Connect with us

Salud

Los niños malnutridos, consecuencias físicas y psicológicas en su neurodesarrollo

Publicada

el

“Las consecuencias se ven también en la incapacidad para la incorporación de valores morales, empatía, límites, frenos inhibitorios, tolerancia a la frustración”, señaló De Rosa / (Getty)

La pobreza en la infancia no es una variable solo numérica, sino una “condena” para el resto de la vida de los individuos que la padecen y para la sociedad. La deficiencia nutricional tiene consecuencias directas e irreversibles en el desarrollo neuropsicológico, base orgánica del comportamiento.

La desnutrición infantil ya no es algo que ocurre en lejanos países, sino que está presente, desde hace décadas, en Argentina. Las consecuencias para el desarrollo del individuo son significativas y en particular en su desarrollo neurológico. A su vez, estas inciden no solo sobre esos seres abandonados sino en toda la sociedad y es el coto, no únicamente social, sino básico a la riqueza en el sentido más clásico de un país. Abordar esta emergencia en salud, parece de tal magnitud que se la da por perdida. Estas secuelas y consecuencias no dejarán de ser progresivamente ominosas para nuestra sociedad.

El 25 de Mayo, dentro de los actos de conmemoración de la fecha patria, todos los años se celebra la misa y el tedeum, en el cual tradicionalmente el arzobispo de Buenos Aires se dirige a la feligresía católica. Pero también es un mensaje a todo el país en el que trata el tema que considera de mayor actualidad o urgencia. El tema que este año Mario Aurelio Poli abordó fue la pobreza, en particular la que afecta a la población infantil. Así se expresó:

“No puedo dejar de mencionar, como demuestran recientes estudios de campo, la sensible desigualdad que existe en un amplio sector de la población más vulnerable. Es de información pública que seis de cada diez niños, niñas y adolescentes argentinos son pobres y ese porcentaje se visualiza más crudamente si consideramos que alcanza a 8.200.000 menores de edad, de los cuales hay más de 4.200.000 con carencias alimenticias”.

TDAH  déficit de atención estres
“La deficiencia nutricional tiene consecuencias directas e irreversibles en el desarrollo neuropsicológico, base orgánica del comportamiento”, dijo De Rosa (Gettyimages)

Monseñor Poli, quien al día siguiente en función de su edad dejó su cargo en manos de alguien que conoce muy bien y de cerca el tema de la pobreza, monseñor Jorge Ignacio García Cuerva, hacía referencia a varios informes recientes sobre la pobreza en la infancia. Uno de ellos fue el tradicional emitido desde el Observatorio para la Deuda Social de la UCA y varios informes de la CEPAL. En los cuales, en el de 2022, se muestra cómo la pobreza ha aumentado respecto a los índices prepandemia y sigue creciendo.

Un informe también reciente de la UNICEF (“La Pobreza en Niños, Niñas y Adolescentes en la Argentina Reciente” ), muestra que en nuestro país 6 de cada 10 niños se encuentran en situación de pobreza. En el informe, vemos cómo la Argentina está entrando en una zona a la cual hasta hace años no pertenecía.

Finalmente, en días previos a esa homilía, un informe del propio INDEC da cuenta de la misma situación, la cual no solo han desglosado por franjas etarias, sino por zonas geográficas y así encontraron algunas donde esta situación en la infancia es del 60% en esa franja y la indigencia del 25 %.

Maltrato infantil
“La pobreza en la infancia no es una variable solo numérica, sino una ‘condena’ para el resto de la vida para los individuos que la padecen y para la sociedad”, afirmó De Rosa Foto: Andina

Todos estos son números y, sin duda, alertaron a monseñor Poli al punto de centralizar su discurso en ello, pero de alguna manera representan una realidad a la cual como sociedad nos hemos acostumbrado y, por razones explicables desde la psicología social y experimental, la sociedad niega. Las vuelve ciegas a pesar de verlas en todas las ciudades de la Argentina con menores en situación de calle, pero ¿qué representa esto en términos ya no solo de salud en general, pero de salud mental en particular?

Pobreza y desnutrición

El costo que representa en todos los órdenes para una sociedad, y las cadenas de interminables consecuencias, por ejemplo en la economía, lo hemos mencionado en un artículo previo sobre el costo que implica no ocuparse de la salud mental.

Desde el campo académico la relación evidente entre pobreza y desnutrición ha sido objeto de infinidad estudios académicos, notablemente como el de Siddiqui y Col.

De la misma manera que conocemos las etapas evolutivas y participamos de ellas, por ejemplo, cuando abordamos el (falso) debate sobre edades de maduración o de autonomía y más recientemente en el consentimiento en situaciones relativas a la sexualidad, estamos hablando de un cuerpo, pero en particular de un sistema nervioso en crecimiento y desarrollo con una alta demanda de nutrientes básicos.

