Connect with us

Cultura y Educación

No cerrarán el Fondo Nacional de las Artes y se mantendrá autarquía del INCAA

Publicada

el

Otro tanto sucederá con el INAMU y la CoNaBip, según el comunicado que dio a conocer el gobierno en la mañana del lunes. De todas formas, la estructura de los organismos no podrá superar el 20 por ciento de sus ingresos.

A través de un comunicado que dio a conocer en la mañana del lunes, el gobierno nacional hizo saber que dejó de pensar en un cierre del Fondo Nacional de las Artes (FNA) aunque establecerá restricciones económicas en su funcionamiento. También aseguró la continuidad del financiamiento específico para el Instituto Nacional de Artes Audiovisuales (INCAA), si bien se establecerán algunos condicionamientos.

A la búsqueda de votos entre la así llamada “oposición amigable”, el Poder Ejecutivo hizo circular entre la prensa un borrador que contiene modificaciones a la así llamada Ley Ómnibus en varios órdenes, entre ellos, el cultural. De resultas del texto que trascendió, el FNA seguirá, al igual que el resto de los organismos que funcionan con autarquía respecto de la administración pública centralizada.

El cambio más trascendente es el retroceso en el gobierno de La Libertad Avanza de su vocación inicial de terminar con el FNA. El documento que hizo público admite que “se rediseñó el capítulo de cultura, protegiendo los recursos del sector, pero preservando el objetivo de que los gastos administrativos no sean una carga excesiva y con rediseños institucionales en la propuesta de modernización del FNA (cuyo cierre ya no se propicia) e INCAA”. El paréntesis está en el original.

Respecto del organismo en cuya defensa salió buena parte de la actividad cinematográfica nacional, se entiende que se mantendrá su asignación específica, a la que recibirá de manera automática, como hasta el presente. En este rubro la discusión se puso picante en la mañana del lunes, cuando Javier Milei insistió en que “no hay plata” y que hay que elegir entre “financiar películas que no mira nadie” o “darle de comer a la gente”.

En Bariloche, el último sábado se congregó un número considerable de espectadores para presenciar la función abierta y gratuita de “Puan”, cuya exhibición fue organizada por el Frente Cultural Bariloche y la Red de Festivales Audiovisuales Patagónicos. La película de Benjamín Naishtat y María Alché se exhibió en el exterior de la Casa Bachmann e iniciativas similares tuvieron lugar en Viedma, Villa La Angostura, Junín de los Andes y otras localidades de la región.

Días atrás, la Sociedad Argentina de Gestión de Actores Intérpretes (SAGAI) echó a circular un video en el que participaron reconocidos actores y actrices del ámbito nacional. El mensaje destaca que la entidad “protege los derechos intelectuales de miles de artistas” y que “no recibe ningún tipo de aporte del Estado”. Horas atrás, Adrián Suar deslizó que el presidente le miente “a la gente” en relación con el funcionamiento del INCAA.

En cuanto al FNA, el Poder Ejecutivo propone “explorar mecanismos para que su ecuación económica sea más favorable a la comunidad artística”, anticipó que los directores deberán trabajar ad-honorem y que sus gastos de funcionamiento no pueden representar más del 20 por ciento de sus ingresos. Idéntica fórmula se adoptará para el Instituto Nacional de la Música (INAMU) y la Comisión Nacional de Bibliotecas Populares (CoNaBip), pero El Cordillerano no encontró menciones al Instituto Nacional del Teatro (INT).

Al momento de escribir estas líneas para El Cordillerano, circulaban varias informaciones de escasa precisión. Hay que subrayar que no se trata de un nuevo proyecto de ley, sino de las modificaciones a las que estaría dispuesto el Poder Ejecutivo para lograr pronto dictamen de comisión en Diputados. Después de votarse en general, se votará en particular artículo por artículo y más tarde aún, el proyecto deberá pasar por el Senado. Aún falta para que cierre el capítulo de la así llamada Ley Ómnibus en la Argentina.

Cultura y Educación

“Cine en La Llave” y “Cine en el Cívico”: programación para el jueves 27 y el viernes 28

Publicada

el

miércoles 24 de julio de 2024

Programación para este jueves 27 y viernes 28 de julio de los ciclos “Cine en La Llave” y “Cine en el Cívico” organizados por la Subsecretaría de Cultura de la Municipalidad para que la comunidad pueda acceder al mejor cine.

