Noticias de Bariloche
Inicio » Gobierno » Polémica por una fiesta en un mallín que luego el municipio terminó por suspender

Polémica por una fiesta en un mallín que luego el municipio terminó por suspender

Una fiesta electrónica desató un cruce entre el organizador del evento y el municipio, en una polémica que incluyó a tres juntas vecinales del oeste. Gianni Croce es el responsable del evento que tenía fecha para este sábado y que completaría su tercera presentación tras dos ediciones en el mismo predio.

Croce dijo a Noticiero Seis que los trámites para habilitar el evento comenzaron el 7 de diciembre y que, a pesar de cumplir con el pedido de bomberos y personal médico, “de repente nos dijeron que no sigamos”. También comentó que la notificación les llegó el pasado 3 de enero mediante un correo electrónico en el que se mencionaban “distintos motivos”.

Entre los argumentos que usó el municipio para descartar la fiesta, se mencionó un informe ambiental por el impacto que tendría la música sobre el mallín del kilómetro 12. “Pasa una ruta provincial por al lado con miles de autos”, se quejó respecto a que “solo afectamos nosotros con la música”.

Croce comentó también que la autorización requerida solo pretendía espacio para 600 personas. “No es un evento masivo”, explicó y dijo que también preveían un lugar para que pudieran estacionar unos 80 autos.

“Para el 3 de enero ya habíamos hecho el plano de evacuación”,  lamentó sobre los 30.000 pesos que requirió ese trámite. También habló de los costos a asumir en pasajes de los DJ’s y las entradas vendidas con anticipación.

Noticiero Seis

Sin embargo, las respuestas que fue encontrando desde la comuna agregaron a nuevos actores. Es que luego se le mencionó que el problema no era el ambiente sino las quejas presentadas por las juntas vecinales de Nahuel Malal, Casa de Piedra y Pájaro Azul, aunque más tarde pudo comprobar que dos de ellas no habían hecho presentación alguna.

“Nos enteramos que había una mano negra en Pájaro Azul que no nos quiere dejar hacer el evento”, mencionó sobre un festival que ya se había realizado en dos oportunidades, en el mismo mallín, en enero del 2020.

“Hacemos todo en regla, no pisamos el humedal lo hacemos en una zona elevada”, explicó y dijo que, a pesar de que el sonido puede molestar, el evento se pensó para estar vigente entre las 4 de las tarde y la medianoche.

Croce lamento los dejaran avanzar durante un mes con los trámites y que a 12 días del festival les pidieran que se buscaran otro lugar. “Te ponen piedras y piedras, por algo nadie hace eventos acá en Bariloche”, agregó sobre una municipalidad que, entendió, “está atrasadísima”.

La versión oficial

Entretanto, desde el municipio este jueves se emitió una comunicación en la que se explica que no habilitó la fiesta ni autorizó la venta de entradas. “Así las cosas, eventos masivos que puedan interferir en la conservación de la calidad ambiental, ya sea directa (pisoteo, generación de residuos, animales domésticos sueltos, exceso de circulación vehicular, etc.) o indirectamente (sonidos o música fuerte que impliquen ruidos molestos, etc.) no deben ser permitidos”, comentó la versión oficial.

Luego de una serie de explicaciones respecto a la importancia de los mallines en la ciudad, el Ejecutivo reafirmó que el evento nunca fue aprobado por la Subsecretaría de Planeamiento y que la Dirección de Comercio e Industria Municipal no pudo analizar la habilitación.

“Por lo tanto, si hubo venta de entradas para un evento que en ningún momento tuvo el correspondiente aval legal de la Comuna para su realización, corre por cuenta del ‘organizador’ a cargo, responder por esa cuestionable acción”, denunció el municipio.

Categorías

Hora actual en
San Carlos de Bariloche, Argentina