Conéctate con nosotros

Tendencias

Vinos a la carta: tres Chardonnay para enamorarse del vino blanco más célebre

Publicada

el

A pesar de que los argentinos suelen elegir el vino tinto, el vino blanco gana cada vez más prestigio (Getty Images/iStockphoto/)

Si el vino blanco en la Argentina ha recuperado protagonismo mucho se le debe al Chardonnay, que este jueves 25 de mayor celebró su Día Internacional. El tema es que, durante varios años, se podría decir que desde fines de los ‘90, cuando la Argentina necesitó mostrarle al mundo sus nuevos vinos para empezar a exportar, la mayoría eran tintos. Esto también estaba muy relacionado a las costumbres gastronómicas locales, muy apoyada en las carnes rojas y casi de espaldas al mar.

Pero los cambios llegaron y hoy es posible disfrutar Chardonnay destacados en todos los segmentos cualitativos. En primer lugar, gracias a la evolución de la industria que entendió que el camino era la calidad, y así comenzaron a surgir cada vez más buenos vinos argentinos. Es cierto que, a principios del milenio, en plena era varietal, fue el Malbec el que abrió el juego y las puertas de diferentes mercados.

También las ganas de muchos de invertir en pos de mejorar la propuesta. Así, las que estaban se tecnificaron y aprendieron, al tiempo que desembarcaron muchos inversores que crearon bodegas nuevas. Todos entusiasmados con el Malbec en primer lugar, pero con el potencial y diversidad que ofrecía el vino argentino.

El vino blanco es más difícil de elaborar por tratarse sólo del jugo de uva, sin participación del hollejo
El vino blanco es más difícil de elaborar por tratarse sólo del jugo de uva, sin participación del hollejo
(CORTESÍA DELIVINOS/)

Así, el Torrontés; el único vino autóctono 100%; se hizo escuchar, porque los mercados pedían “la pareja del Malbec”. Sin embargo, sus intensidades y perfumes florales no son del gusto de todos, y así fue que los hacedores empezaron a poner foco en lo que realmente se podía llegar a vender. En tintos, el rey es el Cabernet Sauvignon, pero ahí no hay apuro porque el Malbec sigue en pleno auge, y la industria debe aprovechar su situación de privilegio. Hoy, la Argentina posee 50.000 hectáreas de dicho varietal, mientras que el segundo país (Francia; su cuna de origen) solo ostenta menos de 7.000. Esto significa que hay Malbec para rato.

Pero en blancos la cosa es diferente, porque el Torrontés, al ser una variedad aromática, nunca dejará de ser de nicho. Es decir que el negocio está por otro lado. Y ahí es donde hay que apostar fuerte por lo que más se consume en el mundo. Por eso, la mayoría de las bodegas, al pensar en su mejor exponente blanco, piensan en Chardonnay. A tal punto que muchos de ellos son más longevos que muchos de los mejores tintos argentinos, y también han obtenido 100 puntos por la crítica internacional como algunos Malbec de excepción.

Pero si el Chardonnay es la uva reina de las blancas es también por su plasticidad y adaptabilidad a diversos climas y terruños, dando en todos lados vinos muy atractivos de beber. Y eso es lo que se aprovechó muy bien en la Argentina, porque si bien el clima es más desértico, regulando el riego y la canopia, se pueden lograr vinos frescos con un carácter de frutas blancas y tropicales muy agradable, en las zonas más bajas. Y vinos más tensos, austeros y verticales en las regiones más altas y más frías.

vino blanco chardonnay
El Chardonnay, la reina de las cepas blancas, sigue avanzando a pasos firmes (Getty) (Rasa Nabažaitė/)

Ante todo, es un varietal generoso que da blancos de buen volumen, frescura equilibrada y un carácter frutal que puede variar entre la manzana y la pera, hasta el durazno y la banana, con notas melosas y mantecosas si es que pasó buen tiempo en barricas de roble. Pero los más fáciles de beber son más expresivos que los más pretenciosos, y esto los hace más accesibles y agradables al primer trago.

