Connect with us

Cultura y Educación

¿Por dónde diantres pasaba el Camino de los Vuriloches?

Publicada

el

Lee también: Fueron encendidas las polémicas sobre su existencia y trazado

El trazado del mítico paso fue objeto de polémicas entre militares chilenos y argentinos. Se atribuyó su “descubrimiento” Jorge Rohde, alemán al servicio de la Argentina que cabalgó por las actuales jurisdicciones de Dina Huapi y Bariloche en su búsqueda.

En fechas relativamente tardías como 1885, aún se polemizaba sobre el auténtico trazado del Paso de Bariloche o Camino de los Vuriloches. Mientras un explorador de la Armada de Chile sostenía que coincidía con el actual recorrido del paso Vicente Pérez Rosales, el coronel del Ejército Argentino Jorge Rohde se atribuyó su descubrimiento por otro recorrido. El mítico trazado fue noticia día atrás, ante la intención trasandina de revalorizarlo turísticamente.

El Boletín del Instituto Geográfico Argentino replicó parte de la polémica en su edición correspondiente a ese año. En realidad, la institución se hizo eco de la discusión epistolar que había publicado el diario La Prensa con anterioridad, en cuyas páginas se dio a conocer “el informe oficial del teniente coronel de la Armada Chilena don Emilio Valverde sobre las dos últimas exploraciones, que hizo con el objeto de reencontrar el célebre Paso de Bariloche”, enmarcó por su parte Rohde.

Aunque de origen prusiano, el polemista sirvió en el Ejército Argentino durante el período de la Campaña al Desierto y, de hecho, transitó por las actuales jurisdicciones municipales de Dina Huapi y Bariloche, precisamente en la búsqueda del antiguo camino. Fue cuando integró las tropas que llegaron al Nahuel Huapi en abril de 1881 al mando del general Conrado Villegas, durante una segunda fase del avance militar.

Valverde llegó a negar que existiera el Camino de los Vuriloches, su contrincante recogió el guante y acusó al chileno de sufrir “alguna ignorancia de todos aquellos documentos y datos, que demuestran evidentemente la existencia real del mencionado paso”. El chileno se había basado en la experiencia del sacerdote Francisco Menéndez, en particular en sus viajes de 1791 y 1792. Rohde no dejó pasar la fragilidad de la fuente.

“Esto es lo mismo como si se tomara una partitura de ópera para estudiar en ella las matemáticas, pues el padre Menéndez no solamente no ha estado en el Paso Bariloche, sino asegura también en el mismo documento, que no pudo encontrar boquete alguno al sur del Tronador en la latitud por donde él buscaba. Por eso regresó y tomó el conocido camino, que pasa al norte del Tronador a lo largo del río Peulla, bajando por el río Frío al Nahuel Huapi”, aclaró el militar al servicio de la Argentina.

“He pasado sin dormir una noche entera tratando de comprender el raciocinio que ha podido inducir al señor Valverde a buscar el paso allá, donde no podía pasar Menéndez, un hombre valiente y emprendedor, de la estirpe de los padres conquistadores, aventurero de espíritu, de hábito un santo y del carácter un héroe”, según puede leerse en el Boletín que el IGA publicó casi 140 años atrás.

Para Rohde la conclusión de su contrincante era inentendible, porque según averiguó “los misioneros han pasado por Bariloche siete veces con mulas cargadas, sin mayores dificultades y obstáculos, mientras que el padre Menéndez cuenta en su manuscrito con aterradora minuciosidad las peripecias sufridas. ¿O cree el señor Valverde, que las mulas en aquel tiempo salvaron los abismos donde Menéndez a pie no ha podido pasar sino con ayuda de lazos y andarivel?”

Tal vez por no contar con “otros datos mejores, el señor Valverde había resuelto seguir las huellas del padre Menéndez, es decir, marchó del puerto Ralun a lago Cayutue o Gabultué, tomó de allá el camino al oeste, orillando el río Concha 9 millas hasta las juntas con el pequeño río Quita Calzones, como lo bautizaron gráficamente las gentes de Menéndez y siguió entonces por el valle de este último río, 15 kilómetros, línea recta 8, hasta el río Blanco”.

La expedición chilena continuó con dirección al norte y al noreste hasta que cerca de las nacientes del río Blanco, el contingente “se vio detenido por un inmenso derrumbe de cordillera caído adentro del río, que le cerró toda marcha adelante. Fue por causa de esto que ya no insistió más en hallar el paso de Bariloche al sur del Tronador y tomó en seguida el boquete de Pérez Rosales, para ir al Nahuel Huapi”, cuestionó Rohde.

