Noticias de Bariloche
Inicio » Actualidad » “Los científicos no somos nada si no hay algo tangible que llegue a la gente”

“Los científicos no somos nada si no hay algo tangible que llegue a la gente”

El tercer lugar en el concurso IB50K de este año -con más de cincuenta mil dólares en premios-, que tuvo su ceremonia de premiación en el Instituto Balseiro, quedó para el plan de negocio denominado Hemogly.

La doctora en farmacia y bioquímica Mariana Hamer, parte del equipo que presentó la propuesta, explica que “se trata de un prototipo y una solución”, y puntualiza: “Es un diagnóstico rápido de diabetes para permitir no solo que se detecte, sino después continuar con el seguimiento”.

“Lo que se detecta es la hemoglobina glicosilada”, informa, para rápidamente explicar: “La mayoría de la gente está acostumbrada a que se mida la glucosa, que es una medición diaria que se hace con las tiras reactivas. Pero eso no te da un diagnóstico; lo que determina si uno tiene diabetes es que esa glucosa se haya mantenido elevada durante tres meses, que es cuando aparece la hemoglobina glicosilada y eso es lo que nosotros detectamos”.

Mariana, que es investigadora del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), habla de las etapas del trabajo realizado: “Empezamos con el desarrollo del chip. Una vez que concretamos eso, nos propusimos armar un prototipo, y así se desplegó la idea de llevarlo a un producto”.

“Ahora estamos trabajando en lo que es la automatización de los procesos, la validación y lo relacionado con la regulación”, expresa.

En cuanto al formato, compara: “Es parecido al test de embarazo”. 

“Se coloca una gotita de sangre en una especie de lapicito y eso se introduce en un lector”, detalla. Igualmente, aclara que la intención es, en un futuro cercano, simplificar el método.

“Si bien la idea es que se comience a distribuir en centros de salud, para que lo utilicen los profesionales, el objetivo es, en forma paralela, seguir desarrollando una versión que pueda ser de autodiagnóstico, para que la propia persona pueda, una vez diagnosticada, hacer el seguimiento de su nivel de hemoglobina glucosilada en su casa”, precisa Mariana.

Sobre cómo se llegó a trabajar sobre la temática, indica: “Había una falencia ahí, un hueco. Me refiero a lo que es la detección y la determinación de esa molécula de manera sencilla”.

“Al empezar a estudiar el tema, y ver la problemática global que existe, nos generó un impacto, porque es la cuarta causa de muerte en el mundo”, señala.

En cuanto a la expansión de la enfermedad, puntualiza: “Con la mala alimentación, el sedentarismo y los hábitos que se tienen en la actualidad, la diabetes tipo 2 va en crecimiento”.

“Si está controlada, no pasa nada; el tema es cuando no se lo hace o directamente se desconoce que se la padece y eso pasa en muchísimos casos”, manifiesta.

Mariana dice que la intención de participar en el IB50K nació, sobre todo, a partir de las ganas de que la iniciativa no se quedara solo en una publicación científica: “Queríamos llevarlo a las personas”, sostiene.

Así, reflexiona: “Los científicos no somos nada si no hay algo tangible que llegue a la gente”.

“Se trata de la idea de la concreción”, expone.

Además, suma que su compañero de trabajo, el doctor en química Diego Onna, “ha tenido familiares que han sufrido las consecuencias de la diabetes, lo que lo ha impulsado motivacionalmente”.

A su lado, Diego asiente y considera: “Fue una coincidencia, pero, a la vez, una fuerza impulsora”.

Categorías

Hora actual en
San Carlos de Bariloche, Argentina