Por otro lado, no son efusivos como el Torrontés o el Sauvignon Blanc, y es por ello que pueden ir muy bien en la mesa de todos los días con las comidas caseras; pollo al horno con papas, pastas con salsas a base de crema, filete de merluza con puré, tarta de atún o choclo, pollo con arroz, supremas con ensaladas, etc.

Su estilo tiene mucho que ver con el clima de su entorno, pero también con la búsqueda de los hacedores (iStock)
Su estilo tiene mucho que ver con el clima de su entorno, pero también con la búsqueda de los hacedores (iStock) (Getty Images/iStockphoto/)

Un buen Chardonnay tiene que tener aromas intensos, pero no ser muy expresivo, de paladar amable, amplio, generoso y fresco, sin que ningún descriptor opaque al otro. Por eso es el blanco más elegido, porque gusta, pero no cansa.

Tres Chardonnay para enamorarse del vino blanco

1- Finca Las Moras Fair for Life Chardonnay 2020

Vino Chardonnay

Bodega Finca Las Moras San Juan $1.540

Anuncio

Cuando la calidad está garantizada por el respaldo de la casa, la elección pasa por otro lado. Y es lo que pasa con este blanco de San Juan, porque a certificación de Comercio Justo (Fair Trade) está provocando un cambio de paradigma. Por eso cada vez son más los consumidores que buscan otros atributos en los vinos más allá del varietal. Este blanco es ideal para beber fresco, por su trago armónico y frutado. Puntos: 88

2- La Linda Chardonnay 2022

Vino Chardonnay

Bodega Luigi Bosca, Mendoza $3.400

De la mano de la flamante enóloga María Belén Rodríguez se presentó la nueva imagen de toda la línea que incluye este Chardonnay moderno elaborado con uvas de Maipú y Luján de Cuyo. Es un blanco fresco y vivaz, de trago liviano con cierta tensión que resalta su costado más frutado. Tan fácil como agradable de beber solo o acompañando ensaladas verdes o sushi rolls. Puntos: 88,5

3- Fabre Montmayou Terruño Reserva Chardonnay 2021

Vino Chardonnay

Fabre Montmayou, Tupungato, Valle de Uco $4.150

Desde hace varios años el hacedor uruguayo Juan Bruzzone se luce con los vinos de esta bodega argentina con alma francesa. Acá presenta la nueva cosecha de un Chardonnay clásico de altura, de aromas equilibrados. En boca es refrescante y amplio, con buen carácter de frutas blancas y trago ágil, propio de una cosecha fría. Beber entre 2023 y 2024. Puntos: 90

Seguir leyendo

Vinos a la carta: tres Cabernet Franc para conocer al próximo gran tinto argentino

Vinos a la carta: tres Semillon para entender al otro gran blanco argentino

Anuncio

Vinos a la carta: tres Malbec top de la Argentina que prestigian la cepa ante el mundo

Tendencias

Nueva York, 40 años después del estreno de ‘Los Cazafantasmas’

Publicada

el

Viajar a Nueva York es como estar en una película. La frase es un lugar común. Pero ahora, releyendo los mensajes que me llegaron luego de hablar de la Gran Manzana en la newsletter Recomendadas AM, estoy seguro de que esa frase se queda muy corta. Estar en Nueva York es más que eso. Estar en Nueva York es transformar los datos en sensaciones.

Entre los datos que no van a estar en una guía turística, puedo enumerar: los icónicos escenarios de Manhattan, desde el Central Park hasta el Empire State Building, fueron registrados en más de 350 películas y series de televisión. La atmósfera de la ciudad hace que constantemente miremos al cielo: hay más de 400 rascacielos y edificios de altura.

Las sirenas son un clásico, si no suenan las de los bomberos hay una ambulancia dando vueltas. ¿Cada cuánto hay un incendio en Manhattan? El bullicio es permanente. Hay más de 13.000 taxis amarillos, 1.600 pizzerías, 423 estaciones de subte, 8.4 millones habitantes, 2 mil centros culturales y de artes, incluidos los aclamados teatros de Broadway, donde se representan más de 40 obras simultáneamente.