“Cine en La Llave”

Jueves 25/7 – 21:00hs – Onelli y Sobral – Gratuito

EL MÉTODO TANGALANGA de Mateo Bendesky (2023)

Sinopsis: Jorge, un oficinista un poco torpe y un poco tímido, que tartamudea al hablar en público y no sabe cómo acercarse a la chica que le gusta. Pero Jorge es, además, como saben quienes lo conocen bien, un amigo fiel y muy gracioso. Y cuando un día, un poco de casualidad, termina siendo objeto de una sesión de hipnosis, descubre que tiene una nueva habilidad: la de agarrar el teléfono y convertirse en el irreverente Doctor Tangalanga para hacer reír a quienes lo necesitan.

País: Argentina
Duración: 97 minutos
Calificación: ATP (con reservas)
Género: ficción, comedia
Capacidad de la sala: 90 personas
Trailer: https://www.youtube.com/watch?v=OLMna1TlK-U

“Cine en el Cívico”

Viernes 26/7 – 20hs – Sala de Sesiones del Concejo (atrás de Turismo) – Gratuito.
CORSAGE: LA EMPERATRIZ REBELDE de Marie Kreutzer (2023)

¿Cuál es el ideal de belleza femenina actual? ¿Desde cuándo se cultiva y cómo? ¿A qué precio? Estas son algunas de las preguntas que plantea Corsage, el cuarto largometraje de la cineasta austríaca Marie Kreutzer que tiene como protagonista absoluta a la emperatriz Isabel de Baviera (1837-1898)
Sinopsis: En la Navidad de 1877, Isabel de Austria (Sissi), celebra su 40º cumpleaños. Primera dama de Austria, mujer del emperador Francisco José I, no tiene derecho a expresarse y debe mantenerse hermosa y joven para siempre en su papel de emperatriz. Para satisfacer estas expectativas, adopta un estricto régimen de ayuno, ejercicios, peluquería y medición diaria de su cintura. Asfixiada por dichas convenciones, y con un apetito voraz de saber y de vida, Isabel se rebela cada vez más contra esta imagen.

País: Austria
Duración: 114 minutos
Calificación: +13
Género: drama biográfico, SXIX
Capacidad de la sala: 60 personas
Trailer: https://www.youtube.com/watch?v=lz6Q77WiUb4

Continuar leyendo

Cultura y Educación

Cerrada oposición librera a la desregulación que planea Sturzenegger

Publicada

el

El nuevo ministro reflotó la idea de derogar la Ley 25.542 que establece la vigencia del Precio Uniforme de Venta al Público. Si prospera, será en favor de los gigantes del mercado electrónico y las grandes cadenas, en desmedro de las pequeñas y medianas librerías.

Si las multinacionales del comercio electrónico profundizaran su presencia en el ámbito del libro, librerías de Bariloche deberían cerrar o se verían reducidas a su mínima expresión, alertó una de las libreras de esta ciudad. La preocupante perspectiva se abrió al reanudar el gobierno nacional su ofensiva contra la Ley 25.542 que establece el Precio Uniforme de Venta al Público (PVP). La desregulación que hipotéticamente se propone, favorecería a las grandes cadenas y a otros grandes actores ajenos al mundo editorial.

Lee también: Las librerías de Bariloche defienden ley que ampara la actividad

“La idea de que sin la ley los libros van a ser más baratos, redundando en un beneficio para los lectores, es totalmente falsa”, cuestionó Gianina “Tani” Covezzi, impulsora de la joven librería La Sede. “Así lo prueba lo sucedido en países como Gran Bretaña, donde la ley fue abolida y después de un breve período los libros subieron por sobre su precio anterior. Dejar todo en manos de unos pocos, que quieren hacer negocios, nunca fue una buena idea”, señaló.

La propuesta del ministro de Desregulación y Transformación del Estado, Federico Sturzenegger, no tiene que ver con el “altruismo. Acá no hay un gobierno queriendo mejorar el precio y el acceso a los libros, sino un grupo de empresarios amigos pidiendo que se les despeje la cancha para hacer negocios y en el camino arrasar con todo”, cuestionó la librera. “¿Cuál es sino la finalidad de derogar una ley que funciona, acá y en muchos países del mundo, que genera empleo en distintos sectores vinculados al libro, que hace posible la existencia de un ecosistema del libro rico y plural como el nuestro? Es ignorancia, es salvajismo, es revanchismo, es desconocimiento y es odio”, lanzó.

