Conéctate con nosotros

Mundo

Ucrania afirmó que el ejército ruso sólo logra resultados marginales en Bakhmut, pero que aún no consigue tomar la ciudad

Publicada

el

FOTO DE ARCHIVO. Una vista general muestra un edificio dañado por un ataque militar ruso en la ciudad de Bajmut, en la región de Donetsk, Ucrania, el 27 de febrero de 2023. REUTERS/Alex Babenko (STRINGER/)

Las tropas rusas logran resultados marginales en la batalla por Bakhmut, pero no consiguen tomar la ciudad, aseguró hoy la viceministra de Defensa ucraniana, Hanna Malyar.

El ejército ruso “concentra sus mayores esfuerzos en establecer el control sobre Bakhmut, intenta avanzar hacia el centro de la ciudad, en algunas zonas tiene progresos menores variables. Pero no logra tomar la urbe. Continúan los intensos combates alrededor y en la misma ciudad”, precisó en un mensaje en Telegram.

Agregó que la situación en el este en las zonas de la operación defensiva sigue siendo bastante complicada.

“El agresor está llevando a cabo importantes ofensivas simultáneamente en cuatro direcciones, a saber: Lyman, Bakhmut, Maryinka y Avdiivka. Predominantemente sin éxito”, indicó.

Un tanque es remolcado por una carretera, durante la invasión rusa de Ucrania, cerca de la bombardeada ciudad ucraniana oriental de Bajmut, en la región oriental de Donetsk, Ucrania, 29 de marzo de 2023. REUTERS/Violeta Santos Moura
Un tanque es remolcado por una carretera, durante la invasión rusa de Ucrania, cerca de la bombardeada ciudad ucraniana oriental de Bajmut, en la región oriental de Donetsk, Ucrania, 29 de marzo de 2023. REUTERS/Violeta Santos Moura (VIOLETA SANTOS MOURA/)

Añadió que “el enemigo también está llevando a cabo operaciones ofensivas en la zona de Avdiivka para rodear la ciudad y bloquear las rutas de suministro” y que “además, continúan los combates en Bilohorivka y en Maryinka”.

Según los analistas del Instituto estadounidense para el Estudio de la Guerra (ISW), las fuerzas ucranianas han recuperado sus posiciones alrededor de Bakhmut, en la región de Donetsk. Sin embargo, las tropas rusas han logrado algunos avances en la propia ciudad.

El presidente de Ucrania, Volodimir Zelensky, advirtió esta semana que, a menos que su nación gane una batalla prolongada en una ciudad clave del este, Rusia podría comenzar a generar apoyo internacional para un acuerdo que podría requerir que Ucrania haga compromisos inaceptables. También invitó al líder de China, aliado durante mucho tiempo con Rusia, a visitarlo.

Si Bakhmut cayera ante las fuerzas rusas, su presidente, Vladimir Putin, “vendería esta victoria a Occidente, a su sociedad, a China, a Irán”, dijo Zelensky en una entrevista exclusiva con The Associated Press.

“Si siente algo de sangre, huele que somos débiles, empujará, empujará, empujará”, dijo Zelensky en inglés, que usó durante prácticamente toda la entrevista.

El líder habló con AP a bordo de un tren que lo llevó a través de Ucrania, a ciudades cercanas a algunos de los combates más feroces y a otras donde las fuerzas de su país han repelido con éxito la invasión de Rusia.

Anuncio

Desde entonces, Ucrania, respaldada por gran parte de Occidente, ha sorprendido al mundo con la fuerza de su resistencia contra el ejército ruso, más grande y mejor equipado. Las fuerzas ucranianas han mantenido su capital, Kiev, y han hecho retroceder a Rusia de otras áreas estratégicamente importantes.

Pero a medida que la guerra entra en su segundo año, Zelensky se encuentra enfocado en mantener alta la motivación tanto en su ejército como en la población ucraniana en general, particularmente los millones que han huido al extranjero y aquellos que viven en relativa comodidad y seguridad lejos de las líneas del frente.

Zelensky también es muy consciente de que el éxito de su país se debe en gran parte a las oleadas de apoyo militar internacional, en particular de Estados Unidos y Europa occidental. Pero algunos en los Estados Unidos, incluido el republicano Donald Trump, el ex presidente estadounidense, han cuestionado si Washington debería continuar proporcionando a Ucrania miles de millones de dólares en ayuda militar.

