bajar de peso. Basta con poner a hervir agua y agregar 50 gramos de clavo de olor, que a su vez se puede combinar con canela, pimienta y comino, lo ideal es consumirlo antes de desayunar.

Para uso exterior, el fuerte aroma del clavo ayuda a combatir la aparición de chinches en el hogar; para lograrlo basta con rociar una infusión sobre el lugar en donde se desea eliminar o bien colocarlos directamente sobre el colchón.

Finalmente, el clavo de olor es capaz de ayudar a ocultar las canas de forma natural. Para hacer el tinte basta con hervir agua, agregar el clavo de olor y dejar en el fuego por dos minutos, posteriormente se debe lavar el cabello con el agua tibia, se deja actuar por 30 minutos y se enjuaga.

Efectos secundarios y contraindicaciones

Aunque se trate de una planta ampliamente conocida, el clavo cuenta con una serie de contraindicaciones y efectos secundarios que deben considerarse antes de consumirla.

Consumir grandes cantidades de clavo de olor puede irritar el revestimiento del estómago y los intestinos, causando malestar estomacal, náuseas o diarrea en algunas personas sensibles.

Anuncio

Algunas personas pueden ser alérgicas al clavo de olor, lo que puede desencadenar reacciones alérgicas como picazón, erupciones cutáneas o dificultad para respirar.

El aceite de clavo de olor aplicado directamente sobre la piel puede causar irritación o sensibilidad en algunas personas.

El clavo de olor puede interactuar con ciertos medicamentos, especialmente anticoagulantes como la warfarina, aumentando el riesgo de sangrado.

No se recomienda el consumo de grandes cantidades de clavo de olor durante el embarazo y la lactancia debido a la falta de evidencia sobre su seguridad en estas condiciones.

Las personas con trastornos hemorrágicos o que están tomando medicamentos anticoagulantes deben evitar el clavo de olor, ya que puede aumentar el riesgo de sangrado.

Se recomienda suspender el consumo de clavo de olor al menos dos semanas antes de someterse a una cirugía, ya que puede interferir con la coagulación de la sangre.

Tendencias

Qué es la reserva cognitiva y cómo activarla para proteger al cerebro del envejecimiento

Publicada

el

El envejecimiento cerebral impacta en las neuronas, pero una alta reserva cognitiva puede retrasar el deterioro asociado, dicen los expertos – (Imagen Ilustrativa Infobae)

El cerebro, como todos los órganos del cuerpo, también acusa el paso de los años; el envejecimiento repercute en las neuronas y esto tiene sus consecuencias en la memoria, la concentración y en la aparición de enfermedades. Sin embargo, dicen los expertos, existe una gran aliada para contrarrestar esos efectos: la reserva cognitiva.

Esta es capaz de retrasar el posible deterioro cognitivo que puede aparecer con los años, promover una red neuronal más resistente y está en nuestras manos su desarrollo y entrenamiento.

Pero, ¿a qué se llama reserva cognitiva? El doctor Claudio G. Waisburg (MN 98128), neurocientífico, speaker y director del Instituto SOMA, explicó a Infobae que es “la capacidad del cerebro para resistir daños y mantener un funcionamiento normal a pesar de las lesiones o cambios patológicos. Este concepto explica por qué algunas personas pueden tolerar mejor que otras los efectos del envejecimiento o enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer”.

El experto señaló que la reserva cognitiva se desarrolla a lo largo de toda la vida y destacó que es fundamental hacerlo desde la infancia, “a través de la educación, las experiencias laborales, el aprendizaje continuo y actividades cognitivamente estimulantes”.

(Imagen Ilustrativa Infobae)
Expertos destacan la importancia de mantener el cerebro activo desde la infancia para contrarrestar los efectos del envejecimiento y las enfermedades neurodegenerativas – (Imagen Ilustrativa Infobae)

Por su parte, el doctor Marcos C. Fernández Suárez (MN 121849), médico neurólogo, especialista en enfermedad de Alzheimer, investigador en ensayos clínicos del Equipo de Neuropsiquiatría del Centro de Investigaciones Metabólicas (CINME), explicó a Infobae: “La reserva cognitiva es un mecanismo a través del cual los individuos están protegidos contra el deterioro cognitivo clínicamente significativo incluso en presencia de neuropatología (es decir de daño en el tejido cerebral)”.

