Connect with us

Mundo

¿Por qué es tan difícil hacer bien una biopic de rock?

Publicada

el

Es fácil juzgar una biopic musical sin haberla visto antes. Fíjate en lo que ocurrió cuando StudioCanal UK difundió en las redes sociales un fragmento del drama sobre Amy Winehouse Back to Black. La respuesta fue brutal. “Esto es una locura”, escribió un usuario de X sobre las imágenes de la estrella Marisa Abela cantando el primer tema de Winehouse “Stronger Than Me”, en un montaje que muestra el ascenso a la fama de la problemática cantante. Ese único post desató una oleada de juicios que incluyó comentarios como: “Esta no es Amy Winehouse, es Amanda Whiteclaw”.

Lo mismo está ocurriendo con las primeras fotos de Timothée Chalamet vestido de folk-rocker merodeando por el set de la próxima película de James Mangold sobre Bob Dylan. ¿Se parece realmente el novio de Internet al Dylan de los 60? ¿O es demasiado moderno y tiene cara de niño? El debate está servido. Apostaría a que en cuanto aparezcan imágenes de Jeremy Allen White como Bruce Springsteen -lo cual, sí, probablemente suceda- también habrá muchas opiniones.

La gente se interesa mucho por las biopics musicales porque se interesa mucho por la música y por las estrellas que la componen. La afición a un artista musical es tan íntima como pocas otras formas de arte. Si has vivido con alguien como Amy Winehouse o Bob Dylan en tus oídos durante décadas -o en el caso de Dylan, más de medio siglo-, quieres asegurarte de que las personas que los retratan les hacen justicia. Este es un género en el que “equivocarse” no se siente simplemente como una oportunidad perdida, sino como algo personal.

Marisa Abela interpreta a Amy Winehouse en “Back to black”, dirigida por Sam Taylor-Wood. (StudioCanal UK)

Por supuesto, ese mismo sentimiento de conexión alimenta la demanda. “Parece que al público le gusta una buena película biográfica musical, sobre todo de un artista al que adora”, afirma Paul Dergarabedian, analista de Comscore.

Pero, ¿qué hace que un biopic musical sea bueno? En el caso de las estrellas del rock y el pop, es tan fácil ver clips de la vida real que una película tiene que ofrecer algo más que lo que se puede encontrar en YouTube. Fred Goodman, autor del libro Rock on Film: The Movies That Rocked the Big Screen, afirma que se trata de captar el espíritu del tema. “Hay que poner eso en primer lugar”, afirma Goodman.

A menudo depende de una interpretación transformadora, de un actor que vaya más allá de la mera impresión y se identifique con la esencia del músico de algún modo fundamental”. Recientemente, Austin Butler hizo una interpretación de este tipo en Elvis (2022), de Baz Luhrmann, consagrándose como un actor a tener en cuenta al captar la pura lujuria que proyectaba Elvis Presley. (Puede que el estilo excesivo de Luhrmann resulte demasiado llamativo para algunos, pero no se puede negar que Elvis, con todos sus efectos visuales caleidoscópicos, da vida al fervor de lentejuelas de Presley). Otros actores que han entrado en el canon a lo largo de los años son Sissy Spacek como Loretta Lynn en Coal Miner’s Daughter (1980), Angela Bassett como Tina Turner en What’s Love Got to Do With It (1993) y Jamie Foxx como Ray Charles en Ray (2004).

Austin Butler en una escena de "Elvis" (Warner Bros. Pictures vía AP)
Austin Butler en una escena de “Elvis” (Warner Bros. Pictures vía AP) (Uncredited/)

Interpretaciones como ésta son difíciles de conseguir. Tal vez sea revelador que una película biográfica citada con frecuencia por su excelencia sea I’m Not There (2007), de Todd Haynes, que trata sobre Dylan pero utiliza seis actores de diferentes edades, géneros y razas –Christian Bale, Cate Blanchett, Marcus Carl Franklin, Richard Gere, Heath Ledger y Ben Whishaw– para interpretar personajes inventados que representan distintas versiones de Dylan. “No es una biografía directa, sino que capta la verdadera esencia de ese artista, y es una obra cinematográfica tremenda”, afirma Goodman.

