Noticias de Bariloche
Inicio » Nacionales » Espectáculos » Lola Ponce, de Rosario a conquistar Italia: “Me fui por 6 meses que se convirtieron en 20 años”

Lola Ponce, de Rosario a conquistar Italia: “Me fui por 6 meses que se convirtieron en 20 años”

Del otro lado de la pantalla, es decir, del otro lado del Atlántico, Lola Ponce continúa haciendo historia. La cantante rosarina hace veinte años que pisa fuerte en el Viejo Continente con epicentro en Italia, meca de la ópera. Allí sigue cumpliendo sueños que la conmueven como la primera vez, cuando no tenía ni veinte años y se animó a jugarse por lo que quería ser: una artista. Una forma de honestidad artística y también una manera de no perder la humildad, de no olvidar sus orígenes, de mantener los pies sobre la tierra.

Al momento de realizarse la entrevista con Teleshow, Lola está en Florencia, dispuesta a presentarse por séptima noche consecutiva en el Nelson Mandela Forum, un espacio para 7500 personas. Es su regreso a Italia con el personaje de Esmeralda de Notre Dame de París, el espectáculo con el que desembarcó en ese país y con el que proyecta otros 150 conciertos en el año. “Me esperaba algo así, pero está superando cualquier expectativa. Hay una energía muy fuerte y yo estoy disfrutando al máximo”, cuenta la rosarina consciente de una historia de sacrificios y desarraigos, pero también de enormes satisfacciones y gratitudes de una profesión única, que le permitió conocer el mundo, representar al país en el más alto nivel y codearse con personalidades que admira. Pero no se enamora de su pasado como de su futuro: “A veces mirar todo eso limita lo que puedes realmente conseguir más adelante”, asegura.

Junto a su marido, el actor mexicano Aarón Diaz, y sus hijas Erin y Regina, Lola permanecerá en Italia hasta diciembre, donde recorrerá las plazas más emblemáticas del país, incluida la Arena Verona, uno de los lugares más icónicos para la ópera. Y mientras sueña volver a presentarse en el teatro Colón y mantiene intacta las raíces con su tierra, se hace cargo de su condición de figura: “Yo quería la bicicleta ahora hay que pedalear”, sintetiza entre risas para celebrar este presente por el que trabajó mucho y por el que se emociona hasta las lágrimas cada noche que sale a cantar.

Lola Ponce: “Soy una mujer llena de pasión”

—¿Qué opinan tu marido y las chicas de seguirte en este ritmo? Por lo que se ve de afuera se manejan bien, se acompañan en cada uno de sus proyectos.

—Sí, la verdad que viajamos como locos y hay una logística muy armada y muy especial porque girar con dos niñas de 9 y 7 años no es fácil. Lo mismo ocurre con Aarón y sus trabajos, estuvimos en Santiago de Chile, en Ciudad de México. No nos aburrimos nunca, las chicas siguen adelante con su educación online y la pasamos muy bien en cada lugar que nos toca.

—¿Cuántos años de amor con Aarón?

—Son 11 años, pero yo digo 11 vidas (risas). Es algo espectacular. Gracias a Dios tenemos una relación muy linda, se habla tantas veces del alma gemela yo creo que eso es lo que nos encontró a los dos y que fue algo absolutamente mutuo.

—Yo sé que quedó obnubilado y empezó a trabajar con una cadena porque sabía que vos ibas a formar parte de un proyecto. ¿Eso es así?

—Sí, es verdad.

—¿Y después quién hizo el trabajo?

—Y, el amor y Cupido, y Dios más que nosotros. Nosotros éramos, y seguimos siendo, como un instrumento de ese amor. Lo importante es no dejar pasar las oportunidades increíbles y mágicas que se nos presentan en la vida, y los dos entendimos que éramos algo que esperábamos desde hace tiempo y todo se dio perfecto como debe ser.

—Hablando de no dejar pasar las oportunidades, ¿sentís que ese momento en el que te vas de Argentina hacia Italia es la oportunidad que marca el quiebre?

—Fue hace 20 años y fue difícil porque era muy chiquitita, estaba empezando la universidad, pero mi sueño era la música y era viajar. Gracias a Dios tuve una familia que siempre me ha empujado al máximo para conquistar todos mis sueños e ir por más. En vez de retenerme me pusieron alas y siempre están ahí acompañándome. Creo que aproveché esa oportunidad, que en un principio iban a ser seis meses que se convirtieron en 20 años. Es el suceso sin precedentes en Italia, es lo más grande que ha sucedido en la ópera en la historia italiana y ser parte para mí es lo máximo. Y voy a seguir hasta que pueda con mi cuerpo, con mi voz y mi alma.

—¿Pensaste qué hubiera pasado si te quedabas en Argentina?

