Noticias de Bariloche
Inicio » Regionales » Neuquén » La interna que alimenta el MPN

La interna que alimenta el MPN

Las partes del Movimiento Popular Neuquino son como pintura de dos colores que, pasado un tiempo, se unen. Aunque es cierto que cada una de las partes conserva su esencia y aparece en momentos menos esperados.

Desde su fundación hubo continuas diferencias, algunas más resonantes que otras, entre los hermanos Elías y Felipe Sapag. La vida política de ambos le aplicó un fuerte sello que podría llegar a ser la razón de la permanencia del partido predominante en la política neuquina. Lo que Elías resolvía desde Buenos Aires, se lo volteaba Felipe desde Neuquén, aunque, claro está, se unían al momento de disputar el poder.

En los 90 fue Elías el que apoyó a Jorge Sobisch para que pudiera desafiar a su hermano Felipe y éste le devolvió la gentileza al apoyar a Horacio Quiroga en la municipalidad para evitar que ganara uno del propio riñón.

No es lineal aunque hay aspectos que permiten leer un patrón. La movilización interna del MPN es lo que hace a su esencia para mantener la predominancia, no la hegemonía en la política neuquina.

Jorge Sapag sufrió en carne propia la interna despiadada que le presentó el petrolero Guillermo Pereyra contra el acuerdo con Chevron que impulsó el kirchnerismo a nivel nacional pero a nivel provincial miraron para otro lado al momento de defenderlo.

Después todos fueron compañeros y, ahora, es Pereyra uno de los defensores políticos número uno de Omar Gutiérrez, el delfín de Sapag.

El 30 de noviembre de 2014, Gutiérrez y Figueroa debieron enfrentar la interna que disputaba la candidatura para la gobernación de Sobisch con el apoyo de los petroleros de Pereyra. Hasta entonces este sector todavía estaba distanciado de Sapag.

De esa interna se pasó a otra, también en noviembre, de 2018, en cuya madrugada el sector Azul relamía el triunfo que había obtenido frente al Violeta de Figueroa.

El exvicegobernador hibernó desde entonces y sólo se mantuvo activo en redes sociales y reuniones con militantes del partido. Se preocupó de no opinar sobre la gestión de Gutiérrez porque valora, lo sabe bien, la gobernabilidad. Este concepto en el MPN es endógeno, está en juego cuando las aguas internas no están tranquilas. Cuando se hace mención a ese concepto hacia afuera, es para dar aviso a los propios, nada más.

El sector azul se encuentra en un proceso de desapagización porque el creador de la línea hiberna sin aparecer en fotos desde antes del 20 de marzo del año pasado. De todas formas ante el panorama que planteó el Movimiento de Acción Política, Mapo, que fueron a darle una serenata a la ventana donde dormía Figueroa, se activó el gobenador.

Dicen que no mostró mucho su elección y que dejó circular la idea de que iba a ir con la figura de su hermano. Lo hizo, tal vez, para alimentar expectativas ajenas. Así surgió María Eugenia Ferraresso como candidata Azul y Rolando Figueroa no se amilanó.

El exintendente de Chos Malal y exvicegobernador dice que trabaja para el 2023. Evaluó en su intimidad los riesgos, si pierde y si gana en estas elecciones, qué pone en juego en su futuro.

De tener 5 representantes propios en el legislativo nacional, el MPN pasó a tener una, la diputada Alma Sapag. Una de las razones de su permanencia es, justamente, la representación legislativa que tenía capacidad de desbalancear.

La movilización interna es la que mantiene al partido vivo”, dijeron allegados al sector Azul, identificados con la guardia vieja, en el sentido de que genera masa crítica para las elecciones de concejales, en la que todos van a tomar mate (y llevan bizocochos) a la casa de Mariano Gaido, y para la general de noviembre .

La diferencia entre hermanos, mutó a grietas entre los ortodoxos amarillos y los renovadores blancos, y después en modelos de manejo económico. Esta etapa está signada por quien es el abanderado de la bandera neuquina.

Temas

Categorías

Hora actual en
San Carlos de Bariloche, Argentina