Noticias de Bariloche
Inicio » Cultura » La Policía encontró irregularidades, pero levantó el embargo contra Hube & Achelis

La Policía encontró irregularidades, pero levantó el embargo contra Hube & Achelis

Una denuncia en el Ministerio de Agricultura, que tomó el diario La Nación, acusaba de contrabando a una de las empresas que tenía presencia en el Nahuel Huapi. La investigación demoró un año.

En 1901, el diario La Nación se hizo eco de una denuncia en el Ministerio de Agricultura, según la cual la empresa Hube & Achelis no solo extraía madera de los bosques cordilleranos de manera ilegal, sino que además la contrabandeaba a Chile. Federico Hube, socio de la compañía y cónsul de la Argentina en Puerto Montt, replicó que “no había ninguna necesidad de internarlas del lado opuesto de la cordillera, puesto que aquí se obtienen en abundancia a precios sumamente bajos”. Tenía razón.

Lee también: Escándalo por contrabando de madera en Nahuel Huapi

El matutino de Buenos Aires también destacaba que el “tráfico delictuoso” se hacía a través de “un vapor que lleva bandera alemana y algunas chatas”. Con esa descripción, el cronista procuró sensibilizar la fibra nacionalista de sus lectores. Hube respondió: “Los diarios que han dado cabida a las denuncias […] aseveran también que el vaporcito que nuestra casa tiene establecido en el lago Nahuel Huapi (porta) una bandera alemana en lugar de la argentina, cosa que nunca ha sucedido desde que dicho vapor se halla haciendo la carrera desde Puerto Montt a San Carlos”.

Hubo una excepción, que el propio empresario apuntaba: “La fiesta que tuvo lugar cuando fue echado al agua y con (la) cual se izaron simultáneamente los pabellones argentino, alemán y chileno en honor a las personas que asistieron al acto”. Hube había nacido en Chile, hijo de alemanes. También cuestionó las críticas que apuntaban a la prescindencia del comisario del área y del juez de Paz, quienes, efectivamente, vivían en dependencias de su empresa.

La cuestión no solo se ventiló en medios de comunicación o en las cartas con que Hube explicó la situación al cónsul general argentino en Chile. Casi un año después de que se hiciera público el entuerto, el comisario inspector de Policía elevó a sus superiores la exposición que hiciera Luis Horn, alemán de 37 años y residente en San Carlos de Bariloche, único representante de la empresa cuestionada en el Nahuel Huapi, según precisó la historiadora Laura Méndez.

Todo el suceso está reconstruido en su libro “Estado, frontera y turismo. Historia de San Carlos de Bariloche” (Prometeo Libros – 2010). Afirma el texto que “en su declaración, Horn manifestó que las maderas extraídas de los bosques habían sido empleadas en la construcción de viviendas en territorio argentino y en el abastecimiento del Regimiento 9 de Caballería que en 1899, se instaló sobre la costa del lago”. Después de la diligencia, se levantó el embargo que pesaba sobre 22 mil piezas de madera de Hube & Achelis.
Para Méndez, la argumentación de Horn es plausible, aunque la empresa para la que trabajaba “hubiese trasladado madera a Chile para la construcción de sus propiedades en Peulla y Casa Pangue”, en la cordillera. Sucede que “la industria maderera estaba muy desarrollada en Chile en la primera década del siglo XIX, tanto por la abundancia de materia prima, sobre todo en la isla de Chiloé, como por la existencia de trabajadores calificados”.

Hacia 1912, una década después del affaire, solo en Osorno existían 20 aserraderos y 40 mueblerías. En efecto, no tenía ningún sentido contrabandear grandes cantidades de madera desde el oriente cordillerano al poniente. Hubo irregularidades, pero tuvieron que ver con otros protagonistas. Se ve que el denunciante o bien, el cronista de La Nación, poco sabían de la dinámica regional, en los albores de la década de 1900.

Categorías

Hora actual en
San Carlos de Bariloche, Argentina