Connect with us

Sociedad

La relación de Menéndez con su hijo en la guerra, los soldados muertos y por qué sus cenizas descansan en Malvinas

Publicada

el

25 de abril de 1982, Puerto Argentino. El padre general le llama la atención al hijo subteniente

La fotografía registró para siempre un instante. Entre el sábado 24 y el lunes 26 de abril de 1982 llegaron a las islas los efectivos de la III Brigada, unos 3500 hombres. En distintas tandas, lo hizo el 5, uno de los regimientos que la integraba.

El 25 comenzó su traslado a Puerto Howard, en la isla Gran Malvina. En la pista del aeropuerto, con un viento infernal, entre cajas con armamentos y municiones apiladas sin un orden, vehículos que se cruzaban, helicópteros que llegaban y partían, soldados que se agachaban y besaban la pista, no todos repararon en el encuentro entre el general Mario Benjamín Menéndez, gobernador militar de las islas y un joven subteniente de 26 años, integrante de la segunda sección de la Compañía C, su propio hijo.

El superior no está teniendo una conversación paternal o una emotiva bienvenida: reprende al subalterno por no tener abrochado el casco. El destino quiso que padre e hijo combatieran en Malvinas. Ninguno de los dos imaginó que, décadas después, sus cenizas serían esparcidas allí.

Mario Benjamín, santafecino, nacido en Chañar Ladeado, tenía 52 años cumplidos el 3 de abril y era general de brigada. Mario Benjamín, correntino, había egresado en noviembre de 1980 como subteniente, y el Regimiento 5, con asiento en Paso de los Libres, era su primer destino.

Galtieri en Malvinas- Guerra de Malvinas 1982
Galtieri con Menéndez en Malvinas. “Improvisación” e “imprevisión” fueron las palabras que el ex gobernador usaba para describir lo que ocurrió en las islas

Hubo un tercer integrante de la familia en la guerra: el teniente Eduardo Sabin Paz, aviador de Ejército, casado con Marta Ofelia, la hija mayor de Menéndez. Era jefe de la sección compañía de helicópteros de asalto B.

La tradición familiar del nombre Mario Benjamín comenzó con el papá del general, un médico clínico que en 1930 se había radicado en Chañar Ladeado. Desde 1991 el hospital local, del que fue su director, lleva su nombre.

Cuando el plan de recuperar Malvinas era manejado por muy pocos, el general Menéndez había sido llamado a una reunión reservada con el general Leopoldo Galtieri. Entonces, Menéndez era el jefe de operaciones en el Estado Mayor de Ejército.

Mario Benjamín Menéndez
Mario Benjamín, el hijo. Estuvo con el Regimiento 5 en Puerto Yapeyú

Galtieri le adelantó a Menéndez el plan de recuperación, que lo pensaban poner en práctica para fines de mayo, y que su decisión, aprobada por la Junta Militar, era que fuera el gobernador militar. El general lo abrumó a preguntas. Quiso saber con qué fuerzas contaría. Le respondió que ese no era su problema, que para desempeñar su tarea, una vez recuperadas las islas, contaría con el apoyo de uno 500 hombres.

Quiso saber cuál sería el papel de la Fuerza Aérea y la Marina, pidió conocer los detalles, pero se los negaron. Prácticamente no podía hablar del tema con nadie, solo le encomendaron perfeccionar su inglés, porque lo iba a necesitar.

El 4 de abril viajó a las islas y el 7 asumió el cargo. Su hijo fue destinado a Puerto Howard, bautizado Puerto Yapeyú, un caserío en la isla Gran Malvina, sobre la costa del estrecho San Carlos. Fue la unidad que más sufrió el aislamiento, ya que nunca le llegaron provisiones.