Una vista de Nueva York. REUTERS/Eduardo Munoz
Una vista de Nueva York. REUTERS/Eduardo Munoz (EDUARDO MUNOZ/)

No todos los teatros están sobre la calle Broadway, la calle es una diagonal de 53 kilómetros que cruza Manhattan entero, desde el Distrito Financiero pasando por Harlem y el Bronx hasta llegar al condado de Westchester. Se denomina Broadway a la zona de los teatros que están alrededor de Times Square. En Argentina diríamos que eso es el microcentro.

La primera noche, al cierre de la jornada, sentí en todo mi cuerpo la sobreestimulación de las marquesinas, las luces, el ritmo frenético de la calle, el sabor aceitoso y crocante de las pizzas, lo chicloso de la Doctor Pepper, la diversidad y el acento latino que es cada vez más penetrante. Pero hay algo más. Estar en Nueva York es una experiencia sensorial que me llevó a sentirme local a miles de kilómetros. La confortable sensación de estar en casa.

Un fanático vestido con un disfraz del Fantasma antes de la última función de El Fantasma de la Ópera en Broadway. REUTERS/Caitlin Ochs
Un fanático vestido con un disfraz del Fantasma antes de la última función de El Fantasma de la Ópera en Broadway. REUTERS/Caitlin Ochs (CAITLIN OCHS/)

Pasear por Times Square fue como estar en la peatonal Lavalle de Buenos Aires de los años ochenta. Ahí me veo y siento la mano robusta de mi papá. Camino lo suficientemente despacio para no chocarme con los peatones de adelante, camino lo suficientemente rápido para que no me pisen los talones los que vienen de atrás. Es una sensación de seguridad entre la multitud. Miro hacia arriba y la vista se me pierde en el horizonte iluminado de rojos, verdes, luces que se prenden, luces que se apagan. Miro a mi madre que mira las vidrieras.

El olor de asado de las parrillas se mezcla con el aroma dulzón de los pochoclos y la garrapiñada, inigualable azúcar quemada con estilo callejero. Pero ahora estoy lejos en el espacio, lejos en el tiempo en otra ciudad que nunca duerme, o al menos eso dicen. Ahora estoy de la mano de mi flamante esposa Clara, pero el tiempo y el espacio, retornan: un cartel gigante anuncia el estreno de la película Los Cazafantasmas. Cuarenta años después, se estrena la cuarta parte de la saga.

En pleno corazón de Manhattan, en la intersección de la avenida 26 y 6, me apareció el recuerdo. Cuarenta años atrás, con mis nueve años, de la mano de mi viejo entré a un cine de Lavalle a ver por primera vez Los Cazafantasmas y a que se me pegara esa música contagiosa que me acompañó durante los primeros años de adolescencia. El casette FM USA 1984 empezó a sonar en mi cabeza.

Y yo ahí perplejo, tratando de filmar, sacar fotos, y procurar retener un poquito de ese recuerdo en tiempo presente. Así viví una sensación que pensé que nunca más la iba a volver a sentir. Con casi cincuenta años, Nueva York, me zamarreó y me hizo soñar con los ojos abiertos. Mi propia infancia, mis mejores ilusiones y esas luces ficticias que a veces nos hacen soñar. Recordar y vivir de un modo tan intenso en presente son una combinación de pura vida. Que, cuando llega la noche y nuestros ojos se desvanecen, no podemos dormir.

Fotos Nueva York Ciudad Cosmopolita para nota de Juan Mascardi
Recorriendo Nueva York.

Al leer la newsletter, me escribió José, un lector: “Cuando fui hace 6 meses me pasó lo mismo. Exactamente lo mismo… De hecho hice lo mismo que hacía mi papá: conocer la gastronomía de los barrios cercanos a Manhattan. Porque él decía que en la comida encontramos una pizca de cultura. Una pizca de pasión. Él conocía a las personas según las comidas”.

Creo que somos dueños de esas sensaciones por ser contemporáneos, no solo nosotros, sino también nuestros padres. Esa mirada del mundo que es lo más lindo que nos regalaron. Estar en Nueva York, paradójicamente, es también volver a sentir un poco de ese legado.