El panorama sería desolador de prosperar los planes gubernamentales. “Cuando esta ley no exista y los supermercados, las cadenas de librerías que parecen supermercados y Mercado Libre se lleven puestas a las librerías independientes, ¿quién va a estar ahí para recomendarte con pasión lo último de tu editorial favorita? No tengo nada en contra de que esas cadenas existan, pero que no lo hagan a costa de destruir todo lo demás. Mantengamos la ley, y convivamos todos, cada uno con su nicho”, exhortó.

Concretamente, “no puedo imaginar en qué me beneficiaría tener que dedicar parte de mi tiempo a estudiar el mercado que me rodea y pensar a qué precio poner cada libro. Prefiero usar ese tiempo en pensar propuestas de calidad para la comunidad lectora que asiste a mi librería. El precio que ponen los editores, que a duras penas los mantiene funcionando en este contexto inflacionario, me parece suficiente. Menos implica no poder subsistir, más implica que un objeto que ya de por sí está caro, como todo en la vida, sea casi inaccesible”.

Además, “no me interesa ganar clientes porque vendo más barato que otras librerías, me gusta pensar en una comunidad de librerías, cada una con su estilo, su catálogo y sus propuestas, juntas creando una comunidad lectora cada vez más rica”. En cambio, “sí me perjudicaría si Mercado Libre el día de mañana, vende los mismos libros que yo con un 20, 30 o 40 por ciento de descuento. Mi librería desaparecería y el local que alquilo pasaría a ser un depósito, un simple punto de retiro, y todo intercambio humano, toda fricción de ideas, se vería abolida”, anticipó.

“De todas formas, no creo que las editoriales que hicieron de la Argentina un país de grandes autoras y autores entren en ese juego. Creo en el poder de fortalecer las alianzas entre los diferentes actores del ecosistema del libro que no dejen a los grupos económicos arrasar con la cultura”. De hecho, directivos del poderoso Grupo Planeta, hicieron conocer su oposición a la derogación de la norma.

Librería Cultura trabaja hace 40 años en Bariloche y El Cordillerano también la consultó durante el verano último, cuando el propio presidente había anunciado su intención de derogar la ley que protege la actividad librera. “Es prácticamente lo mismo que te dije la otra vez”, señaló Delia Vera. “Para las librerías independientes siempre va a ser perjudicial frente a las grandes cadenas. Tengamos confianza en que realidad no salga. En realidad, estamos en una Argentina que está lamentablemente a la deriva y con muchas incertidumbres”, señaló.

La novedad entre enero pasado y julio es que ya se instaló en la ciudad una sucursal de una gran cadena y, además, perturbadoramente cerca del local de Cultura. “Nosotros seguimos apostando a la trayectoria, a la confianza, al servicio y todo que uno puede ofrecer hacia la gente de Bariloche y la gente que nos visita. Seguimos apostando a lo que siempre hicimos, no estamos sintiendo otra sensación”, resaltó la librera.

Ante los nuevos vecinos “ponemos todo nuestro empeño, nuestro personal, nuestra atención y seguramente, mejoraremos las cosas que tengamos que mejorar, porque siempre hay cosas para mejorar”, compartió. “Las situaciones de incertidumbre que se viven en estos momentos en todo el territorio son generalizadas, pero los grandes capitales son siempre los que tienen más posibilidades”, destacó Delia, toda una vida con los libros.

Continuar leyendo

Cultura y Educación

Las librerías de Bariloche defienden ley que ampara la actividad

Publicada

el

EL GOBIERNO INSISTE EN ELIMINAR EL PRECIO UNIFORME DE VENTA AL PÚBLICO

|
24/07/2024

Ante declaraciones del ministro Sturzenegger, libreros de La Barca y La Sede hicieron votos porque continúe en vigencia la Ley 25.542. “Si quieren mejorar la situación, la clave es el precio del papel”, deslizó la impulsora de la segunda.

Una cumplió 30 años de funcionamiento en Bariloche y la otra está cerca de arribar a los dos. Tanto los impulsores de La Barca como de La Sede defendieron categóricamente la continuidad de la Ley 25.542 que fija el Precio Uniforme de Venta al Público (PVP) para libros en la Argentina. Sobre fines de la semana anterior, el nuevo ministro de Desregulación y Transformación del Estado anunció que buscará su derogación para supuestamente, propiciar rebajas. Con sus declaraciones, Federico Sturzenegger reabrió un debate que había recalentado todavía más los primeros meses del año, al debatirse la finalmente fallida Ley Ómnibus.