Seguir leyendo:

Bielorrusia entra nuevamente en los planes de Vladimir Putin

Los ciberguerreros de Putin no lograron salvarle los millones que guardó en Suiza

Estados Unidos anunciará un nuevo paquete de ayuda militar para Ucrania por USD 2.600 millones

Mundo

Rafael Grossi: “Irán tiene una gran cantidad de uranio enriquecido a un nivel que se utiliza prácticamente sólo en armas nucleares”

Publicada

el

Fotografía de archivo del director general del Organismo Internacional para la Energía Atómica (OIEA), Rafael Grossi. EFE/EPA/KIMIMASA MAYAMA
Fotografía de archivo del director general del Organismo Internacional para la Energía Atómica (OIEA), Rafael Grossi. EFE/EPA/KIMIMASA MAYAMA
(KIMIMASA MAYAMA/)

El director general del Organismo Internacional para la Energía Atómica (OIEA), Rafael Grossi, alertó este martes de que Irán tiene una cantidad de uranio enriquecido a un nivel que se utiliza “prácticamente sólo en armas nucleares”, aunque aseguró que “en estos momentos” el régimen persa no cuenta con ojivas nucleares.

“Irán tiene una gran cantidad de uranio enriquecido a un nivel altísimo, que es un nivel que es el que se utiliza prácticamente solo en armas nucleares”, dijo Grossi durante una entrevista con la radio argentina Radio Mitre. “No tiene el artefacto pero tiene muchos de los componentes”.

El funcionario dijo que en los próximos días viajará a Irán para hablar con las autoridades del país de esta cuestión que, dijo, “agrega aceite al fuego” tras el ataque iraní a Israel con cientos de drones y misiles el pasado sábado.

Grossi también volvió a alertar sobre los riesgo que corre la central nuclear ucraniana de Zaporizhzhia, ocupada por Rusia desde marzo de 2022, tras el ataque con drones ocurrido el 7 de abril, del que Rusia y Kiev se culpan mutuamente.

“Ocurrió un cambio cualitativo”, dijo Grossi. “El 7 de abril serie de ataques con drones muy coordinados que evidencia intención de atacar la central o demostrar que la pueden atacar cuando quieran y como quieran”.

“Uno de los drones explosivos aterrizó en el techo de la central, casi como una provocación. Esto me pareció gravísimo”.

Noticia en desarrollo..

Anuncio
Seguí leyendo...

Mundo

Luis Almagro fue reconocido por su posición contra el antisemitismo y la defensa de los derechos humanos

Publicada

el

(Desde Washington, Estados Unidos) Luis Almagro fue reconocido por su posición contra el antisemitismo y la defensa de los derechos humanos durante un simposio convocado por el Movimiento de lucha contra el Antisemitismo (CAM) y B’nai B’rith International. El reconocimiento al secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA) sucede en plena ola global de antisemitismo, tras los ataques terroristas perpetrados en Israel por la organización pro iraní Hamas.

“Combatir el antisemitismo significa luchar por la democracia y los derechos humanos”, sostuvo Almagro. Y añadió: “El antisemitismo es la forma de racismo más antigua y coordinada; está presente en América y hemos sufrido sus ataques”.

De esta manera, el secretario general de la OEA hacia referencia a los ataques diseñados y financiados por Iran contra la Embajada de Israel en Buenos Aires y la sede principal de la AMIA, que es la mutual judía de la Argentina. Esos dos atentados terroristas -cometidos en 1992 y 1994- aún continúan impunes.

Foto de los argentinos asesinados por el ataque terrorista que cometió Hezbollah contra la AMIA por orden de Irán (Enrique G. Medina/)

Almagro también destacó que la OEA designó a Hamas y Hezbollah como organizaciones terroristas, al adoptar la posición de la Alianza Internacional para la Memoria del Holocausto. El secretario general hizo énfasis en el régimen de Teherán que financia a Hamas en Gaza y a Hezbollah en la Triple Frontera.

