Connect with us

Lifestyle

Qué es la reserva cognitiva y cómo activarla para proteger al cerebro del envejecimiento

Publicada

el

El envejecimiento cerebral impacta en las neuronas, pero una alta reserva cognitiva puede retrasar el deterioro asociado, dicen los expertos – (Imagen Ilustrativa Infobae)

El cerebro, como todos los órganos del cuerpo, también acusa el paso de los años; el envejecimiento repercute en las neuronas y esto tiene sus consecuencias en la memoria, la concentración y en la aparición de enfermedades. Sin embargo, dicen los expertos, existe una gran aliada para contrarrestar esos efectos: la reserva cognitiva.

Esta es capaz de retrasar el posible deterioro cognitivo que puede aparecer con los años, promover una red neuronal más resistente y está en nuestras manos su desarrollo y entrenamiento.

Pero, ¿a qué se llama reserva cognitiva? El doctor Claudio G. Waisburg (MN 98128), neurocientífico, speaker y director del Instituto SOMA, explicó a Infobae que es “la capacidad del cerebro para resistir daños y mantener un funcionamiento normal a pesar de las lesiones o cambios patológicos. Este concepto explica por qué algunas personas pueden tolerar mejor que otras los efectos del envejecimiento o enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer”.

El experto señaló que la reserva cognitiva se desarrolla a lo largo de toda la vida y destacó que es fundamental hacerlo desde la infancia, “a través de la educación, las experiencias laborales, el aprendizaje continuo y actividades cognitivamente estimulantes”.

(Imagen Ilustrativa Infobae)
Expertos destacan la importancia de mantener el cerebro activo desde la infancia para contrarrestar los efectos del envejecimiento y las enfermedades neurodegenerativas – (Imagen Ilustrativa Infobae)

Por su parte, el doctor Marcos C. Fernández Suárez (MN 121849), médico neurólogo, especialista en enfermedad de Alzheimer, investigador en ensayos clínicos del Equipo de Neuropsiquiatría del Centro de Investigaciones Metabólicas (CINME), explicó a Infobae: “La reserva cognitiva es un mecanismo a través del cual los individuos están protegidos contra el deterioro cognitivo clínicamente significativo incluso en presencia de neuropatología (es decir de daño en el tejido cerebral)”.

Dijo el doctor que hace décadas que se ha observado que personas con mayor daño cerebral en los estudios neurológicos, en ocasiones, funcionan igual o mejor que otras con menor daño. “Esto abrió la especulación de que existirían factores socio-comportamentales como la educación y ocupaciones intelectualmente estimulantes, entre otras diversas actividades, que promoverían la construcción de redes neuronales más resilientes. Esta hipótesis que ahora tiene más de 40 años ha sido demostrada en gran medida”, afirmó el experto.

Y añadió: “A mayor reserva cognitiva, mayor capacidad de resistir al daño, incluyendo el provocado por la enfermedad de Alzheimer o la edad. Estudios sistemáticos y metaanálisis demostraron que las personas con mayor reserva cognitiva pueden reducir la aparición de deterioro cognitivo o la progresión de la demencia hasta en un 47%. Vale la pena aclarar que no existe suplemento natural o fármaco que haya demostrado semejante desempeño”, resaltó el médico.

Reserva cognitiva y el estudio de las monjas

Una religiosa vestida con su hábito tradicional, se encuentra de rodillas en un banco de iglesia, sumida en una oración silenciosa. La fotografía ilustra la serenidad y profundidad de la práctica espiritual dentro del catolicismo, destacando la conexión personal con lo divino en un espacio de culto. (Imagen ilustrativa Infobae)
La investigación del Estudio de las Monjas muestra que niveles educativos altos y actividades intelectuales constantes resultan en menor deterioro cognitivo y mayor esperanza de vida, incluso en presencia de lesiones cerebrales típicas del Alzheimer (Imagen ilustrativa Infobae)

Según cuenta la Fundación Alzheimer Catalunya en el año 1986 David Snowdon, epidemiólogo y profesor de neurología de la Universidad de Kentucky, realizó un estudio en un convento de monjas de clausura para investigar cuál era la relación entre el envejecimiento y el Alzheimer. En el conocido “Estudio de las monjas” o Nun Study, participaron casi 700 religiosas, a quienes se le hicieron pruebas cognitivas y de memoria cada año. Demostraron que aquellas con un nivel educativo más alto y que habían estado más activas mental y físicamente, tenían una mayor esperanza de vida y un menor deterioro cognitivo.