Lee también: Cerrada oposición librera a la desregulación que planea Sturzenegger

Claramente, nosotros también estamos en contra de que se voltee esta ley porque básicamente es beneficiosa para toda la cadena del sector, tanto para librerías como para, sobre todo, editoriales más pequeñas”, le dijo a El Cordillerano Ricardo Sardo, uno de los fundadores de Librería La Barca. Su expresión se suma a la que dieron a conocer en los últimos días la Cámara Argentina de Librerías Independientes (CALI) y la Cámara Argentina del Libro (CAL).

Para el librero barilochense, “la caída de esta ley favorecería a grandes cadenas, nacionales o internacionales, como Amazon. Es obvio que la capacidad de negociación que pueda tener cualquiera de estas cadenas comparada con la de una pequeña librería frente a uno o varios proveedores editoriales, es muy diferente”, razonó. “Está comprobado que de la mano de estas facilidades que se les quiera otorgar, apuntan a eliminar la competencia”.

El objetivo se logra “primero bajando los precios de una forma artificial, pero con el tiempo, en la medida que van quedando más solas en la provisión de libros, los precios vuelven a su nivel y la ganancia queda exclusivamente para ellas (las grandes cadenas). Por otro parte, la Ley del Libro, tal como la tenemos hoy, nació de la mano de libreros independientes en Francia y España, donde tuvo muy buenos resultados”.

De hecho, en los países europeos “fue la herramienta que encontraron para, justamente, no ser pisoteados por las grandes compañías”, destacó Sardo. Ante la nueva arremetida, “se seguirá en la lucha para ver si se logra convencer de que esta no sería una buena medida. No creo igual que signifique el fin de las librerías, pero sí sería un golpe duro para muchas medianas y pequeñas. También para algunas editoriales”, estimó el hombre de La Barca.

Por su parte, Gianina “Tani” Covezzi compartió su angustia al observar que “gente que no es del sector se meta con una ley que es un acuerdo sectorial, con ejemplos de su buen funcionamiento en este y otros países”, compartió. “No perjudica a nadie y mantiene al ecosistema del libro argentino en un sano equilibrio”. Para la joven librera, es “maquiavélico” que “nos tilden de malvados por no querer vender los libros más baratos”, dijo, en relación con las palabras del ministro.

De prosperar la iniciativa del gobierno nacional, “además de empobrecer la oferta” y “hacer desaparecer espacios valiosos para la cultura”, se llenará “de galpones desde donde saldrán las camionetas con los envíos conseguidos en un clic a precios injustos. No hay abuso en el precio del libro, hay abuso en el precio del papel”, recordó. “Si quisieran mejorar la situación ahí hay una clave”, invitó la gestora de La Sede.

En efecto, “si de verdad les preocupara el acceso a los libros deberíamos estar debatiendo cómo mejorar esta ley, cómo aligerar los costos de transporte del centro a la periferia, qué políticas de promoción de la lectura fomentar o en cómo defendernos ante el monopolio del papel. Está claro que no están pensando en estos temas sino en hacer negocios, lo único valioso para este gobierno”, cuestionó.

La Sede aspira a lograr el Premio a la Mejor Labor Librera en la próxima edición de la Feria de Editores, que se llevará a cabo el mes que viene, en un clima nuevamente enrarecido para el sector. “Barrer la ley significa una sola cosa: beneficiar a los grupos económicos más poderosos y con menos interés en la literatura. Este gobierno alienta a hacer el mejor negocio posible en todos los sectores de la vida, incluso en aquellos donde hacer dinero no es el fin último”, añadió la librera.

Aclaró que “quienes nos dedicamos al libro no somos gente trabajando ad honorem, queremos vivir de esto, pero la diferencia es que la mitad de nuestra ganancia no es monetaria, sino una satisfacción proveniente de la experiencia estética que brinda la lectura, de la felicidad que te da recomendar un libro y que resulte en la compañía que ese lector o lectora necesitaba”. Experiencias así también se nutren “del sentido existencial que puede darse en el encuentro de una comunidad alrededor de cosas tan intangibles pero vitales como un recitado de poesía”, ejemplificó. Difícilmente Sturzenegger esté en condiciones de entender satisfacciones de esa índole.

Continuar leyendo

+Vistas