El militar cuestionó que el marino chileno desoyera sus propias observaciones, a las que había publicado en 1883 en forma de croquis. “Esto ya era un dato preciso, que debía tomar en cuenta el comandante Valverde. Sin embargo, no lo hizo y contentándose con no encontrar el paso de Bariloche allá, donde no lo pudo encontrar tampoco el padre Menéndez, declaró la tradición de un paso al sur del Tronador un mito y bautizó el conocidísimo boquete de Pérez Rosales con el célebre nombre de Bariloche”. Error que el propio Rohde trató de enmendar.

Cultura y Educación

“Cine en La Llave” y “Cine en el Cívico”: programación para el jueves 27 y el viernes 28

Publicada

el

miércoles 24 de julio de 2024

Programación para este jueves 27 y viernes 28 de julio de los ciclos “Cine en La Llave” y “Cine en el Cívico” organizados por la Subsecretaría de Cultura de la Municipalidad para que la comunidad pueda acceder al mejor cine.

“Cine en La Llave”

Jueves 25/7 – 21:00hs – Onelli y Sobral – Gratuito

EL MÉTODO TANGALANGA de Mateo Bendesky (2023)

Sinopsis: Jorge, un oficinista un poco torpe y un poco tímido, que tartamudea al hablar en público y no sabe cómo acercarse a la chica que le gusta. Pero Jorge es, además, como saben quienes lo conocen bien, un amigo fiel y muy gracioso. Y cuando un día, un poco de casualidad, termina siendo objeto de una sesión de hipnosis, descubre que tiene una nueva habilidad: la de agarrar el teléfono y convertirse en el irreverente Doctor Tangalanga para hacer reír a quienes lo necesitan.

País: Argentina
Duración: 97 minutos
Calificación: ATP (con reservas)
Género: ficción, comedia
Capacidad de la sala: 90 personas
Trailer: https://www.youtube.com/watch?v=OLMna1TlK-U

“Cine en el Cívico”

Viernes 26/7 – 20hs – Sala de Sesiones del Concejo (atrás de Turismo) – Gratuito.
CORSAGE: LA EMPERATRIZ REBELDE de Marie Kreutzer (2023)

¿Cuál es el ideal de belleza femenina actual? ¿Desde cuándo se cultiva y cómo? ¿A qué precio? Estas son algunas de las preguntas que plantea Corsage, el cuarto largometraje de la cineasta austríaca Marie Kreutzer que tiene como protagonista absoluta a la emperatriz Isabel de Baviera (1837-1898)
Sinopsis: En la Navidad de 1877, Isabel de Austria (Sissi), celebra su 40º cumpleaños. Primera dama de Austria, mujer del emperador Francisco José I, no tiene derecho a expresarse y debe mantenerse hermosa y joven para siempre en su papel de emperatriz. Para satisfacer estas expectativas, adopta un estricto régimen de ayuno, ejercicios, peluquería y medición diaria de su cintura. Asfixiada por dichas convenciones, y con un apetito voraz de saber y de vida, Isabel se rebela cada vez más contra esta imagen.

País: Austria
Duración: 114 minutos
Calificación: +13
Género: drama biográfico, SXIX
Capacidad de la sala: 60 personas
Trailer: https://www.youtube.com/watch?v=lz6Q77WiUb4

Continuar leyendo

Cultura y Educación

Cerrada oposición librera a la desregulación que planea Sturzenegger

Publicada

el

El nuevo ministro reflotó la idea de derogar la Ley 25.542 que establece la vigencia del Precio Uniforme de Venta al Público. Si prospera, será en favor de los gigantes del mercado electrónico y las grandes cadenas, en desmedro de las pequeñas y medianas librerías.

Si las multinacionales del comercio electrónico profundizaran su presencia en el ámbito del libro, librerías de Bariloche deberían cerrar o se verían reducidas a su mínima expresión, alertó una de las libreras de esta ciudad. La preocupante perspectiva se abrió al reanudar el gobierno nacional su ofensiva contra la Ley 25.542 que establece el Precio Uniforme de Venta al Público (PVP). La desregulación que hipotéticamente se propone, favorecería a las grandes cadenas y a otros grandes actores ajenos al mundo editorial.

Lee también: Las librerías de Bariloche defienden ley que ampara la actividad

“La idea de que sin la ley los libros van a ser más baratos, redundando en un beneficio para los lectores, es totalmente falsa”, cuestionó Gianina “Tani” Covezzi, impulsora de la joven librería La Sede. “Así lo prueba lo sucedido en países como Gran Bretaña, donde la ley fue abolida y después de un breve período los libros subieron por sobre su precio anterior. Dejar todo en manos de unos pocos, que quieren hacer negocios, nunca fue una buena idea”, señaló.