Dijo el doctor que hace décadas que se ha observado que personas con mayor daño cerebral en los estudios neurológicos, en ocasiones, funcionan igual o mejor que otras con menor daño. “Esto abrió la especulación de que existirían factores socio-comportamentales como la educación y ocupaciones intelectualmente estimulantes, entre otras diversas actividades, que promoverían la construcción de redes neuronales más resilientes. Esta hipótesis que ahora tiene más de 40 años ha sido demostrada en gran medida”, afirmó el experto.

Y añadió: “A mayor reserva cognitiva, mayor capacidad de resistir al daño, incluyendo el provocado por la enfermedad de Alzheimer o la edad. Estudios sistemáticos y metaanálisis demostraron que las personas con mayor reserva cognitiva pueden reducir la aparición de deterioro cognitivo o la progresión de la demencia hasta en un 47%. Vale la pena aclarar que no existe suplemento natural o fármaco que haya demostrado semejante desempeño”, resaltó el médico.

Reserva cognitiva y el estudio de las monjas

Una religiosa vestida con su hábito tradicional, se encuentra de rodillas en un banco de iglesia, sumida en una oración silenciosa. La fotografía ilustra la serenidad y profundidad de la práctica espiritual dentro del catolicismo, destacando la conexión personal con lo divino en un espacio de culto. (Imagen ilustrativa Infobae)
La investigación del Estudio de las Monjas muestra que niveles educativos altos y actividades intelectuales constantes resultan en menor deterioro cognitivo y mayor esperanza de vida, incluso en presencia de lesiones cerebrales típicas del Alzheimer (Imagen ilustrativa Infobae)

Según cuenta la Fundación Alzheimer Catalunya en el año 1986 David Snowdon, epidemiólogo y profesor de neurología de la Universidad de Kentucky, realizó un estudio en un convento de monjas de clausura para investigar cuál era la relación entre el envejecimiento y el Alzheimer. En el conocido “Estudio de las monjas” o Nun Study, participaron casi 700 religiosas, a quienes se le hicieron pruebas cognitivas y de memoria cada año. Demostraron que aquellas con un nivel educativo más alto y que habían estado más activas mental y físicamente, tenían una mayor esperanza de vida y un menor deterioro cognitivo.

“La Hermana Mary, el estándar de oro para el Estudio de las Monjas, fue una mujer notable que tuvo un alto resultado en las pruebas cognitivas antes de su muerte a los 101 años de edad. Lo que es más notable es que mantuvo ese nivel alto a pesar de tener abundantes ovillos neurofibrilares y placas seniles, las lesiones clásicas de la enfermedad de Alzheimer”, describió el doctor Snowdon luego de estudiar su cerebro luego de su muerte, en una publicación de la Sociedad Gerontológica de Estados Unidos.

“Además, a través de unos escritos que las monjas habían hecho antes de entrar al convento, se vio cómo las que habían realizado relatos más ricos en contenido y lenguaje tenían menos posibilidad de sufrir una enfermedad neurodegenerativa como el Alzheimer”, explica la fundación. Así, el estudio demostró cómo ciertos hábitos de vida tenían una relación directa en el desarrollo del deterioro cognitivo.

Anuncio
brain, neuronas, memory, enfermedades, neurología, medicina, salud, médicos - (Imagen Ilustrativa Infobae)
La reserva cognitiva permite al cerebro resistir daños y mantener un funcionamiento normal a pesar de lesiones o cambios patológicos, según especialistas en neurociencia – (Imagen Ilustrativa Infobae)

De acuerdo a la escuela de Medicina de Harvard, desde entonces las investigaciones han demostrado que “las personas con mayor reserva cognitiva son más capaces de evitar los síntomas de cambios cerebrales degenerativos asociados con la demencia u otras enfermedades cerebrales, como Parkinson, la esclerosis múltiple o un derrame cerebral. Una reserva cognitiva más sólida también puede ayudar a funcionar mejor durante más tiempo si se está expuesto a acontecimientos inesperados de la vida, como estrés, cirugía o toxinas en el medio ambiente”, afirma la entidad.