—Soy muy positiva y pienso que todos los seres humanos tenemos posibilidades. Creo que me hubiera ido bien también, y si me iba mal, hubiera hecho que me vaya bien porque soy muy trabajadora y muy disciplinada. Afrontar esta posibilidad no fue por irme de Argentina, fue porque el destino se dio así. Y de algún modo termino en la tierra de toda la familia de mi papá que son italianos, entonces me siento como en casa. Y cada noche me emociona hasta las lágrimas de verdad, es muy fuerte.

—¿Qué se siente representar a Argentina en el mundo?

—No sé, no lo he pensado nunca así porque Argentina tiene talentos tan gigantes que han hecho historia en todo el mundo y siguen haciendo. Obviamente siempre me siento orgullosa de nuestra gente y amo nuestro país, pero me limito a trabajar, a dar lo mejor de mí y a alcanzar el máximo en mi carrera.

—Andás entre Argentina, Miami, México, Italia. ¿Cuál es tu casa?

Mi casa puede ser en cualquier lugar en el que esté con los que amo. Es mi corazón con toda mi familia, mis amigos y las personas hermosas que he encontrado a lo largo de mi vida que han sido muchas. De hecho, siempre agradezco al periodismo porque me ha acompañado muchísimo desde que empecé, te agradezco a vos por estar siguiendo esto y ser la primera en Argentina que arrancó con esto. Y está bueno sentirse acompañado porque te da más fuerza.

Lola Ponce y Aaron Diaz en Miami (Grosby Group)
Lola Ponce y Aaron Diaz en Miami (Grosby Group)

—Por allá atrás anda Aarón. Si le pregunto en qué momento es insoportable Lola, ¿Qué me va a decir?

—No lo sé. En realidad, no sé si te lo diría. Nos llevamos súper bien y no creo que no soporte demasiadas cosas de mí porque aparte me lo diría en persona.

—¿No hay ningún momento en que vos misma no te soportes?

—Sí claro, todos tenemos miles de cosas. Soy súper activa, por ejemplo, pero a veces drásticamente también puedo ser la mujer lago, súper tranquila (risas).

—Lola quedate quieta, Lola pará un poco.

—Sí, tengo las dos cosas, pero amo el trabajo, amo viajar. Soy una mujer llena de pasión. Entonces para mí es fundamental disfrutar de la vida a cada segundo, con las cosas buenas y las cosas más o menos, porque para eso estamos en este mundo.

—Algo de eso también nos dejó la pandemia, creo. El entendernos como privilegiados de estar sanos, de poder trabajar de lo que uno quiere, y la necesidad enorme de disfrutar.

—Exactamente. Bueno, gracias a Dios eso es algo que traigo desde siempre. Por eso estoy interpretando a Esmeralda desde hace 20 años, por eso este personaje ha funcionado tanto, por el hecho de vivir y tener ese tipo de relación con la vida, entender que cada momento es único e irrepetible, que tenemos que dar lo mejor de nosotros y ser generosos también.

—Sos una mujer bellísima, Aarón también es una bomba. ¿Cómo viven ambos la exigencia estética?

—Les voy a contar un secreto de Aarón, así como lo ven piensan que está entrenando todos los días 800 horas por día, y es todo lo contrario, él lo hace por su salud primero de todo. Además, es productor de sus propias cosas, o sea es súper movido, es súper inteligente, entonces le da ese espacio al cuerpo, pero no por lo estético sino más por una vida saludable.

—Por sentirse bien.

—Exactamente. Y en mi caso es lo mismo, soy una persona natural 100%, me encanta la vida saludable, alimentarme bien. Ahora que estoy a tres horas arriba de un escenario cantando, bailando y actuando, no es algo muy simple de afrontar. Somos como deportistas en la ópera, tenemos un entrenamiento porque para alcanzar esas notas hay que estar bien y hasta tengo curas de silencio para poder tener la voz a la noche para el show. Pero a nivel físico me funciona muchísimo caminar y hago un poco de musculación en el gimnasio, pero tampoco demasiado. Y después me alimento súper bien. Por ejemplo, durante el tour nada de alcohol, quizás un vinito de vez en cuando, pero se acabaron los drinks.

—Pero tiene que ver con la disciplina y con las necesidades en el escenario, no con que te vuelva loca tener tres kilos de más.

—No, es más, me encantan a veces. No sé si Aarón los disfruta tanto, pero yo los súper disfruto porque siento que la cara está más natural, más linda. Me encanta la imagen sana de la mujer, me parece mucho más sexy.

Lola Ponce
Lola Ponce triunfa en Italia

—¿En esta posibilidad de ser una artista y viajar por el mundo te puedo encontrar choluleando a alguien? ¿A quién le pediste una foto?

—(Risas) Tengo que pensar. He conocido grandes personas y grandes artistas que he soñado encontrar y se ha dado naturalmente que tomen la foto. Al que le pedí porque me encantó su película y coincidimos en un evento en Italia, fue a Patrick Swayze y su esposa.