La propuesta del ministro de Desregulación y Transformación del Estado, Federico Sturzenegger, no tiene que ver con el “altruismo. Acá no hay un gobierno queriendo mejorar el precio y el acceso a los libros, sino un grupo de empresarios amigos pidiendo que se les despeje la cancha para hacer negocios y en el camino arrasar con todo”, cuestionó la librera. “¿Cuál es sino la finalidad de derogar una ley que funciona, acá y en muchos países del mundo, que genera empleo en distintos sectores vinculados al libro, que hace posible la existencia de un ecosistema del libro rico y plural como el nuestro? Es ignorancia, es salvajismo, es revanchismo, es desconocimiento y es odio”, lanzó.

El panorama sería desolador de prosperar los planes gubernamentales. “Cuando esta ley no exista y los supermercados, las cadenas de librerías que parecen supermercados y Mercado Libre se lleven puestas a las librerías independientes, ¿quién va a estar ahí para recomendarte con pasión lo último de tu editorial favorita? No tengo nada en contra de que esas cadenas existan, pero que no lo hagan a costa de destruir todo lo demás. Mantengamos la ley, y convivamos todos, cada uno con su nicho”, exhortó.

Concretamente, “no puedo imaginar en qué me beneficiaría tener que dedicar parte de mi tiempo a estudiar el mercado que me rodea y pensar a qué precio poner cada libro. Prefiero usar ese tiempo en pensar propuestas de calidad para la comunidad lectora que asiste a mi librería. El precio que ponen los editores, que a duras penas los mantiene funcionando en este contexto inflacionario, me parece suficiente. Menos implica no poder subsistir, más implica que un objeto que ya de por sí está caro, como todo en la vida, sea casi inaccesible”.

Además, “no me interesa ganar clientes porque vendo más barato que otras librerías, me gusta pensar en una comunidad de librerías, cada una con su estilo, su catálogo y sus propuestas, juntas creando una comunidad lectora cada vez más rica”. En cambio, “sí me perjudicaría si Mercado Libre el día de mañana, vende los mismos libros que yo con un 20, 30 o 40 por ciento de descuento. Mi librería desaparecería y el local que alquilo pasaría a ser un depósito, un simple punto de retiro, y todo intercambio humano, toda fricción de ideas, se vería abolida”, anticipó.

“De todas formas, no creo que las editoriales que hicieron de la Argentina un país de grandes autoras y autores entren en ese juego. Creo en el poder de fortalecer las alianzas entre los diferentes actores del ecosistema del libro que no dejen a los grupos económicos arrasar con la cultura”. De hecho, directivos del poderoso Grupo Planeta, hicieron conocer su oposición a la derogación de la norma.

Librería Cultura trabaja hace 40 años en Bariloche y El Cordillerano también la consultó durante el verano último, cuando el propio presidente había anunciado su intención de derogar la ley que protege la actividad librera. “Es prácticamente lo mismo que te dije la otra vez”, señaló Delia Vera. “Para las librerías independientes siempre va a ser perjudicial frente a las grandes cadenas. Tengamos confianza en que realidad no salga. En realidad, estamos en una Argentina que está lamentablemente a la deriva y con muchas incertidumbres”, señaló.

La novedad entre enero pasado y julio es que ya se instaló en la ciudad una sucursal de una gran cadena y, además, perturbadoramente cerca del local de Cultura. “Nosotros seguimos apostando a la trayectoria, a la confianza, al servicio y todo que uno puede ofrecer hacia la gente de Bariloche y la gente que nos visita. Seguimos apostando a lo que siempre hicimos, no estamos sintiendo otra sensación”, resaltó la librera.

Ante los nuevos vecinos “ponemos todo nuestro empeño, nuestro personal, nuestra atención y seguramente, mejoraremos las cosas que tengamos que mejorar, porque siempre hay cosas para mejorar”, compartió. “Las situaciones de incertidumbre que se viven en estos momentos en todo el territorio son generalizadas, pero los grandes capitales son siempre los que tienen más posibilidades”, destacó Delia, toda una vida con los libros.

Continuar leyendo

Cultura y Educación

Las librerías de Bariloche defienden ley que ampara la actividad

Publicada

el

EL GOBIERNO INSISTE EN ELIMINAR EL PRECIO UNIFORME DE VENTA AL PÚBLICO

|
24/07/2024

Ante declaraciones del ministro Sturzenegger, libreros de La Barca y La Sede hicieron votos porque continúe en vigencia la Ley 25.542. “Si quieren mejorar la situación, la clave es el precio del papel”, deslizó la impulsora de la segunda.