Los tres beneficios de entrenar la reserva cognitiva

La acumulación de la experiencia educativa o académica y la estimulación de las capacidades mentales a lo largo de la vida de una persona se refleja en la reserva cognitiva. Esta es como un capital mental que, cuanto mayor sea, más ayudará a compensar los efectos del envejecimiento. Y esta reserva se puede entrenar toda la vida.

Waisburg explicó: “Hay más plasticidad cerebral en un recién nacido que en un anciano, pero la persona mayor tiene la misma capacidad no sólo de modificar la corteza, sino también de mantenerla. En ese sentido, el cerebro funciona como un músculo que, si no lo usás, se achica. La gimnasia cerebral debe darse en todas las edades. Cuando una persona se retira de su trabajo, se jubila y realiza menos desafíos mentales, contribuye a la pérdida de sustancia cortical, a una atrofia. Por eso, hay que mantener el cerebro en forma y este aprende con motivación”.

Vista macro de una neurona, múltiples redes y conexiones - Imagen Ilustrativa Infobae
Las personas con mayor reserva cognitiva son más capaces de evitar los síntomas de cambios cerebrales degenerativos asociados con la demencia u otras enfermedades cerebrales, como Parkinson, la esclerosis múltiple o un derrame cerebral – (Imagen Ilustrativa Infobae)

Según Waisburg, entrenar la reserva cognitiva es muy importante debido a tres beneficios principales:

  1. Retrasa el deterioro cognitivo: “Una mayor reserva cognitiva puede retrasar la aparición de síntomas clínicos de demencia y otros trastornos neurodegenerativos. Esto significa que las personas con una alta reserva cognitiva pueden mantener su independencia y calidad de vida por más tiempo”, afirmó el neurocientífico.
  2. Compensa mejor los daños cerebrales: “La reserva cognitiva ayuda al cerebro a compensar lesiones o daños al utilizar redes neuronales alternativas o estrategias más eficientes para procesar información”, señaló.
  3. Mejora la resiliencia cerebral (neuroresiliencia): “Un cerebro con mayor reserva cognitiva es más resistente a los efectos del envejecimiento y puede mantener un funcionamiento adecuado a pesar de los cambios fisiológicos que ocurren con el tiempo”, dijo Waisburg.

Cómo fortalecer la reserva cognitiva

Impresionante representación visual de una cabeza humana con intrincadas conexiones neuronales, ilustrando el mundo de la neurociencia y la investigación cerebral. Avances tecnológicos desvelan secretos del cerebro y la salud mental. (Imagen ilustrativa Infobae)
La reserva cognitiva se puede fortalecer a través de la educación continua, actividades cognitivas desafiantes y una vida social activa, señalan los expertos (Imagen ilustrativa Infobae)

El doctor Fernández Suárez señaló que no existe una “receta” específica para desarrollarla, pero que “el nivel educativo (los años de estudio), los trabajos más calificados y complejos en la vida, actividades de ocio (incluyendo interacciones con amigos y familiares) y el manejo de distintos idiomas, son factores relacionados con una mayor reserva cognitiva”.

De acuerdo al doctor Waisburg, hay varias estrategias que permiten aumentar la reserva cognitiva. Estas son sus recomendaciones:

  • Educación continua: participar en actividades educativas, como cursos, talleres y clases, incluso en la adultez. Leer libros, artículos y otros materiales que desafíen el pensamiento.
  • Realizar actividades cognitivamente estimulantes y desafiantes: resolver crucigramas, sudokus, rompecabezas y juegos de estrategia.
Imagen de escritores y escritoras sonrientes, compartiendo y recomendando libros en un encuentro literario. Un momento lleno de pasión por la lectura, escritura, cultura y el fascinante mundo de los libros. (Imagen Ilustrativa Infobae)
Actividades como la lectura, resolver crucigramas, aprender un nuevo idioma o tocar un instrumento musical pueden incrementar la reserva cognitiva y proteger el cerebro (Imagen Ilustrativa Infobae)
  • Proponerse desafíos intelectuales: involucrarse en proyectos que requieran planificación, análisis y resolución de problemas.
  • Participar en actividades que requieran atención y memoria, como aprender una nueva habilidad profesional, un nuevo idioma o tocar un instrumento musical.
  • Realizar actividades creativas como la pintura, la escritura o la artesanía.
  • Tener una vida social activa: “Mantener relaciones sociales y participar en actividades comunitarias es clave en el bienestar, felicidad y estímulo de la cognición social”, destacó Waiburg.
  • Conversar y debatir con amigos y familiares sobre temas diversos.
Pareja de ancianos activos disfrutando de una sesión de trote en un entorno verde y natural, evidenciando su compromiso con un estilo de vida saludable y la actividad física regular. Su elección de correr como parte de su rutina diaria subraya la conexión entre el bienestar físico y la longevidad, resaltando la importancia de mantenerse en forma y cuidarse mutuamente en la tercera edad. (Imagen ilustrativa Infobae)
El ejercicio físico regular mejora la salud cerebral al promover la circulación sanguínea y reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares que afectan la función cognitiva (Imagen ilustrativa Infobae)
  • Practicar ejercicio físico de forma regular: “Promueve la salud cerebral al mejorar la circulación sanguínea, liberación de endorfinas y reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares, que pueden afectar la función cognitiva”, señaló el neurocientífico. Por su parte, Fernández Suárez recomendó “realizar ejercicio aeróbico frecuente, (por ejemplo caminar al menos 30 minutos por día, 5 días a la semana a buen ritmo), porque ha demostrado mejorar el funcionamiento cognitivo y prevenir el deterioro futuro”. Otras actividades como nadar, yoga, meditación , respiración y tai chi también son beneficiosas.
  • Practicar juegos: “Incluso los videojuegos, que involucran estrategia y planificación, han demostrado que pueden mejorar el funcionamiento en tareas de la vida diaria que requieren organización”, expresó Fernández Suárez.
Fotografía de una mesa con alimentos representativos de la dieta mediterránea, incluyendo vegetales, huevos, frutas y aceite de oliva. Una elección nutricional que destaca por su sabor y beneficios para la salud. (Imagen ilustrativa Infobae)
Una dieta como la mediterránea, rica en frutas, verduras y ácidos grasos omega-3, es crucial para prevenir el deterioro cognitivo (Imagen ilustrativa Infobae)
  • Evitar el consumo excesivo de alcohol y no fumar. “No hay que olvidar que el descontrol en la presión arterial, glucemia y colesterol, el consumo de tabaco y alcohol, los cuales son factores de riesgo modificables, sin duda impactan negativamente en el funcionamiento cognitivo y en la progresión de la enfermedad de Alzheimer”, detalló Fernández Suárez.
  • Dormir lo suficiente y gestionar el estrés a través de técnicas de relajación y meditación.
  • Mantener una dieta equilibrada. Según el doctor Fernández Suárez, la alimentación es esencial para prevenir el deterioro cognitivo. “Hasta el momento la dieta mediterránea, que involucra alimentos ricos en aceites esenciales (omega 3) como pescados, nueces, almendras, avellanas y aceite de oliva; cereales no refinados, abundantes frutas, verduras y legumbres, carnes blancas y evitando alimentos ultraprocesados, constituye una herramienta fundamental y es motivo de intensa investigación. En cierto punto se trata de volver a la alimentación que ancestralmente practicamos”.

Y agregó una última aclaración: “Vale destacar que el cuerpo humano con frecuencia es capaz de soportar mucho daño antes de demostrar un mal funcionamiento, pero una vez el mismo se manifiesta, el deterioro posterior puede ser acelerado y severo, en pocos años. Por lo tanto, aunque nunca es tarde para mejorar los hábitos, las conductas saludables y los exámenes preventivos tienen mayor impacto cuanto más temprano se inician”.

Seguí leyendo...