"Esas etapas de crecimiento necesitan de estructuras encefálicas maduras, mielinizadas, desarrolladas en condiciones para poder cumplir su función", explicó el psiquiatra / EFE/ Juan Ignacio Roncoroni
“Esas etapas de crecimiento necesitan de estructuras encefálicas maduras, mielinizadas, desarrolladas en condiciones para poder cumplir su función”, explicó el psiquiatra / EFE/ Juan Ignacio Roncoroni (Juan Ignacio Roncoroni/)

Esta demanda no es solo un adecuado monto calórico, sino proteínas, grasas y diversos elementos básicos para la formación de las estructuras implicadas que, sin ellos simplemente no solo no tendrá incremento en variables externas visibles, como por ejemplo la pondoestatural (crecimiento cualitativo y cuantitativo del peso y la altura), sino también en el sistema nervioso.

La etapa más sensible en el desarrollo es entre la mitad de la gestación y los dos años. No solo el encéfalo resultará de menor masa (peso), sino que se observa por ejemplo, una disminución en el crecimiento dendrítico, menor mielinización, por la menor producción de la glía, las células de sostén que producen la mielina el tejido protector de los nervios.

Esas etapas de crecimiento necesitan de estructuras encefálicas maduras, mielinizadas, desarrolladas en condiciones para poder cumplir su función. Así, la alteración en variables cognitivas, pero también comportamentales, o en el lenguaje, y en la adquisición de todas las capacidades necesarias, en los comportamientos, la cognición, el lenguaje, entre otros aspectos, se ven impedidas., Y luego las consecuencias ya son visibles en el resto de la vida.

"Al mismo tiempo, esa carencia alimentaria se articula con una desnutrición que algunos han llamado “disnutricion”", explicó el psiquiatra
“Al mismo tiempo, esa carencia alimentaria se articula con una desnutrición que algunos han llamado “disnutricion””, explicó el psiquiatra

Así, por ejemplo, en algo que se visibiliza desde áreas no médicas como en el comportamiento social, la marginalidad en la incapacidad para la incorporación de valores morales, de la empatía, de la de límites, de frenos inhibitorios, de tolerancia a la frustración y del otro como tal, no se hacen solo con una formación educativa y familiar o social, sino sobre un indispensable sustrato orgánico.

Por más que entrenáramos físicamente, si no existe un tejido osteomuscular acorde nadie podría desarrollar capacidades motoras. Sin esas estructuras como, por ejemplo, la amígdala o el hipocampo, o las zonas de la corteza que son asociativas, es difícil implementar un simple plan educativo. Mucho menos una introyección de valores que consideramos indispensables para la vida en sociedad.

Al mismo tiempo, esa carencia alimentaria se articula con una desnutrición que algunos han llamado como el doctor Diego Brage (h), especialista en neurología de la infancia, “disnutricion”, haciendo referencia a la incorporación de ingestas que no solo no cubren requerimientos básicos sino que en definitiva puede resultar hasta tóxicas.

Vemos todos los días niños ingiriendo restos de los contenedores y de alguna manera incorporamos que eso puede ser un sucedáneo, posible (“al menos es algo”), a la alimentación adecuada ausente, no incorporando el aspecto incluso de su toxicidad.

cerebro, parkinson
“Las consecuencias para el desarrollo del individuo son significativas y en particular en su desarrollo neurológico”, explicó De Rosa (Getty Images) (Peter Dazeley/)

Por último, el consabido incremento del consumo de sustancias directamente tóxicas, como el alcohol y todo tipo de drogas, por vía directa, como alternativa incluso calórica, así como la secundaria en infantes aún alimentados a pecho, por madres que son a su vez consumidoras, ya que son tan solo las mismas niñas que han crecido y ahora son madres.

Decíamos en la nota de referencia que Paul Greenberg, en su estudio sobre impacto económico de la depresión, señalaba junto con diversas notas, por ejemplo en The Economist, aunque sin mencionarlo, algo que hace a la necesidad egoísta del altruismo o de simplemente incorporar el bienestar del otro como esencial al propio, y era que en este caso la depresión le costaba a su país (Estados Unidos) muchísimo más que lo que debería gastar, en realidad invertir, en prevenirla.

En el caso de la consecuencias de la desnutrición y la afección al crecimiento del sistema nervioso y al de la estructura psíquica del individuo, la tasa de morbilidad respecto a la salud mental, los números son tan importantes como difícil su medición. Sin embargo, los vemos todos los días, no necesitamos estadísticas.

El error del planteo es similar al de toda la prevención, debido a nuestra precariedad económica y social, es casualmente que no podemos evitar ocuparnos o gastar, si algunos políticos creen que esa es la palabra, en prevenir, o anticiparnos y de forma más llana en ocuparnos, de esos niños que serán adultos en muy poco tiempo y que, en algunos casos, cambian radicalmente la estructura de la sociedad. No hay nada que se pueda hacer después, cuando ya es definitivamente tarde.