Anuncio
Menéndez fue a Malvinas como gobernador, cuando el plan era recuperar las islas, enarbolar la bandera argentina y sentarse con Gran Bretaña a negociar. Todo cambiaría (Télam)
Menéndez fue a Malvinas como gobernador, cuando el plan era recuperar las islas, enarbolar la bandera argentina y sentarse con Gran Bretaña a negociar. Todo cambiaría (Télam)

Menéndez entendió que la Junta Militar no había planificado una guerra, porque su estrategia estaba basada en un cálculo errado. Se pensaba que la acción obligaría a Gran Bretaña a negociar. No se pensó en una defensa de Puerto Argentino, si hasta los hombres del BIM 2, que habían participado del desembarco, los hicieron regresar al continente.

“Imprevisión e improvisación”, son las palabras que usaría el resto de su vida para describir lo que había ocurrido.

Los que lo conocieron, describen al subteniente Menéndez como una persona frontal, siempre decía lo que pensaba. Solía llevar a sus compañeros cadetes que vivían en Buenos Aires en su Fiat 600 amarillo. En Puerto Yapeyú, era uno de los que cubría la primera línea del frente al norte.

Cuando a la mamá del joven subteniente le llegó la falsa noticia de que su hijo había muerto en combate, llamó a su marido, el propio gobernador de las islas, pidiéndole precisiones. “Es un soldado más, no puedo saber más que eso”, le respondió el militar que desconocía si era cierto lo que estaba escuchando. Cuando terminó la guerra y el hijo regresó, la mujer, que no había tenido más noticias, al verlo se desmayó.

Los problemas en las islas eran serios: la superioridad aérea y naval enemiga hizo que el aprovisionamiento de armamento, municiones y sobre todo alimentos a los hombres que estaban desperdigados en distintas posiciones en las islas, fuera una tarea imposible. Y que todo, inevitablemente, terminaría en una derrota.

El desembarco inglés en San Carlos obligaba a realizar una acción ofensiva, ya que los manuales de guerra indicaban que una prolongada acción defensiva llevaría a una derrota. El 9 de junio el general Daher y los coroneles Cervo y Cáceres viajaron a Buenos Aires a presentarle a Galtieri un plan, que ellos denominaron “Operativo Buzón”, que incluían a paracaidistas arrojándose en San Carlos, con acciones coordinadas con fuerzas de tierra y aéreas, a llevar adelante el día 12 de junio. Pero Galtieri lo desechó, lo consideró demasiado arriesgado. Dijo que la Armada había hecho su sacrificio con los muertos del Crucero General Belgrano, que la Fuerza Aérea había hecho lo suyo y recomendó que los soldados salieran de sus trincheras y contraatacasen.

Mario Benjamín Menéndez.
De regreso al continente, se dedicó a mantenerse vinculado con los veteranos de guerra

Menéndez evaluó que prolongar la guerra solo provocaría más muertos y decidió parlamentar por un alto el fuego. El 14 de junio se firmó el acuerdo. Pidió quedarse acompañando a la tropa. Pero que esa fue una de las pocas condiciones que los británicos rechazaron.

Lo dejaron prisionero un día en el puesto comando de la X Brigada. Luego lo llevaron al Fearless, un buque plataforma usado en el desembarco en San Carlos. Una de sus lanchas había sido destruida por la aviación argentina durante los ataques a Bahía Agradable. Este barco navegó, con Menéndez a bordo, entre Puerto Argentino y el Estrecho de San Carlos.

Posteriormente fue alojado en el St. Edmund, un buque de transporte de tropas. Menéndez llegó a Puerto Madryn el 14 de julio y junto a efectivos de la Fuerza Aérea voló en un 707 hasta El Palomar.

Se lo quiso hacer ingresar casi en secreto en la guarnición en Campo de Mayo. Corría el rumor de que venía pero que las autoridades militares quisieron que fuera de incógnito y que el plan era llevarlo a otro lado. Como familiares de soldados se agolparon en los alrededores, armaron vallas. Pero cuando su hija María José apenas lo vio, las saltó y corrió a su encuentro. Y todo se desbordó.

Lo subieron al auto y lo llevaron a la casa familiar.

Mario Benjamín Menéndez.
En una de las vigilias en San Andrés de Giles, izando la bandera.

Volvió dolido porque no lo habían dejado estar con sus hombres. Sus allegados dicen que desde ese instante hasta que murió sus pensamientos giraron alrededor de los 649 caídos.