Sin embargo, a veces no importa si una película biográfica es realmente “buena”, en el sentido de que sea alabada por la crítica. Las más populares suelen recibir las críticas más mordaces. Bohemian Rhapsody, el biopic de Queen de 2018 criticado negativamente que, sin embargo, ganó un Oscar para Rami Malek, recaudó más de 903 millones de dólares en taquilla. La película de este año Bob Marley: One Love terminó desafiando las críticas y expectativas mediocres, recaudando más de 177 millones de dólares en todo el mundo.

Cabe señalar que los biopics de rock pueden ser beneficiosos tanto para los estudios de cine como para las discográficas. Si los miembros de un grupo están vivos y de gira -como Queen, por ejemplo-, un biopic puede aumentar la venta de entradas. Incluso si el artista ya no existe, las películas pueden atraer a los oyentes hacia su catálogo. “Encontrar una forma de promocionar a un artista se ha convertido en parte de la ecología de la industria musical, cuando los álbumes ya no lo hacen”, afirma Goodman. “Creo que ésa es parte de la razón de su ubicuidad”. Quizá lleguemos a la cúspide de esto en 2027, cuando Sam Mendes dirija películas sobre cada uno de los cuatro Beatles.

En el peor de los casos, estas películas se prestan a la parodia, como demuestran parodias como Walk Hard: The Dewey Cox Story -que hace referencia directa a Walk the Line, protagonizada por Joaquin Phoenix en el papel de Johnny Cash– y Weird: The Al Yankovic Story, que imaginaba que el bobalicón y apacible Weird Al era en realidad una estrella del rock muy fiestera. (La película de 2022 llevó la parodia al extremo cuando Al, interpretado por Daniel Radcliffe, se enfrentó a Pablo Escobar y Madonna).

Anuncio
Rami Malek interpretando a "Freddy Mercury" en la película "Bohemian Rhapsody", que pese a las críticas tuvo una alta recaudación en taquilla.
Rami Malek interpretando a “Freddy Mercury” en la película “Bohemian Rhapsody”, que pese a las críticas tuvo una alta recaudación en taquilla.

No es de extrañar que tanto la crítica como el público rechacen las biopics que se perciben como un aprovechamiento de los músicos a los que pretenden rendir homenaje. La película Selena, estrenada en 1997, sólo dos años después de su asesinato, suscitó reacciones negativas, en parte porque su protagonista, Jennifer López, era puertorriqueña y no mexicana, y en parte porque se estrenó demasiado pronto. Desde entonces, la película ha sido acogida con entusiasmo. Es difícil imaginar que vaya a ocurrir lo mismo con Whitney Houston: I Wanna Dance with Somebody, que aterrizó en los cines con un ruido sordo a finales de 2022, recaudando sólo alrededor de 59 millones de dólares en todo el mundo. Apenas 10 años después de la muerte de Houston, la película desprendía un tufillo a “demasiado pronto”, así como la sensación de que los realizadores intentaban pasar por alto algunos de los elementos más oscuros de su vida.

Algo parecido ocurre con Back to Black, dirigida por Sam Taylor-Johnson. La vida de Winehouse fue corta y estuvo marcada por la adicción. Murió a los 27 años en 2011. Cuando estaba viva, el público vio cómo los tabloides la acosaban. El documental de Asif Kapadia Amy, de 2015, es un relato condenatorio de cómo tanto los medios de comunicación como las personas cercanas a Winehouse contribuyeron a su caída. Entonces, ¿cómo dramatizar su historia sin explotar aún más a Winehouse? La respuesta de Taylor-Johnson es suavizarla. Realizada con la participación de los herederos de Winehouse, la película replantea su historia como triste pero inspiradora, y al hacerlo, libera de culpa a quienes la perjudicaron.