“Los regímenes autocráticos de aquí (por América Latina) tienen estrechos vínculos con Irán y sus representantes”, sostuvo Almagro en obvia referencia a Cuba, Nicaragua y Venezuela. No es secreto de Estado que Teherán sostiene con millones de dólares sucios a las dictaduras que regentean Miguel Díaz-Canel, Daniel Ortega y Nicolás Maduro.

El simposio sucedió en la sede de la OEA y participaron más de cien diplomáticos, miembros del Movimiento de Lucha contra el Antisemitismo y la B’nai B’rith, y líderes comunitarios de Estados Unidos. Todos a favor de la libertad y en contra del autoritarismo.

Nosotros, el pueblo judío, necesitamos líderes del calibre de Almagro. Está en una categoría especial de nuestros amigos y merece el 100% del crédito por su postura clara y firme contra el antisemitismo” señaló Robert Singer, integrante del board del Movimiento de Lucha contra el Antisemitismo.

Carteles colgados en las calles de Israel que exigen la libertad de los rehenes cautivos por Hamas en los túneles de la Franja de Gaza
Carteles colgados en las calles de Israel que exigen la libertad de los rehenes cautivos por Hamas en los túneles de la Franja de Gaza (Hannah McKay/)

Hamas atacó Israel el 7 de octubre de 2023 y Hezbollah lanza misiles todos los días desde la frontera sur del Líbano. Sos dos organizaciones terroristas que dependen de Irán y sueñan con reducir a cenizas al Estado de Israel. Sin embargo, la opinión pública global se volcó a favor de la lucha que Hamas emprende contra Israel en Gaza.

“Enfrentaremos el flagelo del odio contra el pueblo judío que lamentablemente estamos experimentando actualmente en nuestro hemisferio”, dijo la congresista estadounidense María Salazar, titular del Subcomité del Hemisferio Occidental en la Cámara de Representantes.

Y agregó la congresista republicana: “Después de los horribles ataques contra Israel el 7 de octubre, ha habido una explosión de antisemitismo en América Latina, específicamente en tres países, Colombia, Honduras y Chile, que retiraron a sus embajadores de Israel después de que Israel comenzó a defenderse”.

Anuncio

Aaron Keyak, enviado especial del Departamento de Estado para Monitorear y Combatir el Antisemitismo, estuvo en el simposio convocado para reconocer la tarea política de Almagro. “Este año se cumple el 30 aniversario del atentado terrorista contra el centro comunitario judío AMIA en Buenos Aires, que se cobró la vida de 85 personas y dejó cientos de heridos”, señaló Keyak.

Ese ataque fundamentalista organizado por Irán continúa impune. Y el enviado especial del Departamento de Estado unió esta atentado en Argentina sin respuesta judicial con la actual situación en Gaza, adonde Hamas mantiene cautivos a 134 judíos que secuestro durante su ataque a Israel.

“Sorprendentemente, el mismo odio que alimentó esa tragedia hace tres décadas todavía conduce a la violencia hoy, como lo demuestra el aumento del antisemitismo global desde el 7 de octubre. Los actores maliciosos, incluido Irán y sus representantes, continúan utilizando el antisemitismo como arma para promover sus objetivos. Esto es algo que debemos rechazar colectiva y completamente”, concluyó Keyak.

Seguí leyendo...

Mundo

Cuando la mafia usó los cómics para traficar alcohol… y los hizo florecer

Publicada

el

Alan Moore y sus personajes

Alan Moore es un hombre extraño. Y no solo porque en 1993, cuando cumplió 40 años, se declaró poseedor del don de alterar la realidad con la fuerza de las palabras, lo cual lo convertiría, al menos entre aquellos dispuestos a creerle, en un auténtico “mago”. La extrañeza de Moore se define por otra cosa. Se trata de algo que es menos evidente que la barba colosal, más particular que sus anillos y más consistente que el reciente bastón de madera con una sugestiva cabeza de serpiente.

Cumplidos ya los 70, el célebre guionista de cómics y escritor todavía vive parcialmente recluido en su Northampton natal, en el centro geográfico de Inglaterra. Y desde ahí reniega aún de lo que la industria editorial y cinematográfica de los superhéroes, interesada siempre en maximizar ganancias antes que en explorar nuevos horizontes creativos, ha hecho con el reconocido y multipremiado fruto de su trabajo.