Muchos de los que decían ser sus amigos, dejaron de frecuentarlo.

Anuncio

Se dedicó a dar charlas sobre Malvinas. Aceptaba todas las invitaciones, sabiendo que las preguntas que se le harían serían críticas y que habría reproches. La única condición que imponía era de que el diálogo fuera con respeto. En esas exposiciones, en universidades, escuelas y organizaciones intermedias no tenía problema en admitir que, si se volviera a recuperar las islas, había cuestiones que haría distinto.

En 1983 publicó un libro “Malvinas. Testimonio de su gobernador”, que le valió 60 días de arresto. En 2012 fue incluido junto a otros militares en una causa donde se investigaban violaciones a los derechos humanos cometidos en el marco del Operativo Independencia, en la lucha contra la guerrilla en Tucumán, en 1975.

Visitaba a soldados que habían regresado heridos, que se recuperaban en el hospital, asistía a sus casamientos y frecuentaba los centros de veteranos.

Se le había hecho costumbre acudir a la tradicional vigilia del 2 de abril, que desde hace 25 años se celebra en San Andrés de Giles, donde era un veterano más. El primer encuentro no fue para nada simpático, según recuerda el veterano de guerra Alberto Puglielli, alma mater de la vigilia.

Los reproches y cuestionamientos que surgían a borbotones en los veteranos tenían sus explicaciones. Para ellos, en tiempos en que todos le cerraban la puerta en la cara, Menéndez daba explicaciones que ellos tardaron en comprender y en asimilar.

Participaba de los programas radiales “Malvinas la verdadera historia”, que se emitía por Radio 10 y luego en “Malvinas, la perla austral”, por FM Cristal en Giles, y aceptaba las preguntas en vivo de los oyentes.

Falleció el 18 de septiembre de 2015. Tiempo antes, había muerto su esposa, quien había dejado expresas instrucciones de ser cremada. El general, que al principio no quería saber nada con la cremación, cambió de opinión.

La vida quiso que el 7 de noviembre de 2016 falleciera en Corrientes su hijo Mario Benjamín. La guerra lo había cambiado y había dejado el Ejército años atrás.

Y entonces, casi naturalmente, entre los amigos del padre y el hijo surgió una idea: ¿Por qué no llevar las cenizas de ambos a Malvinas?

Lo que en un primer momento pareció una locura, personas del círculo de confianza del fallecido general, que no eran militares, aportaron lo suyo para que los restos mortales pudieran ser ingresados a Malvinas y descansar en las islas.

Anuncio

Según sus allegados, Menéndez siempre se había sentido muy dolido por lo que había sucedido en las islas y alguien lo había escuchado decir que le gustaría que llevaran sus cenizas allí.

Mario Benjamín Menéndez.
Menéndez en una de las tantas entrevistas donde contestaba todo tipo de preguntas

Se aprovechó uno de los tantos viajes. Los nombres de los que llevaron las cenizas se mantienen en estricta reserva así como los pormenores de la operación. Ellos se encargaron de esparcirlas en tres puntos del archipiélago: la Casa de Gobierno de Malvinas, donde Menéndez residió y donde colgó un cuadro de José de San Martín en el lugar estaba el de la reina Isabel II; el cementerio de Darwin y el Monte Longdon, donde se libró una de las batallas más cruentas de la guerra, donde murieron 42 soldados argentinos y 23 británicos.

Los kelpers reaccionaron entre la incredulidad y la indignación. Aseguraron que de haber pedido permiso, no habría habido ningún impedimento. Para quienes tuvieron la idea de cumplir esa última voluntad, no tenía sentido pedir autorización en una tierra que es argentina, y en la que padre e hijo, que se llaman igual, descansan para siempre.

Seguir leyendo:

Las horas finales en Malvinas: combates cuerpo a cuerpo, heroica resistencia y el miedo británico a la aviación

La usurpación inglesa de Malvinas: sin disparar un solo tiro y en apenas 15 minutos

Sociedad

VIDEO. Otro incendio destruye una vivienda y una familia necesita mucha ayuda para recuperarse

Publicada

el

El sábado a las 4,30 de la madrugada un gran incendio consumió en pocos minutos y por completo la vivienda de una familia del barrio Villa Llanquihue, en el kilómetro 23 de la avenida Exequiel Bustillo.