Tendencias

Cómo funciona la nueva técnica del MIT que permite el control muscular en prótesis mediante la luz

Publicada

el

“Utilizando la luz mediante la optogenética, es posible controlar el músculo de manera más natural. En términos de aplicación clínica, esta interfaz podría tener una utilidad muy amplia”, afirmó Hugh Herr, uno de los investigadores
(Captura de video)

En un avance prometedor que podría transformar el campo de las neuroprótesis, investigadores del MIT han desarrollado una técnica innovadora para mejorar el control muscular y reducir la fatiga. Tradicionalmente, los sistemas neuroprotésicos han dependido de la estimulación eléctrica para inducir la contracción muscular en personas con parálisis o amputaciones.

Sin embargo, esta metodología ha sido limitada por la rápida fatiga muscular y el control deficiente que ofrece. En lugar de utilizar electricidad, el equipo del MIT ha explorado el uso de luz para estimular los músculos, empleando una técnica conocida como optogenética.

Este método implica la modificación genética de las células para que expresen proteínas sensibles a la luz, permitiendo a los investigadores controlar la actividad celular mediante la exposición a la luz.

“Utilizando la luz mediante la optogenética, es posible controlar el músculo de manera más natural. En términos de aplicación clínica, esta interfaz podría tener una utilidad muy amplia”, afirmó Hugh Herr, profesor de artes y ciencias de los medios, codirector del Centro de Biónica K. Lisa Yang del MIT y miembro asociado del Instituto McGovern para la Investigación del Cerebro del MIT.

Investigación músculos luz MIT
Los investigadores Hugh Herr y Guillermo Herrera-Arcos
(Crédito: MIT) (Steph Stevens/)

En un estudio reciente realizado en ratones, los investigadores demostraron que la estimulación optogenética permite un control muscular más preciso y reduce significativamente la fatiga.

Utilizaron ratones modificados genéticamente para expresar una proteína sensible a la luz llamada canalrodopsina-2, los científicos implantaron una pequeña fuente de luz cerca del nervio tibial, que controla los músculos de la parte inferior de la pierna.

A medida que aumentaban gradualmente la estimulación luminosa, observaron que la contracción muscular aumentaba de manera constante y gradual, un resultado que contrasta con la estimulación eléctrica funcional (FES) tradicional.

Ventajas del control optogenético

El control optogenético no solo ofrece una mejor fidelidad de control, sino que también imita más de cerca el proceso natural de reclutamiento muscular en el cuerpo humano.

Investigación músculos luz MIT
El método optogenético desarrollado por el MIT promete una estimulación más natural y gradual
(Crédito: MIT) (Steph Stevens/)

El equipo del MIT también creó un modelo matemático para relacionar la cantidad de luz introducida en el sistema con la fuerza muscular generada. Este modelo permitió diseñar un controlador de circuito cerrado que ajusta la estimulación luminosa en función de la fuerza ejercida por el músculo, prolongando la estimulación muscular durante más de una hora antes de que se presente la fatiga. Comparativamente, los músculos estimulados mediante FES se fatigaban después de solo 15 minutos.

Aplicaciones clínicas potenciales

Anuncio

La investigación del MIT en el campo de la optogenética no solo representa un avance tecnológico, sino también una esperanza renovada para las personas con parálisis, amputaciones y otras condiciones que afectan el control muscular. El nuevo enfoque podría ofrecer soluciones menos invasivas y más eficientes que las tecnologías actuales, abriendo la puerta a una amplia gama de aplicaciones clínicas.

Para las personas con parálisis o amputaciones, la capacidad de controlar los músculos de manera precisa y sostenida es crucial. Las prótesis actuales basadas en estimulación eléctrica a menudo provocan fatiga muscular rápida y un control inconsistente.

El método optogenético desarrollado por el MIT promete una estimulación más natural y gradual, similar a cómo el cerebro controla los músculos. Esto podría significar una mejora significativa en la calidad de vida de los pacientes, permitiéndoles realizar tareas cotidianas con mayor facilidad y precisión.

amputaciones imss diabetes
Según los expertos del MIT esta tecnología da esperanza renovada para las personas con parálisis, amputaciones y otras condiciones que afectan el control muscular

Los accidentes cerebrovasculares son una de las principales causas de discapacidad motora en adultos. La rehabilitación de los músculos afectados es un proceso largo y desafiante. La optogenética podría ofrecer una alternativa más efectiva para la recuperación funcional, proporcionando una herramienta para la reeducación de los músculos y la restauración del movimiento voluntario.

