Noticias de Bariloche

La vanguardia es siempre joven

(Shutterstock)

Las crisis ponen en jaque a las estructuras de gobierno y a los sistemas económicos, eso afecta de un modo directo a las personas. También las crisis nos hacen rever nuestra posición y nuestro comportamiento, nuestras ganas y nuestros deseos. Lo positivo de una crisis, sin caer en falsos gurúes, es que la perspectiva incierta nos permite como juventud encarar la idea que queremos. Usar la ventaja de que “no se sabe qué puede ocurrir” nos permite ampliamente generar lo que creamos óptimo sin caer en condicionamientos de mercados o estereotipos.

Es cierto también que precisamos de una suerte de garantía y un marco de oportunidades y posibilidades que acompañen a nuestras ganas y nuestra energía. Eso corre por cuenta de los gobiernos, pero no por eso debemos “terciarizar” responsabilidades. Ante la necesidad de oportunidades es también una necesidad del sistema que la juventud se involucre aún más en asuntos públicos para fortalecer todos los ámbitos sociales. No se puede concebir una sociedad del siglo XXI sin un trabajo mancomunado entre partes. A nivel local, nacional, regional e internacional. Como una aldea global activa y consciente de nuestro ambiente de manera integral.

Argentina no se caracteriza por la precariedad creativa e intelectual. Todo lo contrario, tiene un fuerte potencial humano y una calidad profesional de primer nivel. Seguramente sea por la combinación del aspecto social, el sentido del esfuerzo, y los valores que aún se defienden sumado a una impronta científica de vanguardia. Porque la vanguardia siempre es joven, no es un tema tecnológico, es un factor de energía y convencimiento. Es rebelión, es hacerse cargo de una época. La Argentina es un país donde las oportunidades aún pueden ser generadas por profesionales jóvenes que buscan en el afán de salir adelante, dejar una huella en la sociedad.

Lo reitero continuamente: “Nosotros somos una generación que nació conectada”. A diferencia de la generación anterior, nacimos y crecimos en un mundo de conexión donde no tuvimos “miedos” o “resistencia” a la tecnología sino que más bien pusimos nuestra mejor fibra al uso más óptimo e inclusivo. Somos una generación con conciencia de derechos y de diversidad. Somos una generación que entendió la globalización como puente y no como obstáculo. Nos apasiona todo y somos fundamentalistas de la acción por la acción misma.

Los países pueden sufrir crisis económicas y tendencialmente habrá que instar a que haya políticos con más empatía y sentido social, estar atentos a la legislación que necesitemos como emprendedores, y potenciarla, y “cranearla”, y compartirla.

Este martes me uniré a la segunda edición del Festival PEP (www.festivalpep.com/). Esta iniciativa abierta y gratuita creada en Mar del Plata se realizará online y congregará a miles de jóvenes de todo el país. Una generación que como yo encuentra la posibilidad de diálogo y tiene cada vez más fuerza. Me tocará hablar sobre emprendedurismo, sobre tecnología, sobre economía del conocimiento pero fundamentalmente de por qué y para qué hago y elijo -en un contexto que me lo ha permitido- hacer de esta vocación de emprendedor tecnológico un proyecto de vida.

Hoy conducimos con otros fundadores la Billetera Virtual TAP, una de las fintech industria argentina. Damos frente a una necesidad digital que pudimos entender, apoyamos a emprendedores y comerciantes de la Capital Federal y del interior del país. La tecnología nos acercó, nos unió y nos potencia. Somos cerca de cincuenta profesionales, todos sub 30, con visiones distintas de política, con ideas diversas de macroeconomía, pero con la genuina responsabilidad de hacer crecer el lugar donde vivimos, simplemente porque lo amamos.

El desafío siempre fue y es construir un proyecto de vida que nos vibre y nos encuentre. ¿Escucharon ese dicho “Dios los cría y ellos se juntan”? Bueno se trata de eso, de encontrar lo que nos identifica y unirnos cooperativamente en el camino. Mi caso resulta un antídoto contra aquellos que predican emigrar del país y principalmente invitan a jóvenes a que lo hagan. No es fácil, es verdad, pero estoy convencido de que no hay que dejar espacios vacíos para que sean ocupados por la desesperanza y la desilusión. Y estoy convencido de que en esta simbiosis histórica vamos a encontrar el país que nos merecemos.

El autor es ingeniero industrial, profesor universitario en ITBA. Fundador de FIDUS PREMIOS y Co-Fundador de BILLETERA VIRTUAL TAP.

Categorías

Hora actual en
San Carlos de Bariloche, Argentina