Solo nos queda, así sea en razón de nuestro propio y egoísta interés, ser compasivos, ocuparnos del prójimo.

Anuncio

Quizás ese era el mensaje de la homilía.

* El doctor Enrique De Rosa Alabaster (MN 63406) se especializa en temas de salud mental. Es médico psiquiatra, neurólogo, sexólogo y médico legista

Seguir leyendo:

Cuál es el costo de la falta de diagnóstico y tratamiento en la salud mental y la depresión

Los chicos sí sufren: para terminar con el maltrato infantil hay que hacerse cargo y salir del lugar de espectador

Reasignación de género en menores: cuál es el impacto psicológico y social de esta modificación

Salud

Los nutricionistas recomiendan incorporar estos 10 alimentos a tu dieta: cuáles son sus beneficios

Publicada

el

16 de julio 2024 – 16:30

Estos alimentos pueden utilizarse y mezclarse para conseguir una dieta balanceada y saludable.

La alimentación es una parte crucial de nuestra salud. La actividad física y la salud emocional y mental acompañan para que el cuerpo funcione de la mejor manera posible y así evitar complicaciones a futuro, cuando el organismo no incorpora de la misma manera los nutrientes.

Saber incorporar ingredientes a las recetas para hacerlas más saludables puede beneficiar mucho el funcionamiento del cuerpo. Los expertos sugieren una dieta balanceada y variada, pero hay ciertos alimentos en específico que son altamente recomendados.

dieta mediterranea.jpg

Los 10 alimentos recomendados por los nutricionistas

  1. Arándanos: Los arándanos son ricos en vitaminas y minerales como hierro, magnesio, zinc, calcio, potasio y vitaminas A, C y K.
  2. Hojas verdes: Son bajas en calorías y densas en nutrientes. Contienen vitaminas A, C y K, folato, potasio, magnesio, calcio, hierro, luteína y fibra.
  3. Palta: Son una fuente rica en vitaminas K, C, B5 y B6, y contienen más potasio que las bananas.
  4. Porotos: Son una excelente fuente de proteína vegetal, altos en fibra y ayudan a manejar el colesterol y el azúcar en la sangre.
  5. Ajo: Contiene alicina, que combate virus y bacterias, y es rico en manganeso, vitamina B6 y vitamina C, sin agregar muchas calorías.
  6. Limón: El limón ayuda en la producción de colágeno y protege la piel de los radicales libres
  7. Chía: Estas pequeñas semillas están cargadas de omega-3 y antioxidantes, y el 40% de su composición es fibra, lo que ayuda a la digestión y a sentirse lleno.
  8. Germen de trigo: Los gérmenes de trigo tienen de 10 a 14 veces la nutrición del vegetal maduro.
  9. Quínoa: Contiene los nueve aminoácidos esenciales, magnesio, fibra, manganeso, riboflavina y vitaminas B. Es ideal para sustituir el arroz al cocinar.
  10. Salmón salvaje: Ayuda a reducir el riesgo de enfermedades cardíacas y mejora la función cognitiva.

Continuar leyendo

Salud

¿Cuáles son los signos de depresión que se manifiestan en el ámbito laboral?

Publicada

el

En primer lugar, es importante definir que la depresión es un estado mental que se caracteriza por sentimientos permanentes de tristeza, desesperación, pérdida de energía y dificultad para sobrellevar o afrontar la vida cotidiana normal. Los pacientes con una depresión mayor presentan sentimientos de fatiga, escasa energía, pérdida de interés en las actividades sociales y laborales, junto con síntomas vegetativos como trastornos del sueño o del apetito. Con frecuencia se agregan sentimientos de culpa y autodenigración, ideas recurrentes de muerte y pensamientos suicidas.

El médico clínico y los psicólogos desempeñan un papel primordial en el diagnóstico y la atención primaria de la depresión, pero es útil que en determinadas ocasiones recurran a la interconsulta con un psiquiatra para confirmar el diagnóstico, revisar el esquema psicofarmacológico o derivar al paciente si requiere un manejo psiquiátrico más específico.

Son indicaciones para la interconsulta psiquiátrica:

  • 1) depresión muy severa, crónica o recurrente,
  • 2) presencia de alucinaciones u otros síntomas psicóticos,
  • 3) presencia de ideas suicidas,
  • 4) historia de episodios previos de manía,
  • 5) respuesta pobre al tratamiento antidepresivo después de 3 meses,
  • 6) depresión asociada con otros trastornos psiquiátricos como alcoholismo o abuso de drogas, que complican el manejo terapéutico
  • 7) consulta psiquiátrica solicitada por el enfermo o su familia.