La interpretación de Abela confiere a Winehouse cierta dulzura, pero le falta algo de su fuego. La Winehouse de la pantalla no puede compararse con la Winehouse de la memoria, desordenada y todo. Parece un simulacro de la artista, una imitación barata. Y eso es lo peor que puede ser una biopic.

Fuente: The Washington Post

Mundo

El dólar sigue subiendo: alcanzó su valor máximo en casi 5 meses

Publicada

el

13 de junio 2024 – 17:10

La divisa estadounidense incrementó su valor un 0,26% este jueves y mantiene su tendencia positiva en lo que va del mes.

Foto: Vecteezy

El dólar cerró en 39,279 pesos y alcanzó su valor máximo en casi 5 meses, luego de una suba diaria del 0,26% con respecto al miércoles, según la cotización del Banco Central del Uruguay (BCU), de manera que la divisa estadounidense empieza a consolidarse en la franja de los 39 pesos.

Tras la decisión de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) de mantener las tasas de interés altas por más tiempo, el billete verde acompañó esa tendencia en el mercado local y acumula una mejora de 1,26% en lo que va del mes, mientras que la apreciación del dólar es de 0,66% en comparación con el cierre de 2023.

Al alcanzar los 39,279 pesos, la divisa superó los 39,223 pesos que había marcado el 16 de abril y para alcanzar un valor superior hay que retroceder hasta comienzos de año, cuando el 18 de enero el interbancario llegó a 39,348 pesos.

En la pizarra de referencia del Banco República (BROU), el dólar billete minorista se ofreció a 38,05 pesos para la compra y 40,45 pesos para la venta. Por su parte, el valor preferencial del Dólar eBROU estuvo en 38,55 pesos para la compra y en 39,95 pesos para la venta.

La cripto Tether (USDT), de paridad 1 a 1 con el dólar, cotizó hoy en un promedio de 42,09 pesos para la compra en línea con cuenta bancaria o con tarjeta, y desde los 41,20 pesos hasta los 43, 01 pesos en el mercado peer-to-peer (P2P) de Binance.

Noticia en desarrollo…

Anuncio

Continuar leyendo

Mundo

Alerta en el sector apícola: se pierde el 30% de las colmenas cada año

Publicada

el

Uruguay pierde el 30% de sus colmenas al año, en concordancia con un fenómeno global multicausal de reducción en los nidos de abejas, el cual parece estar íntimamente ligado al aumento en la extensión de los monocultivos en todo el mundo.

De acuerdo a un informe de Telemundo, Uruguay ocupa el cuarto puesto a nivel regional en pérdida de colmenas, por detrás de Chile, Brasil y Colombia, donde el decrecimiento ronda el 55%. En Estados Unidos y la Unión Europea, se estima que desaparecen al año entre el 20% y el 40%.

Las abejas desempeñan un papel crucial en la polinización de cultivos, algo que contribuye a la producción de alimentos y al mantenimiento de la biodiversidad. No obstante, diversos factores como el cambio climático, el uso de pesticidas, la deforestación y la pérdida de hábitat están afectando gravemente a las poblaciones de estos antófilos.

Según Loreley Castelli, investigadora del Instituto de Investigaciones Biológicas Clemente Estable, la pérdida de colmenas está vinculada “principalmente a las extensiones de monocultivos”, los cuales “reducen la diversidad de polen para las abejas y general malnutrición” y que además “incrementan el uso de pesticidas”, otra de las causas, junto a “la presencia de múltiples plagas y patógenos”.

Por su parte, la investigadora Karina Antúnez, explicó que se decidió investigar “la pérdida de colmenas anual”, dividida en dos períodos de tiempo: invierno y verano. “En Europa se evalúa solamente la pérdida invernal, porque ellos estiman que es donde encuentran mayores pérdidas de colmenas”.

