Noticias de Bariloche
Inicio » Bariloche » La huella “plantada” en Mascardi, en el centro de la escena

La huella “plantada” en Mascardi, en el centro de la escena

Los últimos testimonios de la jornada del viernes y la mayoría de los de este lunes se centraron en diversos aspectos de la investigación, con especial hincapié en la huella del calzado de Micaela Bravo que se halló en el hotel abandonado de la Villa Mascardi. Testigos de la fiscalía, cuestionan la conclusión de una pericia que determinó que la huella era de las zapatillas de Micaela, mientras que la la defensa logró acreditar que existió una correspondencia y que el dato se conocía varios días antes de la aparición del cadáver.

Emilio Silva, era el jefe del Gabinete de Criminalística de la Policía de Río Negro cuando desaparició Micaela y cuando hallaron sus restos, absolutamente desmembrados en un descampado ubicado entre la ruta Juan Marcos Hermann y la ruta de Circunvalación.

Silva intentó poner en discusión la conclusión de una pericia que halló una correspondencia total entre la huella levantada en el hotel abandonado de Villa Mascardi y el calzado que tenía el cuerpo de Micaela al momento de su hallazgo, pero terminó admitiendo que el mismo comandó la investigación y ordenó a sus dependientes la realización de diversas medidas.

Entre ellas, claro, la pericia para determinar si la huella era o no era de Micaela. Le ordenó el cotejo a Betiana Macedo y la conclusión de la mujer, integrante del Gabinete, fue categórica.

Pero ante la insistencia de la fiscalía, el propio Silva, Natalia Jalil, Karina Uribe y Juan Carlos Castillo, todos miembros de la policía, desacreditaron las conclusiones de Macedo señalando que la muestra levantada en Mascardi no era completa, eran rastros parciales, lo que impedía su cotejo.

Pero entre otros elementos, Silva aseguró que adentro de las zapatillas del cadáver de Micaela había tierra y aseguró que ello no puede ocurrir si la persona no está en movimiento

Justamente Betiana Macedo, integrante del mismo Gabinete, dio cuenta este lunes de la pericia que realizó y sostuvo las conclusiones a las que arribó, describiendo que las huellas levantadas en ese escenario no tenían un patrón de movimiento normal, no eran secuenciales y su hipótesis fue que eran que era una huella plantadas. Su testimonio fue fuertemente controvertido por la fiscal Betiana Cendón, quien puso en duda su experticia y formación académica para realizar una tarea como la mencionada.

Esto implica que mientras Micaela estaba desaparecida se halló una huella en el hotel abandonado, que según Macedo, se corresponde al calzado que tenía el cadáver varios días después cuando fue hallado. Es decir que alguien plantó la huella mientras la joven madre estaba desaparecida o bien que Micaela estuvo en el lugar en el período comprendido entre el 23 de marzo de 2016 cuando desapareció y el 6 de abril del mismo año, cuando fue hallado parte de su cuerpo.

Como dato complementario vale agregar que quien recibió el dato “Mascardi”, quien encabezó el rastrillaje por el lugar, en el marco de una investigación paralela a la oficial y quien dio aviso a las autoridades sobre el hallazgo de la huella, fue el hoy querellante Patricio Vargas, a quien Micaela había abandonado para iniciar una relación sentimental con Carlos Colipi, el hijo de la acusada.

Los jueces Marcos Burgos, Sergio Pichetto y Víctor Gangarrosa, escucharon hoy los testimonios de Karina Uribe, hoy empleada del Ministerio Público Fiscal; Teresa Vega Mansilla, Juan Carlos del Castillo y Betiana Macedo.

A excepción de Vega Mansilla, los otros declararon en relación a sus diferentes intervenciones a lo largo del proceso de investigación.

Categorías

Hora actual en
San Carlos de Bariloche, Argentina