En consecuencia, más allá de éxitos como Watchmen, V de Vendetta, From Hell, La cosa del pantano, La broma asesina o La Liga de Caballeros Extraordinarios, auténticos hitos del cómic contemporáneo que se leen, se traducen, se reeditan, se admiran, se coleccionan y también se adaptan a películas y series hasta el día de hoy, lo que hace verdaderamente extraño a Moore es una insólita y duradera revuelta moral, estética y política. ¿Contra qué? Contra un sistema que transformó en un mercado aburrido y complaciente al mismo arte del cómic que nació entre las imágenes y las palabras para “hacer gala de un sano escepticismo con respecto a gobernantes, dioses e instituciones”, escribe Moore.

Alan Moore y sus personajes
Alan Moore: “Cuadernos de humo sagrado”

Cuadernos de humo sagrado (o tres ensayos bestiales), el libro que reúne sus ideas sobre el origen y la crisis imaginativa del cómic, la inestable historia de la ciencia ficción o los devenires de la pornografía, es otra prueba de que Moore, aunque en 2022 aseguró haberse retirado “por hartazgo” de sus labores como guionista, tiene bastante que decir. Y a pesar de que se trata de un hombre que desprecia las malogradas adaptaciones al cine y la televisión de sus historias y que execra a los ejecutivos que lo han rapiñado, en estas páginas retrata su obsesión por transformar “el medio del cómic” en algo donde valga la pena “volcar tu corazón, tu mente y a ti mismo en tantas pequeñas viñetas como sea necesario para realizar tus declaraciones”.

La peligrosa mafia complaciente de Superman y Batman

“Buster Brown en las barricadas”, el ensayo inaugural acerca del origen, la evolución y la actual decadencia del cómic, tiene como premisa un detalle de vital importancia para el encono personal de Alan Moore contra la industria editorial: según la historia, fue durante la vigencia de la Ley Seca en los Estados Unidos (ley que prohibió la producción y la venta de alcohol entre 1920 y 1933 en ese país) cuando las mafias que ganaban millones traficando bebidas alcohólicas desde Canadá descubrieron que podían esconder sus cargamentos entre cajas de revistas para el gran público. Por esa razón, la mafia comenzó a invertir en la impresión acelerada de lo que se llamarían “revistas pulp”, unas publicaciones cuyo papel barato y de baja calidad se convertiría en el sello distintivo de un floreciente mercado editorial en el que pronto proliferaron tanto los primeros cómics como las historias de ciencia ficción escritas por autores extraordinarios como H. P. Lovecraft.

Así, lo que empezó como una coartada para engañar a las autoridades aduaneras en la frontera entre los Estados Unidos y Canadá terminó, de la mano de quienes habían sido antes traficantes de alcohol al servicio de la mafia, como el editor Harry Donenfeld, en el origen de sellos editoriales como Detective Comics (conocido como D.C.), la empresa hoy subsidiaria de la multinacional Warner Bros. Discovery y propietaria de superhéroes como Superman, Batman, Flash o la Mujer Maravilla. Por supuesto, insiste Moore, la semilla mafiosa enclavada en la industria del cómic arrastraría consigo varias costumbres. Entre ellas, la de quedarse a veces por la fuerza (pero ya no de matones, sino de tropas de abogados) con el dinero de otros.

Superman 1938
Superman, el superhéroe más poderoso. (Heritage Auctions via AP) (Heritage Auctions/)

Los primeros en sufrir esta codicia en ocasiones insalubre fueron Jerry Siegel y Joe Shuster, dos adolescentes que en 1938, poco antes de ser reclutados para la Segunda Guerra Mundial, crearon nada menos que al más poderoso de los superhéroes del siglo XX: Superman. A pesar de haber definido el concepto general que daría forma al cómic moderno, los viejos hábitos mafiosos de la incipiente industria de los superhéroes despojaron a Siegel y Shuster de sus derechos. Al desconocer a los padres de Superman e impedir que gozaran de sus ganancias, el “medio del cómic” inauguraría una tradición, aún vigente, de agotadoras batallas legales contra sus propios dibujantes y guionistas por cuestiones como la propiedad intelectual o las regalías de sus personajes. Un asunto que, con idas y vueltas, Moore conocería en persona medio siglo más tarde tras el éxito de Watchmen (1986-1987), también publicado por D.C.