“En Uruguay lo que estamos viendo, al igual que en Estados Unidos, es que muchas veces las pérdidas de verano son mayores o iguales a las de invierno, por eso nos interesa monitorear la pérdida todo el año”, aclaró.

La cantidad de apicultores uruguayos decrece año tras año

Castelli agregó que la cantidad de productores apicultores se redujo en los últimos años, y que estos deben realizar cada año mayores esfuerzos para mantener el número de colmenas totales. “Eso genera un costo no solo económico, sino también en el tiempo”, puntualizó al respecto.

Para finalizar, Antúnez expresó que “no solamente estamos evidenciando que se pierden las colmenas y que esto es un problema para el sector apícola, sino que hay una gran pérdida asociada al sector agrícola”, ya que “gran parte de los productos que consumimos en nuestra vida diaria dependen o se ven favorecidos por la polinización de abejas”, concluyó.

Anuncio
Continuar leyendo

Mundo

Las exportaciones del sector ovino bajaron un 17% interanual

Publicada

el

El Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL) presentó los datos del mes de mayo donde el sector se vio golpeado por una baja en sus exportaciones de un 17% interanual y obtuvo un ingreso total de 95 millones de dólares.

El sector que más golpeado se vio fue el de la carne, con una baja del 35% en los ingresos, por un total de ventas de 32 millones de dólares. En tanto, el volumen también se vio afectado por el 34% de descenso interanual y con 8 toneladas comercializadas a Brasil y China principalmente.

La lana, también a la baja

Dentro de los rubros del sector ovino, la lana y sus subproductos perdieron un total del 3% en exportaciones y logró un ingreso total de 63 millones de dólares donde China e Italia fueron los principales mercados.

Por su parte, la lana sucia tuvo una venta de 21 millones de dólares, provocando un aumento en el ingreso del 57%. En cuanto al volumen, se vendieron un total de 7,7 millones de kilogramos, lo que representó un aumento del 97%. China e Italia fueron sus compradores más importantes

En tanto, la lana lavada también percibió un aumento del 9% en sus ingresos por un total de 10 millones de dólares. Respecto al volumen comercializado, se vendieron 4,2 millones de kilogramos, lo que arrojó una suba interanual del 78%, siendo China e India los principales mercados.

Por su parte, lo que refiere a los tops, fue la única categoría que percibió bajas y la que arrastró al total de las exportaciones con una baja del 17%, en cuanto al volumen, por un total de 5,6 millones de kilogramos. El ingreso, por su parte, representó una baja del 23% por un total de 25 millones de dólares.

Se abre un mercado en Asia

La semana pasada el Ministerio de Ganadería Agricultura y Pesca (MGAP) comunicó un acuerdo con Malasia donde podrá exportar carne ovina y vacuna.

El Instituto Nacional de la Carne (INAC) confirmó el acuerdo entre Malasia y Uruguay. “Como resultado de esta misión y el trabajo conjunto con el ministerio de Relaciones Exteriores, se concretó la re-apertura del mercado malasio para la carne bovina y ovina halal uruguaya”, confirmó.

Por otro lado, adelantaron que muy pronto llevarán a cabo las especificaciones técnicas necesarias para que las exportaciones cumplan con los requisitos de ese país donde se consume carne halal, es decir, que respeta las leyes islámicas sobre cómo se produce y procesa el producto.

Anuncio

“En los próximos días, los servicios técnicos acordarán los detalles sanitarios y religiosos necesarios para el inicio de la corriente comercial”, aseguró el comunicado.

La visita al país asiático estuvo compuesta por el ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Fernando Mattos, el presidente de INAC, Conrado Ferber, y el gerente de Acceso a Mercados de INAC, Álvaro Pereira.

Continuar leyendo

+Vistas