Mi casa estaba ubicada en la calle Tucuyo 962 y perdimos todo. Chapas, puertas, ventanas, tirantes, mampostería”, enumeró Yamila, una de las damnificadas, aún shockeada por la destrucción de su hogar.

Contó a Bariloche2000 que integra su familia con su marido y una nena de 9 años. Nadie salió herido y sus conocidos y algunos vecinos los acompañan para contenerlos.

Pidió colaboración a toda la ciudad en “todo lo que sea materiales y equipamiento, nos va a ayudar mucho”. También perdieron toda la ropa, abrigo, calzado, todo. “Nos quedamos con lo puesto”, afirmó la vecina.

Quien quiera arrimar su ayuda puede contactar a Yamila por teléfono (2944611644), a su marido Gabriel (2944200751) o acercarse a la calle Tucuyo 962 para contactarlos directamente en persona. No designaron a nadie más para recibir la colaboración.

Continuar leyendo

Sociedad

Otro incendio destruye una vivienda y una familia necesita mucha ayuda para recuperarse

Publicada

el

El sábado a las 4,30 de la madrugada un gran incendio consumió en pocos minutos y por completo la vivienda de una familia del barrio Villa Llanquihue, en el kilómetro 23 de la avenida Exequiel Bustillo.

Mi casa estaba ubicada en la calle Tucuyo 962 y perdimos todo. Chapas, puertas, ventanas, tirantes, mampostería”, enumeró Yamila, una de las damnificadas, aún shockeada por la destrucción de su hogar.

Contó a Bariloche2000 que integra su familia con su marido y una nena de 9 años. Nadie salió herido y sus conocidos y algunos vecinos los acompañan para contenerlos.

Pidió colaboración a toda la ciudad en “todo lo que sea materiales y equipamiento, nos va a ayudar mucho”. También les viene bien ropa y el equipamiento mínimo del hogar.

Quien quiera arrimar su ayuda puede contactar a Yamila por teléfono (2944611644) o acercarse a la calle Tucuyo 962 para contactarlos directamente en persona. No designaron a nadie más para recibir la colaboración.

Continuar leyendo

Sociedad

En la previa de la temporada, dejaron a nuevo el deck de las letras corpóreas del mirador del Centro Cívico

Publicada

el

La Municipalidad terminó de reparar, bajo las fuertes lluvias de la última semana, la terraza frente al lago Nahuel Huapi, donde están el cartel Bariloche en letras corpóreas.

Fue otra etapa de trabajos antes de la temporada invernal, para la que se espera una importante afluencia de visitantes, que concurren en forma masiva a ese lugar y otros.

Lo mismo ocurrió con otros sitios emblemáticos de Bariloche, como Punto Panorámico y Bahía López, en Circuito Chico.

Estas tareas están financiadas con fondos de la Ecotasa y ejecutadas por la Cooperativa Ika, un sistema económico de la ciudad que demostró ser una forma eficiente de destinar fondos a infraestructura turística, que también aprovechan mucho los residentes para disfrutar de la ciudad propia.

El intendente Walter Cortés decidió continuar con este sistema como una política de Estado. “Mantenemos lo que sirve y cambiamos lo que no sirve para nada, como la compra de maquinaria que queda para la Municipalidad en lugar de alquilarla, lo que no deja ni un tornillo pero sí una deuda enorme en Bariloche“, sostuvo.

Luego continuarán con otros puntos emblemáticos de la ciudad, como Bahía López y el cartel con las letras de Bariloche, en la zona del puerto San Carlos, que tenía algunas tablas rotas.

“Es importante mantener este tipo de lugares tan transitados limpios y cuidados, con personal de la delegación y fondos de la Ecotasa, a pesar del clima, se llevan a cabo las tareas”, destacaron.

Continuar leyendo

+Vistas