“La Hermana Mary, el estándar de oro para el Estudio de las Monjas, fue una mujer notable que tuvo un alto resultado en las pruebas cognitivas antes de su muerte a los 101 años de edad. Lo que es más notable es que mantuvo ese nivel alto a pesar de tener abundantes ovillos neurofibrilares y placas seniles, las lesiones clásicas de la enfermedad de Alzheimer”, describió el doctor Snowdon luego de estudiar su cerebro luego de su muerte, en una publicación de la Sociedad Gerontológica de Estados Unidos.

“Además, a través de unos escritos que las monjas habían hecho antes de entrar al convento, se vio cómo las que habían realizado relatos más ricos en contenido y lenguaje tenían menos posibilidad de sufrir una enfermedad neurodegenerativa como el Alzheimer”, explica la fundación. Así, el estudio demostró cómo ciertos hábitos de vida tenían una relación directa en el desarrollo del deterioro cognitivo.

Anuncio
brain, neuronas, memory, enfermedades, neurología, medicina, salud, médicos - (Imagen Ilustrativa Infobae)
La reserva cognitiva permite al cerebro resistir daños y mantener un funcionamiento normal a pesar de lesiones o cambios patológicos, según especialistas en neurociencia – (Imagen Ilustrativa Infobae)

De acuerdo a la escuela de Medicina de Harvard, desde entonces las investigaciones han demostrado que “las personas con mayor reserva cognitiva son más capaces de evitar los síntomas de cambios cerebrales degenerativos asociados con la demencia u otras enfermedades cerebrales, como Parkinson, la esclerosis múltiple o un derrame cerebral. Una reserva cognitiva más sólida también puede ayudar a funcionar mejor durante más tiempo si se está expuesto a acontecimientos inesperados de la vida, como estrés, cirugía o toxinas en el medio ambiente”, afirma la entidad.

Los tres beneficios de entrenar la reserva cognitiva

La acumulación de la experiencia educativa o académica y la estimulación de las capacidades mentales a lo largo de la vida de una persona se refleja en la reserva cognitiva. Esta es como un capital mental que, cuanto mayor sea, más ayudará a compensar los efectos del envejecimiento. Y esta reserva se puede entrenar toda la vida.

Waisburg explicó: “Hay más plasticidad cerebral en un recién nacido que en un anciano, pero la persona mayor tiene la misma capacidad no sólo de modificar la corteza, sino también de mantenerla. En ese sentido, el cerebro funciona como un músculo que, si no lo usás, se achica. La gimnasia cerebral debe darse en todas las edades. Cuando una persona se retira de su trabajo, se jubila y realiza menos desafíos mentales, contribuye a la pérdida de sustancia cortical, a una atrofia. Por eso, hay que mantener el cerebro en forma y este aprende con motivación”.

Vista macro de una neurona, múltiples redes y conexiones - Imagen Ilustrativa Infobae
Las personas con mayor reserva cognitiva son más capaces de evitar los síntomas de cambios cerebrales degenerativos asociados con la demencia u otras enfermedades cerebrales, como Parkinson, la esclerosis múltiple o un derrame cerebral – (Imagen Ilustrativa Infobae)

Según Waisburg, entrenar la reserva cognitiva es muy importante debido a tres beneficios principales:

  1. Retrasa el deterioro cognitivo: “Una mayor reserva cognitiva puede retrasar la aparición de síntomas clínicos de demencia y otros trastornos neurodegenerativos. Esto significa que las personas con una alta reserva cognitiva pueden mantener su independencia y calidad de vida por más tiempo”, afirmó el neurocientífico.
  2. Compensa mejor los daños cerebrales: “La reserva cognitiva ayuda al cerebro a compensar lesiones o daños al utilizar redes neuronales alternativas o estrategias más eficientes para procesar información”, señaló.
  3. Mejora la resiliencia cerebral (neuroresiliencia): “Un cerebro con mayor reserva cognitiva es más resistente a los efectos del envejecimiento y puede mantener un funcionamiento adecuado a pesar de los cambios fisiológicos que ocurren con el tiempo”, dijo Waisburg.

Cómo fortalecer la reserva cognitiva

Impresionante representación visual de una cabeza humana con intrincadas conexiones neuronales, ilustrando el mundo de la neurociencia y la investigación cerebral. Avances tecnológicos desvelan secretos del cerebro y la salud mental. (Imagen ilustrativa Infobae)
La reserva cognitiva se puede fortalecer a través de la educación continua, actividades cognitivas desafiantes y una vida social activa, señalan los expertos (Imagen ilustrativa Infobae)

El doctor Fernández Suárez señaló que no existe una “receta” específica para desarrollarla, pero que “el nivel educativo (los años de estudio), los trabajos más calificados y complejos en la vida, actividades de ocio (incluyendo interacciones con amigos y familiares) y el manejo de distintos idiomas, son factores relacionados con una mayor reserva cognitiva”.

