Noticias de Bariloche
Inicio » Mundo » Olga Montero Rose: “Cada historia, como todas las personas, termina siendo única”

Olga Montero Rose: “Cada historia, como todas las personas, termina siendo única”

“Cortejo” es la primera novela de Olga Montero Rose. Foto: Difusión

La psicoanalista Olga Montero Rose había postergado por muchos años escribir una novela, pero llegaron los estudios, los hijos, la vida. Hasta que llegó la pandemia. En ese momento, fue armando, como un rompecabezas, Cortejo, y con la ayuda del escritor Gustavo Rodríguez -con quien se reunía por Zoom- editaron los capítulos que comenzaron a dar forma a esta novela publicada por la editorial Planeta.

—¿Cómo fue el proceso de escritura de la Cortejo?

—Yo elegí ser psicoanalista bastante joven después que vi Cuéntame tu vida de Hitchcock, pero muy cercana a esa decisión siempre quise ser escritora. En mi casa, mis padres eran lectores. Empecé a leer Los mandarines de Simone de Beauvoir donde la protagonista es una psicoanalista. Quise seguir leyendo más libros de la escritora francesa y me encontré con su autobiografía, La plenitud de la vida. Por un azar, tuve estos dos libros consecutivos y allí leía retazos de la vida de la autora convertido en otra historia; esa capacidad de recrear con lo propio una historia contada de otra manera que resalta algunos matices, modifica e inventa otros, lo cual es la ficción, me fascinó completamente. En mi novela, elegí al personaje de ficción como líder -Simona- y fui su analista. El psicoanálisis me alejó muchísimo de la literatura; siento que tengo una deuda enorme con la literatura.

—“La vida se trata de elegir permanentemente. De seguir eligiendo, cada día, estar donde uno está. Y ahora quiero elegir vivir frente al mar e intentar aprender un segundo oficio”, en Cortejo, Simona siente que puede cambiar por el amor, ¿esto es tan real como en la ficción?

—Creo que el amor cura, absolutamente. En Cortejo, la madre de Simona tiene un amor incondicional y generoso sobre la posibilidad de elegir. Lo que da el amor que es sentirse amado o el saberse amado que la psicología tal vez lo llama autoestima, en realidad es la convicción de ser tan valioso que sientes la seguridad para ejercer el amor. El libro está plagado de psicoanálisis. La vida ofrece tantas sorpresas y posibilidades que hay que dejarse mojar por la lluvia y hay que tener la mente abierta para ver hacia dónde está el deseo. Obviamente hay limitaciones y obstáculos, pero volviendo al tema del amor, la experiencia de ser amado te da la sensación de tener derecho para vivirlo. También hay amores posteriores que tienen esta capacidad y este vínculo terapéutico. Quiero resaltar que el psicoanálisis no es solamente una técnica de exploración del inconsciente, sino que es un vínculo. Es inseparable.

Cortejo
“Cortejo” fue publicada por la editorial Planeta. Foto: Planeta

—“Su interrupción me irrita”, responde Simona durante la terapia psicológica con Nora en Cortejo. Tal como dices hay mucho psicoanálisis en la novela y esta es una frase que los que van a terapia pueden haberla pensando innumerables veces cuando les hacen preguntas que no quieren responder.

—Es parte del proceso del conocimiento que no es fácil. Muchísimas veces no quisiéramos enfrentar al miedo. Lo que lo hace posible creo que es la buena compañía, así como el amor y el vínculo. Si me preguntaran de qué se trata la novela, tal vez ofreciendo una respuesta amplia, se trata de los vínculos sobre cómo nos influyen.

—Hay diferentes maneras de interpretar Cortejo

—Justamente por ser tan psicoanalítico puede ser interpretado de diferentes formas. Muchas personas han tenido la generosidad de escribirme y contarme cuál ha sido su visión de Cortejo después de leerla, algo que me llena de emoción, sorpresa y entusiasmo. Cada historia, como todas las personas, termina siendo única. En alguna presentación del libro me preguntaron si yo tenía una versión de lo que era mi novela o si me molestaba si me ofrecían las versiones de los lectores; al contrario, creo que el enriquecimiento del arte se trata sobre las propuestas del lector como está sucediendo ahora con la novela, que me han dado comentarios que ni siquiera pensé.

—¿Crees, como psicoanalista, que todos deberíamos llevar terapia?

Decir que todos necesitamos terapia me suena un tanto arrogante. Creo que hay muchas formas y muchas vías alternas. Yo lo recomendaría y ha sido algo que me he aportado enormemente, así como el proceso con mis pacientes me sigue aportando cada día. El psicoanálisis ofrece la libertad de uno mismo y por eso lo recomiendo. Pero también hay otras formas de terapia o vinculación con uno mismo que pueden ser válidas. A veces no todo es para todos; tal vez hay personas que se sienten más cómodas en otros espacios u inspirados en otras teorías o vivencias que no me parecería bien limitar. Todo aporta.

SEGUIR LEYENDO

Carlos Contreras: “Quise transmitir a una generación noventera de la periferia de Lima, con jergas y el barrio”

Tiempos del Palais Concert: un viaje de medio siglo hacia el Perú del Centenario

Santiago Roncagliolo: “Contar historias es un oficio muy peligroso en el Perú”

Categorías

Hora actual en
San Carlos de Bariloche, Argentina