Jorge, escribió: “Todo el tiempo es una película”. Dorothy, dijo: “NY siempre es una experiencia increíble cada vez que uno la visita”.

Anuncio

En el barrio de Tribeca está la estación de Hook & Ladder Company 8, un espacio que es más que un cuartel de bomberos. Desde su construcción en 1903 como parte del ambicioso proyecto de estaciones de bomberos al estilo clásico académico Beaux-Arts, el edificio trascendió su función original para convertirse en un ícono de la cultura popular. La fachada fue inmortalizada como la sede de Los Cazafantasmas.

Pero, más allá del cine, los bomberos de la estación estuvieron entre los primeros en llegar tras los ataques del 11 de septiembre de 2001. La ciudad de Nueva York es la combinación de la ingeniería y la narrativa. Lo que se hace, se narra. Y lo que se narra, perdura.

El primer fin de semana en Argentina, de regreso del viaje, se estrenó Los Cazafantasmas 4. Con Bauti, mi hijo, y con Clara, mi esposa, fuimos a verla. Ver Nueva York desde los cines de Rosario, Santa Fe. Y otras manos que dan la mano. Y otras vez las luces y los sueños. Y, otra vez, el ritual de la vida que cobraba un nuevo sentido.

Seguí leyendo...

Tendencias

Estrellas de mar en el Ártico: la aventura científica de la bióloga argentina que estudia las especies más desconocidas

Publicada

el

La bióloga Pamela Rivadeneira fue seleccionada por el programa internacional Ocean Census para identificar estrellas de mar en una misión en el Ártico/Ocean Census

Las estrellas de mar no son plantas en los mares. Ni son peces. Son animales invertebrados y carnívoros voraces que se encuentran dentro del grupo de los equinodermos. Ya se han descrito más de 1.600 especies de estrellas de mar en el mundo, pero habría muchas más por descubrir, y están amenazadas.

La bióloga Pamela Rivadeneira, nacida en Trenque Lauquen, una localidad en la provincia de Buenos Aires, Argentina, se ha embarcado -literalmente- para encontrar más especies de estrellas de mar en el Ártico, una de las regiones menos exploradas del planeta.

Estudió la licenciatura y obtuvo un doctorado en la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y es becaria postdoctoral del Conicet.

Misión al Ártico Estrella de mar
Una de las estrellas de mar del Ártico, una zona muy poca explorada por los seres humanos/
Ocean Census (MARTIN HARTLEY/)

Fue seleccionada por el programa internacional Ocean Census y ha estado a bordo en un barco durante 21 días junto con 35 científicos para hacer la llamada “Expedición a las Profundidades del Ártico”.

Se trata de una iniciativa impulsada por la Fundación Nippon-Nekton Ocean Census Alliance, la Universidad Ártica de Noruega y REV Ocean, que desarrolla un nuevo enfoque que fue detallado en la revista Frontiers in Marine Science: la llamada “cibertaxonomía”, que crea gemelos digitales de cada especie que se identifica y permite acelerar los hallazgos y su registro.

Para cumplir con la misión, se usan técnicas de “aprendizaje automático (”machine learning”) y biología molecular.

Dentro de tanta modernidad, la bióloga Rivadeneira se ocupa de las estrellas de mar, que son animales con una adaptación que les permite consumir a sus presas fuera de sus cuerpos. Porque su estómago se puede extender a través de la boca para engullir y digerir una almeja o una ostra.

Ya a los 9 años, Rivadeneira sabía que quería ser bióloga marina. “Era curioso porque vengo de Trenque Lauquen, que está muy lejos del mar y de hecho la primera vez que fui a la playa cuando estaba en sexto grado. En la facultad, cuando cursé la materia zoología, me parecieron interesantes los equinodermos, especialmente las estrellas de mar”, dijo la doctora en diálogo con Infobae desde la embarcación que partió desde el puerto de Tromso, Noruega.