De acuerdo al doctor Waisburg, hay varias estrategias que permiten aumentar la reserva cognitiva. Estas son sus recomendaciones:

  • Educación continua: participar en actividades educativas, como cursos, talleres y clases, incluso en la adultez. Leer libros, artículos y otros materiales que desafíen el pensamiento.
  • Realizar actividades cognitivamente estimulantes y desafiantes: resolver crucigramas, sudokus, rompecabezas y juegos de estrategia.
Imagen de escritores y escritoras sonrientes, compartiendo y recomendando libros en un encuentro literario. Un momento lleno de pasión por la lectura, escritura, cultura y el fascinante mundo de los libros. (Imagen Ilustrativa Infobae)
Actividades como la lectura, resolver crucigramas, aprender un nuevo idioma o tocar un instrumento musical pueden incrementar la reserva cognitiva y proteger el cerebro (Imagen Ilustrativa Infobae)
  • Proponerse desafíos intelectuales: involucrarse en proyectos que requieran planificación, análisis y resolución de problemas.
  • Participar en actividades que requieran atención y memoria, como aprender una nueva habilidad profesional, un nuevo idioma o tocar un instrumento musical.
  • Realizar actividades creativas como la pintura, la escritura o la artesanía.
  • Tener una vida social activa: “Mantener relaciones sociales y participar en actividades comunitarias es clave en el bienestar, felicidad y estímulo de la cognición social”, destacó Waiburg.
  • Conversar y debatir con amigos y familiares sobre temas diversos.
Pareja de ancianos activos disfrutando de una sesión de trote en un entorno verde y natural, evidenciando su compromiso con un estilo de vida saludable y la actividad física regular. Su elección de correr como parte de su rutina diaria subraya la conexión entre el bienestar físico y la longevidad, resaltando la importancia de mantenerse en forma y cuidarse mutuamente en la tercera edad. (Imagen ilustrativa Infobae)
El ejercicio físico regular mejora la salud cerebral al promover la circulación sanguínea y reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares que afectan la función cognitiva (Imagen ilustrativa Infobae)
  • Practicar ejercicio físico de forma regular: “Promueve la salud cerebral al mejorar la circulación sanguínea, liberación de endorfinas y reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares, que pueden afectar la función cognitiva”, señaló el neurocientífico. Por su parte, Fernández Suárez recomendó “realizar ejercicio aeróbico frecuente, (por ejemplo caminar al menos 30 minutos por día, 5 días a la semana a buen ritmo), porque ha demostrado mejorar el funcionamiento cognitivo y prevenir el deterioro futuro”. Otras actividades como nadar, yoga, meditación , respiración y tai chi también son beneficiosas.
  • Practicar juegos: “Incluso los videojuegos, que involucran estrategia y planificación, han demostrado que pueden mejorar el funcionamiento en tareas de la vida diaria que requieren organización”, expresó Fernández Suárez.
Fotografía de una mesa con alimentos representativos de la dieta mediterránea, incluyendo vegetales, huevos, frutas y aceite de oliva. Una elección nutricional que destaca por su sabor y beneficios para la salud. (Imagen ilustrativa Infobae)
Una dieta como la mediterránea, rica en frutas, verduras y ácidos grasos omega-3, es crucial para prevenir el deterioro cognitivo (Imagen ilustrativa Infobae)
  • Evitar el consumo excesivo de alcohol y no fumar. “No hay que olvidar que el descontrol en la presión arterial, glucemia y colesterol, el consumo de tabaco y alcohol, los cuales son factores de riesgo modificables, sin duda impactan negativamente en el funcionamiento cognitivo y en la progresión de la enfermedad de Alzheimer”, detalló Fernández Suárez.
  • Dormir lo suficiente y gestionar el estrés a través de técnicas de relajación y meditación.
  • Mantener una dieta equilibrada. Según el doctor Fernández Suárez, la alimentación es esencial para prevenir el deterioro cognitivo. “Hasta el momento la dieta mediterránea, que involucra alimentos ricos en aceites esenciales (omega 3) como pescados, nueces, almendras, avellanas y aceite de oliva; cereales no refinados, abundantes frutas, verduras y legumbres, carnes blancas y evitando alimentos ultraprocesados, constituye una herramienta fundamental y es motivo de intensa investigación. En cierto punto se trata de volver a la alimentación que ancestralmente practicamos”.