Una cumplió 30 años de funcionamiento en Bariloche y la otra está cerca de arribar a los dos. Tanto los impulsores de La Barca como de La Sede defendieron categóricamente la continuidad de la Ley 25.542 que fija el Precio Uniforme de Venta al Público (PVP) para libros en la Argentina. Sobre fines de la semana anterior, el nuevo ministro de Desregulación y Transformación del Estado anunció que buscará su derogación para supuestamente, propiciar rebajas. Con sus declaraciones, Federico Sturzenegger reabrió un debate que había recalentado todavía más los primeros meses del año, al debatirse la finalmente fallida Ley Ómnibus.

Lee también: Cerrada oposición librera a la desregulación que planea Sturzenegger

Claramente, nosotros también estamos en contra de que se voltee esta ley porque básicamente es beneficiosa para toda la cadena del sector, tanto para librerías como para, sobre todo, editoriales más pequeñas”, le dijo a El Cordillerano Ricardo Sardo, uno de los fundadores de Librería La Barca. Su expresión se suma a la que dieron a conocer en los últimos días la Cámara Argentina de Librerías Independientes (CALI) y la Cámara Argentina del Libro (CAL).

Para el librero barilochense, “la caída de esta ley favorecería a grandes cadenas, nacionales o internacionales, como Amazon. Es obvio que la capacidad de negociación que pueda tener cualquiera de estas cadenas comparada con la de una pequeña librería frente a uno o varios proveedores editoriales, es muy diferente”, razonó. “Está comprobado que de la mano de estas facilidades que se les quiera otorgar, apuntan a eliminar la competencia”.

El objetivo se logra “primero bajando los precios de una forma artificial, pero con el tiempo, en la medida que van quedando más solas en la provisión de libros, los precios vuelven a su nivel y la ganancia queda exclusivamente para ellas (las grandes cadenas). Por otro parte, la Ley del Libro, tal como la tenemos hoy, nació de la mano de libreros independientes en Francia y España, donde tuvo muy buenos resultados”.

De hecho, en los países europeos “fue la herramienta que encontraron para, justamente, no ser pisoteados por las grandes compañías”, destacó Sardo. Ante la nueva arremetida, “se seguirá en la lucha para ver si se logra convencer de que esta no sería una buena medida. No creo igual que signifique el fin de las librerías, pero sí sería un golpe duro para muchas medianas y pequeñas. También para algunas editoriales”, estimó el hombre de La Barca.

Por su parte, Gianina “Tani” Covezzi compartió su angustia al observar que “gente que no es del sector se meta con una ley que es un acuerdo sectorial, con ejemplos de su buen funcionamiento en este y otros países”, compartió. “No perjudica a nadie y mantiene al ecosistema del libro argentino en un sano equilibrio”. Para la joven librera, es “maquiavélico” que “nos tilden de malvados por no querer vender los libros más baratos”, dijo, en relación con las palabras del ministro.

De prosperar la iniciativa del gobierno nacional, “además de empobrecer la oferta” y “hacer desaparecer espacios valiosos para la cultura”, se llenará “de galpones desde donde saldrán las camionetas con los envíos conseguidos en un clic a precios injustos. No hay abuso en el precio del libro, hay abuso en el precio del papel”, recordó. “Si quisieran mejorar la situación ahí hay una clave”, invitó la gestora de La Sede.

En efecto, “si de verdad les preocupara el acceso a los libros deberíamos estar debatiendo cómo mejorar esta ley, cómo aligerar los costos de transporte del centro a la periferia, qué políticas de promoción de la lectura fomentar o en cómo defendernos ante el monopolio del papel. Está claro que no están pensando en estos temas sino en hacer negocios, lo único valioso para este gobierno”, cuestionó.

La Sede aspira a lograr el Premio a la Mejor Labor Librera en la próxima edición de la Feria de Editores, que se llevará a cabo el mes que viene, en un clima nuevamente enrarecido para el sector. “Barrer la ley significa una sola cosa: beneficiar a los grupos económicos más poderosos y con menos interés en la literatura. Este gobierno alienta a hacer el mejor negocio posible en todos los sectores de la vida, incluso en aquellos donde hacer dinero no es el fin último”, añadió la librera.

Aclaró que “quienes nos dedicamos al libro no somos gente trabajando ad honorem, queremos vivir de esto, pero la diferencia es que la mitad de nuestra ganancia no es monetaria, sino una satisfacción proveniente de la experiencia estética que brinda la lectura, de la felicidad que te da recomendar un libro y que resulte en la compañía que ese lector o lectora necesitaba”. Experiencias así también se nutren “del sentido existencial que puede darse en el encuentro de una comunidad alrededor de cosas tan intangibles pero vitales como un recitado de poesía”, ejemplificó. Difícilmente Sturzenegger esté en condiciones de entender satisfacciones de esa índole.

Continuar leyendo

+Vistas