Noticias de Bariloche
Inicio » Actualidad » Protocolos de atención en caso de muertes gestacionales y perinatales

Protocolos de atención en caso de muertes gestacionales y perinatales

Tras cumplirse los primeros cinco años de Alas de Amor, y antes de que llegue el 15 de octubre, Día Internacional de la Concientización y Conmemoración de las Pérdidas Gestacionales y de la Infancia Temprana, fecha en que está prevista la inauguración de la plaza con el nombre de la asociación –frente a la estación de servicio del barrio Las Victorias–, desde la entidad se destacó la existencia de un proyecto de modificación de la ley 25.929 (de parto respetado), para incluir en la normativa a los protocolos de atención en caso de muertes gestacionales y perinatales, con el impulso del senador chaqueño Antonio Rodas.

Una de las fundadoras de la agrupación, Adriana Chieyssal, remarcó que se busca “que todas las familias, sin importar el tiempo de embarazo, puedan tener el derecho a ver a su hijo, a llevarse el cuerpito si así lo quieren, que sea respetado el momento…”.

Lee también: “Un hijo es para toda la vida”

“La ley actual habla del respeto hacia la mujer cuando va a parir y al bebé que nace, así como que se lo dejen ver enseguida, pero nunca se dice qué pasaría si en el parto el hijo nace muerto o con pronóstico de una muerte cercana”, apuntó.

En ese sentido, el proyecto S-755/2021 pretende incorporar en la normativa que los padres “de la persona fallecida intrauterinamente” deben “recibir trato y contención adecuados con comprensión del posible impacto de la noticia, sin importar el tiempo de gestación o peso del bebé”, así como “información clara y sencilla sobre las diferentes opciones para realizar el proceso de duelo gestacional, ya sea despidiéndose en una sala adecuada, realizando algún ritual conforme a sus necesidades afectivas y espirituales, accediendo a contención psicológica dentro del nosocomio o vía derivación, u otras que resultaren pertinentes”.

Además, el texto indica que, en caso de embarazos con pronostico no compatible con la vida, “se sugiere poder elaborar un plan de parto o seguir todos los procedimientos que se haría en un parto con un bebé que nace sano”, con la intención de “poder sacar provecho al tiempo que este bebé esté con vida, así sean minutos”.

También se habla de “recibir acompañamiento en todo el proceso con un profesional de salud que sea idóneo para la contención y el tratamiento de estos casos”.

En la misma línea, se expresa que “los profesionales intervinientes procedan con respeto y naturalidad durante el parto permitiendo ver al bebé fallecido intrauterinamente, salvo que expresen su voluntad en contrario”.

Asimismo, se habla de la posibilidad de “solicitar tener contacto físico con el bebé fallecido intrauterinamente cuando sea viable técnicamente, para lo cual los profesionales involucrados deben poseer las herramientas de intervención necesaria y adecuada a la situación”, apuntando que en el procedimiento “se garantice que no habrá discriminación ni condicionamientos basados en opiniones personales de los profesionales intervinientes, respetando y priorizando el deseo de los padres”.

Otro punto refiere a la disposición “de un ambiente adecuado lejos de la sala de maternidad antes y después del ingreso a la intervención de parto”, y se detalla la necesidad de “contar con un tiempo a solas con el bebé fallecido intrauterinamente”.

Se remarca que se tendrá derecho “a requerir, siempre que fuese viable técnicamente: los restos del bebé fallecido intrauterinamente y la consecución de los procedimientos habituales como toma de huella plantar y pulsera identificatoria”.

A todo eso se suma que exista una “comunicación clara y adecuada sobre las opciones de lactancia, incluyendo la posible donación a bancos de leche, cuyo listado debe proveerse a requerimiento de parte, y siempre que le signifique un alivio ante el dolor de la pérdida”.

Y se añade la necesidad de una “comunicación clara, al momento de ser consultados sobre la autorización para realización de biopsia a su bebé fallecido intrauterinamente, explicando los beneficios de conocer la causa del deceso”.

“Esta decisión puede llevar un tiempo por lo que debe brindarse el espacio adecuado para la toma de decisión sin presiones”, aclara el proyecto, que agrega que debe procurarse explicar “los tiempos de demora en caso de aceptar realizar una biopsia, ya que esto no le permite disponer de manera inmediata del cuerpo del bebé fallecido intrauterinamente”.

El texto también refiere a cómo proceder tras el alta médica. En ese sentido, se habla de que exista información sobre profesionales y grupos de ayuda a los que se pueda recurrir.

A su vez, se menciona el derecho “a ser tratados en su condición de padres, salvo voluntad en contrario.”

De esta manera, se expone que “los centros de salud públicos y privados que dispongan de maternidades facilitarán la participación de grupos de apoyo especializados en duelo gestacional y perinatal dentro de sus instalaciones”.

En su presentación, el senador Rodas aclara que el proyecto fue realizado junto a Alas de Amor, y también con una asociación similar de Santa Fe llamada Luz de Cielo.

“Para las familias que pasan por la muerte de su hijo durante la gestación, la muerte perinatal puede describirse como ‘abrazar la muerte cuando se espera la vida’, una de las peores pérdidas que puede sufrir el ser humano. Son muertes imprevistas, las más difíciles de encajar; es la pérdida del futuro planeado. Un hecho para el que ninguna familia está preparada y que suscita mucha incertidumbre al personal sanitario acerca de cómo actuar, qué decir o qué hacer”, reflexiona el senador en su proyecto.

Categorías

Hora actual en
San Carlos de Bariloche, Argentina