Y agregó una última aclaración: “Vale destacar que el cuerpo humano con frecuencia es capaz de soportar mucho daño antes de demostrar un mal funcionamiento, pero una vez el mismo se manifiesta, el deterioro posterior puede ser acelerado y severo, en pocos años. Por lo tanto, aunque nunca es tarde para mejorar los hábitos, las conductas saludables y los exámenes preventivos tienen mayor impacto cuanto más temprano se inician”.

Lifestyle

Emigrar: cómo saber si mi apellido tiene descendencia italiana y me sirve para tramitar la ciudadanía

Publicada

el

13 de junio 2024 – 16:30

Si tenés la sospecha de tener apellido italiano y no lo sabés, así podés averiguarlo.

Ante un contexto adverso en el país, muchas personas (sobre todo jóvenes) iniciaron trámites para obtener la ciudadanía de algún país europeo. Con la gran cantidad de argentinos con descendencia italiana que existe, agregado a las ganas que tienen algunos de emigrar, sin importar el motivo, Italia se presenta como una gran opción en el viejo continente.

Tener la ciudadanía italiana no solo te permite quedarte de manera permanente en ese país, sino que también te da la posibilidad de moverte libremente por una gran cantidad de países de Europa. Ahora: ¿Cómo podés saber si tu apellido proviene de Italia? ¿Te sirve para la ciudadanía?

¿Cómo saber si mi apellido es italiano?

Para averiguar si tu apellido es de origen italiano, se puede usar una herramienta online como Cognomix. La plataforma te permite obtener información detallada sobre apellidos italianos y explorar su distribución geográfica en Italia, lo cual puede ayudarte a determinar el origen de tu apellido. Además, podés analizar su estructura lingüística y compararlo con apellidos italianos conocidos.

Otras acciones recomendadas son:

  • Consulta familiar: Hablá con familiares mayores sobre la historia y el origen de tu apellido. Las historias familiares y la tradición oral pueden ofrecerte pistas valiosas.

  • Revisión de documentos: Examiná documentos antiguos de la familia, como certificados de nacimiento, matrimonio y defunción.

  • Árbol genealógico: Utiliza recursos en línea, registros parroquiales y archivos civiles para rastrear la historia de tu familia.

  • Recursos en línea: Buscá en sitios web especializados en la historia de los apellidos.

  • Consulta con expertos: Si necesitas más ayuda, busca la asesoría de genealogistas o investigadores especializados en apellidos italianos. Estos expertos pueden proporcionarte información detallada sobre la etimología y la distribución geográfica de tu apellido.

¿Cómo saber si puedo obtener la ciudadanía italiana con mi apellido?

Tener un apellido de origen italiano puede ser un indicio de tu elegibilidad para solicitar la ciudadanía italiana, aunque esto no asegura automáticamente el derecho a obtenerla. Si encontrás que tenés antepasados italianos, deberás presentar los documentos pertinentes, además de poder cumplir con una serie de requisitos necesarios para poder obtener la ciudadanía. Entre los documentos esenciales están las actas de nacimiento, matrimonio y defunción.

Después de haber recolectado todos los documentos necesarios y estar seguro de cumplir con los requisitos, puedes proceder a presentar tu solicitud de ciudadanía italiana. Las autoridades italianas revisarán tu solicitud y, de ser aprobada, recibirás la ciudadanía italiana.

Anuncio

Continuar leyendo

Lifestyle

6 trucos de limpieza para sacar las manchas de chocolate de tu ropa

Publicada

el

12 de junio 2024 – 20:00

En esta época del año el chocolate es un fiel compañero y excelente postre. Con estos consejos, no vas a tener que preocuparte por sus manchas.

El chocolate es uno de los manjares las dulces para comer. Muy popular como postre, también puede ser un snack en el medio del día o un permitido de fin de semana. Además, la opción de cacao puro tiene propiedades antioxidantes y es muy sano para el corazón y el cerebro.

Sin embargo, nada es perfecto. Las manchas de chocolate pueden ser muy tediosas de limpiar, sobre todo si el material afectado es una remera o cualquier tipo de tela. si te pasó que se te mancho un mantel, el sillón o tu remera favorita, acá te dejamos los mejores trucos de limpieza para sacar los manchones.

