Noticias de Bariloche

Pautas de tratamientos para niños y niñas con trastornos del espectro autista

Hasta hace un tiempo se utilizaba de manera cotidiana la palabra autismo, con el correr del tiempo este concepto se vio ampliado denominándolo como trastornos específicos del desarrollo o trastornos del espectro autista, dada la gran variedad de patologías que intervienen en cada proceso.

La psicóloga Eleonora Gitelli brindó una serie de pautas a tener en cuenta ante la posibilidad de iniciar un tratamiento, ya que poder detectar las enfermedades en los niños a edad temprana es fundamental para garantizar una mejor calidad de vida.

“A la hora de pensar en un tratamiento debemos saber cuáles son las bases del desarrollo. Y diferenciar entre bases y habilidades adquiridas, lo que se ve no se aprende de la nada. Hablar, escribir, atarse los cordones, son el producto de un proceso previo en el desarrollo que es casi invisible en el desarrollo típico” comenzó diciendo.

Nadie se percata de cómo aprendió a mirar a los ojos, a sonreír cuando nos sonreían, como empezamos a mostrar cosas que nos interesan a otras personas, a señalar, etc. Y estas, entre otras cosas, son las bases del desarrollo.

“No somos conscientes de cómo se aprende eso y tampoco cómo se enseña. En la terapéutica con niños con condiciones del espectro autista se hacen visibles estos aspectos ya que son las bases sociales del desarrollo y se deben estimular para que este tome su curso”, explicó.

Detalló algunos ejemplos: “Así como a algunos niños se les enseña matemática de manera procedimental, en los que presentan condiciones del espectro se busca robustecer estas raíces con técnicas específicas”.

“Técnicas que se desprenden de la hipótesis de la diátesis afectiva (teoría psicológica que explica la conducta como un resultado tanto de factores biológicos y genéticos) donde se entiende que la capacidad central y más tempranamente afectada de las que derivan otras habilidades o bien sus déficits es la de conectar las emociones e intenciones con el planeamiento motor y las sensaciones”.

Al ser más explícita dijo, “muchas veces vemos en la clínica la intención de querer jugar de un niño a través de su semblante pero su cuerpo no puede organizar los movimientos para decir que quiere jugar, o para realizar los movimientos o las secuencias del juego, entonces debemos generar estrategias que permitan ejecutar esta acción”.

“Podríamos hacer una analogía para ejemplificar la importancia de contemplar y abordar el déficit central en el autismo y no trabajar solamente compensando sus síntomas, por ejemplo si alguien padece de gastritis y solamente toma un antiácido taparía el síntoma pero no la causa que lo genera. En el autismo trabajar con estrategias que se desprenden de dicha hipótesis nos permitiría trabajar con el déficit central y realmente ayudar a los niños a unir estas aristas del desarrollo con intervenciones que creen situaciones adaptadas para favorecer estas experiencias emocionales formativas”, detalló.

Una de las bases más importante de la comunicación es la vinculación, es decir la reciprocidad social, disfrutar de la interacción. Si no hay enganche el aprendizaje no es significativo lo que conllevara posteriormente a que sea menos flexible y poco funcional.

Al momento de explicar cómo se logra esta vinculación citó tres puntos fundamentales: “Siguiendo el interés del niño, ¿cómo sabemos cuál es su interés? observando lo que está haciendo, si está jugando con una tanza tratamos de que me deje jugar con él y la tanza. Eso es seguir su interés, no voy a traer un rompecabezas para armar. Los niños siempre están haciendo algo, si el niño está mirando la ventana ahí pondremos el foco. Está hablando sobre un tema que le interesa, dinosaurios, ahí pondremos el foco y trataremos de expandir la comunicación”.

El segundo punto apunta a no demandar, no dar órdenes y no evaluar al niño. “Si está divertido jugando con globos, no le voy a preguntar cuántos globos inflamos porque no les debemos pedir cosas que no sepan hacer ya que eso lo llevaría a la frustración y esa vinculación se cortaría”.

Es decir que ese enganche debe ser espontáneo, “no queremos un niño o niña que haga caso, lo que se busca es compartir lo que quiere, lo que le gusta. No sería significativa la interacción si le digo que me mire, que salude a alguien o que venga a jugar”.

Y el tercer punto habla de ser predecible, “debemos armar una rutina social o un juego donde el niño ya sepa lo que va a pasar, porque si él ya sabe de qué se trata, sabe cómo hacerlo y sabe que eso fue divertido, lo va a pedir de manera espontánea”.

Una vez logrado el vínculo llega la comunicación “debemos saber dónde está posicionado el niño en el desarrollo, que formas usa para comunicarse hoy. Si todavía no mira, no señala para comunicar, no hacés gestos, no puedo enseñarle el lenguaje verbal”.

Agregó “debemos respetar la manera natural de adquisición de habilidades del desarrollo que conlleva que aflore el lenguaje. En cada caso en particular se evaluará el uso de otras estrategias como pictogramas o técnicas que favorezcan la organización de las habilidades motoras adquiridas”.

“Pero no debemos dejar de lado que la palabra adquiere significado porque tuvimos una experiencia emocional previa. Un niño empieza a decir ‘papa’ (por comida) porque se entrelazan emociones, sensaciones, a esa palabra. La mamá le acerca la cuchara sonriendo al bebé, se miran, miran la cuchara y la mamá esboza la palabra ‘papa’. Este tipo de circuito cotidiano es el ABC de muchos aprendizajes y es el que desmenuzamos a la hora de planificar un tratamiento”.

Cabe aclarar que se hace hincapié en la vinculación ya que es uno de los cimientos del desarrollo. “Esto no quiere decir que los desafíos que presentan los niños con condiciones del espectro se deban a una pobre vinculación con sus padres. Hoy en día se sabe que el autismo es una condición neurobiológica” dijo la psicóloga.

“Hace tiempo corrientes psicodinámicas postulaban la hipótesis de la mamá heladera, argumentando que la falta de vinculación generaba los síntomas. Hace tiempo sabemos que esto no es así, se sabe que los desafíos sensoriales y de planificación motora dificultan lograr una sintonía en la interacción. La dificultad en sostener la vinculación no es porque ellos quieran estar solos en su mundo ni porque los papás sean fríos con ellos y lograr esa sintonía es uno de los rumbos del tratamiento”, finalizó.

Hora actual en
San Carlos de Bariloche, Argentina

Categorías