La rapiña de los ejecutivos, sin embargo, es solo una parte colorida de otro problema: a los fines de adaptar sus productos a los estándares comerciales, los superhéroes originarios (con reglas, valores y éticas a veces muy distintas a los del buen ciudadano) perdieron en poco tiempo cualquier vestigio de insolencia, rebeldía o cuestionamiento al poder y transmutaron “en unos bastiones de autoridad, cuidadosamente extirpados de cualquier actitud espinosa o inconformista”. ¿Las consecuencias de este paso en falso? Por un lado, la infantilización plena y premeditada del lector, al que los superhéroes solo le repiten que la sociedad marcha siempre como debería hacerlo, y por otro, la insípida aridez de relatos atrapados una y otra vez en la aburrida monotonía de la corrección política, lo cual afecta hoy al alicaído cine de superhéroes de Marvel Studios.

¿Qué es la ciencia ficción cuando todo se parece a la ciencia ficción?

Entre los últimos trabajos como guionista de Alan Moore, uno de los más significativos fue la saga Providence (2015-2017), en la que explora con una brújula personal el universo de símbolos, monstruos y traumas en la literatura de Lovecraft, autor al que ya había sobrevolado unos años antes en Neonomicon (2010). Creador del subgénero de la ciencia ficción llamado “horror cósmico”, las ideas sobre Lovecraft probablemente fueron el elemento germinal de El Cadillac de Frankenstein, el segundo ensayo de Cuadernos de humo sagrado, en el que Moore reconstruye la historia de la ciencia ficción contemporánea a partir de la hipótesis de que este género “representa la vida soñada por los Estados Unidos”.

Anuncio

Analizada a ambos lados del Atlántico, la evolución de la ciencia ficción a lo largo del siglo XX incluye un salto obligatorio al Frankenstein de Mary Shelley (“el descubrimiento del género se debe a esta obra de ficción que admitía a la Ciencia en su seno”). Pero Moore alcanza su punto más alto cuando ata los períodos mundiales de mayor incandescencia militar (comenzando por las bombas atómicas estadounidenses lanzadas sobre Hiroshima y Nagasaki y terminando por el terrorismo global de Osama Bin Laden, “conocido por su afición a la lectura de libros”) con las mutaciones narrativas del género. De esta manera, a través de Ray Bradbury, Robert Heinlein, Philip K. Dick o J. G. Ballard, Moore rastrea las huellas de distintos períodos de optimismo y pesimismo en el futuro de la humanidad.

Alan Moore y sus personajes
El trabajo de Alan Moore.

Uno de los giros del género, sin embargo, llegó a través del cine con la “carnívora franquicia” Star Wars. Estrenada en 1977, la película de George Lucas “sirvió un caldo recalentado de lo que parecía una sopa de ciencia ficción de la vieja escuela compuesta por todo aquello de lo que había oído hablar alguna vez, y al hacerlo se aseguró de que el medio fuese devuelto al nivel simplista y triunfal de las primeras incursiones americanas en el género”. Todo esto, señala Moore, encuadraría de forma perfecta con la administración ultraconservadora del presidente Ronald Reagan, que ocuparía el poder en la Casa Blanca dos años más tarde. “El propio Reagan trataría a la pudorosamente adolescente Star Wars como una fuente sin fin de metáforas e inspiración, casi hasta el punto de que alguien podría sospechar que se hubiese dormido a mitad de la cinta y se hubiese despertado para asumir que ya estaba lo suficientemente informado como para poder gobernar”.

El presente de la ciencia ficción, por otro lado, enfrenta una particularidad distinta: el uso azaroso de los elementos de la ciencia ficción en las más diversas narrativas ha provocado que el género se transforme “en una masa difusa, lo que hace difícil precisar qué material podría ser clasificado como ciencia ficción y cuál no”. En un período de expansión militarista, por lo tanto, el género puede tomar a veces formas de buena conciencia, como en la saga de películas Avatar, de James Cameron, o del más oscuro derrotismo ante la sustentabilidad de la vida humana, como en la novela La carretera, de Cormac McCarthy.