La posibilidad de ajustar la estimulación en tiempo real, basada en la respuesta muscular, permite un enfoque personalizado y adaptable para cada paciente.

Las lesiones de la médula espinal presentan desafíos únicos debido a la interrupción de las señales nerviosas entre el cerebro y los músculos. En este sentido, la tecnología optogenética podría superar algunos de estos obstáculos al proporcionar un medio directo para estimular los músculos sin necesidad de señales nerviosas intactas.

Además de las condiciones mencionadas, la optogenética tiene el potencial de beneficiar a personas con una variedad de trastornos del movimiento, como la distonía y la espasticidad, que resultan en contracciones musculares involuntarias, según indicaron los expertos. Al permitir un control más fino y menos fatigante de los músculos, esta tecnología podría ayudar a aliviar los síntomas y mejorar la función motora en estos pacientes.

La optogenética podría convertirse en una herramienta revolucionaria en la rehabilitación y el control muscular
(iStock)
La optogenética podría convertirse en una herramienta revolucionaria en la rehabilitación y el control muscular
(iStock)

El equipo del MIT está trabajando en diseñar nuevas proteínas sensibles a la luz y estrategias de administración que minimicen las respuestas inmunes. Además, está desarrollando nuevos sensores y formas de implantar las fuentes de luz necesarias para la estimulación optogenética. Estos avances son cruciales para la transición de esta tecnología de los estudios en animales a aplicaciones clínicas en humanos.

Esperanza para el Futuro

Si los investigadores del Centro de Biónica K. Lisa Yang tienen éxito en superar estos desafíos, la optogenética podría convertirse en una herramienta transformadora en la rehabilitación y el control muscular. La capacidad de controlar los músculos de manera precisa y sostenida, con una fatiga mínima, podría cambiar las reglas del juego para muchas personas que luchan con la movilidad y el control muscular debido a diversas condiciones médicas.

“Esto podría conducir a una estrategia mínimamente invasiva que cambiaría las reglas del juego en términos de atención clínica a personas que padecen patologías de las extremidades”, concluyeron los investigadores.

Anuncio
Seguí leyendo...

Tendencias

Científicos argentinos descubrieron una molécula que regula la respuesta al estrés

Publicada

el

Cultivo de neuronas en la que se demuestra la presencia del ARN circular investigado (circTulp4, puntos rojos) mediante la técnica de hibridación in situ (Instituto de Investigaciones en Biomedicina de Buenos Aires (IBioBA/)

La Organización Mundial de la Salud afirmó que los trastornos de ansiedad son las afecciones mentales más comunes en todo el mundo: en 2019 afectaron a más de 300 millones de personas y, en el primer año de la pandemia de COVID-19, la prevalencia mundial aumentó un 25%, impactando en la salud mental.

Se considera que una persona padece ansiedad cuando se siente nerviosa o al límite e incapaz de dejar de controlar la preocupación, explicó a Infobae en una nota reciente Tomás Caycho-Rodríguez, investigador de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad Privada del Norte, en Trujillo, Perú.

A pesar de la importancia de esta problemática a nivel global, que se relaciona con el estrés, y a lo mucho que se ha investigado en este campo, aún se desconocen los mecanismos moleculares que desencadenan este tipo de trastornos.

La noticia ahora es que un equipo de científicos argentinos del Instituto de Investigaciones en Biomedicina de Buenos Aires (IBioBA, partner de la Sociedad Max Planck, de Alemania y dependiente del CONICET) acaba de publicar un trabajo de investigación en Science Advances, donde se da un nuevo paso hacia la comprensión de estos trastornos. Damián Refojo, investigador del CONICET y uno de los autores del estudio, dirigió a un grupo focalizado en neurobiología molecular; justamente el que, en colaboración con científicos estadounidenses y alemanes, produjo este paper.

autores
Damián Refojo, jefe del grupo, junto a Sebastián Giusti, primer autor del artículo. Créditos foto: Verónica Tello (CONICET) (Instituto de Investigaciones en Biomedicina de Buenos Aires (IBioBA)/)

El equipo, luego de un trabajo de 8 años, logró caracterizar funcionalmente un subtipo específico de ARN denominado “circular” que es especialmente abundante en las neuronas y que está presente en las sinapsis neuronales, llamada circTulp4. Se trata de una molécula prácticamente desconocida. A partir de este trabajo se sabe que funciona como una promotora de la neurotransmisión sináptica, es decir, la base de la comunicación entre neuronas.