Es importante destacar que muchas personas que presentan depresión mayor suelen tener dificultades en su ámbito laboral. Algunos signos de alarma y alerta ante esta situación son:

  • Reducción de la productividad
  • accidentes constante
  • ausentismo
  • incapacidad para realizar trabajos o completar tareas
  • evitar llamadas telefónicas o reuniones
  • no alcanzar los objetivos profesionales o personales
  • mentir o inventar situaciones para no ir a trabajar
  • falta de iniciativa o motivación
  • bajo nivel de energía y fatiga
  • disminución de las habilidades de resolución de problemas y toma de decisiones
  • problemas de comunicación con los demás.

Los factores que desencadenan este tipo de enfermedades mentales pueden ser varios y dependen mucho del puesto que ocupa la persona dentro de la empresa, del entorno laboral, las horas que dedica al desarrollo de su trabajo e, incluso, el horario, diurno o nocturno, en el que desempeña sus funciones.

No obstante, uno de los factores que más influyen a la hora de generar en el individuo situaciones de estrés laboral fuerte o depresión, en sus distintos grados, es el entorno laboral-social, bien sea por cuestiones de carácter jerárquico, es decir, jefes muy dominantes, con poca empatía hacia el trabajador y que no reconocen las valías de los mismos o por el entorno en el nivel de compañeros, en donde puede haber situaciones de tipo mobbing y que se presentan cuando todos o parte de los trabajadores hacen la vida imposible a un tercero.

Al fin y al cabo, las relaciones con los demás es algo que influye enormemente en el estado de ánimo.

Neuropsicóloga, jefa de salud mental del Sanatorio Modelo de Caseros.

Continuar leyendo

Salud

El alimento que prolonga la vida y mejora la salud del cerebro, según Harvard

Publicada

el

16 de julio 2024 – 08:00

Esta comida tiene ventajas impresionantes, mientras se acompañe de una vida balanceada. Conocé los detalles.

Los chiles picantes generan picor, la sensación de ardor agudo producido por productos hortícolas captada por el sentido del gusto al contacto con algunas sustancias. Algunas personas disfrutan mucho esa sensación picante, y la encuentran deliciosa en sus comidas, mientras que otros no pueden tolerar ni los niveles más bajos. Pero, ¿qué generan en el cerebro?

Según ciertas investigaciones llevadas a cabo por la Larner College of Medicine de la Universidad de Vermont y la Universidad de Harvard, consumir chiles picantes puede estar vinculado a una vida más larga, ya que sugieren una enorme reducción en la mortalidad entre quienes incluyen estos alimentos en su dieta. Antes de saber los beneficios, es importante remarcar que aunque la adición de chiles picantes podría tener beneficios, esto debe estar complementado con un estilo de vida saludable en general.

picante

Vecteezy

Beneficios de los chiles picantes

Un estudio publicado en PLoS ONE, hecho por investigadores del Larner College of Medicine, analizó datos de la Encuesta Nacional de Examen de Salud y Nutrición (NHANES) III, recopilados de más de 16.000 estadounidenses durante 23 años. Según Mustafa Chopan y el Profesor Benjamin Littenberg, “el consumo de chiles rojos picantes se asocia con una reducción del 13% en la mortalidad total, principalmente en muertes por enfermedades cardíacas o accidentes cerebrovasculares”.

El componente principal de los chiles picantes es la capsaicina y se destaca porque “juega un rol en mecanismos celulares y moleculares que previenen la obesidad y modulan el flujo sanguíneo coronario, además de poseer propiedades antimicrobianas”, tal como indican Chopan y Littenberg, y agregaron que “el consumo de chiles picantes podría indirectamente afectar la microbiota intestinal del huésped”.

Por otro lado, la Universidad de Harvard analizó las dietas y registros de salud de más de 22.000 personas en el sur de Italia durante más de ocho años. Según los resultados, aquellos que consumían chiles picantes más de cuatro veces por semana presentan tasas más bajas de mortalidad en distintas enfermedades. Por ejemplo, las cardiovasculares en un 26%, el cáncer en un 23%, y por cualquier causa en un 25%. Igualmente, los investigadores advirtieron que sus hallazgos no comprueban en su totalidad que el consumo de chiles cause estos beneficios ya que podrían estar relacionados con otros factores dietéticos y estilos de vida.

Chopan remarcó que los beneficios de la capsaicina podría generalizarse lo suficientemente como para convertirse en una recomendación dietética o motivar más investigaciones en forma de ensayos clínicos.

Sin embargo, algunos estudios previos asociaron el consumo de chiles picantes con el cáncer de vesícula biliar. Pero debido a las variaciones en los tipos y cantidades de chiles consumidos en los estudios se necesita más investigación para determinar las pautas exactas de consumo que maximizarían los beneficios para la salud.

Continuar leyendo

+Vistas