Noticias de Bariloche
Inicio » Nacionales » +Noticias » Tenemos que hablar de la geoingeniería

Tenemos que hablar de la geoingeniería

Tenemos que hablar de la geoingeniería (EFE/Eliseo Trigo) (Eliseo Trigo/)

Hace 20 años trabajé brevemente en la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés) para un programa que parecía difícil de discutir: distribuimos fondos para ayudar a los países a adaptarse al cambio climático.

Sin embargo, nos enfrentamos a cierta resistencia, no solo por parte de los negacionistas del cambio climático, sino también de algunos activistas del clima. Consideraban que si la gente y los gobiernos llegaban a creer que podíamos adaptarnos cómodamente al calentamiento global, no trabajaríamos para evitarlo, es decir, que el desarrollo de la resiliencia podría convertirse en un riesgo moral.

En 2021 nos enfrentamos a una situación similar en lo que respecta a las propuestas de “geoingeniería”, es decir, de cambiar el planeta de forma intencionada, de manera que se contrarresten, al menos temporalmente, los efectos del cambio climático. Hay reticencia a probar estas ideas, no sea que se adopten como una alternativa a la reducción de las emisiones de carbono.

Sin embargo, necesitamos un debate global sobre la geoingeniería, ya que podría ayudar a mejorar algunos de los efectos del cambio climático, y porque es muy arriesgada. Los más afectados por el cambio climático quedarán al margen de la toma de decisiones en torno a la geoingeniería si no actuamos rápidamente.

Tratar los síntomas, tratar la enfermedad

La situación climática se ha vuelto más grave. Incluso si los países cumplen sus compromisos actuales en el marco del Acuerdo de París, es probable que se produzca un calentamiento de más de 2 grados centígrados, un nivel que se prevé catastrófico para la civilización humana. Por eso los expertos piden a los líderes mundiales que fijen objetivos más ambiciosos de reducción de las emisiones de carbono, ya sea en la cumbre virtual realizada el mes pasado por el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, o en la cumbre mundial sobre el clima prevista para noviembre (COP26).

Los intentos deliberados de geoingeniería pueden parecer tentadores para reducir algunos de los impactos del cambio climático que ya estamos viendo: el declive de los ecosistemas vitales, los conflictos y las migraciones inducidas por el clima, así como el aumento de los fenómenos meteorológicos extremos.

Uno de los enfoques para analizar esta tecnología consiste en intentar extraer más carbono de la atmósfera. Pero los esfuerzos tecnológicos para hacerlo son demasiado caros. Plantar muchos más árboles también podría ayudar, pero aunque la cubierta forestal mundial está aumentando, no lo hace a la escala necesaria. Y estamos perdiendo selvas tropicales y otros ecosistemas que son los más eficaces para almacenar el carbono.

El otro enfoque principal de la geoingeniería es bloquear un pequeño porcentaje de la radiación solar que llega a la Tierra. El modo más factible es bombear muchos aerosoles u otras pequeñas partículas a la atmósfera. La idea es esencialmente imitar los efectos de las erupciones volcánicas como la del Monte Pinatubo en junio de 1991, que redujo efectivamente la temperatura media mundial en unos 0,6 grados Celsius durante los 15 meses después, aproximadamente.

Aunque es una idea convincente, es un enfoque que trata uno de los principales síntomas de la crisis climática en lugar de la proverbial enfermedad. Los efectos serían efímeros, ya que los aerosoles atmosféricos tendrían que reponerse continuamente, y no serviría para reducir la acumulación de gases de efecto invernadero en la atmósfera, ni para tratar algunos impactos importantes como la acidificación de los océanos.

También es arriesgado. Amortiguar la radiación solar probablemente reduciría la producción agrícola en algunas regiones y podría alterar el régimen de lluvias. Lo que más asusta son los posibles impactos desconocidos. La historia de la intervención humana en la biosfera no es buena.

Además, ¿cómo decidimos quién puede o debe tomar esas medidas? Es concebible que los gobiernos, las empresas privadas o incluso los individuos decidan por sí mismos que los impactos del cambio climático son tan graves que tienen que adoptar un enfoque de geoingeniería para contrarrestarlos, o llevarlo a cabo como una alternativa a la reducción del consumo de combustibles fósiles.

Dado el riesgo de que se produzcan acciones unilaterales, debemos mantener un debate abierto y global sobre la geoingeniería en los medios de comunicación y otros canales públicos. Tenemos que debatir sobre estas ideas, fomentando una mayor información sobre ellas a todos los niveles.

Durante la última década, mi organización ha ayudado a traer a cientos de periodistas de países que están muy afectados por el cambio climático, como Bangladesh o Samoa, pero que, debido a su tamaño o poder económico, quedan en gran medida al margen de las negociaciones de alto nivel sobre el clima. A veces, los periodistas de nuestra organización han sido los únicos representantes de los medios de comunicación de sus países presentes en las cumbres climáticas mundiales.

En última instancia, para llegar a un acuerdo global sobre cuándo y si las tácticas de geoingeniería están justificadas, necesitamos implicar a los más afectados, no solo a los que tienen poder para actuar. Más argumentos científicos, en todo el mundo, es una forma de garantizar que se escuchen más voces.

La prevención versus la cura

Si la geoingeniería suena como algo sacado de la ciencia ficción, bueno, la única institución que parece no tiene ningún reparo en especular públicamente sobre ella es Hollywood. Los geoingenieros podrían ser los villanos actuales, ya sea porque intenten lograr sus objetivos reduciendo la población humana o reduciendo las temperaturas globales, con resultados desastrosos.

Hay que tener cuidado. Algunas formas de captura de carbono tendrían aparentemente pocos opositores si fueran asequibles y viables. Pero la mayoría de los esfuerzos de geoingeniería conllevan un riesgo considerable y es probable que se consideren un último recurso.

Esta es una razón más que atendible para mantener un debate público y enérgico al respecto. Como hemos comprobado con los esfuerzos para informar a la gente sobre la adaptación al cambio climático, la concientización de la población sobre la geoingeniería tiene otra ventaja: puede ayudar a que la gente se dé cuenta de que, tanto si se trata de una enfermedad como del cambio climático, la prevención es más valiosa que la cura.

SEGUIR LEYENDO:

Hay 55 países en crisis alimentaria: así creció el hambre por las guerras, la pandemia de coronavirus y el cambio climático

Antony Blinken elogió a la Argentina por sus “audaces promesas” para combatir el cambio climático

Descubren que el cambio climático está cambiando el eje sobre el que gira la Tierra

Categorías

Hora actual en
San Carlos de Bariloche, Argentina