Camisa mancha cafe

Cómo limpiar el chocolate de tu ropa

El mejor método para quitar las manchas de chocolate es aplicar una solución de agua y amoníaco sobre la mancha hasta que desaparezca. Al ser una mezcla de cacao, azúcar y leche, la marca suele asemejarse a la de aceite, por lo que este tipo de detergentes fuertes puede ser una buena opción. Sin embargo, cada tela tiene sus requerimientos y cuidados:

Tejidos de algodón

Si una remera o pantalón de algodón tiene una mancha de chocolate, lo mejor es que la limpies con detergente. Primero, retirá el exceso de cacao de la prenda con una servilleta. Después, aplicá un detergente líquido suave sobre la mancha y humedecela con agua fría. A continuación, frotá suavemente hasta que la mancha se disipe. Por último, introducí la prenda en el lavarropa y lavala como de costumbre.

Ropa blanca

Si la mancha de chocolate se encuentra en ropa blanca es importantísimo que la limpies con cuidado para evitar extender o fijar la mancha. Si se trata de una tela muy delicada, hay dos trucos que te pueden ayudar si el detergente líquido no es suficiente:

Anuncio
  • Agua gasificada: Lo único que hay que hacer es tirar agua gasificada sobre la mancha, dejar reposar unos 20 minutos y luego limpiar la mancha con suavidad con un paño limpio.
  • Jugo de limón: Frotar la mancha con un poco de jugo de limón antes de meter la prenda al lavarropa.

Muebles y alfombras

Si la mancha de chocolate está en la alfombra u otro tejido que no se pueda meter en el lavarropa te recomendamos que pongas en práctica estos pasos:

  1. Mezclá agua caliente y un detergente líquido en un recipiente. Batí la mezcla hasta crear una espuma blanca.
  2. Frotá la mancha de chocolate con esa espuma y una esponja limpia. También se puede utilizar una mezcla de amoníaco y agua.
  3. Aplicá la mezcla con un paño limpio y ligeramente húmedo.
  4. Cuando la mancha haya desaparecido es importante que seques la parte humedecida del mueble: bien aplicando calor con un secador; o, exponiendo el mueble al sol.

Continuar leyendo

Lifestyle

La carrera corta poco conocida que dura 3 años y tiene rápida salida laboral en el campo de la medicina

Publicada

el

12 de junio 2024 – 15:00

Si te interesa la medicina pero no querés pasar mas de tres años estudiando, esta carrera corta de la UBA es para vos.

La Universidad de Buenos Aires (UBA) se encuentra dentro de los centros educativos mas prestigios del mundo, y el más reconocido en Latinoamérica. Gracias a su gran oferta académica y la apertura a cualquier persona que desee estudiar allí, recibe anualmente millones de estudiantes.

Dentro de las facultades y otros centros externos, se dictan cursos y carreras cortas orientadas a las carreras de grado. Esta alternativa es altamente popular hoy en día, ya que le da la oportunidad de estudiar y profesionalizarse a quienes quizás no cuenta con el tiempo para pasar tantos años estudiantes, además de facilitar la inserción en el mercado laboral.

La Facultad de Medicina está repleta de este tipo de carreras, entre ellas Medicina Nuclear, con una duración aproximada de tres años.

Salud medicina.jpg

Qué hacen los técnicos en Medicina Nuclear

Son profesionales de la salud capaces para realizar, bajo supervisión del médico, procedimientos diagnósticos y terapéuticos en pacientes mediante la utilización de radiofármacos cumpliendo normativas de calidad, protección radiológica y seguridad.

Tecnicatura Universitaria en Medicina Nuclear de la UBA: el plan de estudios

  • CBC: Trabajo y Sociedad, Biología e introducción a la biología celular, Química.
  • Primer año: Matemática, Física aplicada, Radiofísica, Anatomía, Comunicación,
  • Instrumentación en Medicina Nuclear, Dosimetría y protección radiológica I, Laboratorio de fuentes abiertas, Dosimetría y protección radiológica II, Fisiología, Bioestadística
  • Segundo año: Radiofarmacia y Radiofarmacología, Instrumentación y Proced. Tecnológicos, Fisiopatología, Primeros auxilios, Organización y gestión en el ámbito laboral, Procedimientos en Medicina Nuclear I, Práctica Social Educativa, Elementos de Salud Pública
  • Tercer año: Procedimientos en Medicina Nuclear II y Práctica Profesional

Antes del segundo año se deberá cursar y aprobar Ingles.

Anuncio

Continuar leyendo

+Vistas