Según el Instituto Nacional de Cáncer de EEUU, “el ácido ribonucleico o ARN es uno de los dos tipos de ácido nucleico que elaboran las células. El ARN contiene información copiada del ADN (el otro tipo de ácido nucleico). Las células elaboran varias formas diferentes de ARN y cada forma cumple una función específica en la célula. Muchas formas de ARN cumplen funciones relacionadas con las proteínas”, explica la entidad.

Así, los estudios iniciales del equipo argentino se realizaron en cultivos neuronales, pero para comprender cuál podría ser la relevancia de este ARN circular sobre la conducta, el grupo empleó la técnica de edición génica llamada CRISPR-Cas9 para modificar el genoma de un ratón de modo de eliminar la presencia de circTulp4 de su cerebro.

Giusti
Sebastián Giusti, primer autor del paper (Verónica Tello/)

Los ARN circulares son especialmente abundantes en el cerebro, pero estudiar sus funciones ha sido difícil debido a la necesidad de modelos animales. Según los expertos, introducir mutaciones en el genoma es arriesgado porque los ARN circulares y lineales se originan en los mismos genes. Al modificar un ARN circular, es probable que también se afecte uno lineal, dificultando la distinción de sus efectos.

Sin embargo, el equipo logró crear el primer ratón transgénico con una modificación en un ARN circular de alta expresión en el cerebro que no afecta la expresión del ARN lineal. Esto les permitió avanzar en el estudio de la influencia de este cambio en el plano conductual.

Al estudiar la conducta de estos ratones, observaron que la ausencia de circTulp4 aumentó la sensibilidad a los estímulos aversivos o estresantes, lo que sugiere que esta molécula juega un papel inhibitorio sobre los circuitos que controlan la respuesta al estrés.

Un ratón blanco de laboratorio se encuentra sobre un recipiente de vidrio, en un entorno científico donde se realizan pruebas con animales para el desarrollo de fármacos y nuevas investigaciones en el campo de la salud. (Imagen ilustrativa Infobae)
Para el estudio, los científicos crearon lograron el primer ratón transgénico con una modificación en un ARN circular de alta expresión en el cerebro que no afecta la expresión del ARN lineal (Imagen ilustrativa Infobae)

Sebastián Giusti, investigador del CONICET y primer autor del paper, explicó: “Cuando hablamos de sensibilidad a estímulos aversivos, nos referimos a cuán fácilmente una persona o un organismo puede sentir o percibir eventos o situaciones desagradables, dolorosas o simplemente amenazantes. Hay moléculas que regulan los circuitos cerebrales de sensado para detectar este tipo de señales potencialmente dañinas o peligrosas”.

El CircTulp4 regula los circuitos que sintonizan la respuesta con la intensidad del estímulo ambiental. “Hay estímulos que se vuelven potencialmente peligrosos, por eso es adaptativo en los animales implementar conductas de respuesta al estrés cuando la intensidad de esos estímulos ha superado determinado umbral; por el contrario, no es adaptativo reaccionar cuando están por debajo de ese umbral”, agregó el investigador. Cabe destacar que alteraciones crónicas en estos mecanismos de control de estrés suelen estar presentes o preceder al inicio de enfermedades psiquiátricas como depresión o ansiedad.

Anuncio

Sobre la nueva molécula

Hace más de tres décadas se descubrieron los ARN circulares (circARN), un tipo de ARN no codificante, es decir, ARN que no produce proteínas (una de las funciones principales del ARN en las células), sino que ejercen funciones per se. Sin embargo, su importancia funcional siguió siendo enigmática hasta que recientes avances en las tecnologías de secuenciación arrojaron luz sobre su abundancia y sus posibles funciones.