Misión al Ártico
El barco que hizo la expedición en el Ártico. Los científicos siguen un nuevo enfoque, llamado cibertaxonomía, que permite acelerar los descubrimientos de especies desconocidas de organismos marinos/
Ocean Census

“Me parece muy interesante como las estrellas de mar pueden vivir bajo el agua, alimentarse, reproducirse -contó-. No sé exactamente qué me llamó la atención, pero algo me hizo tener curiosidad. De todas maneras, la decisión final de trabajar con las estrellas de mar fue porque tuve la posibilidad de trabajar en el Laboratorio de Ecosistemas Costeros, Plataforma y Mar Profundo-Malacología del Museo de Ciencias Naturales “Bernardino Rivadavia”.

En ese museo había muestras de la primera campaña en aguas profundas del Mar argentino que se había realizado en 2012.

Esas muestras implicaban “el desafío de trabajar con ejemplares que quizás no se conocían y que definitivamente no eran las mismas especies que las de aguas someras de la Argentina. Luego de varios meses allí, decidí presentarme a beca doctoral. Me la asignaron y en 2015 comencé allí mi doctorado. Me embarqué dos veces en las campañas de “Talud Continental” y luego dos más a Banco de Burdwood/Namuncurá.

Anuncio

Luego, se mudó a la ciudad de Mar del Plata, donde ha estado finalizando la beca postdoctoral, en el Instituto de Investigaciones Marinas y Costeras, que depende de la Universidad de Mar del Plata y el Conicet.

Bernasconiaster
La bióloga Rivadeneira había descubierto un género de estrellas de mar en el Océano Atlántico Sur. Le llamaron “Bernasconiaster” en honor a la científica Irene Bernasconi /
Deep Sea Research Part I: Oceanographic Research Papers

En 2020, la bióloga había reportado junto con Mariano Martínez, Pablo Penchaszadeh y Martín Brogger la descripción de un género desconocido de estrellas de mar que habitan en el Océano Atlántico. Lo llamaron Bernasconiaster como un homenaje a Irene Bernasconi, quien fue la primera mujer en liderar una expedición científica a la Antártida en 1968.

Los días pasados, Rivadeneira cambió el escenario. Estuvo a bordo del buque de investigación RV Kronprins Haakon en aguas del Ártico, y contó cómo organizó cada día.

“Por la mañana bajaba vehículo operado remotamente, el ROV. Una vez que llega al fondo comienza a explorarlo. Con un sistema de turnos, cuatro de nosotros, compartimos la cabina con dos pilotos del ROV para tomar registro del lugar y decidir qué muestras se tomaban”, detalló.

Después de 8 horas, el ROV subía con muestras. “Primero se extraen las distintas partes de las muestras y luego se distribuyen en los distintos grupos de trabajo para ser procesadas. En mi caso, como taxónoma, me encargué de buscar equinodermos, separarlos del resto de la muestra”, dijo.

Misión al Ártico
Varios de los integrantes de la misión que fue al Ártico con Rivadeneira. Estudian también el ADN de los organismos que encuentran/
Ocean Census

A partir de cada muestra (que tiene una etiqueta con los datos del lugar donde se la encontró), la bióloga identificó rápidamente de “qué familia o género se trataba, si era algo raro o ya conocido o alguna especie potencialmente nueva”.

Luego se tomaron fotos a los ejemplares. “Fijamos las muestras en etanol o formol, dependiendo del organismo que se trate. En el caso de equinodermos, los fijé en etanol para luego tomar muestras de ADN y si hay varios organismos también algunos en formol”, precisó.

“Durante la expedición aprendí mucho con la gente de geología, los que trabajan en meiofauna, macrofauna e incluso de aquellos que trabajan con megafauna como yo. También he aprendido sobre el funcionamiento de distintas tecnologías a las que no había tenido acceso antes, como el ROV”, dijo.

Por qué las estrellas de mar enfrentan amenazas

Misión al Ártico
En los diferentes mares del mundo, las estrellas de mar enfrentan amenazas por el cambio climático y las alteraciones que produce/
Ocean Census

Aún queda mucho por hacer, pero la bióloga contó que las estrellas de mar también sufren diferentes amenazas como consecuencia de diferentes actividades humanas.