—¿A quiénes más tuviste la posibilidad de conocer?

—Muchísimas personas. Lo que pasa es que nunca fui de ese tipo de cholulismo, no es algo que me despierte la atención. Me gusta mucho más descubrir a las personas más allá del arte digamos. He encontrado un montón de gente en red carpets, a lo largo de mi carrera he conocido gente gigante y muchos han venido a verme cantar, como Gianna Nannini. Me estás haciendo pensar muchas cosas lindas, Tatiana.

—Pero escuchame, sos un orgullo y yo te aprovecho. Contame de Gianna.

—¿Te acordás la canción del Mundial Italia ‘90? Yo decía “wow, esta mujer como canta”. Años después vengo a Italia a hacer Notre Dame…, ella me ve en el Fila Forum de Milán y se me acerca y me dice “tu sei una animale da palcoscenico”. Y yo al principio no había entendido y me explicó que quería decir que me comía el escenario. Pasó el tiempo y ella me propone ser la protagonista de una ópera que se llamó Pia de’ Tolomei, que fue espectacular, es el quinto canto de Dante Alighieri, canto sus canciones… mi emoción fue gigante. Después de eso le pido por favor si me puede escribir una canción para ir al Festival de San Remo. Y en 2008 vamos con “Colpo di fulmine”, que cantamos a dúo con Giò Di Tonno que es mi compañero en Notre Dame de París, y lo ganamos.

—Es maravilloso cómo te sorprende la vida.

—Claro, ni siquiera tuve tiempo de pensarlo, fue ir a San Remo, ganar y continuar. Nuestra amistad sigue, yo la adoro. Sigo escuchando música nueva de ella que me manda y siempre hay posibilidades de colaborar.

—Me voy acordando de las veces que hemos charlado. ¿Te tiroteó Di Caprio?

—Saltamos de Gianna a Di Caprio (risas). No, lo que pasó es que yo estaba cantando “No llores por mí Argentina” en Roma en la presentación de un film de Scorsese. Y no fue nada en especial, solamente quiso conocer a la chica de esa voz increíble. Me dijo que tenía la voz de un ángel y nada más, quedó todo ahí. El encuentro más especial seguramente fue con el papa Francisco.

—Bueno, vimos imágenes de eso.

—Fue muy fuerte en mi vida porque las niñas soñaban con conocerlo, habíamos venido con Aarón a hacer el Concerto di Natale que se hace todos los diciembres en Roma. Y fue la reapertura también de la Sala Nervi, y algo realmente inolvidable para nosotros cuatro cuando nos recibió. Es un ser realmente de luz. Y para mí fue único, su bendición, que todavía la llevo, con las crucecitas de mi mamá, de mi hermana, siempre están ahí protegiéndome. Cuántas cosas maravillosas tiene nuestro país, cuánta gente linda que hace cosas lindas por los demás y que llevan en alto nuestra historia. Está muy bueno.

—Se viene un año hermoso. ¿Vas a venir a la Argentina?

Quiero ir a la Argentina a hacer otro teatro Colón. Mi experiencia ahí fue espectacular, me encantaría cantarles ahí, llevar amigos, hacer algo muy grande. Ese es mi sueño.

—¿Qué le decís a la Lola que soñaba cantar, que empezó muy chiquita con su vocación artística, que se animó de muy chica a cruzar el océano y hoy nos representa en el mundo?

—Le digo que hay que seguir siempre adelante. Hay una canción de Esmeralda que dice justamente eso, que tenemos que evolucionar siempre, y me lo digo a mí misma, siempre se puede mejorar y se puede ir adelante con cosas hermosas. En mi trabajo que es crear emociones, es continuar siempre en la búsqueda, manteniéndome curiosa y creando nueva música para seguir emocionando a los demás. Y siendo una buena persona. Lo más importante es ayudar a los demás, ser generoso y amar, porque nos devuelve amor. Y vivir con gratitud, ser agradecidos por todas las cosas maravillosas que tenemos y también por las dificultades, porque así uno aprende.

Mirá la entrevista completa:

SEGUIR LEYENDO:

Karol Sevilla y el bullying: “Se metían mucho con mi cuerpo y tuve una pelea muy fuerte conmigo pensando que tenía que enflacar”

Pimpinela, íntimo: de la canción que a Lucía no le gusta cantar al reality que buscaría sus sucesores

Quién es Romi Scalora, la panelista que le haría un busto a Wanda Nara y que espera no perder el “síndrome de pobre”

Oriana Sabatini, íntima: “Trabajé mucho con psicólogo, psiquiatra, bruja y profesor espiritual para sanar mis dolores”

Categorías

Hora actual en
San Carlos de Bariloche, Argentina