Lo que todavía falta en el mundo es pornografía de alta calidad

Todo empezó con la Venus de Willendorf, un testimonio de “pornografía primordial”, escribe Moore en La venus del cenagal contra los anillos de pene nazis a propósito de la pequeña estatua de más de 30.000 años de antigüedad que representa a una mujer con sus rasgos sexuales primarios exageradamente grandes. Encontrada a orillas del Danubio por un grupo de arqueólogos en 1908, la Venus de Willendorf fue considerada tradicionalmente un símbolo de fertilidad. Pero si rastreásemos la cultura hasta sus orígenes, escribe Moore, “nos encontraríamos con que su instigador fue un obsesivo y obsceno acosador y un masturbador compulsivo parecido al historietista Peter Crumb, o a mí mismo, o a ti, o si somos verdaderamente honestos, a cualquiera de nosotros”.

Museos de Viena abrieron cuenta de OnlyFans para subir arte al desnudo
La Venus de Willendorf, es una escultura paleolítica de más de 25.000 años considerada un símbolo de la fertilidad.

En tal caso, lo que le importa a Moore al analizar las derivas culturales de la pornografía tal como lo hizo en Lost Girls (1992) es que, de manera parecida a lo que ocurrió con la historia del cómic, “las culturas sexualmente abiertas y progresistas como la antigua Grecia han facilitado a Occidente casi todos los elementos de la civilización, mientras que las culturas sexualmente represoras, como la de Roma en sus últimos días, nos han dado la Edad Media”. La represión, no obstante, marcó la pauta de una serie de transgresiones que no siempre adquirieron los rasgos de una sana desobediencia moral o cultural, sino también política. Esto, recuerda Moore, lo ilustran los dibujos pornográficos popularizados durante la Revolución Francesa como propaganda contra María Antonieta para acusarla (falsamente) de participar en orgías y en relaciones incestuosas o lésbicas.

Extendida a formatos como “los libretos concupiscentes” o las “imágenes eróticas”, a mitad del siglo XIX la forma pornográfica estilizada predominante era la literaria, y su función era desestabilizar, a la vez que la enriquecía con su inevitable extensión de las fantasías y las prácticas, la moral sexual. Fue entonces cuando en Alemania y Austria, por ejemplo, se extremaron las medidas para contrarrestar cualquier principio incontrolado de placer. “Para solucionar el problema de los actos deliberados de masturbación en los niños, alguien ideó un anillo con pinchos afilados situados a lo largo de la parte interna, que podía colocarse cómodamente en el pene flácido y que lo ensartaría si a este se le ocurría excitarse por cualquier motivo”, escribe Moore, añadiendo que esta forma de sádica tortura a la infancia podría haber producido la famosa generación tan bien equilibrada de jóvenes Übermenschen que contó entre sus filas “con el notable desviado sexual Adolf Hitler”.

María Antonieta, en la película de Sofia Coppola protagonizada por Kirsten Dunst.
María Antonieta, en la película de Sofia Coppola protagonizada por Kirsten Dunst.

La pornografía de finales del siglo XX y comienzos del siglo XXI, por su parte, dejó atrás cualquier ínfula espiritual para ser asimilada por el materialismo del mercado, tal como la industria editorial moderna hizo con el cómic. “En culturas que han sido deliberadamente sexualizadas con fines comerciales es probable encontrar a algunos de sus ciudadanos sobreestimulados, buscando desfogar y por lo general recurriendo a cualquier forma de porno que puedan encontrar fácilmente disponible”, escribe Moore.

Un efecto derivado de esta sexualización comercial es que la sociedad actual, por mediación de internet y otros factores, está totalmente saturada del erotismo más básico, de la sexualidad de la clase más rudimentaria: pornografía de recluso “para una población de reclusos que nos arrastramos por el comedor de la cárcel, sin otra opción que no sea la de tragar la bazofia que nos echan”. Como los cómics, el porno está por todas partes, como lo estuvo en la antigua Grecia. Y tal como sucede con buena parte de los cómics, “en ningún sitio es arte”, concluye Moore.

Seguí leyendo...
Anuncio

+Vistas