“Las estrellas de mar se ven afectadas también por calentamiento global. Porque un leve cambio en la temperatura de los océanos implica cambios en la solubilidad del oxígeno en el agua y modificaciones en el ciclo del carbono y nitrógeno que son tan importantes allí”

Las corrientes marinas se encargan de transportar nutrientes y larvas para la dispersión de las especies. “El calentamiento global afecta la disponibilidad de alimento y la capacidad de dispersarse. Hay procesos físico-químicos que son alterados y que impactan en los organismos.

estrella
Los turistas en las playas no deberían tomar a las estrellas de mar porque las estresan y se mueren/
Freepik

Otra amenaza es la contaminación por plásticos en los fondos de los mares. “Hay especies de estrellas de mar que son predadoras, carroñeras y otras filtradoras, por lo cual pueden ingerir fácilmente ese plástico”, advirtió.

Además, los turistas en áreas costeras del mundo también pueden dañar a las estrellas de mar. “En lugares costeros y turísticos, incluso en Mar del Plata, donde yo vivo, hay puestos donde venden pulseras, aros, recuerdos en general, hechos con animales o con sus partes, como las conchas de caracoles, y también de estrellas de mar”, comentó.

Anuncio

Y cerró: “Otro impacto puede generarse cuando la gente está en lugares de aguas transparentes y ve las estrellas de mar. Quiere agarrarlas y sacarse fotos con ellas. El daño que le generan al organismo es mucho. Se las somete a una presión que les genera estrés. Se las saca fuera del agua y allí no puede sobrevivir. Lo más probable es que al tomarla y luego dejarla en el fondo nuevamente, la estrella de mar ya no esté viva. Si lo está, no sobrevive mucho tiempo más”.

Seguí leyendo...

Tendencias

Cinco recetas de cocina clásicas para festejar el 25 de Mayo

Publicada

el

Las comidas tradicionales argentinas son las protagonistas en las fechas patrias (GABRIELA BERTOLINI/)

El 25 de Mayo es una fecha emblemática en la Argentina, un hito crucial en el camino hacia la independencia del país, ya que se conmemora la Revolución de Mayo de 1810. En este día, los argentinos celebran y recuerdan los valores de libertad que inspiraron a los próceres de aquel momento histórico. Las calles se visten de celeste y blanco, se realizan desfiles, actos y manifestaciones culturales en todo el país.

Una de las tradiciones más arraigadas en esta fecha es la preparación de comidas típicas. Las mesas se colman de delicias clásicas, como las empanadas y el locro, que evocan los sabores y aromas de la cocina criolla. Estos platos no solo satisfacen el paladar, sino que también conectan a las familias y comunidades en torno a la mesa, lo que fortalece los lazos sociales y culturales que perduran a lo largo del tiempo. Además, los postres tradicionales como el dulce de leche, los pastelitos y los alfajores, le añaden un toque de dulzura a esta festividad tan especial.

Receta de locro

9 DE JULIO DÓNDE COMER
El locro es una comida tradicional de raíces precolombinas con influencia española

El locro es una de las comidas más antiguas y tradicionales de Argentina. Es un plato con raíces en las culturas precolombinas, especialmente típico en las provincias del noroeste y en los días de fiestas nacionales. Se trata de una combinación de sabores de ingredientes locales como el maíz, el zapallo y los porotos con influencias españolas, que da como resultado un guiso robusto y nutritivo que se cocina a fuego lento para potenciar sus sabores.

Teniendo en cuenta que las fiestas patrias argentinas se celebran en los días fríos de otoño e invierno, es una tradición culinaria para estas fechas

Podés ver la receta de locro acá.

Receta de empanadas de carne

9 de julio gastronomia
Las empanadas de carne argentinas se caracterizan por tener una masa crujiente y un relleno jugoso

Las empanadas de carne son un plato emblemático de la gastronomía argentina, que es conocido y apreciado a nivel mundial. Destacan por su masa crujiente y por su relleno jugoso elaborado con carne picada. La combinación de especias que se le agregan varía según la región y las tradiciones familiares. Son infaltables en reuniones familiares, fiestas con amigos y fechas patrias, lo que muestra su importancia cultural para el país.