El equipo del IBioBA. De izq. a der: María Laura Gimeno, Ivana Linenberg, Damián Refojo, Sebastián Giusti, Camila Pannunzio, Mariana Erdocia y Giuliana Di Mauro.
Integrantes del grupo Refojo (de izq a der): María Laura Gimeno, Ivana Linenberg, Damián Refojo, Sebastián Giusti, Camila Pannunzio, Mariana Erdocia y Giuliana Di Mauro

En el año 2015, el grupo de investigadores participó de un estudio colaborativo donde se confeccionó el primer catálogo molecular de ARN circulares presentes en distintas áreas cerebrales, en tipos específicos de neuronas e incluso dentro de compartimentos sinápticos. “Fue entonces cuando supimos que esta nueva clase de ARN era muy relevante en el sistema nervioso, pero no sabíamos nada sobre su función”, subrayó Damián Refojo, investigador y director del IBioBA.

Intrigado, entonces, por la abundancia de ARN circulares en el sistema nervioso, el equipo de investigación se enfocó en circTulp4 para estudiar su impacto funcional. “Hay muchas evidencias que sugieren que diferentes trastornos mentales tienen su origen en un funcionamiento anómalo de las sinapsis y circTulp4 no solo es de los ARN circulares más abundantes en el cerebro, sino que además es de los más abundantes en la sinapsis misma”, explicó Giusti.

A través de técnicas de ingeniería genética, crearon el modelo de ratón deficiente en circTulp4 que permitió investigar en detalle su importancia real sobre distintos aspectos de la conducta. Para ello, realizaron una extensa evaluación neurológica y comportamental con foco en conductas relacionadas con estrés, ansiedad y depresión. El equipo observó que en principio esta molécula incide en el comportamiento en situaciones estresantes o ansiogénicas.

“Nuestros resultados indican que estaríamos en presencia de un nuevo tipo de molécula endógena anti-estrés e incluso probablemente ansiolítica”, sostuvo Refojo.

Los próximos pasos

Doctor profesional examinando detenidamente una imagen de tomografía cerebral colgada en la pared, utilizando su conocimiento para interpretar los hallazgos. Este momento refleja la intersección entre experiencia médica y tecnología avanzada, crucial para la prevención y el tratamiento eficaz de condiciones de salud. (Imagen ilustrativa Infobae)
El descubrimiento abre la puerta a nuevas terapias potenciales para trastornos psiquiátricos como la ansiedad y la depresión (Imagen ilustrativa Infobae)

A futuro, en el laboratorio se proponen investigar en profundidad los mecanismos moleculares que subyacen a los efectos celulares y conductuales de circTulp4.

“Este es un camino que recién se inicia, para comprender mejor como actúa circTulp4 tenemos que continuar con estudios bioquímicos y moleculares más profundos, y eso es lo que ya comenzamos a hacer. Además, es importante ampliar los estudios hacia nuevos ARN circulares que creemos, según datos preliminares, que pueden ser también relevantes en el funcionamiento del sistema nervioso central”, comentó Giusti.

Entender la función de circTulp4 representa un hallazgo importante en el desciframiento de la función de los ARN circulares en el sistema nervioso.

“Estos descubrimientos subrayan el amplio potencial de los ARN circulares como actores relevantes no solo de la función neuronal, sino en la regulación de conductas complejas y probablemente también, para la comprensión de trastornos psiquiátricos cuyas bases patológicas aún conocemos pobremente, lo que nos impide tener mejores herramientas terapéuticas. Además, la pandemia del COVID-19 nos ha dejado un legado y una enseñanza transcendentes. El legado, las terapias basadas en la tecnología de ARN, una nueva estrategia terapéutica que llegó para quedarse. La enseñanza: solo quienes manejen estas tecnologías estarán en condiciones de desarrollar nuevas terapias o hacer frente a nuevos desafíos en salud humana o animal”, concluyó Refojo.

Anuncio

Seguí leyendo...
Anuncio

+Vistas