Los ingredientes básicos incluyen carne picada, cebolla, pimiento rojo, ajo, comino y pimentón, además de sal y pimienta al gusto. La receta implica sofrito de los vegetales, cocción de la carne con las especias y luego el rellenar los discos de masa con esta mezcla. El relleno sabroso y bien condimentado no debe ser excesivamente líquido para evitar que la masa se humedezca antes de hornear. Las empanadas se sellan y se hornean hasta que estén doradas. Una vez listas, ofrecen un sabor inigualable en cada bocado.

Podés ver la receta de empanadas de carne acá.

Receta de pastelitos de membrillo y batata

Anuncio
Recetas 25 de mayo
La clásica masa de hojaldre tiene una versión simplificada que es perfecta para preparar los pastelitos

Este postre frito tradicional argentino es muy popular en las meriendas y su origen se remonta al siglo XVII. Inicialmente, los pastelitos eran rellenos de dulce de membrillo, pero con el tiempo se incorporaron el dulce de batata y el dulce de leche. Hoy en día existe una amplia variedad de opciones según las preferencias personales para disfrutar de este plato dulce. La clave de estos pastelitos radica en su masa hojaldrada, que es común a todas las versiones.

Para prepararlos es suficiente con realizar una versión simplificada de la masa típica que no requiere del tradicional hojaldrado. Esto facilita y acelera su elaboración. La masa se hace mezclando harina, manteca, agua y jugo de limón, y luego se enfría. Tras estirar y pintar la masa con manteca y espolvorearla con maicena varias veces, se corta en cuadrados. Se coloca un trozo de dulce en el centro de un cuadrado, se cubre con otro en diagonal y se sellan las esquinas. La fritura se realiza en dos etapas: primero a fuego medio y luego a alta temperatura para asegurar que el hojaldre se abra y se dore adecuadamente. Finalmente, se pintan con almíbar y se pueden decorar con granas.

Podés ver la receta de pastelitos de membrillo y batata acá.

Receta de alfajores de maicena

Alfajores de maicena
La suave textura de estos alfajores se logran al mezclar harina y maicena (Freepik)

Los alfajores de maicena son una preparación tradicional argentina que evoca recuerdos de reuniones familiares y meriendas. La mezcla del dulce de leche entre dos galletas y el coco rallado hacen de cada bocado una verdadera delicia. Estos alfajores son un ícono cultural, y su elaboración conecta con las raíces culinarias del país.

Para preparar estos alfajores, se combina maicena con harina, lo que les da su suave textura característica. La masa se elabora al batir manteca con azúcar, incorporar yemas de huevo, esencia de vainilla y ralladura de limón. Luego se integran los ingredientes secos tamizados. Después de refrigerar la masa, se estira, se corta en círculos y se hornea. Una vez enfriadas las tapitas, se untan con dulce de leche, se cubren con otra galleta y se rebozan los bordes con coco rallado.

Podés ver la receta de los alfajores de maicena acá.

Receta de mazamorra criolla

Receta de Mazamorra Criolla
La mazamorra se puede servir fría o caliente, por ende es ideal para cualquier época del año (Getty) (Arx0nt/)

La mazamorra criolla es un postre tradicional argentino que se remonta a la época colonial. Era popular entre gauchos y trabajadores rurales por su sencillez y valor nutritivo, ya que se elabora a base de maíz blanco y se endulza con azúcar o miel. Este postre es un ícono de la cultura y gastronomía argentina, especialmente apreciado en celebraciones patrias como el 25 de Mayo.

Este postre es ideal para los días fríos de invierno o como una dulce sorpresa en cualquier época del año. Para prepararlo primero se remoja el maíz blanco durante 12 horas. Luego, se cocina a fuego medio en agua hasta que esté tierno, lo que toma aproximadamente 2 horas. Una vez cocido, se añade azúcar y esencia de vainilla, y se cocina a fuego lento por 10 minutos adicionales. La mazamorra puede servirse caliente, espolvoreada con canela y ralladura de limón, o fría, según se prefiera.

Podés ver la receta de mazamorra criolla acá.

Anuncio
Seguí leyendo...
Anuncio

+Vistas